SMP: The IMF and Argentina: Same Dance, Same Results

Argentina is in trouble again. Even after a substantial aid package from the International Monetary Fund (IMF), it is struggling to service its sovereign debt. One should not be surprised: when you keep employing the same policies, you are likely to end up with similar outcomes. This, however, is not the lesson Harvard economist Ken Rogoff draws from Argentina’s experience. Instead, he calls for even more aid flows to Argentina.

Rogoff is right to criticize President Macri’s decision to cut the fiscal deficit gradually, rather than attacking the issue more forcefully early on. That strategy ultimately required Macri to seek help from the IMF. But he is wrong to characterize the Macri tax cuts and liberalization efforts as “Big Bang reforms.” The tax cut was marginal at best. And, while capital controls were lifted under Macri, more comprehensive measures of economic freedom show no significant improvements. 

Continue reading at AIER.

SMP: The War on Cash: What Do You Have to Hide?

La “guerra contra el efectivo” choca con los principios más fundamentales de las libertades civiles. Breve comentario en Sound Money Project.

Some economists, including Harvard’s Ken Rogoff, want to minimize the circulation of cash. Such proposals are usually justified on the grounds that they would (1) reduce criminal activity and tax evasion while also (2) helping central banks execute monetary policy when interest rates are at the zero lower bound. Both arguments have been challenged on this blog (here, here, and here).

Seguir leyendo en SMP.

Econ Journal Watch, Volume 14, Issue 2, May 2017

A king cursed: Kenneth Rogoff’s The Curse of Cash is assayed by Jeffrey Rogers Hummel, and Rogoff responds.

Stationarity problem: Brendan Beare criticizes a Journal of Econometrics article purporting to model a time series of densities as a nonstationary cointegrated process.

Music piracy coda: Stan Liebowitz replies to Felix Oberholzer-Gee and Koleman Strumpf.

Got entrepreneurship yet?: Dan Johansson and Arvid Malm search textbooks and assigned readings at top Econ Ph.D. programs.

New entries extend the Classical Liberalism in Econ, by Country series to 15 articles:

My Most Regretted Statements, a symposium, contains these contributions:

  • Monique Bégin tells of a statement she often repeated in her time as Canada’s Minister of National Health & Welfare: “Canada is the Sweden of the Americas.”
  • Michael Boskin reflects on his time as Chairman of the Council of Economic Advisers and the hazards of misattribution, of not controlling op-ed titles, and of equations going missing.
  • Tyler Cowen reflects on his circa 2007 underestimation of the likelihood of a major financial crisis.
  • Jon Elster draws from his work on defective belief formation, illustrating with his own past errors, including about the electorate binding itself and about thinking of anti-communists “as a clock that is always one hour late rather than as a broken clock that shows the right time twice a day.”
  • Richard Epstein tells of his conversion to consequentialism.
  • Sam Peltzman relates his hardy forecast in 1988 of Michael Dukakis’s impending victory over George H. W. Bush.
  • Cass Sunstein begins: “I have said a lot of things that I regret.” And he ends: “A main job of academics is to float ideas and take risks, and if they do not make mistakes, or learn enough to change their minds, well, that’s really something to regret.”

Access the symposium here.

¿Qué países son los peores deudores de la historia?

En estos días, cuando se habla de crisis de deuda, surge inmediatamente el nombre de Argentina.

El país sudamericano parece estar nuevamente al borde de la cesación de pagos (o default) luego de que en EE.UU. el juez Thomas Griesa fallara en favor de grupos de acreedores privados que tienen bonos del Estado argentino.

Los llamados holdouts, a los que la presidenta Cristina Fernández califica de ‘fondos buitre’, rechazaron la reestructuración de la deuda que emprendió el gobierno de Buenos Aires en 2005 y 2010, y ahora reclaman el pago de la totalidad de sus préstamos: US$1.330 millones más intereses.

En menos de una semana vence el plazo de gracia para que Argentina desembolse el dinero y, si no logra renegociar los términos en EE.UU., es posible que caiga en default.

El gobierno de Fernández ya depositó en un banco de EE.UU. más de US$500 millones correspondientes al vencimiento de uno de los bonos en disputa, por lo que insiste en que no puede hablarse de default. Sin embargo, el juez Griesa rechazó esta transacción afirmando que se debe cumplir con todos los bonistas al mismo tiempo.

Pero hay más razones para que se hable de Argentina.

Pocos olvidan que el país –una de las mayores economías de América Latina- se declaró en cesación de pagos en 2001, en medio de su mayor crisis política, social y financiera de los últimos tiempos.

Desde entonces los inversionistas y la prensa internacionales han mirado con desconfianza a la nación sudamericana, mientras el gobierno ha intentado sin mucho éxito regresar a los mercados de capitales, que consideran al país una suerte de paria.

Ahora bien, desde una mirada más amplia y retrospectiva, ¿es merecida la mala fama de Argentina en los círculos financieros?

Sigue leyendo

Janet Yellen como posible reemplazo de Ben Bernanke

YellenCopio el link de acceso a mi última columna en Infobae.

Yellen parece no ser enemiga de los estímulos monetarios y entre sus prioridades no parece estar el control de la inflación. Así lo indica al menos una nota de Mary Anastasia O´Grady en The Wall Street Journal y una nota del experto Kenneth Rogoff. En un debate con Alan Greenspan, Yellen comentó que su prioridad es el pleno empleo y suavizar los ciclos económicos, y si bien comprende los límites de la política monetaria discrecional que la literatura desarrolla, en su experiencia si debe elegir entre acelerar la inflación, o un aumento del desempleo, se inclinará por el primero. Un poco más de lobby para Yellen llegó de parte del Nobel Joseph Stiglitz concluyendo que ante la lenta recuperación de la economía americana, Yellen es lo que la Fed necesita.

La mala praxis de Rogoff y Reinhart

Reinhart and RogoffUn artículo de Alfredo Zaiat en Página 12 acusa a Rogoff y Reinhart, dos de los máximos expertos monetarios, de mala praxis. Sintéticamente, explica que en su artículo Growth in a Time of Debt (“El crecimiento en épocas de endeudamiento”), presentado ante la AEA, estos dos autores sesgaron los datos para concluir que el crecimiento disminuye en forma abrupta cuando la deuda pública representa más del 90 por ciento del Producto Interno Bruto.

El estudiante Thomas Herndon, de la Universidad de Massachusetts Amherst, eligió la investigación de Rogoff y Reinhart para cumplir con la tarea encomendada por su profesor de elegir una publicación académica y tratar de replicar sus conclusiones con una base de datos de acceso público. Al no contrastar los resultados, solicitaron a los autores el excel con los cálculos y encontraron tres problemas que se publicaron más tarde en Does High Public Debt Consistently Stifle Economic Growth? A Critique of Reinhart and Rogo ff:

1. Rogoff y Reinhart habían incluido sólo 15 de los 20 países bajo análisis en su cálculo clave sobre el crecimiento promedio del PIB en los países con deuda pública alta. Por “error” no estaban considerados Australia, Austria, Bélgica, Canadá y Dinamarca. Exclusión que alteró el resultado final, aumentando así el impacto de la magnitud de la deuda pública en el crecimiento. Con todos los datos incorporados al Excel, en lugar de caer, la tasa de crecimiento se mantiene positiva. O sea, el saldo era el opuesto a la conclusión presentada por Rogoff y Reinhart.

2. Para otros países, algunas cifras ni siquiera habían sido incluidas. Rogoff y Reinhart explicaron ante el cuestionamiento que estaban reuniendo las cifras paso a paso, y que cuando presentaron el ensayo en la conferencia no había cifras disponibles de buena calidad sobre Canadá, Australia y Nueva Zelanda tras la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, excluyeron períodos de crecimientos de Nueva Zelanda con un ratio deuda/PBI superior al 90 por ciento.

3. También realizaron promedios sesgados. Por ejemplo, un año malo para un país pequeño como Nueva Zelanda tuvo el mismo peso que los casi 20 años de Reino Unido con una deuda pública elevada.

Rogoff y Reinhart reconocieron el error:

“Es aleccionador que se nos haya escapado semejante error en uno de nuestros ensayos a pesar de nuestros mejores esfuerzos para ser cuidadosos consistentemente. Redoblaremos nuestros esfuerzos para evitar errores semejantes en el futuro. No creemos, no obstante, que este error desafortunado afecte de ninguna manera significativa el mensaje central del ensayo ni de nuestro trabajo subsiguiente”.

Zaiat afirma que estos errores fueron intencionales. Y que no es el único: Hay otros casos similares, entre los más conocidos se encuentra el fallido de la curva de Laffer para justificar la baja de impuestos a los ricos durante la administración Reagan en la década del ’80. O cuando el año pasado los economistas Blanchard y Leigh, del FMI, tuvieron que admitir que los ajustes fiscales propuestos en las economías europeas tuvieron un impacto negativo más fuerte que el previsto.

Dos comentarios me han surgido de la lectura de este artículo:

1. No es novedad en la profesión que uno puede mostrar cuantitativamente los datos que desee, tan sólo modificando el modelo, o cambiando la muestra de países a incorporar al análisis, entre decenas de prácticas. Esta es una nueva crítica al abuso de la estadística en la economía, y Zaiat hace bien en criticar la arrogancia científica de la profesión de quienes le asignan demasiado valor a los números, y muy poco a la coherencia de los argumentos.

2. La mala praxis en economía existe. Quizás el profesional pueda seguir trabajando después de este tipo de errores -intencionales o no-, pero el mercado académico toma nota de ello. No me cabe duda que Rogoff y Reinhart reciben un golpe en su reputación por fallos como este.

Kenneth Rogoff: Blamming the Fed

En un reciente post en Project Syndicate, Kenneth Rogoff se opone a quienes critican a la Fed por no haber prevista la crisis financiera del 2008. Las minutas de las reuniones de la Fed adquieren carácter público tras 5 años, por lo que se están empezando a conocer las opiniones de los oficiales de la Fed a pocos meses de desatarse la crisis subprime.

Rogoff dice que utilizar estos informes para mostrar que la Fed es incompetente es un sinsentido. No fue la Fed quien no vio la crisis, fueron todos los bancos centrales y el FMI entre otras instituciones monetarias. Por lo tanto, el problema no es de la Fed. ¿Acaso los errores de otros bancos centrales justifican los errores de la Fed?

Coincido con el comentario de Peter Klein en The Circle Bastiat. El problema no es la Fed, o el ECB o el BCRA… sino la institución monetaria banco central. El hecho que ningún banco central se haya percatado de la tormenta a la vuelta de la esquina, o no hayan sabido que hacer al respecto no es un problema de la Fed, es un problema de los bancos centrales en general. Rogoff, al enfocarse únicamente en el caso de la Fed escapa al problema central, no como mejorar un banco central en particular, sino como mejorar las instituciones monetarias. Este es quizás otro ejemplo de la poca flexibilidad que los economistas tenemos para pensar en instituciones monetarias alternativas a las que hemos sabido crear.

Sería interesante conocer la opinión de Rogoff sobre “Has the Fed Been a Failure?,” ahora disponible en Journal of Macroeconomics, de George Selgin, William Lastrapes y Larry White que estudia la perfomance de 100 años de la Fed.

ASSA San Diego 2013 y el centenario de la Fed

El fin de semana pasado estuve en la conferencia anual de la American Economic Association en San Diego. Esta es posiblemente la conferencia más importante de economía en USA con una gran cantidad de asistentes y numerosas sesiones en paralelo. Si bien no pude asistir a tantas presentaciones como me hubiese gustado, sí pude hacerme presente en algunas de temas interesantes. Una de ellas fue “Reflections of the 100th Anniversary of the Federal Reserve” con un panel de lujo.

Sigue leyendo