Liberales en la política

“Circo”. Esa es la imagen que no poca gente tiene del liberalismo en la política en Argentina. El que alcanzó la fama como insultador serial. Serias dudas en los fondos de algún que otro partido liberal. Inexplicados cambios a último momento para poner en la lista a los “maridos de” (a cambio de qué, uno se pregunta inocentemente) con pronósticos sobre el tipo de cambio que parecen sacados de un tarot. Candidatos que de golpe aparecen en la lista para, a los pocos días, bajarse de golpe por “problemas de logística”. ¿Estos problemas de logística se materializaron de golpe? Todo esto acompañado de peleas y chicanas públicas en las redes. ¿Se parece un poco a la izquierda, no? ¿Se entiende la imagen de “circo”?

Sigue leyendo

The Austrian school of Madrid – by Cristóbal Matarán López

Abstract

This paper focuses on the current situation and the historical development of Austrian Economics in Madrid. We will analyse the formation of this School as the result of the thesis defended by Joaquín Reig Albiol in the late fifties and the current economic debate surrounding the fractional reserve and other complex issues. In this half-century tour, we will explore three different generations of Austrian economists in Spain, whilst demonstrating that a distinct branch of the Austrian School is today live and well in Madrid. Eventually, we will discover how the Spanish Austrian economists have applied praxeology to contemporary political and economic problems and conclude that a vigorous and growing economic school of thought exists in Madrid.

Download pdf.

El K.O. de Arrow a Samuelson

Si un tema merece ser derrotado, no importa quien lo haga, y, tal vez, tampoco si el golpe no es perfecto.

No podemos decir que Paul Samuelson haya sido socialista o agente de la KGB, pero algunos temas que planteara parecieran llevar a eso. Conocemos su definición de bienes públicos y privados, siendo los primeros aquellos que cumplen con la condición de “no exclusión” y “no rivalidad en el consumo”. Esto llevó a Samuelson, y a todos los que siguieron estas ideas, a plantear que esos bienes han de ser provistos por el Estado. Pero vean lo que dice Samuelson respecto a cuántos son “bienes públicos”:

“Así, consideremos lo que he presentado en este trabajo como definición de un bien público, y en la que tendría que haber insistido mejor en mi primer trabajo y subsiguientes: “Un bien público es aquél que entra en las utilidades de una o más personas. ¿Qué es lo que nos queda? En un pequeño extremo el caso del bien privado y todo el resto del mundo en el dominio de los bienes públicos por presentar algún tipo de ‘externalidad de consumo’”. (Samuelson 1969, p. 108).”

Samuelson, P. (1969). “Pure Theory of Public Expenditure and Taxation.” In Public Econoimcs: An Analysis of Public Production and Consumption and Their Relationships to the Private Sector. Proceedings of a Conference Held by the International Economics Associations. J. Margolis and H. Guitton (eds.) London: Macmillan.

¿Entonces? ¿Todos esos bienes y servicios deberían ser provistos por el Estado? ¿”Todo el resto del mundo” provisto por el Estado? ¿No sería ése un mundo socialista?

Otro tema relacionado que planteara Samuelson es el intento de definir una función de bienestar social, una herramienta que permitiría a cualquier gobierno buscar y alcanzar una “re”distribución de ingresos óptima.

No fue necesario que ninguno de los grandes economistas liberales de entonces se ocupara del asunto, porque antes de que tomara suficiente vuelo recibió un golpe de KO que lo sacó del ring. Y este golpe llegó de la mano de Kenneth Arrow, y su “teorema”, que algunos llaman “paradoja”, pero no veo porqué tenga que serlo. Lo interesante es que se lo conoce como “Teorema de la Imposibilidad de Arrow”.

Con un interés pedagógico (esto es, para presentar el tema en las clases), quisiera encontrar una forma sencilla de explicar el teorema, y apelo aquí a su ayuda. Así lo describe Wikipedia:

“El Teorema de Imposibilidad de Arrow parte de establecer que una sociedad necesita acordar un orden de preferencia entre diferentes opciones o situaciones sociales. Cada individuo en la sociedad tiene su propio orden de preferencia personal y el problema es encontrar un mecanismo general (una regla de elección social) que transforme el conjunto de los órdenes de preferencia individuales en un orden de preferencia para toda la sociedad, el cual debe satisfacer varias propiedades deseables:

  • Dominio no restringido o universalidad: la regla de elección social debería crear un orden completo por cada posible conjunto de órdenes de preferencia individuales (el resultado del voto debería poder ordenar entre sí todas las preferencias y el mecanismo de votación debería poder procesar todos los conjuntos posibles de preferencias de los votantes)
  • No imposición o criterio de Pareto débil: si A resulta socialmente preferido a B, debe existir al menos un individuo para el cual A sea preferido a B. Esto implica que la regla no va contra el criterio de unanimidad.
  • Ausencia de dictadura: la regla de elección social no debería limitarse a seguir el orden de preferencia de un único individuo ignorando a los demás.
  • Asociación positiva de los valores individuales y sociales o monotonía: si un individuo modifica su orden de preferencia al promover una cierta opción, el orden de preferencia de la sociedad debe responder promoviendo esa misma opción o, a lo sumo, sin cambiarla, pero nunca degradándola.
  • Independencia de las alternativas irrelevantes: si restringimos nuestra atención a un subconjunto de opciones y les aplicamos la regla de elección social a ellas solas, entonces el resultado debiera ser compatible con el correspondiente para el conjunto de opciones completo. Los cambios en la forma que un individuo ordene las alternativas “irrelevantes” (es decir, las que no pertenecen al subconjunto) no debieran tener impacto en el ordenamiento que haga la sociedad del subconjunto “relevante”.

El teorema de Arrow dice que si el cuerpo que toma las decisiones tiene al menos dos integrantes y al menos tres opciones entre las que debe decidir, entonces es imposible diseñar una regla de elección social que satisfaga simultáneamente todas estas condiciones. Formalmente, el conjunto de reglas de decisión que satisfacen los criterios requeridos resulta vacío.”

En términos más simples todavía, diría que, por ejemplo, si tres individuos tienen este orden de preferencias:

  • X: A > B > C
  • Y: B > C > A
  • Z: C > A > B

… no hay forma de agregar esas preferencias sin violar el orden de alguno de esos individuos, es decir, forzándolo a un orden que no es el que hubiera elegido.

No obstante, el gran servicio que Arrow ha brindado con su Teorema, planteó que algo similar ocurre en el mercado. James Buchanan ha sido muy crítico de este punto, señalando que las transacciones voluntarias que se realizan en el mercado cumplen con el principio de unanimidad y de optimización en un mundo de valoraciones subjetivas. Es decir, no podría haber ninguna redistribución que cumpla con el principio de Pareto, el que sólo se verifica cuando las transacciones son voluntarias.

En fin, el de Arrow fue un golpe imperfecto, pero llevó al KO a la función de bienestar social, y eso es un aporte suficiente.

¿Cada cuánto se duplican los precios en Argentina?

A veces es difícil capturar de manera precisa qué implica una alta tasa de inflación. Especialmente cuando, como en Argentina, hace una década que la población está acostumbrada a vivir con alta inflación.

Una transformación pedagógica de altas tasas de inflación es convertir las mismas a medidas de tiempo Más precisamente, expresar la inflación en el tiempo que tarda en duplicarse el nivel de precios.

Sigue leyendo

El Estructuralismo Latinoamericano vs la Escuela Austriaca

En su trabajo introductorio sobre la escuela austriaca de economía, el Dr. Peter Boettke resume 10 puntos que hacen de ella una tradición particular y distinta dentro de las corrientes en la historia del pensamiento económico.

El objetivo en este posteo es contrastar al menos tres de estos puntos con la visión de otra escuela, de un alcance tal vez mayor (a juzgar por la implementación práctica de sus puntos de vista), aunque tal vez menor (a juzgar por el consenso académico que hoy retienen), que es la escuela estructuralista latinoamericana, centrándome particularmente en algunos economistas argentinos.

El breve cuadro comparativo que presento aquí abajo forma parte de una idea de trabajo más amplia, que busca entender y responder a las ideas fundamentales del estructuralismo, tanto desde la economía austriaca como desde puntos más “mainstream”.

Sigue leyendo

Qué es una moneda sana para los austriacos?

Qué es una moneda sana?
En la mayoría, sino todas, las presentaciones de la teoría del proceso de mercado (no intervenido) se asume que las señales que están emitiendo los precios no están polucionadas por problemas monetarios, fruto de interferencias políticas en el mercado de dinero. De esa manera la información generada, transmitida, descubierta e interpretada a través de los precios no es una información distorsionada por ningún problema monetario.
Sin embargo un punto que los austriacos raramente enfatizan (aunque ciertamente aceptan y reconocen) es que la provisión de moneda tanto a través de mecanismos de mercado (sistema de free banking, patrón mercancía con reservas de 100% o competencia de monedas nominales estilo Hayek) como a través de un monopolio emisor también sufre de un problema de conocimiento y por lo tanto la cantidad de moneda ofrecida dentro del sistema nunca esta en equilibrio con relación a la demanda tanto de moneda base como de moneda secundaria o bancaria.
No vale la pena reiterar aquí las limitaciones inherentes a la provisión política de moneda y todos los problemas que trae aparejados, pero incluso asumiendo la existencia de un déspota benevolente a cargo de un Banco Central que intente hacer buena letra, este no logrará nunca que el mercado monetario tienda a un equilibrio dada la ausencia de mecanismos de mercado que actúen como un sistema de feedback eficiente y oportuno. De hecho, ex post, los mercados monetarios siempre se equilibran una vez que el nivel de precios sube o baja. El error en el desajuste entre oferta y demanda de dinero se manifiesta necesariamente como una presión inflacionaria (si el banquero central se equivocó por exceso) o deflacionaria (si se equivocó por defecto).
En cuanto a la provisión de moneda a través de un mercado libre, no es momento aquí de analizar los méritos relativos de las propuestas que aún dividen a los austriacos en cuanto a la concepción de qué es lo que entendemos por un sistema de moneda sana: si un free banking a la White/Selgin o si un patrón mercancía con reserva 100% a la Rothbard o un sistema donde no se produzcan desajustes de plazos como sugiere Rallo. Pero sí podemos decir que, independientemente de cuál sea el sistema de oferta de moneda por parte del mercado, los banqueros, que en forma descentralizada están a cargo de su provisión, sufren la misma limitación de conocimiento que cualquier otro empresario que se dedica a la producción de cualquier otro tipo de bienes. Como consecuencia, el mecanismo de adecuación de la cantidad total de moneda a su demanda, tanto a nivel base como a nivel bancario, es también un proceso de descubrimiento donde la oferta va adaptándose gradualmente a la demanda y en la medida que la demanda cambie, ese equilibrio nunca llegará a plasmarse completamente, por lo que concluimos que la moneda también está en desequilibrio (no de origen político) de manera permanente. No un desequilibrio orquestado por un monopolio emisor de los típicamente analizados en la literatura de inflación y deflación, sino un desequilibrio natural, inherente a todo proceso de mercado, consecuencia de las inevitables limitaciones que nos imponen la ignorancia del presente y/o la incertidumbre del futuro. Pero este desequilibrio natural que hemos identificado inevitablemente también afectará de alguna manera a la calidad de los precios de desequilibrio de los demás bienes que estarán expresados «sí» en una moneda sana pero « no » en una moneda necesariamente en equilibrio.
Steve Horwitz en su interesante intento de darle microfundamentos austriacos a una macro que combine los aportes de Mises, Hayek, Yeager y Leijonhufvud llega a decir que «el aporte clave de este estudio es que el desequilibrio monetario se manifiesta como una distorsión de las propiedades informacionales de los precios». Cómo puede ser posible que luego de una brillante presentación del rol de los precios de los bienes en desequilibrio se descuide el aspecto de que la moneda no aparece en equilibrio de la nada y que no se aplique el análisis de procesos también a la industria bancaria? George Selgin en su «The Theory of Free Banking» nos dice que “cualquier desvío del equilibrio monetario tiene consecuencias distorsivas” mientras discute el problema del conocimiento solo en el capitulo de oferta monetaria centralizada.
La teoría del equilibrio monetario de Yeager es tan ajena al enfoque de procesos que no me sorprende que su análisis sea también muy negativo sobre el efecto del desequilibrio monetario sobre los demás precios, ya que él, como teórico del equilibrio, solo lo concibe como efecto del desmanejo político de la oferta de dinero.
¿Por qué ese descuido, entonces, por parte de tantos teóricos austriacos modernos acerca del rol del desequilibrio monetario como consecuencia de un análisis de procesos de mercado en el mecanismo de provisión de moneda? ¿Y por qué esos efectos tan nefastos del desequilibrio monetario de origen político se transforman en virtudes cuando el desequilibrio es inherente o natural al sistema?
Qué virtudes informativas tienen los precios de desequilibrio si la vara que los mide cambia de largo y no sabemos bien cuánto mide? Existen diferentes tipos de procesos de mercado dependiendo de cual es el sistema monetario vigente?
He discutido este tema con varios de estos autores y quiero aquí compartir los comentarios que he recibido.
Roger Garrison dice que el acepta que como consecuencia de ese desequilibrio monetario natural o inherente (para diferenciarlo del de origen político) existe una
dimensión de proceso adicional y que entonces el mercado del tiempo representado por la tasa de interés está también condenado a emitir una señal que no es perfecta y que, como consecuencia, existe un determinado grado de discoordinación temporal inevitable, aunque esa distorsión no sea de naturaleza cíclica como las distorsiones típicas provocadas por los bancos centrales.
Steve Horwitz se entusiasmó con la crítica y dijo que teníamos que hablar de «desequilibrios duales» por el lado de los bienes y del lado de la moneda, y que seria útil estudiar si esos procesos de mercado tienen características diferentes que los procesos de mercado que se analizan asumiendo una moneda en equilibrio.
Larry White y George Selgin aceptan que he identificado un problema a nivel teórico pero consideran que es empíricamente irrelevante y que por ende no vale la pena preocuparse por el mismo.
Israel Kirzner se manifestó de la siguiente manera en una carta que cito a continuación: «Ud. está en lo correcto interpretando mi trabajo como si el mercado monetario no poluciona los precios. Ud. también está en lo correcto señalando que el mercado monetario es como cualquier otro mercado y por lo tanto esta siempre en desequilibrio. Y Ud. también esta en lo correcto cuando señala que estos factores provocan un desafió a mi trabajo y a la microeconomía austriaca en general dado que parece ignorar los problemas provenientes del lado del dinero. Sin embargo, quiero aclarar que en general yo he seguido lo que creo es la posición de Mises: que el desequilibrio en el mercado monetario, a menos que sea provocado por los gobiernos de manera fundamentalmente inconsistente con las realidades subyacentes, puede asumirse como un factor que no distorsiona las tendencias equilibradoras generadas por la actividad empresarial en todas las áreas del mercado, incluyendo el área monetaria».
El problema está en que hasta hoy no queda claro qué era exactamente para Mises un sistema de moneda sana. Los desequilibrios monetarios naturales que pueden generarse en un sistema de free banking o en uno de reserva 100% son muy diferentes y por eso el proceso de mercado, dados los particulares mecanismos de ajuste monetario de cada uno, será de características muy distintas.
Resulta un poco paradojico que una corriente de pensamiento que tiene como pilar la existencia de una moneda sana que posibilite la coordinacion de actividades a traves del sistema de precios, no parezca encontrar un acuerdo acerca de las caracteristicas basicas del sistema monetario adecuado, sea privado o el menos malo entre los de origen estatal.

Sent from my iPad

¿Qué lugar tiene la matemática en la economía austriaca moderna?

Durante mucho tiempo los autores de la Escuela Austriaca han cuestionado los excesos de la matemática que utilizaban sus pares neoclásicos. Vale mencionar aquí aquel trabajo original de Juan Carlos Cachanosky, disponible abajo en dos partes y en español, y que referencia una larga literatura austriaca sobre la materia. A aquel trabajo agregaron nuevos aportes más tarde -con Nicolás en 2016- , a los cuales siguieron las respuestas de Rafael Beltramino y María Blanco, con una respuesta de Nicolás (abajo todos los artículos y sus accesos).

Pero sobre esta base, la pregunta es la siguiente: ¿Puede decirse que los austriacos han retrocedido parcialmente respecto de aquellas críticas iniciales? Y es que los programas de doctorado austriaco -como el de Peter Boettke en GMU o el de Benjamin Powell en Suffolk University- enseñan a sus alumnos las herramientas matemáticas como parte de su formación. Incluso se le exige a un doctorando el dominio de esas herramientas (álgebra, análisis matemático, matemática para economistas, estadística y econometría) e incluso la elaboración de trabajo empírico, para aprobar su tesis. ¿Es esto aceptar su utilidad, o acaso nunca se rechazaron realmente estas herramientas?

Y en línea con el post de Martin de hace unas pocas semanas sobre la macroeconomía de Garrison al que muchos definen como un puente entre economía austriaca y neoclásica: ¿es ese puente de esa macroeconomía del capital con herramientas neoclásicas -como la frontera de posibilidades de la producción y el mercado de fondos prestables- una nueva aceptación de que la tradición austriaca debe retomar el lenguaje neoclásico para expresar sus ideas? Hay quienes afirman que no hacerlo sería un suicidio metodológico.

Referencias bibliográficas

Trabajo original en Libertas, ESEADE, en dos partes.

La ciencia económica vs la economía matemática (I)

La ciencia económica vs la economía matemática (II)

En 2016 Juan Carlos y Nicolás Cachanosky agregaron elementos al debate:

[3] Problemas Matemáticos en la Teoría de Precios
Juan C. Cachanosky y Nicolás Cachanosky

En la misma revista Libertas, Segunda Epoca, hubo tres nuevos aportes.

[7] Las Matemáticas y la Tradición Autriaca: A Propósito del Artícuo de Juan Carlos y Nicolás Cachanosky
Rafael E. Beltramino

[8] La Matemática y la Tradición Austriaca: Respuesta a Rafael Beltramino
Nicolás Cachanosky

[9] Nota Sobre la Herramienta Matemática en Economía… Y más allá
María Blanco

Microfundamentos, Teoría Monetaria y Banca Libre: Una entrevista con Steven Horwitz (1964-2021)

Con enorme pesar le contamos a nuestros lectores que ha fallecido Steven Horwitz, quien luchó con un cáncer los últimos años de su vida.

Como nota personal conocí al Dr. Horwitz en el último seminario que la Foundation For Economic Education organizó en Irvington, Nueva York, en 2012. También lo encontré ocasionalmente en las reuniones anuales de APEE, donde tuve el placer de compartir con él un panel en homenaje a Roger W. Garrison y sus aportes a la macroeconomía del capital.

Aprendí mucho de su libro sobre los Microfundamentos de la macroeconomía, los que siempre referencio en mis clases. También valoro su trabajo sobre banca libre, campo de estudio al que dedicó su segundo libro.

Les dejo aquí una entrevista traducida al español que le hicimos para el libro La Escuela Austriaca desde Adentro, Volumen 1.

Aquí su página web personal. Aquí un post de Crhis Matthew Sciabarra comentando sus memorias.

QEPD.

10mo Congreso Internacional “La Escuela Austriaca en Economía en el Siglo XXI”

10mo Congreso Internacional “La Escuela Austríaca de Economía en el Siglo XXI”
Condiciones de presentación de ponencias y plazos
Áreas temáticas:
Economía
Epistemología
Metodología
Filosofía política
Lecturas sobre la Escuela Austriaca de Economía
Pensamiento liberal clásico y libertario

Enviar abstract, resumen ampliado y ponencia completa (todo en formato .doc) por correo electrónico a info@austrianeconomicsconference.org  / escuelaaustriaca@gmail.com

Por favor, envíe los correos electrónicos a ambas direcciones para evitar problemas de recepción.
La extensión del abstract no debe superar las 100 palabras.
La extensión máxima de las ponencias es de 4.000 palabras, incluidas las notas a pie de página y la bibliografía.
Fecha límite de recepción de ponencias: 19 de septiembre de 2021
Título centrado, en cursiva y minúscula, seguido del nombre de los autores, la institución a la que pertenecen y el área temática a la que corresponde la ponencia. Letra Times New Roman 12, a 1 ½ espacio.
Citas: Estilo APA. Bibliografía al final. En una hoja aparte se enviará un resumen detallado de no menos de 350 palabras, en el que se incluirá el título de la ponencia y el nombre de su/s autor/es.
El idioma oficial del congreso es el inglés. La aceptación de las ponencias dependerá de su evaluación y relevancia.
04 y 05 de Noviembre de 2021 10mo Congreso Internacional
“La Escuela Austríaca de Economía en el Siglo XXI”
Una Experiencia Única de Inspiración, Encuentro y Networking
El Congreso será en persona, OFFline (SIN livestream, SIN Zoom)
Lugar: Oesterreichische Nationalbank, OeNB, 
Otto-Wagner-Platz 3, 1090, Viena, Austria 
Convocatoria de Ponencias
Fecha Límite: 19 de Septiembre de 2021
Más información
Inscripción como Asistente
Más información
Organizan:
Fundación Internacional Bases
#RESTARTVIENNA www.austrianconference.org