Joranada informativa del Diploma en Economía Austriaca I ESEADE I martes 13 de diciembre, 19 hs

En este programa los alumnos tendrán un primer acercamiento a las ideas desarrolladas por la Escuela Austriaca de Economía, cubriendo desde su historia y epistemología, hasta su micro y macroeconomía, su teoría monetaria y de las políticas públicas, casos de economía austriaca aplicada, y el cierre central con Alberto Benegas Lynch (h).

El cuerpo docente se forma con excelentes académicos conocedores de las distintas dimensiones de esta tradición de pensamiento, de acuerdo al siguiente detalle:

La Escuela Austríaca en la Historia del Pensamiento Económico – Adrián Ravier
Epistemología de la Escuela Austríaca – Agustina Borella
Microeconomía Austríaca – Gustavo Matta y Trejo
El Estado en la Escuela Austríaca – Constanza Mazzina                                                         

Teoría y Política Monetaria en la Escuela Austríaca – Adrián Ravier

Macroeconomía Austríaca y Economía Comparada – Adrián Ravier
Economías Austriaca Aplicada – Nicolás Cachanosky y Pablo Guido 
Derecho e Instituciones en la Escuela Austríaca – Martín Krause
La Escuela Austríaca y las Políticas Públicas – Iván Cachanosky
La Escuela Austríaca hoy: desafíos y contrariedades – Alberto Benegas Lynch (h) 

Acceda aquí a más información del programa.

Inscríbase aquí a la jornada informativa del martes 13 de diciembre, 19 hs. (ver agenda)

Argentina, la tierra en la que fracasaron casi todas las teorías económicas conocidas – por Pablo Mira I INFOBAE

Un recorrido por las distintas doctrinas que desarrollaron los economistas de todo el planeta da cuenta de que ninguna logra explicar del todo qué pasa en el país que se des-desarrolló. El libro “Raíces del Pensamiento Económico Argentino” intenta explicar el fenómeno.

“Existen cuatro clases de países: los desarrollados, los en vías de desarrollo, Japón, y Argentina”, establecía famosamente Simon Kuznets, Premio Nobel de Economía del año 1971. Su punto, por supuesto, no era que Japón y Argentina se parecieran, sino que eran casos virtualmente opuestos. El país asiático se presentaba como un ejemplo de país no desarrollado que logró desarrollarse, mientras que Argentina represtantaba el caso de uno que era (relativamente) desarrollado, pero se des-desarrolló.

Es difícil establecer el conjunto de razones que hicieron de la economía argentina lo que es en el presente. Es indudable que la inestabilidad macro que caracterizó y caracteriza a nuestro país ha sido una propiedad recurrente y problemática, pero entonces la pregunta da un paso hacia atrás, y debemos interrogarnos por el origen de esta inestabilidad en primera instancia. Quizás la mejor forma de evitar esta regresión infinita sea apartarse un poco de la pregunta original.

Eso es precisamente lo que hace Adrián Ravier en Raíces del Pensamiento Económico Argentino, un libro editado por Grupo Unión que recorre los encuentros de la intelectualidad y la política argentina con algunas de las teorías y escuelas que dominaron el pensamiento económico desde Adam Smith hasta nuestros días.

Junto a Ravier, otros diez economistas especializados escriben artículos que detallan las ideas de las diferentes escuelas, con el objetivo de conectarlas con los distintos actores de la realidad local. Es así que por momentos el análisis se concentra en la revisión y explicación de las doctrinas, mientras que en otros se estudian algunas de sus aplicaciones a las distintas políticas económicas llevadas adelante.

"Raíces del Pensamiento Económico Argentino" compila el trabajo de Adrián Ravier y otros economistas.«Raíces del Pensamiento Económico Argentino» compila el trabajo de Adrián Ravier y otros economistas.

No es fácil organizar los vínculos entre las distintas escuelas analíticas y el derrotero de nuestro país. De hecho, el libro no privilegia la búsqueda de un recorrido histórico definido, sino que prefiere el camino menos ambicioso y más seguro de presentar diferentes grupos de teorías de manera selectiva y relativamente independiente. Pero el resultado es igual de efectivo, y lejos de dar lugar a confusiones, Raíces… permite una lectura amena de las ideas que representan a las escuelas de pensamiento, con anécdotas varias, y algunas sorpresas para quienes tienden a encasillar a ciertos autores en una única idea dogmática.

Hay de todos modos un mínimo intento en el estudio introductorio por parte del editor de asociar las influencias de ciertas teorías extranjeras con revoluciones científicas. Dados los éxitos y fracasos parciales de casi todas las teorías existentes y de sus aplicaciones, Ravier se ve obligado a determinar cuál es ese faro intelectual.

En esta búsqueda, su formación y convicciones lo llevan a ponderar con algún énfasis las ideas liberal-libertarias, y es claro en su análisis que considera a este contenido teórico como la referencia a seguir, presentando otras visiones como eventuales desvíos de este objetivo medular.

De algún modo, esta perspectiva no le deja a Ravier otra opción que alertar acerca de las peligrosas contrarrevoluciones en la teoría económica, que son las que presuntamente retrasarían la adopción de virtuosos principios liberales. En virtud de verdad, este parece un aspecto suficientemente controvertido, y no resulta obvio cómo dirimir a partir de la disección de las escuelas de pensamiento el carácter potencialmente científico de una disciplina que es esencialmente social.

Te puede interesar: ¿Hay vida después de la deuda?

Los primeros cuatro capítulos del libro recorren la tradición librecambista y sus orígenes en Argentina. Se arranca desde muy temprano identificando las raíces liberales en el pensamiento económico que rodeó la Revolución de Mayo, resaltando a través del trabajo de Ricardo Manuel Rojas algunas ideas de Manuel Belgrano (el “primer economista argentino”, curiosamente rescatado para sí por ambos lados del espectro ideológico) y de Juan Hipólito Vieytes.

Le sigue un análisis de Ricardo López Göttig de las nociones de economía predominantes en la llamada “generación de 1937″ que incluyó entre sus exponentes a algunos Presidentes de la Nación. El libro continúa luego evocando las concepciones liberales clásicas de Juan Bautista Alberdi, a través de un capítulo elaborado por Alejandro Gómez. La cuarta pata liberal de esta primera parte se completa con otro capítulo de Göttig acerca del socialismo librecambista en el Congreso Argentino entre 1912 y 1914.

A partir de allí, la obra se organiza presentando de manera algo más sistematizada por escuelas de pensamiento económico. Aún cuando las posturas librecambistas sobresalen, Raíces… está muy lejos de ser un panfleto. Los conceptos no estrictamente liberales se presentan con la dosis justa de presencia y objetividad, incluso escritas por autores que no necesariamente comulgan con las versiones libertarias que abriga el pensamiento de Ravier.

Encontramos por ejemplo un capítulo de Saúl Keifman y Luis Blaum sobre el keynesianismo en Argentina, y otro de Daniel Heymann explorando la obra fundamental de Raúl Prebisch. La influencia de las ideas socialistas y marxistas, en cambio, están tamizadas por la visión de autores que no tienen ascendencia en esta tradición. A diferencia de otros ensayos en la dirección libertaria, en Raíces… hay un intento decidido y explícito de transparentar ideas propias, y abrir la discusión a visiones alternativas.

Manuel Belgrano es reclamado por los liberales como el primero de sus referentes en la Argentina.Manuel Belgrano es reclamado por los liberales como el primero de sus referentes en la Argentina.

Varios de los artículos destilan un componente pedagógico que bien puede ser destinado a enseñar y aprender teoría económica. En esta línea educativa sobresale, como casi siempre, el aporte de Juan Carlos de Pablo, que explora el rol de la polémica Escuela de Chicago en Argentina (haciendo, de paso, énfasis en la versión “pendenciera” de Milton Friedman), y explicando con claridad los aportes de varios de sus principales exponentes.

Tras este capítulo, el libro se cierra con algunas perspectivas más modernas sobre Derecho y Economía, Elección Pública y Economía Institucional, que complementaron los desarrollos de la economía neoclásica, y que son presentados con detalle por Martín Krause. El resto de los capítulos que completan el libro recorren la Escuela Austríaca (Ravier y Benegas Lynch hijo) y la economía social de mercado (Marcelo Resico).

El resultado de todas estas influencias escolásticas en Argentina parece haber dejado un saldo negativo para el liberalismo. El propio Ravier reconoce que las ideas intervencionistas predominaron por sobre las de libre mercado, determinando una suerte de “triunfo keynesiano”. Este triunfo podría ser matizado por la clara dirección de los incentivos que guían a los hacedores de política, que obviamente encuentran más atractivas las ideas en las que la decisión central tiene un mayor protagonismo (y desde luego, un mayor financiamiento).

Al mismo tiempo, es difícil localizar en Raíces… los desengaños que también se produjeron a la hora de aplicar en el país diferentes planes con orientacion liberal. Aún sin ir demasiado a fondo en este tema, parece necesaria una explicación algo más precisa de las razones que llevaron a estas decepciones, para entender mejor si estas agendas tienen defectos profundos en sí mismas, o si sólo funcionan entregando los efectos prometidos bajo determinadas condiciones.

Adrián Ravier es editor de "Raíces...", así como autor de algunos capítulos. Está especializado en historia de los ciclos económicos.Adrián Ravier es editor de «Raíces…», así como autor de algunos capítulos. Está especializado en historia de los ciclos económicos.

El caso argentino, con su historia de fracasos contundentes de casi todas la teorías económicas conocidas, invita a un conjunto de reflexiones interesantes. ¿Hasta dónde el problema es la pretendida pero errónea universalidad de las escuelas de pensamiento importadas? ¿Hasta dónde la dificultad reside en una errónea selección de las teorías disponibles? ¿Hasta dónde enfrentamos obstáculos para la aplicación de estas ideas específicas a nuestro entorno? Y si decidimos que la pregunta pertinente es esta última: ¿es ello consecuencia de quienes llevan adelante la política económica, o bien de las restricciones que imponen las propiedades estructurales que caracterizan a nuestra economía?

Y yendo a las dificultades más modernas que nos acosan, muchas discusiones coyunturales parecen carecer de fundamentos teóricos sólidos a los cuales recurrir. ¿Debe atacarse la inestabilidad nominal mediante un plan de shock o un plan gradualista? ¿Es la liberalización automática de la cuenta capital (el “cepo”) una solución sin costos en lo inmediato? ¿Quienes ganan y quienes pierden con un plan de austeridad destinado a estabilizar la economía? Quiero dejar sentada en esta reseña mi impresión de que el manual científico de la economía no alcanza para responder varios de estos interrogantes de una manera asertiva.

Desde luego, sería injusto culpar a Raíces… de no atacar directamente estas cuestiones o pretender tener todas las respuestas. De hecho, el libro aporta varias ideas útiles para orientar el debate. Escrito en un tono afable para el gran público, presenta al mismo tiempo con erudición a una cantidad enorme de economistas teóricos, y es esta la razón principal por la que se trata de una obra que contribuye a la historia del pensamiento económico.

En mi opinión, el libro se queda algo corto en la provisión de conclusiones generales, que el lector debe rescatar por sí mismo. La introducción de Ravier contiene en sus párrafos finales algunas ideas, pero podría haber sido útil contar con algunas frases e ideas conclusivas tras leer los artículos, a fin de dejar planteados cuestionamientos, interrogantes y nuevos desafíos.

Te puede interesar: Contra la idea de guerras justas y matanzas heroicas: el pensamiento liberal de Alberdi en un libro premonitorio que se puede leer gratis

Otra conclusión que no parece surgir con claridad de la obra es el tratamiento del desarrollo intelectual independiente de las ideas económicas por parte de los economistas locales. Hay más de un ejemplo de que los países no desarrollados debieron en algún momento apelar a sus propias teorías y modelos dada la insuficiencia de las teorías desarrolladas en otras latitudes para atender las patologías propias.

¿Sugiere la visión “cientificista” de la economía que Ravier parece privilegiar en Raíces… que las teorías propias se consideran más aventureras que virtuosas, y que conviene atenerse a los grandes pensadores de los países más desarrollados? Queda el interrogante.

Con todo, el trabajo deja un saldo más que positivo. Raíces… no oculta sus principios libertarios, pero su versión cordial y abierta deja la sensación de que los intercambios intelectuales pueden contribuir, no sé si a determinar los fundamentos conceptuales de la economía argentina y de sus exponentes, pero sí quizás a alcanzar consensos mínimos en los debates que nos permitan volver al camino del desarrollo perdido. O al menos para intentar desdecir un poco a Kuznets.

“Raíces del Pensamiento Económico Argentino” (fragmento)

En el siglo XIX las ideas del Laissez Faire y el pensamiento clásico de Adam Smith llegaron a la Argentina con Manuel Belgrano e Hipólito Vieytes, las que luego se expandieron con la generación del 37 y se plasmaron en la constitución que nos legó Juan Bautista Alberdi.

El abandono del proteccionismo español y el abrazo a la división internacional del trabajo y el libre comercio le permitió a Argentina iniciar un camino de desarrollo económico que nos convirtió en el granero del mundo. Incluso cierto socialismo librecambista parecía comprender hacia fines del siglo XIX las ventajas de la apertura económica, como fue el caso del pensamiento económico de Juan B. Justo.

infobae

[Una selección de libros de Juan Bautista Alberdi puede descargarse gratis de Bajalibros clickeando acá]

En el siglo XX, sin embargo, golpes de estado y reformas constitucionales desde lo político, llevan a abandonar las bases fundacionales de la constitución argentina, provocando un retorno al proteccionismo mercantilista. Prevalece entonces un modelo hacia adentro basado en la sustitución de importaciones y el vivir de lo nuestro, lo que nos conduce a cierto aislamiento que poco a poco, de manera gradual, nos retira del lugar privilegiado que ocupábamos hasta la primera guerra mundial.

Ciertos autores como Jorge Schvarzer (2000), quien fuera profesor de Estructura Económica Argentina en la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires, señalan que tal modelo no fue adoptado por elección, sino que la Argentina fue forzada por la coyuntura global, mientras se cerraban los mercados y cambiaban los términos de intercambio.

Lo cierto es que la coyuntura global cambió muchas veces en las décadas siguientes, y con ello también lo hicieron los términos de intercambio, pero ya Argentina nunca más –o por períodos muy cortos de tiempo- se permitió recuperar el modelo de economía abierta que acompañó al modelo agro-exportador.

No sé si es correcto afirmar que ha prevalecido en el siglo XX cierta política económica keynesiana y estructuralista por sobre el resto. Un estudio detallado requiere concentrar la atención distinguiendo gobiernos, y quizás incluso diversas etapas dentro de cada gobierno. Pero sí parece ser cierto, como ocurre en muchos países, que el Estado argentino se ha expandido en el siglo XX, en línea con los argumentos que ofrecieron diversos investigadores en la materia (Ravier y Bolaños, 2015).

Juan Bautista Alberdi, figura central del pensamiento económico argentino del siglo XIX.Juan Bautista Alberdi, figura central del pensamiento económico argentino del siglo XIX.

Ante este fenómeno global, que para muchos es un triunfo de cierto keynesianismo, los otros enfoques mencionados que surgen en el siglo XX exigen limitar esa expansión del estado e incluso retroceder. En Argentina numerosos economistas de diversos centros académicos exclaman ese pedido, aunque desde luego no hay un completo consenso sobre la necesidad del cambio.

Dejando de lado ahora la historia económica argentina, que no es objeto de estudio de este libro más que para acompañar y ofrecer un contexto a las preocupaciones de los economistas argentinos, nuestra intención es que el libro contribuya a rastrear el pensamiento económico de nuestros colegas.

Les hemos dado voz a los expertos de cada tradición de ideas para que ofrezcan su análisis respecto del origen y desarrollo de estas teorías en nuestro país. En cada capítulo pienso que hay aportes originales que merecen atención de parte de la profesión y que los economistas debiéramos conocer. Esperamos que los economistas que participaron del proyecto encuentren en alguno de los capítulos una representación adecuada.

Quién es Adrián Ravier

♦ Nació en Buenos Aires en 1978.

♦ Es economista especializado en teoría monetaria y ciclos económicos.

♦ Entre sus libros se cuentan La globalización como un orden espontáneo, Lecturas de Historia del Pensamiento Económico y Raíces del pensamiento económico argentino.

Publicado originalmente en Infobae, martes 22 de noviembre de 2022.

Jornada informativa sobre el mejor Diploma en Macrofinanzas del mercado I ESEADE I miércoles 23 de noviembre, 17 hs.

En este programa podés aprender en sólo un año y con total flexibilidad la buena economía (del mainline economics) y también las buenas finanzas (invertir en valor).

El programa dura un año, lo podés hacer 100 % en zoom y tenés un excelente cuerpo docente.

1er semestre

Análisis económico (48 hs.) – Adrián Ravier
Mercado de capitales (24 hs.) – Diego Martínez Burzaco
Cartera de inversión con instrumentos de renta fija (24 hs.) – Manuel Oyhamburu
Matemática y estadística para administradores (48 hs.) – Matías Larra

2do semestre

Economía Superior (24 hs.) – Roberto e Iván Cachanosky
Elementos para la toma de decisiones económicas (24 hs.) – Aldo Abram e Iván Cachanosky
Valuación de empresas (30 hs.) – Florencia Roca
Análisis Técnico (18 hs.) – Julián Yosovitch
Análisis de contratos financieros derivados (18 hs.)  Manuel Oyhamburu
Administración de Carteras de Inversión (30 hs.) – Gustavo Neffa

Aquí más información del programa.

Inscribite aquí a la jornada informativa de este miércoles 23 de noviembre, 17 hs.

Reunión informativa de la Maestría en Economía y Ciencias Políticas I ESEADE I martes 22 de noviembre de 2022, 19 hs.

Este programa de Maestría es multidisciplinar, y ofrece un cuerpo docente compuesto por doctores en filosofía, economía, ciencia política, historia económica y derecho, con larga trayectoria académica y experiencia en investigación.

Nuestro enfoque es el del Mainline economics, lo que incluye la economía austriaca (Friedrich Hayek), pero también la relación entre la economía con la política (James M. Buchanan, Gordon Tullock), con el derecho (Ronald Coase), con la psicología (Vernon Smith), además de la Nueva economía institucional (Douglass North) o la Escuela de Bloomington (Elinor Ostrom), por citar algunos autores representativos.

El plan de estudios se compone de cuatro cuatrimestres, con las siguientes materias y docentes:

1er cuatrimestre

Pensamiento Político – Enrique Aquilar, Alvaro Perpere Viñuales (48 hs)
Análisis Económico – Adrián Ravier (48 hs)
Seminario I: Enfoques Económico Institucionales – Alberto Benegas Lynch (h) (24 hs)
Seminario II: Historia Económica Argentina – Alejandro Gómez (24 hs)

2do cuatrimestre

Pensamiento Económico – Marcelo Resico, Gerardo Sanchis Muñoz (48 hs)
Ciencia Política Contemporánea – Joaquín Migliore (48 hs)
Seminario III: Econometría – Daniel Lema (24 hs)
Seminario IV: Economía del Sector Público y Public Choice – Pablo Guido (24 hs)

3er cuatrimestre

Políticas Públicas – Mauricio Vazquez, María José Romano Boscarino (48 hs)

Instituciones, Derecho y Economía – Martín Krause (24 hs)
Relaciones Internacionales – Pablo Anzaldi (24 hs)
Economía Internacional – Marcos Hilding Ohlsson, Eugenio Mari (24 hs)
Taller de Tesis – Deborah Motta (24 hs)

4to cuatrimestre

Análisis Institucional – Constanza Mazzina, Leticia Bontempo (48 hs)
Economía Superior – Roberto Cachanosky, Iván Cachanosky (24 hs)
Elementos para la Toma de Decisiones Económicas – Aldo Abram, Iván Cachanosky (24 hs)
Teoría Social – Agustina Borella (24 hs)
Metodología de la Investigación Social – Agustina Borella (24 hs)

Aquí más información del programa

Aquí se puede inscribir a la jornada informativa del martes 22 de noviembre, 19 hs.

Hoy 17 hs: Jornada informativa de la 4ta edición del Diploma en ECONOMÍA AUSTRÍACA. Inicia el 10/1/23. Se dicta completamente en zoom.

Esta 4ta edición del programa inicia el 10/1/2023.

Horario: martes y jueves de 14.30 a 17.00 hs.

Duración: 3 meses

El cuerpo docente incluye a Nicolás Cachanosky, Alberto Benegas Lynch (h), Martín Krause, Agustina Borella, Gustavo Matta y Trejo, Iván Cachanosky, Pablo Guido, Constanza Mazzina, Adrián Ravier.

Modalidad: 100 % en zoom.

Más info del programa aquí.

Inscripción a la jornada informativa virtual del 9/11/22 a las 17 hs, aquí.

Presentación de Libro “Luis Jorge Zanotti: Sus ideas educativas fundamentales y su importancia para nuestro tiempo”

Prólogo de Alberto Taquini

El Dr. Gabriel Zanotti, realizará la presentación de su nuevo libro sobre la obra educativa de Luis Jorge Zanotti y su influencia e importancia para la realidad actual. La revisión de una obra tan prolífica como la de Luis Jorge Zanotti es una tarea tan necesaria como desafiante.

Forjado en la profesión docente y en la tradición de las escuelas normales, Zanotti vio más allá de su contemporaneidad, y a través de ella, para superar el positivismo pedagógico de un Estado redentor que forma ciudadanos ilustrados a través de la escuela, con un espíritu reformador. Comprendió que esa escuela en la que creció había cumplido su misión y, paulatinamente, con una crítica constructiva y con un gran sentido de su tiempo histórico se desprendió de ese paradigma. Esa escuela había cumplido un ciclo y se debía pasar a otra escuela.

La realidad social reclama desde hace tiempo algo que Zanotti supo advertir: la escuela está desvinculada de ella y necesitamos otras formas de producir y sostener procesos de enseñanza aprendizaje significativos, de calidad y diversidad suficientes para atender a las de- mandas del mundo contemporáneo.
Espero que el lector encuentre en estas páginas la inspiración para reflexionar y accionar en búsqueda de una educación a tono con nuestros tiempos, integral y de calidad, que nos haga mejores ciudadanos y habitantes de la casa común.

Dr. Gabriel Zanotti

Academic Director, UCEMA Friedman Hayek Center for the Study of a Free Society. Director Académico, Instituto Acton para el estudio de la religión, la libertad y la economía. 

Dr. en Filosofía, UCA. Es investigador part time del Instituto Hayek. Profesor titular de Epistemología de la Comunicación Social en la Facultad de Comunicación de la Universidad Austral. Profesor de Filosofía de las Ciencias en la UNSTA. Profesor de Lógica y Filosofía de las Ciencias en el CEMA. Titular de Metodología de las Ciencias Sociales en el Master en Economía y Ciencias Políticas de ESEADE. Sus libros en su especialidad son: Popper: búsqueda con esperanza Ed. de Belgrano, Buenos Aires 1993, Epistemología da economia Pontificia Universidade Católica do Rio Grande do Sul, Porto Alegre, 1997. En castellano: El método de la economía política, Ediciones Cooperativas, Buenos Aires, 2004, Fundamentos filosóficos y epistemológicos de la praxeología, Unsta, Tucumán, 2004, Hacia una hermenéutica realista Austral, Buenos Aires 2005, La economía de la Acción Humana, Unión Editorial, Madrid 2009, Documentos de trabajo: Crisis de la razón y crisis de la democracia, en UCEMA, Febrero 2008; además de artículos especializados. Actualmente dicta clases en UCEMA, ESEADE, UNSTA y Univ. Austral.

Inscripción aquí.

UN NUEVO (PERO SEGURAMENTE VANO) INTENTO DE ACERCAR POSICIONES ENTRE LOS LIBER-PROGRESS Y LOS LIBER-CONSERVATIVES – Por Gabriel J. Zanotti

 1. ¿Es nueva la grieta?

No. Siempre existió. Lo que ocurría, como hemos dicho varias veces, es que antes de la caída del muro, la lucha contra los soviéticos nos mantenía a todos los liberales, libertarios y conservadores del mismo lado excepto tal vez los ultra-anarco-capitalistas y los paleo-libertarios. Tampoco había surgido la ideología de género y el lobby LGBT ETC.

2.       La nueva circunstancia histórica.

Después de la caída del muro, la mayoría de liberales clásicos y conservadores creyó que verdaderamente venía una etapa de libre comercio mundial y democracia global. Nos creímos el título del famoso fin de la historia de Fukuyama y no fuimos demasiado capaces de distinguir entre los neo-cons y el pensamiento verdaderamente libertario. Eso no nos permitió evaluar bien lo que estaba sucediendo. Ya la ONU y sus organismos principales (OMS, UNESCO, etc.) estaban inclinados hacia la izquierda pero se fueron radicalizando. Las políticas que defendían, financiaban y exigían a nivel mundial eran cada vez más marxistas y post-modernas. La perduración en el tiempo de dictaduras comunistas clásicas como la china, la coreana del norte y la cubana tampoco permitieron ver bien al enemigo invisible: las políticas de la ONU violatorias de las libertades individuales.

3.       A favor de los liber-progress.

Vamos a trata de ser justos con ambas posiciones. Los liber-progress tienen varios puntos a su favor.

3.1. Los liber-progress reaccionan contra movimientos conservadores que nunca se caracterizaron por distinguir bien entre lo moral y lo legal, convirtiendo estos últimos a posiciones morales en políticas públicas impuestas desde el Estado. Es verdad que el Estado no debe ser neutro moralmente, pero ello no niega que incluso en una sana sociedad secular (laicidad) las diversas concepciones filosóficas y religiosas del mundo deben convivir en un sistema de libertad religiosa. Muchos conservadores han criticado severamente a Rawls por este punto, pero tanto Rawls, con sus constitional essentials, Mises, con su libertad de juicios de valor en la cooperación social, e incluso Maritain con su fe secular, dan en la tecla de que la esencia del problema político es siempre la convivencia de los diferentes: la diversidad. Sí, es verdad que los fundamentos neokantianos de Rawls y Mises no son los metafísicamente adecuados, pero sus propuestas son más prácticas que teóricas, lo cual es otro modo de decir, en términos muy conservadores, que la política siempre es en hipótesis, casi nunca en tesis.

3.2. Los liber-progress heredan una sana herencia de la affirmetive-action. Si, es verdad que en términos libertarios los Estados nunca deben dar cuotas de contratación a nadie, pero la circunstancia histórica de los EEUU de los 60 implica que sean comprensibles esas políticas de inclusión. Los primeros movimientos de libertad de los homosexuales no hacían más que igualar su situación con la del racismo para con los afroamericans y, desde el punto de vista de la persecución sufrida, tenían razón, aunque no en las políticas concretas que proponían.

3.3. El “limitad government” siempre ha sido una cuestión política más que de moral individual. Es verdad que ello mismo es lo que admite precisamente conservadores morales más libertarios en lo político (los paleo-libertarians) pero al mismo tiempo ello implica que el liberalismo clásico esté por sí mismo más abierto a filosofías políticas más escépticas en temas de moralidad individual, aunque sus escritores fueron ellos mismos irreprochables desde el punto de vista moral (como Mises y Hayek). En última instancia, es verdad que el liberalismo clásico, y no sólo el liberalismo de Rawls, nunca fue un predicador de la moral individual, sino un predicador de los límites del Estado, que no es lo mismo.

4.       A favor de los liber-conservatives.

4.1. Si, el liberalismo clásico no es un programa de reforma moral, pero las tradiciones morales han sido a veces muy importantes en muchos de sus escritores, como parte de la base moral de una sociedad libre. Allí hay autores importantísimos que ningún liber-progress puede sacar de la tradición liberal, como un Burke, un Lord Acton, un Tocqueville, un Constant, un Adam Smith y, para ir a autores contemporáneos muy influyentes, Hayek y Popper.

4.2. No se puede borrar del mapa a la tradición católica del liberalismo ius-naturalista, comenzando por los escolásticos del s. XVI y el liberalismo católico del s. XIX: Montalembert, Lacordaire y Ozanam en Francia; Lord Acton en Inglaterra, Romini y Sturzo en Italia. Esos pensadores son los que influyen luego en M. Novak y en R. Sirico, los inspirador y fundador, respectivamente, del Acton Institute en EEUU. Ningún liberal o libertario tiene que pensar como ellos pero tampoco los puede descartar del escenario de ideas que constituyen una tradición importante del liberalismo clásico. Y si lo dudan, pregunten a los defensores de La Acción Francesa qué opinan del liberalismo católico del s. XIX.

4.3. En los años que van desde la Revolución Norteamericana hasta los avanzados 70 u 80 del s. XX, los debates, los issues sobre ciertas libertades individuales, eran otros. El tema de la libertad de enseñanza era la ausencia de monopolio estatal en la enseñanza; el tema de la libertad de expresión era que los privados no fueran perseguidos por el Estado, y la libertad religiosa era frecuentemente entendida desde la laicidad de los EEUU más que desde el laicismo de la Revolución Francesa. Ese modo de entender esas libertades sigue siendo a veces el modo de entenderlas de los liber-conservatives, por lo cual las invectivas, a veces muy violentas, del relato del lobby LGBY contra el “hetero-capitalismo explotador”, los ha encontrado con la guardia baja. 

5.       Una perspectiva superadora para ambos grupos.

El art. 19 de la Constitución argentina de 1853 es clave para superar ciertos debates irreconciliables, a pesar de estar escrito a mediados del s. XIX. La clave del liberalismo clásico, del libertarianismo y también de conservadores, debe ser la defensa del derecho a la intimidad personal o derecho a la privacidad, garantía jurídica de la verdadera diversidad. Las acciones privadas de los seres humanos que no ofendan la moral pública ni perjudiquen derechos de terceros quedan sólo reservadas a Dios y exentas de la autoridad de los magistrados. Como vemos, no se dice que las acciones privadas sean todas buenas o todas malas, simplemente se afirma que ellas, esto es, las que no afectan los derechos de terceros, están exentas de la autoridad de los magistrados (y en ese sentido “reservadas a Dios”, expresión que un no creyente puede tomar como un símbolo jurídico de distinción entre ley humana y ley moral). La moral pública siempre va a existir allí donde existan bienes públicos, cosa que ni siquiera una free city podría evitar (ver al respecto toda la obra de Buchanan y el Public Choice), y obviamente es una zona reservada al Poder Judicial, que puede ser perfectamente un common law NO estatal.

5.1. Crítica a ambos liberalismos.

Desde este último punto de vista, ambos grupos olvidan o no dan importancia a ciertas cosas muy relevantes.

5.1.1.       Es un error grave decir que “el liberal DEBE” estar a favor de la homosexualidad, la prostitución, etc. El “deber” del liberal es estar a favor de la NO intromisión del Estado allí donde se trate de acciones privadas que no violen derechos de terceros, que incluye la homosexualidad, heterosexualidad o etc., que incluye ya la prostituta que atiende en su casa o la más perfecta virgen por motivos religiosos. O sea que el liberal, lo que defiende, es el derecho a la intimidad personal, NO el “derecho a tal cosa o tal otra”. El liberalismo sigue siendo en ese sentido una doctrina del límite a la acción estatal, y por eso el liberal puede ser perfectamente conservador en lo moral. O no. Pero lo que lo define como liberal clásico o libertario no es que sea cristiano o agnóstico en materia moral.

5.1.2.       El liberal, libertario o conservador, desde su filosofía política, no tiene, en tanto tal, posición sobre las diversas teorías sobre el género. Puede tenerlas como filósofo, como biólogo, como teólogo, y pueden ser muy diversas, pero desde su posición política, lo que pide es que el Estado, ya sea federal, estadual o municipal, no coaccione a nadie a pensar, decir o hacer de un modo o del otro, como sí pretende la ideología de género, a la cual le es imposible entender libertades individuales importantísimas como la libertad de expresión, religiosa, de asociación, de enseñanza, etc.  

5.1.3.       Ambos grupos tienden a defender su posición, a veces, desde supuestos facts objetivos o desde una ciencia objetiva, y para ambos grupos es un tiro por la culata, porque Popper, Kuhn, Lakatos y Feyerabend ya han advertido la carga de teoría filosófica de las ciencias, y tanto Popper, Lakatos y Feyerabend fueron plenamente conscientes de las implicaciones políticas peligrosísimas de la unión entre ciencia y Estado. No se puede recurrir a una biología conjetural para combatir a la ideología de género: sólo se puede estar en contra de la auto-percepción de género desde una antropología filosófica, y desde el liberalismo nada debe prohibirse a quien quiera auto-percibirse como quiera, excepto que obligue a otros a percibirlo de igual modo y para colmo pagarle con fondos estatales toda su auto-percepción.

Espero haber ayudado en algo pero, realmente, lo dudo. Esta grieta parece tener bases psicológicas más que teóricas y ha llegado, al parecer, para quedarse, tal vez por mucho tiempo. 

Lunes 14/11 | Luis Jorge Zanotti: sus ideas educativas fundamentales y su importancia para nuestro tiempo

Nos da mucho gusto invitarlos a la presentación del libro Luis Jorge Zanotti, sus ideas educativas fundamentales y su importancia para nuestro tiempo, del Dr. Gabriel J. Zanotti*, el día 14 de noviembre, a las 18:30, en la UCEMA (Avda. Córdoba 374 – CABA).

Esperamos pueda asistir en persona: INSCRIBIRME o seguir la presentación en vivo por YouTube, ingresando en nuestro canal de YouTube.

¡Los esperamos!

Un cordial saludo,

Equipo del Instituto Acton

*Gabriel Zanotti es Director Académico del Instituto Acton (Argentina), y es licenciado en Filosofía por la Universidad del Norte Santo Tomás de Aquino y doctor en Filosofía por la Universidad Católica Argentina. Es profesor en la Universidad Austral y en el CEMA, además de profesor visitante en la Universidad Francisco Marroquín de Guatemala.
Ha publicado numerosos libros, varios de los cuales forman parte de nuestra Biblioteca Instituto Acton y están disponibles en versión física y electrónica.
Ha escrito gran cantidad de ensayos y artículos. Ha dictado cursos y seminarios en universidades de la Argentina y del exterior, y ha participado en jornadas y congresos tanto en el país como en el exterior.

Agradecemos su difusión.

Image Label