Acerca de Adrián Ravier

Adrian Ravier es Doctor en Economía Aplicada por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid y Profesor en la Escuela de Negocios de la Universidad Francisco Marroquín.

Commodities and Inflation: Not Always The Perfect Fit – by Ivo Sarjanovic and Alan G. Futerman

Amid surging consumer and producer prices, inflation is making the headlines across economies in America, Europe and Asia. It is coming back with a vengeance because of continued supply chain disruptions for key commodities and heightened geopolitical risks since Russia’s invasion of Ukraine, among other drivers.
In this article, Ivo A. Sarjanovic, former Cargill trader and lecturer at the University of Geneva’s commodities programme, and Alan G. Futerman, adjunct professor of institutional economics at the UCEL university in Argentina, examine the different ways commodities can be used as a hedging tool by companies looking to protect their portfolio from inflation. In a podcast recorded in 
September 2021 with Paul Chapman, Managing Partner of HC Group, Sarjanovic had already explained the risks faced by commodity participants due to inflation. Here, in a glimpse of an upcoming book, the authors highlight the potential pitfalls of these strategies considering the specific characteristics of recent commodities price spikes.

Contango versus Backwardation

Before commodity prices hit record-breaking levels following the global coronavirus pandemic, the investment industry, the trading community, as well as finance departments in academia had arguably tagged inflation as a thing of the past. Professional economists have been confused about the phenomenon too, so much so that they didn’t expect inflation to reach current levels. This is fueling fears that the ongoing price increases are of a structural nature, rather than a temporary glitch.

One of the most common responses from the investment industry currently is to buy commodities. The idea that this asset class represents an optimal hedging tool against inflation stems back to the great inflationary decade in the seventies. However, according to our research, the correlation between commodities and inflation is not as linear as it seems.

Firstly, one can look at the futures market, a standard instrument used to build a position in commodities. Inflation expectations contribute to futures curves being in contango, a scenario where the future price of a commodity is higher than the spot price. This scenario is also referred to as ‘carry’, as the premium above the current spot price for a particular expiration date is usually associated with the cost of carrying any charges investors need to pay to hold the asset over a period.

The contango structure makes sense if the market believes that prices will rise in the future, as inflation remains on its upward trend too. But this is hardly a profitable strategy in the long term because the cost of rolling the position could entail continuous losses.

So, a successful approach requires the price curve to be in backwardation (or inverted) to be profitable. Backwardation refers to a situation where the spot or nearby price of an asset is higher than prices trading in deferred positions. However, the forward curve that is typical of inverted markets is not compatible with the sequence of forward prices gradually moving up month after month due to rising inflation. 

Moreover, backwardation is a consequence of real supply and demand imbalances. And production (or supply) eventually tends to increase while demand softens, allowing the market to return to a lower equilibrium price. Spot prices would be adjusted downward, and the futures curve would revert to a carry. In other words, for backwardation to persist for a long period of time under an inflationary scenario, real demand should continue to exceed supply. Crucially, that would be a fundamental phenomenon, not a monetary one.

But there is another challenge. If expectations of higher inflation keep up, the profitable trade strategy would be to go long on the back end of the curve to avoid exposure to a more expensive spot position. Sooner or later, this would most likely end up driving the forward curve back in contango, making it then costly to roll the position and affecting the full return of such a hedging tactic.

So, futures markets represent a complicated instrument to play with if one is to shape an efficient inflation hedging strategy. Of course, exchange-traded funds (ETFs) that follow commodity indices face these problems as well.

Nominal Versus Real Data

Data and indices are key. If taken from beginning to end, the period 1960-2022 shows that not every commodity yielded returns above the inflation rate for the US Consumer Price Index (CPI). Over the last five decades, only the 1970s and 2000s showed that commodities consistently generated higher returns than the CPI. Moreover, although inflation was undoubtedly a leading factor during the 1970s, fundamentals were a big reason behind higher commodities prices, especially during the 2000s.

Let’s now focus on nominal prices which are unadjusted rates that do not take inflation or other factors into account. In the event of commodities price spikes such as those seen a few months after the start of the COVID-19 pandemic, some analysts tend to overlook real prices which are adjusted for inflation and use historical nominal highs as a benchmark to measure the strength of the price rally. But this approach is inaccurate when considering commodities as an inflation hedging tool. Real prices should form the basis of any analysis and strategic move. They are often ignored, precisely because inflation has been low for so long that it is deemed irrelevant. But this is certainly not the case.

As an example, the highest price of gold in January 1980, $873 per ounce, would now be equivalent to almost $2,950 per ounce. But some analysts look at the recent price around $2,080 per ounce as an illustration of the market reaching new highs. Similarly, the Brent crude oil price reached a high of $147.50/bbl in July 2008, which today would be equivalent to around $195/bbl. Recently, it ‘only’ got to a level of $138/bbl. But not only that. In this case, this was mainly due to real reasons (mostly the war in Ukraine), not inflation per se.

Fundamentals

Yet, there are several reasons why commodities are still seen as an inflation hedging tool. Firstly, in some very specific periods, the profits made from some commodities (especially energy and precious metals) positively correlated with higher inflation rates. Secondly, any expectation of higher inflation would trigger a rush to buy commodities in anticipation of actual inflationary gains in a short-term reaction referred to as ‘overshooting’. Overshooting means that prices exaggerate the upward move and trade for a certain period above the long-term equilibrium value. However, this is unsustainable precisely because a trend of supply and demand elasticities is likely to be set in motion for prices to find this new long-term equilibrium.

Therefore, the key for commodities to be a good hedging tool under an inflationary scenario, is not only that inflation expectations rise, but more importantly, that real fundamentals support the rally. Only real factors can sustain a long-lasting bullish commodities market. In the last two years, there were indeed real reasons, like supply chain disruptions, an erratic energy transition, crop losses due to extreme weather, biofuels policies and now the war in Ukraine. Inflation certainly contributed but it wasn’t the main factor. Low inventories, inverses and strong premiums or basis are the evidence that this is more a fundamental than a nominal event.

In this context, timing is a fundamental criterion when taking a long position and exiting it. For instance, in 2008, many commodity traders took long positions for hedging purposes. The Standard & Poor’s Goldman Sachs Commodity Index fell from around 893 in July 2008 to 730 currently, while inflation rose by 30% over the same period. The index lost value in nominal terms and the strategy adopted by these traders yielded even worse results when considering the impact of inflation during this period. 

Different Correlations

At the same time, data shows that not all commodities react equally to a change in expected inflation and therefore not all indices built with different commodity baskets evolve in the same way. Metals and energy price correlations are stronger while correlations with agricultural products are weaker. On both an absolute and relative basis, agriculture prices tend to lag behind inflation. This is not surprising since the price-elasticity on the supply side of this sector is greater thanks to much larger rates of productivity growth compared with the other commodity sectors. This is another argument supporting the idea that it is real factors that drive commodity prices, not nominal ones.

But importantly, we are talking here about commodities as an inflation hedge in the context of a passive strategy. A passive strategy on a position implies that once the position is built, it remains unchanged for a long time, unlike an active strategy which is managed daily, weekly or monthly. Active strategies can be deployed effectively as a hedge against inflation. But regardless, inflation should be mostly treated as noise in the decision-making process of investing passively in commodities as a long-term strategy hedge.

However, given the expected role of industrial metals and biofuels during the energy transition, led by policy and not by markets, different correlations could emerge in the medium to longer term. Yet, such a premise is controversial and remains unpredictable, not least because of disruptions in energy markets like those triggered in Europe due to the war in Ukraine. Increased price volatility is likely to compromise the transition to a cleaner energy future.

Conclusion

As a matter of principle, one should consider buying commodities if there is a compelling fundamental bullish story to do so. Fundamentals remain a key factor to consider in a buy strategy designed as a purely long-term and passive hedging tactic against inflation. It is key to manage one’s entry point and the make-up of a commodity’s index because it could turn out to be flawed.

This view goes against the consensus amongst the investment and commodity community. Undeniably, there are reasons to buy some commodity families for hedging purposes. However, the general case for such a trading approach should be considered in the context of the fundamental drivers of this complex asset class and not just as a mere reaction to inflation.

First published here by HC Group.

Argentina: dos guerras frente a la inflación – por Alberto Benegas Lynch (h)

Como señaló el premio Nobel en Economía Friedrich Hayek, hemos demorado doscientos años en percatarnos del error y el horror de atar el poder político a la religión, no tardemos otro tanto en darnos cuenta del error y horror de atar el poder político a la moneda.

Afortunadamente hay bibliografía sobre el tema inflacionario que aclara el tema de la expansión exógena -es decir extraña a las decisiones del mercado- como causante de este mal que distorsiona los precios relativos. Tal vez no sea necesario repetir que los precios constituyen los únicos indicadores para saber cómo asignar los siempre escasos recursos frente a necesidades ilimitadas. La referida distorsión inexorablemente conduce al despilfarro lo cual, a su turno, consume capital que conduce a la contracción de salarios e ingresos en términos reales puesto que las tasas de capitalización son el único factor que permite mejoras en el nivel de vida.

Ahora bien, en una sociedad libre que permite que la gente elija el activo monetario de su agrado, este contexto no se traduce necesariamente en el mantenimiento de la cantidad de moneda. Si le otorga mayor valor a la unidad monetaria se transmitirá una señal para aumentar su producción. Por ejemplo, esto ocurría durante el patrón oro: otorgarle mayor precio al metal aurífero conducía a una extracción mayor lo cual es un fenómeno endógeno al mercado. Desde luego que esto no es inexorable ya que también la gente puede preferir una cantidad constante de dinero. En cualquier caso, resulta fundamental clarificar la diferencia analítica entre lo exógeno, es decir, lo político, lo ajeno al mercado, respecto de lo endógeno que alude a las preferencias de la gente.

PUBLICIDAD

En este sentido es pertinente mostrar a título de ejemplo que si hay un terremoto devastador naturalmente habrá menor cantidad de bienes a disposición de la gente y con igual cantidad de moneda al momento del sismo los precios subirán que es lo mismo que decir que el poder adquisitivo o el valor de la unidad monetaria disminuyó. Pero este es un fenómeno endógeno, no tiene que ver con manipulaciones políticas o exógenas. Es natural y necesario que este ajuste ocurra para mostrar lo que en verdad está sucediendo. También ocurren modificaciones en los precios relativos cuando algo cambia de moda o cuando los gustos se modifican, son todos hechos endógenos que nada tiene que ver con decisiones políticas extrañas al mercado.

Lo contrario sería entrar en un galimatías de proporciones puesto que la parla seria respecto a una inflación buena o natural (cuando suben los precios debido a causas endógenas) y mala, antinatural o exógena (cuando los políticos se entrometen con la cantidad de dinero). Esta clasificación sería del todo inconveniente e improcedente puesto que los precios y la cantidad de dinero deben reflejar lo que está sucediendo.

Sin duda que si se está en un sistema del patrón plata y se descubren abundante cantidad de yacimientos, la utilidad marginal de ese metal descendería a niveles tales que la gente cambiaría de patrón monetario. Lo mismo podemos decir referente a cualquier otro dinero-mercancía, canasta de moneda fiat o lo que prefiera la gente sin que en ningún caso sean posiciones irrevocables, todo depende de las inclinaciones de la gente.

Todo este razonamiento desde luego supone que hemos dejado de lado la superchería de la llamada “autoridad monetaria” o banca central que como se ha señalado en muchas oportunidades solo tienen tres caminos a su disposición: expandir, contraer o dejar inalterada la base monetaria, con lo cual siempre se alteran los precios relativos, es decir, necesariamente serían distintos de lo que hubieran sido de no haberse entrometido el gobierno. Por otra parte, si se supone que los banqueros centrales hacen lo mismo que la gente hubiera preferido no tiene sentido la intervención con el consiguiente ahorro de honorarios, pero para saber que prefiere la gente el único modo es dejar que se manifieste libremente. Idéntico razonamiento cabe si la autoridad monetaria procede de modo independiente de otros brazos del poder político puesto que se equivocará independientemente. El problema es la banca central.

Como es de público conocimiento, en un ejemplo extremo que tiene sus bemoles, algunos historiadores han señalado “la inflación” producida antaño cuando llegaba a la metrópoli española oro de las colonias pero en rigor esto no es así por lo expresado con anterioridad (dejando de lado posibles manipulaciones de la corona y sus “adelantados” en las colonias). Si no hay manipulación monetaria por la “autoridad” en la materia, técnicamente no hay inflación. Para abundar en ejemplos, si se produce una sequía a gran escala los precios de los productos agropecuarios se elevarán pero por las razones apuntadas no se trata de inflación en el sentido del proceso señalado, a saber, los precios no se modifican debido a lo que tiene lugar en el mercado sino debido al capricho de la política. Claro que en no pocos casos como el señalado solo se elevan los precios de algunos productos lo cual necesariamente hará que disminuyan otros en ausencia de banca central que no convalide esa suba con expansión monetaria. Pero también es posible imaginar subas de todos los bienes disponibles como hemos mostrado más arriba en el caso del terremoto o equivalentes sin entrar en el susodicho galimatías de la “inflación buena, querida por el mercado o consecuencia de lo que sucede en la realidad” y la “mala debida a los entrometimientos de los gobiernos y sus representantes”.

Habiendo dicho esto mencionemos el caso de la guerra, en nuestro caso la invasión criminal de Putin a Ucrania. Como consecuencia de ello hay productos que suben su precio de modo súbito. Esto presenta tres escenarios posibles. Primero, en línea con lo dicho, que la gente quiera seguir consumiendo la misma cantidad de los productos en cuestión con lo que se verán forzados a disminuir el consumo de otros bienes que consecuentemente bajarán de precio. Segundo, que la gente decida reducir su consumo de los bienes que aumentaron sus precios al efecto de poder continuar consumiendo idéntica cantidad de los otros. Y tercero, que simultáneamente el gobierno expanda la moneda con lo cual los precios serán el resultado también de la consiguiente inflación que además de los problemas de la guerra se agrava la situación por este entrometimiento gubernamental en materia monetaria. En otros términos, la guerra como tal no produce inflación, lo que genera es una destrucción de bienes que se traduce en subas de precios, en este sentido igual que un terremoto pero analíticamente es importante diferenciar los fenómenos mencionados.

A diferencia de la adulteración de los precios debido a los tejes y manejes de los gobiernos con la moneda, la modificación de precios por un accidente climático o de otra naturaleza en la realidad son imprescindibles para mostrar lo que en realidad viene sucediendo.

En otros términos, un terremoto o para el caso un tsunami no son inflacionarios puesto que los precios están reflejando lo que sucede lo cual es absolutamente necesario, sin embargo la manipulación monetaria por medio de la banca central y similares no reflejan lo que sucede sino la voluntad de los burócratas, he aquí la desfiguración de la realidad. Hay una diferencia crucial de naturaleza.

También debe tenerse en cuenta que cambios en la demanda de dinero debido a razones endógenas no se traducen en deterioros monetarios, solo esto ocurre cuando esos cambios obedecen a intervenciones del signo dinerario ajenos al mercado, es decir, debidas a razones políticas. Tal vez convenga mencionar como una nota al margen que las criptomonedas presentan algunos interrogantes pues se dan de bruces con el teorema de la regresión monetaria.

La otra guerra en la que no vale la pena detenerse nuevamente pues se ha señalado su sandez ad nauseam, es la decretada por gobiernos contra sus propias políticas de expansión monetaria vía controles de precios y demás absurdos mayúsculos, una y otra vez fracasadas. Estas son las dos guerras distintas a que nos referimos en el título de esta nota telegráfica.

También apunto que dado el debate que se ha suscitado en torno a una eventual reforma monetaria y bancaria argentina, destaco los colegas de los que he aprendido distintas facetas del asunto, quienes han presentado distintas variantes, pero debo subrayar que lo que sigue no significa para nada comprometer sus opiniones (y tampoco lo dicho más arriba, todo es de mi exclusiva responsabilidad). Además, nuevamente apunto que son muy diversos los caminos para llegar a metas de disciplina monetaria. Estos economistas son Adrián Ravier, Federico Struzgenegger, Javier Milei, Emilio Ocampo, Jorge Ávila, Iván Carrino, Martín Krause, Julio Elías, Agustín Etchebarne, Bertie Benegas Lynch y Alfredo Romano. Mi sugerencia se resume en la siguiente cápsula en seis pasos: 1. entrega de dólares a los tenedores de pesos (base monetaria) que incluye la venta de oro lo cual resultará en la ratio que corresponda a esta relación, la cual podrá modificarse por ejemplo por la entrada de dólares en circulación de poseedores fuera del circuito o en el exterior 2. Sustituir títulos y pases por bonos con jurisdicción estadounidense en dólares a la tasa de mercado 3. Convertir todo el sistema bancario al off shore (Luxemburgo, Singapur etc) al efecto que las instituciones financieras operen de acuerdo a la conveniencia de sus clientes 4. Abrogar toda la legislación que se oponga a lo dicho (ley penal cambiaria et al) 5. Consecuente liquidación de la banca central y el curso forzoso; y 6. Elección por parte del gobierno de la moneda en la cual se pagarán impuestos y equivalentes.

A mi juicio si la situación política imposibilitara avanzar con la propuesta hayekiana aquí esbozada sumariamente que abre a un proceso de evolución hacia la solidez monetaria y bancaria, debería por lo menos eliminarse el curso forzoso del peso y concomitantes para permitir la competencia de monedas de facto aun con las debilidades y riesgos institucionales de volver a las andadas, en una primera instancia de una suerte de bimonetarismo con una mayor probabilidad de dolarización dadas las disponibilidades y familiaridad con esa divisa sujeta a las manipulaciones de la Reserva Federal, lo cual sin duda mejoraría la situación local en cuanto al grado del problema más no en su naturaleza. A ver si por un camino u otro podemos zafar de lo que los economistas denominamos elegantemente “inflación” pero que se trata del saqueo solapado más brutal.

Reitero lo consignado por el antes referido premio Nobel en economía Friedrich Hayek en cuanto a que hemos demorado doscientos años en percatarnos del error y el horror de atar el poder político a la religión, no tardemos otro tanto en darnos cuenta del error y horror de atar el poder político a la moneda.

Cierro esta nota con un par de reflexiones que exceden el flanco monetario para abordar telegráficamente aspectos más generales. En primer lugar es pertinente enfatizar que nada en la vida es gratis, toda acción tiene un costo por lo que una cosa es señalar que la adopción de medidas de fondo tendrán un costo y otra bien distinta es la necesidad de subrayar que ese costo será muchísimo menor al costo de no adoptar las políticas convenientes para salir del marasmo. En segundo término, es una verdad de Perogrullo insistir en lo que he repetido antes y es que el lenguaje en el plano académico es muy distinto del político. En el primero se apunta a lo mejor -a la excelencia- mientras que en el segundo se hace lo que resulta posible luego de acordar con las contrapartes, en eso consiste una de las aristas clave del proceso democrático pero es de gran relevancia comprender que el primer campo determina el segundo en cuanto a los corrimientos en el eje de los debates en la opinión pública, de ahí la trascendencia de la batalla cultural.

Publicado originalmente en Infobae, 21 de mayo de 2022.

Cuánto más difícil dolarizar, más imprescindible

La aceleración de la inflación debilita el poder compra del peso y devalúa toda la economía

Ante el alto nivel de inflación que muestra la Argentina y los continuos fracasos de estabilizar el poder adquisitivo del peso, crece en la sociedad la idea de dolarizar la economía. Muchos colegas economistas que durante largo tiempo se oponían a esta reforma, ahora empiezan a sumarse a la cruzada. Varios políticos que ignoraban el tema, hoy lo colocan sobre la mesa de debate.

¿Pero qué tan factible es dolarizar la economía? ¿Cómo podríamos hacerlo? El primer paso es hacer un diagnóstico de la situación financiera de Argentina:

1. Inflación histórica desde 1935 a la fecha supera el 50% acumulativo anual;

2. Inflación para 2021 superó el 50 por ciento;

3. Expectativas de inflación base para 2022 en torno al 50% -70%, y tal vez más,

4. Inflación reprimida que amplía esas expectativas si se quitaran los controles de precios o dejara de atrasarse el tipo de cambio oficial y las tarifas de servicios públicos, las que reciben subas por debajo de la inflación actual;

Inflación reprimida que amplía esas expectativas si se quitaran los controles de precios o dejara de atrasarse el tipo de cambio oficial y las tarifas

5. Acumulación de pasivos monetarios en el Banco Central en forma de Notaliq y pases que superan el tamaño de la base monetaria y garantizan que la inflación futura será mayor aun que la presente;

6. Falta de independencia del Banco Central para resistirse a continuar monetizando los desequilibrios fiscales, lo que en definitiva garantiza que seguirá ampliándose la oferta monetaria, y también los pasivos monetarios; y

7. Con el avance espontáneo de una dolarización real en la que los argentinos poco a poco abandonan el peso como reserva de valor, y más bien lo sustituyen por activos o dólares, moneda que resguarda mejor el poder adquisitivo de sus tenencias.

Un programa de estabilización a lo Chile o Israel podría tener éxito en resolver los desequilibrios macro y le darían quizás a la Argentina un panorama de estabilidad, pero hay al menos tres elementos que chocan con este objetivo: 1. El reciente fracaso del programa de estabilización de Federico Sturzenegger; 2. El tiempo que se requiere para estabilizar la economía con un programa gradual y de mediano plazo; 3. Que la elección de un eventual gobierno populista podría evitar que se complete el proceso, o bien, si se completó podría anular o revertir el programa y volver a un escenario inflacionario.

Opción viable, con claros beneficios

La dolarización, por el contrario, parece entonces una opción viable que permitiría en menos tiempo obtener tres claros beneficios: 1. Evitar que el gobierno pueda continuar monetizando el déficit fiscal, por lo que se alcanzaría la estabilidad monetaria en un plazo relativamente corto de tiempo, convergiendo la tasa de inflación actual hacia la que tiene Estados Unidos; 2. Eliminar el riesgo de devaluación, y con ello reducir las tasas de interés nominales y reales, recuperando el crédito para apalancar el crecimiento económico; 3. Dificultad para un próximo eventual gobierno populista revertir ese camino y volver a los procesos de devaluación e inflación.

La pregunta que queda entonces es cómo dolarizar. ¿A qué tipo de cambio podría hacerse la conversión de los pesos circulantes? Aquí un escenario.

El primer punto a destacar es que la economía argentina ya se ha dolarizado de manera espontánea. Desde las últimas PASO en agosto de 2019 la mayoría de los argentinos retiraron sus dólares del sistema financiero por la desconfianza que generaba un posible triunfo electoral de quienes en ese momento constituían la oposición. La caída en las reservas brutas y netas fue abrupta e instantánea, y desde entonces no se recuperaron.

La economía argentina ya se ha dolarizado de manera espontánea. Desde las últimas PASO en agosto de 2019 la mayoría de los argentinos retiraron sus dólares del sistema financiero

De esta manera, la oferta monetaria en pesos que podemos considerar convertir a dólar representa sólo una porción del dinero que tienen los argentinos. Esa oferta monetaria es la que debemos evaluar convertir a dólar para encaminarnos a una dolarización oficial. Por supuesto, el potencial dólar convertible a calcular se incrementó en 2019 con la “fuga de capitales” y se incrementó de nuevo en 2020 con la enorme expansión monetaria en pesos para acompañar los efectos nocivos de las políticas de cuarentena. Cuánto más alto el tipo de cambio de conversión más difícil dolarizar en la práctica, pero a la vez, más indispensable.

Veamos entonces un escenario para el tipo de conversión. La fórmula simple sería:

TC conversión (TCC)= Base monetaria + otros pasivos (Leliqs y pases) / Reservas del BCRA. Con datos de abril 2022 el ejercicio arroja: $3.719.602 millones + $4.813.294 millones / USD 42.646 millones = $200 por dólar.

Sin embargo, aquí se abre un debate sobre ese total de USD 42.646 millones de dólares que el BCRA declara en sus reservas brutas. Y es que USD 13.350 millones constituyen depósitos que son del sector privado. Con esta resta, el TCC se eleva a 291 pesos.

Otro aspecto más sensible sería restar el swap chino equivalente a USD 19.982 millones. En tal caso el TCC sube a $916 por dólar. El cuadro permite evaluar distintos escenarios posibles:

Fuente: Elaboración propiaFuente: Elaboración propia

Esto no significa que no haya dólares para dolarizar. Si hubiera intención política de hacerlo, el gobierno debe evaluar el escenario y trabajar tanto en reducir los pasivos monetarios a convertir, como también en obtener dólares para ampliar el denominador.

Emilio Ocampo y Nicolás Cachanosky, por ejemplo, han propuesto canjear las Notaliq en manos de los bancos securitizando activos del BCRA (por ejemplo Letras Intransferibles) a través de un fideicomiso emitiendo bonos en dólares a corto plazo. Por el lado del denominador, habrá que explorar la posibilidad de monetizar el swap chino, o bien obtener un préstamo del FMI o algún organismo multilateral para llegar a un tipo de cambio de conversión que no implique un fuerte empobrecimiento de la sociedad y con ello haga inviable a la medida.

Aunque las reservas netas líquidas sean cero, para dolarizar los pesos que circulan se necesitan USD 40.000 millones, incluso menos, y se podrá aceptar un tipo de cambio de conversión algo mayor a 200 pesos

El punto central aquí es que la economía argentina ya está dolarizada. Que aunque las reservas netas líquidas sean cero, para dolarizar los pesos que circulan se necesitan USD 40.000 millones, incluso menos, y se podrá aceptar un tipo de cambio de conversión algo mayor a $200. No es un monto que pueda evitar una dolarización de la economía. No es una suma que asuste al sistema financiero global, si el gobierno dolarizador sabe explicar las grandes ventajas del proceso, y el potencial de crecimiento al que da lugar..

Gran parte del costo de la dolarización los argentinos ya lo hemos sufrido. Se trataría más bien de aprovechar ese costo para avanzar hacia sus beneficios y generalizarlos a toda la población. El momento es oportuno, incluso por la gran licuación de ingresos que ya hemos sufrido.

Publicado originalmente en INFOBAE, el domingo 8 de mayo de 2022.

Respuestas a tres grupos de críticos de la dolarización

La dolarización vuelve a la mesa de debate, y entonces emergen sus críticos. Puedo visualizar tres grupos dentro de ellos, aunque es posible que algún economista se sienta parte de dos grupos a la vez. En esta nota trataré de describir a los malos críticos, los buenos críticos, y los críticos prácticos, y ensayaré algunas respuestas.

Los malos críticos

Los primeros son aquellos que cuestionan la dolarización, pero también la idea de que la inflación argentina tiene causas monetarias. Rechazan la convertibilidad y cualquier regla monetaria, e incluso sostienen que algo de inflación es necesaria, parafraseando a Aldo Ferrer, incluso en niveles del 40% anual. Ejemplifican equivocadamente la convertibilidad como algún tipo de dolarización y en general rechazan la ortodoxia de la economía. Postulan ideas heterodoxas que son precisamente las responsables de nuestro presente. Incluso vinculan la dolarización a la bandera, la escarapela y los nacionalismos. Lo cierto es que tener una moneda sana importada de ninguna manera implica perder la patria, o cederla a alguna otra. ¿Acaso EspañaFrancia Alemania han perdido la patria por ceder su moneda al BCE? Este grupo tiene malas críticas para el tema de debate.

Los buenos críticos

Los segundos son aquellos que tienen buenas críticas, porque parten de la idea correcta que la inflación argentina es consecuencia de monetizar el déficit fiscal. Si tanto la dolarización como otro programa de estabilización requieren del equilibrio fiscal, al resolverlo piensan que se puede prescindir de la dolarización. Si bien el argumento es válido, pienso que estos críticos no ven una de las mayores ventajas de la dolarización que es su irreversibilidad, o más bien dificultad de des-dolarizar. Zimbabue resulta ser un caso excepcional en la materia, justamente por no acompañar la reforma con otras políticas complementarias indispensables a las que haremos referencia al final de la nota. Pero la experiencia muestra que los costos de salida son muy altos.

Estos críticos también sostienen que las experiencias son pocas, y que sería peligroso avanzar en este camino. Dicen que el número de países que ha dolarizado es pequeño, y que las experiencias con las que contamos tratan sobe países de menor tamaño que Argentina. Aquí pienso que se equivocan. Hay más de 100 economías dolarizadas en el mundo, si incluimos islas y microestados. Aun la zona euro podría tomarse como un caso de dolarización, y esas economías que la integran no son precisamente pequeñas. Incluso entre los países no dolarizados, habrá que ver el grado de dolarización con el que hoy conviven. Argentina y Venezuela, por caso no han dolarizado oficialmente, pero sí han avanzado bastante en un proceso espontáneo de dolarización, en la necesidad de los ahorristas de conseguir refugio para sus tenencias de dinero.

Pero volviendo ahora a las experiencias de dolarización oficial en Latinoamérica la bibliografía referencia los casos de Panamá, Ecuador y El Salvador. Nótese que en estos casos, los tres países han sobrevivido a grandes desafíos: en el primer caso a dos guerras mundiales, una gran depresión, la invasión de EE.UU. y desastres naturales que incluyen terremotos y El Niño; en el segundo al populismo extremo de Correa; y en los tres casos a crisis económicas profundas como la de 2008 y una pandemia como la de 2020. ¿Qué escenario más duro que estos podrían implicar el abandono de la dolarización?

Los críticos prácticos

Finalmente llegamos a preguntas de orden práctico. No hay dólares suficientes, argumentan en este grupo. El tipo de cambio convertible es demasiado alto, lo que implica una tasa de devaluación muy alta que empobrecerá aún más a la Argentina. ¿Qué haríamos con los pasivos monetarios acumulados en el Banco Central de la República Argentina (BCRA)?

Aquí se abre un debate incluso entre los defensores de la dolarización, pues hay muchas maneras de dolarizar. Son preocupaciones válidas, pero eso no quiere decir que sean obstáculos para dolarizar. Al decidir avanzar políticamente en sustituir una moneda por otra, iniciarán los procesos que la hacen posible. Las preguntas técnicas tienen respuestas técnicas. Hay que decidir si se hace con o sin acuerdo con EE.UU., por ejemplo. Pero querer replicar el proceso europeo con la zona euro, como si América fuera unificada y los mercados ya estuvieran integrados, no parece accesible. Tomaría décadas. Además, EE.UU. tendrá resistencia a compartir el señoreaje.

Una vez que decidimos que no hay que consultar a EE.UU. para dolarizar, el camino es más sencillo, al menos desde lo político. El primer paso es cambiar los pesos en circulación y los pasivos monetarios (Leliqs, etc.) del BCRA por los dólares existentes, que serían las reservas líquidas disponibles que tiene el BCRA. Ese cociente, parece mostrar un numerador muy alto por todo el circulante más las Leliqs y pases, y un denominador muy bajo, pues no hay muchos dólares. Si este cociente es muy alto, entonces inician procesos de reducir el numerador, y ampliar el denominador. Para reducir los pasivos monetarios, una propuesta que ha surgido en el libro de Emilio Ocampo y Nicolás Cachanosky de pronta publicación, consiste en securitizar activos del BCRA (por ejemplo Letras Intransferibles) a través de un fideicomiso emitiendo bonos en dólares a corto plazo que se pueden usar para canjear las Leliqs en manos de los bancos. Para ampliar el denominador pueden obtenerse préstamos de acreedores diversos como el FMI u organismos multilaterales de crédito.

Otro argumento aquí que se nutre de la experiencia de Ecuador (veánse las múltiples notas de la economista ecuatoriana Gabriela Calderón, especialista en la materia) es que al dolarizar, los dólares que los argentinos tienen atesorados (y que son muchos) salen al mercado, rompiendo el mito de que la economía argentina no tiene dólares. No debemos confundir la práctica de cambiar los pesos emitidos que hoy circulan y que se derriten en las manos de sus tenedores, con el dinero que los argentinos tienen, pues ya ha habido una natural dolarización espontánea que ha convertido gran parte del capital a dólar. ¡Los argentinos ya están dolarizados en un alto porcentaje! De lo que se trata es de ampliar esas ventajas a toda la población.

Por lo demás, volviendo a las cuestiones prácticas básicas, al dolarizar ya los intercambios se hacen en moneda dólar. La gente paga bienes y servicios en dólares, y las empresas pagan impuestos en dólares. El gobierno recauda dólares y con ello paga sus gastos en dólares, incluyendo las jubilaciones y pensiones, y dejamos de ver una economía que todos los días se devalúa. Se elimina también el descalce cambario de recibir impuestos en pesos pero tener deuda pública denominada en dólares. A medida que la economía recupere su capacidad productiva, mejorar el nivel de actividad y con ello la recaudación lo que podrá ir recuperando los ingresos reales de los asalariados del sector público, e incluso jubilados y pensionados.

Por supuesto, así presentado la dolarización parece una receta mágica, pero no lo es. Si Argentina tiene problemas en el sistema previsional, debe reformarlo. Si tiene déficit fiscal, debe eliminarlo pues ya no podrá monetizarlo. Si tiene enorme rigidez en el mercado laboral, necesita avanzar en una política de flexibilización laboral. Si tiene una alta presión tributaria, debe resolver el laberinto fiscal y reducir y simplificar su estructura tributaria. Si está aislada del mundo, necesita una reforma de apertura económica. Esta misma apertura económica puede permitir reformar la banca y atraer a la banca internacional, incluyendo la banca off shore como ha propuesta Jorge Avila. En definitiva, se requiere una reforma integral de la economía para evitar replicar la experiencia de Zimbabue. La dolarización es necesaria por todo lo expuesto, pero no es suficiente para resolver los problemas estructurales de una economía con décadas de decadencia.

AXEL STIG BENGT LEIJONHUFVUD (1933 – 2022) – por Juan Carlos De Pablo

Nació en Hässleholm, Suecia. El apellido significa Cabeza de león (Blaug, 1985). “Soy sueco, por consiguiente no puedo ser optimista” (L, en Snowdon, 2004). Está casado con Earlene Craver.

Estudió en las universidades de Estocolmo, Lund, Pittsburgh y Northwestern. “En mi juventud lo que más me interesaba era la historia. Estudiaba historia militar, diplomática y política, pero sentía que faltaba algo. Por eso me interesó la economía. En Lund comencé estudiando ciencia política… Leí La teoría general mientras estaba en Suecia, pero la encontré muy difícil y nada atractiva” (L, en Snowdon, 2004).

“Intenté ingresar al MIT. Cuando visité la universidad, pasé por la oficina de Franco Modigliani. Siguiendo un impulso llamé y entré. Tuve una larga conversión con él y me dijo que se iba a Northwestern. Me recomendó que aplicara allí, lo hice e ingresé. Leía mucho (Herbert Alexander Simon, por ejemplo) pero Modigliani fue mi gran descubrimiento de entonces. No era sistemático, ni lineal, ni exponía como los libros de texto, pero me encantó. Sus muchas digresiones me enseñaron cómo pensaba” (L, en Snowdon, 2004).

Enseñó en las universidades de California, Los Angeles (UCLA), entre 1964 y 1994, y la de Trento desde entonces. “Llegó a la UCLA sin intención de quedarse… y se quedó… Allí encontró inspiración en los trabajos de Armen Albert Alchian y Robert Wayne Clower” (Bordo y Jonung, 1997).

 “Su enfoque es verbal e inductivo, preocupado con los fundamentos conceptuales y alejado de la modelación directamente aplicable a la formulación de políticas públicas” (Bordo y Jonung, 1997). “Durante 20 años enseñé historia económica de Europa. Me genera mucha desconfianza que la historia sea reemplazada por las estadísticas de series de tiempo… Una de mis debilidades es que soy psicológicamente adverso a formar parte de las manadas” (L, en Snowdon, 2004).

En 2008 Roger Edward Alfred Farmer editó un libro de ensayos en su honor.

¿Por qué los economistas nos acordamos de Leijonhufvud? Porque “es una de las figuras principales en la macroeconomía del desequilibrio” (Bordo y Jonung, 1997). “Clower y Leijonhufvud son considerados los originadores de dicha teoría… La clave de su éxito no reside en puntualizar la discrepancia entre macro y micro, porque ya lo habían hecho Joan Violet Robinson, Sidney Weintraub y Clower; sino en tratar de resolver lo que él denominó `esquizofrenia micro-macro´, sin abandonar la hipótesis de racionalidad” (Beaud y Dostaler, 1995).

Es autor de Sobre economía keynesiana y la economía de Keynes: un estudio en teoría monetaria, tesis doctoral, publicado en 1968; Keynes y los clásicos: 2 conferencias, publicado en 1969; Información y coordinación: ensayos sobre teoría macroeconómica, que viera la luz en 1981; Alta inflación, con Daniel Carlos Heymann, publicado en 1995; y Teoría monetaria como base de la política monetaria, editor, publicado en 1999. Además de «Effective demand failures», Swedish economic journal, marzo de 1973; «Inflation and economic performance», UCLA, documento de trabajo, mimeo, 1981; “Life among the econ”, en Información…; “Keynesianism, monetarism and rational expectations. Some reflections and conjectures», UCLA, documento de trabajo, mimeo, 1982; y «Mr. Keynes and the moderns», Instituto torcuato di tella, Serie seminarios, 25 de noviembre de 1997.

“En su tesis doctoral se focalizó en problemas de coordinación a lo largo del tiempo y en los mercados, entre las familias y las empresas… Su interpretación de John Maynard Keynes [publicada en 1968] mostró las diferencias entre La teoría general y los modelos de ingreso y gasto agregados. Fue universalmente aclamada [no es fácil lograr que, de una misma obra, hablen bien Milton Friedman y Joan Violet Robinson]… A raíz de su trabajo la macroeconomía del desequilibrio fue un tema central en macro, antes de los trabajos de Robert Emerson Lucas” (Bordo y Jonung, 1997).

“Al comienzo, Leijonhufvud (1968) no tuvo nada que ver con Keynes. ¿Por qué la Gran Depresión fue tan diferente de las recesiones ordinarias? Pensé en la hipótesis de deuda y deflación, descubriendo más tarde que había sido planteada por Irving Fisher. Entonces me incliné hacia problemas de información. Pregunta que me hice de manera recurrente: ¿cuándo y por qué el sistema de mercado capitalista algunas veces falla? Lo cual implicaba juntar a 2 vacas que entonces colisionaban: la macro y la micro. Nunca pensé mi tesis sobre Keynes sino sobre el estado que la macroeconomía de corto plazo tenía en ese entonces” (L, en Snowdon, 2004).

“Pensé, y sigo pensando, que es una tontería considerar que la clave de La teoría general está en la rigidez salarial… El problema con esta interpretación es que se olvida de los problemas de coordinación intertemporales… A pesar del afecto y el respeto que siento por Modigliani, pensé que el trabajo que había publicado en 1944 estaba totalmente equivocado. Aprender el esquema IS-LM es fácil; aprender cuándo es seguro usarlo, y cuándo no, requiere mucha mayor sofisticación… Sigo pensando que la interpretación neoclásica de Keynes es fatalmente incorrecta… Lo que es `general´ en La teoría general es la dinámica… La obra no tiene una buena explicación de lo que ocurrió en la Gran Depresión” (L, en Snowdon, 2004).

“Keynes estaba verdaderamente preocupado por los problemas de su época, e intentaba solucionarlos de manera honesta y urgente. Muy diferente de lo que hoy ocurre con los economistas y con los estudiantes graduados” (L, en Snowdon, 2004).

“¿Cuándo los mercados coordinan las actividades económicas: siempre; nunca? Para él ésta es la cuestión central en macroeconomía… El tema recurrente en sus trabajos es el deseo de identificar los límites de la capacidad de la economía para coordinar las distintas actividades” (Snowdon, 2004). “La evolución económica es muy dependiente de su pasado… La economía es un sistema dinámico complejo, integrado por actores cuyo conocimiento es necesariamente limitado y que en circunstancias extremas se vuelve caótica… Desde [Charles Wiggins] Cobb y [Paul Howard] Douglas, los economistas dejaron de estudiar la producción como se hacía en la época de Alfred Marshall [Wassily Wassilyvich Leontief opinaba lo mismo]… En producción hay rendimientos crecientes a escala por todos lados” (L, en Snowdon, 2004).

“En Liejonhuvfud (1973) aparece la idea del corredor, según la cual dentro de ciertos límites el reequilibrio macroeconómico funciona, pero a medida que nos alejamos de ellos la tendencia al reequilibrio es más débil… No se pueden aplicar los modelos estocásticos dinámicos de equilibrio general a las épocas de grandes catástrofes, para aprender algo” (L, en Snowdon, 2004).

“Durante la década de 1970 su interés viró hacia la inflación, y luego hacia las economías en transición” (Snowdon, 2004). “Con el argentino Heymann, brillante alumno mío, nos pusimos a estudiar la inflación. Si los costos de la inflación fueran pequeños, ¿por qué tendríamos que preocuparnos? Es preciso entender por qué el sistema de precios no funciona de la misma manera en tiempos normales y con alta inflación. No se trata de que la población no puede anticipar qué van a hacer las autoridades monetarias, sino que éstas tampoco lo saben. Con Heymann mostramos que la alta inflación destruye las instituciones monetarias y las rutinas” (L, en Snowdon, 2004). De la interacción entre ambos surgió la tabla de desagio, que formó parte del Plan Austral, implementado en Argentina en junio de 1985.

Beaud, M. y Dostaler, G. (1995): «Leijonhufvud», Economic thought since Keynes, Routlegde.

Blaug, M. (1985): Great economists since Keynes, Cambridge University Press.

Blaug, M. (1999): Who´s who in economics, Edward Elgar.

Bordo, M. D. y Jonung, L. (1997): “Leijonhufvud, Axel”, en Cate, T.: An encyclopedia of keynesian economics, Edward Elgar.

Farmer, R. E. A., ed. (2008): Macroeconomics in the small and the large. Essays on microfoundations, macroeconomic applications and economic history in honor of Axel Leijonhufvud, Edward Elgar.

Modigliani, F. (1944): “Liquidity preference and the theory of interest and money”, Econometrica, 12, enero.

Snowdon, B. (2004): “MD interviews. Outside the mainstream: an interview with Axel Leijonhufvud”, Macroeconomic dynamics, 8.

“La Argentina es un desastre y su única opción es dolarizar”: la sentencia de un halcón monetario de EEUU

El economista Steve Hanke dijo a Infobae que el país es “inmanejable” y que ya ha tenido “demasiados shocks” con tipo de cambio flexible; opinó que la suba local de precios no es por la guerra.

Por Martín Kanenguiser para INFOBAE – 25 de Marzo de 2022

La Argentina es “un país inmanejable e ingobernable” cuya única salida para evitar una hiperinflación o una inflación crónica alta es la dolarización y la eliminación del Banco Central.

Así lo expresó en una entrevista teléfonica con Infobae el economista Steve Hanke, profesor de la Universidad Johns Hopkins y asesor de Carlos Menem en la Argentina y de otros gobiernos latinoamericanos que impulsaron la dolarización de sus economías. “La Argentina es un desastre y su única opción es dolarizar”, expresó.

-¿Es posible pensar en un escenario de hiperinflación en la Argentina o es demasiado lejano?

-En la Argentina, si se observa su historia, todo es posible. Salvo la década del 90, el peso ha significado alta inflación. Pero la hiperinflación no es tan común: solo hubo 62 episodios en el mundo en toda la historia. Para tener hiperinflación hay que tener inflación del 50 por ciento mensual, no anual. Es posible, pero todavía falta mucho. En 1989 llegó a tres dígitos en mayo y luego vino la convertibilidad en 1991.

En la Argentina, si se observa su historia, todo es posible. Salvo la década del 90, el peso ha significado alta inflación. Pero la hiperinflación no es tan común

-El mundo también es diferente al de los ‘70 y ‘80…

-Es verdad, ningún país tiene hiperinflación, el último fue Líbano en 2021. Y los niveles más altos son los de Venezuela, Turquía, Líbano, Zimbabue, Sudan, Rusia y Argentina.

-¿Cómo pudo dejar atrás Venezuela su hiperinflación?

-Porque se convirtió en una economía dolarizada de facto, aunque hay muchos bolívares dando vueltas por ahí. Pero el 80% de las transacciones se hacen en dólares.

Domingo Cavallo y Carlos Menem (AFP)Domingo Cavallo y Carlos Menem (AFP)

-¿Todavía cree que la dolarización es la única salida para la Argentina?

-Sí, porque el problema es el Banco Central. Hubo 10 años de baja inflación pero luego la convertibilidad tuvo algunos agujeros, aunque estabilizó la economía por muchos años.

-Si uno observa los casos recientes de América latina que dolarizaron, son economías pequeñas…

-California utiliza dólares y es más grande que muchos países de la región. Durante el apogeo del patrón del oro la mayoría de las economías usaba esa reserva de valor como divisa.

-Pero la Argentina…

-La Argentina es incomparable, es imposible, es un desastre.

La Argentina es incomparable, es imposible, es un desastre

-Cuando se exploró en el segundo gobierno de Menem esta opción varios funcionarios quisieron tener un acuerdo con la Reserva Federal en torno del señoreaje, para que el país recibiera alguna compensación por las reservas.

-No hace falta ese acuerdo; Panamá, El Salvador y Ecuador no lo tienen. Los beneficios son tan grandes que no se necesita el señoreajeAdemás, toda la región está dolarizada de facto, aunque solo tres países lo hayan hecho legalmente. La razón por la que no se generalizó no es por la gente, que quiere dólares, sino porque los políticos no quieren un corsé estricto porque no podrían seguir gastando dinero.

-La otra razón por la que muchos economistas se oponen a dolarizar es porque con un tipo de cambio flexible es más fácil absorber el impacto de los shocks externos.

-Ese es un argumento típico de la academia y es estúpido. La Argentina ha tenido demasiados shocks con tipo de cambio flexible; es algo para decir en una clase en la academia, pero no en la economía real, donde los shocks se pueden absorber mejor con el dólar como moneda. De hecho en 1995 hubo una crisis grande en la Argentina porque la credibilidad del gobierno no era tan alta. Y por eso Menem empezó a pensar en la dolarización después del efecto Tequila de México.

El presidente de Argentina, Alberto Fernández, y el ministro de Economía, Martín Guzmán
PRENSA PRESIDENCIAL ARGENTINA
El presidente de Argentina, Alberto Fernández, y el ministro de Economía, Martín Guzmán PRENSA PRESIDENCIAL ARGENTINA

-¿Qué podría hacer saltar la inflación de su actual nivel del 50 por ciento a tres dígitos?

-Un mayor financiamiento monetario del déficit fiscal si éste crece sin freno.

-El Gobierno se comprometió a reducir este financiamiento con el FMI.

-Macri también acordó reducir el déficit, pero sabemos qué pasó. El récord de cumplimiento de las promesas de Argentina es cercano a cero.

Macri también acordó reducir el déficit, pero sabemos qué pasó. El récord de cumplimiento de las promesas de Argentina es cercano a cero

-¿Qué opina en general del acuerdo con el FMI?

-No vale la pena ni analizarlo. El problema en la Argentina son los políticos.

-Hace más de 20 años Rudi Dornbusch proponía, con el mismo argumento, que el país debía ser manejado por expertos internacionales y no por su propio gobierno…

-La idea de Rudi es interesante desde lo teórico, pero creo que Argentina es inmanejable y por eso debe dolarizar; la clave es un límite muy fuerte al gasto.

El complejo panorama global

-A la inflación local se agregó ahora el impacto de la suba de las materias primas por la invasión rusa.

-No, este es un problema local. China y Japón no tienen más inflación por la guerra; Suiza tampoco. En todo caso la suba en el precio de las materias primas afecta algunos precios de la canasta, pero la inflación se basa en la emisión monetaria, no en otro factor.

-¿Cómo observa ante este crecimiento de la inflación la respuesta de la Reserva Federal y del Banco Central Europeo?

-Repito: el problema es del crecimiento de la oferta monetaria y la respuesta no ha sido la adecuada.

-¿No hay puntos de contacto con la inflación generalizada de los 70 luego de la crisis del petróleo?

-No. En los 70 hubo dos crisis petroleras: una en 1973 y la otra en 1979. En la primera hubo inflación en Japón y en la segunda no. Reitero: la inflación es un problema de la oferta de dinero.

La cura para la inflación – por Henry Hazlitt

[Este artículo es una selección de What You Should Know About Inflation, publicado por primera vez en 1960.]

La cura de la inflación, como la mayoría de las curas, consiste principalmente en la eliminación de la causa. La causa de la inflación es el aumento del dinero y el crédito. La cura es dejar de aumentar el dinero y el crédito. La cura para la inflación, en resumen, es dejar de inflar. Es tan simple como eso.

Aunque simple en principio, esta cura a menudo implica decisiones complejas y desagradables en cuanto a los detalles. Comencemos con el presupuesto federal. Es casi imposible evitar la inflación con un fuerte déficit continuo. Ese déficit es casi seguro que será financiado por medios inflacionarios, es decir, imprimiendo directa o indirectamente más dinero. Los enormes gastos del gobierno no son en sí mismos inflacionarios, siempre que se hagan con los ingresos de los impuestos, o con los préstamos pagados con los ahorros reales. Pero las dificultades en cualquiera de estos métodos de pago, una vez que los gastos han pasado un cierto punto, son tan grandes que casi inevitablemente se recurre a la imprenta.

Además, aunque los enormes gastos que se sufragan con enormes impuestos no son necesariamente inflacionarios, reducen e interrumpen inevitablemente la producción y socavan cualquier sistema de libre empresa. Por lo tanto, el remedio para los enormes gastos gubernamentales no son los impuestos igualmente enormes, sino el cese de los gastos imprudentes.

En el lado monetario, el Tesoro y el Sistema de la Reserva Federal deben dejar de crear dinero artificialmente barato, es decir, deben dejar de mantener arbitrariamente los tipos de interés. La Reserva Federal no debe volver a la política anterior de comprar a la par los propios bonos del gobierno. Cuando los tipos de interés se mantienen artificialmente bajas, fomentan un aumento de los préstamos. Esto lleva a un aumento en la oferta de dinero y crédito. El proceso funciona en ambos sentidos, ya que es necesario aumentar la oferta de dinero y crédito para mantener las tasas de interés artificialmente bajas. Por eso una política de «dinero barato» y una política de apoyo a los bonos del gobierno son simplemente dos formas de describir la misma cosa. Cuando los bancos de la Reserva Federal compraron los bonos del Estado 2½%, digamos, a la par, mantuvieron el tipo de interés básico a largo plazo en 2½%. Y pagaron por estos bonos, en efecto, imprimiendo más dinero. Esto es lo que se conoce como «monetizar» la deuda pública. La inflación continúa mientras esto continúe.

El Sistema de la Reserva Federal, si está decidido a detener la inflación y a cumplir con sus responsabilidades, se abstendrá de hacer esfuerzos para mantener los tipos de interés bajos y monetizar la deuda pública. De hecho, debería volver a la tradición de que el tipo de descuento del banco central debería ser normalmente (y sobre todo en un período inflacionario) un tipo de «penalización», es decir, un tipo más alto que el que los propios bancos miembros obtienen en sus préstamos.

El Congreso debería restablecer el coeficiente de reserva legal requerido de los bancos de la Reserva Federal al nivel anterior del 35% y el 40%, en lugar del actual nivel de «emergencia» del 25% puesto en vigor como medida de guerra-inflación en junio de 1945. Más adelante hablaré de otros medios para evitar un aumento indebido de la oferta de dinero y crédito. Pero me gustaría afirmar aquí mi convicción de que el mundo nunca saldrá de la actual era inflacionaria hasta que vuelva al patrón oro. El patrón oro proporcionó un control prácticamente automático de la expansión del crédito interno. Por eso los burócratas lo abandonaron. Además de ser una salvaguarda contra la inflación, es el único sistema que ha proporcionado al mundo el equivalente a una moneda internacional.

La primera pregunta que hay que hacerse hoy no es cómo podemos detener la inflación, sino si realmente queremos hacerlo. Porque uno de los efectos de la inflación es la redistribución de la riqueza y los ingresos. En sus primeras etapas (hasta que llega al punto de distorsionar y socavar gravemente la propia producción) beneficia a algunos grupos a expensas de otros. Los primeros grupos adquieren un interés personal en mantener la inflación. Demasiados de nosotros continuamos bajo la ilusión de que podemos ganar el juego, de que podemos aumentar nuestros propios ingresos más rápido que nuestros costos de vida. Así que hay mucha hipocresía en la protesta contra la inflación. Muchos de nosotros estamos gritando en efecto: «Bajen el precio y los ingresos de todos excepto los míos».

Los gobiernos son los peores infractores de esta hipocresía. Al mismo tiempo que profesan estar «luchando contra la inflación» siguen una política llamada de «pleno empleo». Como dijo una vez un defensor de la inflación en el London Economist: «La inflación es nueve décimas partes de cualquier política de pleno empleo».

Lo que olvidó añadir es que la inflación siempre debe terminar en una crisis y una caída, y que peor que la caída en sí puede ser la ilusión pública de que la caída ha sido causada, no por la inflación anterior, sino por los defectos inherentes al «capitalismo».

La inflación, en resumen, es el aumento del volumen de dinero y del crédito bancario en relación con el volumen de bienes. Es perjudicial porque deprecia el valor de la unidad monetaria, eleva el costo de vida de todos, impone lo que de hecho es un impuesto a los más pobres (sin exenciones) a un tipo tan alto como el impuesto a los más ricos, suprime el valor de los ahorros pasados, desalienta el ahorro futuro, redistribuye la riqueza y los ingresos de forma gratuita, fomenta y recompensa la especulación y el juego a expensas del ahorro y el trabajo, socava la confianza en la justicia de un sistema de libre empresa y corrompe la moral pública y privada.

Pero nunca es «inevitable». Siempre podemos detenerlo de la noche a la mañana, si tenemos la voluntad sincera de hacerlo.


Fuente.

Hacia una economía política del cambio climático – por Jörg Guido Hülsmann 

Las siguientes reflexiones han sido presentadas el 10 de octubre de 2020 en una conferencia pública más amplia en Alemania. La conferencia tenía como objetivo discutir las políticas ambientales desde una perspectiva de libre mercado. Aunque mi investigación no se refiere a este campo, siempre me ha interesado la teoría general del intervencionismo y, por lo tanto, he acordado comentar la política de cambio climático. A veces la mirada fresca de un extraño puede ser útil. Si mis observaciones estimulan una mayor reflexión sobre la política de cambio climático, habrán cumplido su propósito.

No he escrito sobre nada relacionado con el ambientalismo desde principios de los años noventa. En ese momento, como estudiante de la Universidad Técnica de Berlín, escribí un documento de un seminario de economía que trataba sobre el problema de la contaminación del aire. ¿Cómo se debe tratar este problema? ¿Qué puede y qué debe hacer el Estado? En aquellos días seguí la entonces relativamente nueva doctrina de que la contramedida más efectiva sería la introducción de un intercambio de emisiones. Se supone que las empresas que contaminan el aire deben comprar «derechos de contaminación del aire», por ejemplo, comprando derechos de emisión de CO2 en el intercambio ambiental. De esta manera, se cumpliría el principio de «quien contamina paga» y el total de emisiones permitidas podría ser limitado por el Estado sin que la economía fuera domada y paralizada por una economía planificada arbitraria.

la escuela austriaca, sobre todo los escritos de Murray Rothbard («Ley, derechos de propiedad y contaminación del aire», 1982), quien como ningún otro antes que él diseccionó y criticó las justificaciones típicas de las intervenciones estatales, también en el área de la política ambiental. Además de Rothbard, George Reisman merece una mención especial. En numerosos escritos —especialmente en su obra maestra, Capitalismo (1996)— se ha centrado en la política ambiental intervencionista y la ha criticado muy a fondo. En el mismo sentido, también quisiera mencionar a Walter Block, Bob Murphy, Timothy Terrell, Bill Anderson, Roy Cordato, Edwin Dolan, Jonathan Newman, entre los economistas austriacos.

Ahora bien, es cierto que los austriacos no tienen el monopolio de las buenas ideas y los argumentos convincentes. En el tema de la protección del medio ambiente y la política climática, en particular, hay una serie de buenas contribuciones que complementan, corrigen y continúan los argumentos de los austriacos mencionados. Me vienen a la mente Terry Anderson y Richard Stroup, pero en particular el estadístico Björn Lomborg de la Escuela de Negocios de Copenhague, quien más que ningún otro autor vivo ha hecho comprensibles los problemas económicos de la política climática a un amplio público. Su libro más reciente (2020) tiene el título programático de False Alarm: How Climate Change Panic Costs Us Trillions, Hurts the Poor, and Fails to Fix the Planet. Las siguientes páginas deben ser entendidas en este contexto intelectual. Mi objetivo es hacer clara y comprensible la crítica económica de las políticas intervencionistas de cambio climático.

Las políticas intervencionistas sobre el cambio climático han encontrado campeones eminentes en los climatólogos alemanes Stefan Rahmstorf y Hans Joachim Schellnhuber de la Universidad de Potsdam. Su libro Der Klimawandel ([2006] 2019) ha vendido más de un millón de ejemplares y se ha convertido en el texto estándar en este campo. Por lo tanto, en lo que sigue usaré este libro como un hilo rojo para mis argumentos.1

Primero presentaré algunas reflexiones generales sobre la relación entre la ciencia del clima y el activismo climático por un lado, y las ciencias que tradicionalmente se ocupan de cuestiones políticas —filosofía política, derecho y economía— por otro lado. Luego presentaré la posición de los activistas climáticos en base al libro de Rahmstorf y Schellnhuber que se acaba de mencionar. A continuación, se discutirá sobre las consecuencias que probablemente resulten de un hipotético calentamiento global. Finalmente, discutiré el tema de la política adecuada sobre el cambio climático.

EL ACTIVISMO CLIMÁTICO, LA PROPAGANDA CLIMÁTICA Y LA ECONOMÍA

Como muchos otros laicos interesados, he seguido con cierto interés los debates entre los científicos naturales e ingenieros sobre el calentamiento global. Después de todo, hay un ingeniero durmiendo en lo profundo de mi pecho. Pero no se me ha escapado que todos esos debates terminan inevitablemente en la jaula de la filosofía política, la jurisprudencia y la economía política tan pronto como, y en la medida en que, se ocupan de recomendaciones concretas para la acción.

En otras palabras: mientras los físicos, geólogos, químicos, meteorólogos y climatólogos se limiten a explorar los hechos y las relaciones causales de nuestro medio ambiente, se mantienen alejados de los filósofos, abogados y economistas. Pero tan pronto como dejan los campos de las ciencias naturales y se disponen a dar a otras personas recomendaciones para la acción —especialmente para la acción política— no se atreven a cruzar al territorio de los filósofos, abogados y economistas.

Esto es de particular importancia para la política climática. De hecho, muchos de los principales climatólogos también son muy activos políticamente. En Alemania, los mencionados profesores Rahmstorf y Schellnhuber (posteriormente abreviados como RS) no sólo dedican su tiempo a la investigación climática, sino que también desempeñan un papel clave en la configuración de la política climática. Llevan dos sombreros, por así decirlo. Como investigadores del clima son científicos; como políticos del clima son activistas.

La conexión entre la teoría y la práctica, la fusión de experto y asesor no suele ser preocupante, sino más bien deseable. Todo el mundo querrá oír consejos bien intencionados de los expertos.2 También es lógico que los médicos desaconsejen el consumo de alcohol y nicotina o que incluso aboguen por restricciones legales (incluso si ellos mismos se complacen en estos intoxicantes). Tampoco es sorprendente que los mecánicos de automóviles recomienden controles regulares de los frenos, el nivel de aceite y la presión de los neumáticos. Su trabajo implica o al menos sugiere un cierto conjunto de preferencias. Y en muchos casos, casi todos dejan de buena gana que los expertos proporcionen orientación y ejecución. Uno está muy contento de dejarles ciertas decisiones prácticas si no se siente directamente afectado y no conoce realmente la situación. Por eso son tan pocos los ciudadanos que se interesan por la reforma de la administración pública.

Pero cuando no se cumplen estos requisitos previos, la situación es muy diferente. En tu propia casa y con tu propio cuerpo, no permites que los profesionales hagan lo que quieran. El fontanero debe colocar las tuberías en mi casa donde yo quiera, de acuerdo con mis necesidades personales y preferencias estéticas, y no sólo donde las tuberías encajan mejor «desde un punto de vista puramente técnico» (lo que sea que eso signifique). El cirujano no debe en ningún caso cortar mi carne como le convenga o le parezca bien, sino según las especificaciones de mi voluntad. Puede considerar que, a menos que mi hígado sea operado inmediatamente, moriré pronto. Pero yo mismo quiero elegir entre una vida más corta sin cirugía y una vida más larga con todas las consecuencias que conlleva la cirugía. El virólogo me dice que cogeré la gripe si voy a la universidad o asisto a una conferencia sin protección respiratoria. Pero quiero determinar por mí mismo si vale la pena el riesgo para mí.

La política climática ha sido durante mucho tiempo un campo de juego para los expertos científicos y para los defensores de una política climática radicalmente intervencionista, porque la mayoría de los ciudadanos, al igual que la mayoría de los economistas, no se tomaban todo el asunto en serio. La mayoría de las personas no se sentían directamente afectadas y tampoco tenían muchas ganas de decidirse por estas complejas cuestiones. Los defensores de una política climática estatal drástica han aprovechado este tiempo.

En las décadas del noventa y 2000, los activistas del clima han logrado difundir, no sólo sus conocimientos científicos, sino también sus preferencias políticas y sus prejuicios políticos mediante una intensa labor en los medios de comunicación, en los comités gubernamentales y en las administraciones públicas (especialmente en los consejos escolares). También se han beneficiado de la estrecha cooperación con personas de ideas afines en todo el mundo. Los frutos de este duro trabajo están dando sus frutos hoy en día, ya que la opinión pública en Alemania y en muchos otros países está completamente bajo la impresión de esta propaganda.

La palabra propaganda, que acaba de ser abandonada, no es indecorosa en estas circunstancias. El activismo siempre está en peligro de convertirse en propaganda. El mencionado libro «Der Klimawandel» muestra que este peligro se cierne incluso en los escritos de académicos establecidos. En las primeras setenta y dos páginas de su corto texto, RS describe la historia del clima, el calentamiento global de hoy, así como las probables consecuencias del cambio climático. A esto le sigue un alegato de 56 páginas para soluciones fuertemente intervencionistas al problema del clima. Hasta aquí todo bien. Pero una inspección más cercana revela varios límites preocupantes con la propaganda. La propaganda es la representación manipuladora de un hecho o un problema. La propaganda ni siquiera intenta que los lectores se formen su propio juicio. La propaganda intenta sistemáticamente ocultar o negar todos los demás puntos de vista para que sólo un punto de vista pueda parecer correcto o relevante.

En un famoso ensayo, John Stuart Mill argumentó una vez que la mejor y más efectiva línea de argumentación es poner primero la posición opuesta en la mejor luz que se pueda poner. El oponente debe aparecer con una armadura completa antes de diseccionar sus puntos débiles.

Lamentablemente, hay poco de este enfoque en Der Klimawandel, especialmente en lo que respecta al contexto puramente científico. En ninguna parte se presentan y refutan objeciones de hecho. La RS explica su peculiar enfoque en el capítulo 4, en el que analiza «El cambio climático en el debate público» y subraya que existe un abrumador consenso científico sobre las causas antropogénicas del cambio climático. Visto de esta manera, la representación supuestamente equilibrada de la ciencia del clima en los medios de comunicación es muy preocupante y molesta. Los medios de comunicación prestan una atención indebida a los contraargumentos, que, dada la opinión unánime de los expertos, no los merecen. El equilibrio periodístico está completamente fuera de lugar aquí. La RS conjetura que ese desequilibrio fuera de lugar se remonta a «las campañas de desinformación dirigidas que son financiadas por partes de la industria» (p. 81). Los autores seguramente no caen presa de este error, si es que lo hay. Hacen referencia repetidamente a diversos escritos y fuentes de información, pero ellos mismos no hacen el más mínimo intento de hacer comprensible cualquier posición contraria.

Además, tal como parece que lo tienen, no hay tal cosa como una persona decente o honesta que defienda cualquier contraargumento a la suya. Cualquiera que piense diferente a RS sobre el clima y el calentamiento global es un «negador del clima», un terrible criminal, como un negador del Holocausto, o es un cabildero o un votante de Trump. En una palabra: los que piensan diferente no son refutados por RS, sino burlados, insultados y vilipendiados. Los autores quieren evidentemente dejar al lector con la impresión de que sólo un punto de vista -el suyo- es moralmente defendible.

En cualquier caso, ¿cómo debería clasificarse y evaluarse su argumentación política desde la perspectiva de la economía política?

LA POSICIÓN DE LOS ACTIVISTAS DEL CLIMA

Su estructura lógica es, como en el caso de la contaminación del aire, la de una teoría de la trampa de la racionalidad. El problema del clima surge de la contradicción entre los intereses individuales y el bien común. Dado que el acceso al aire atmosférico es libre para productores y consumidores, los individuos actúan de manera bastante racional desde su punto de vista personal utilizando las fuentes de energía más baratas —principalmente combustibles fósiles— para generar energía. De este modo, también respetan los derechos de propiedad de todos los demás. Y sin embargo, dañan el panorama general cuando utilizan el petróleo y el carbón para calentar casas, dirigir fábricas y trasladar personas y cosas de un lugar a otro. Esto se debe a que la quema de petróleo y carbón aumenta el contenido de CO2 de la atmósfera de nuestro planeta, lo que a su vez, según RS, conduce inevitablemente a un considerable calentamiento global. El calentamiento global, por lo tanto, conlleva numerosas consecuencias negativas, entre las que destacan el retroceso de los glaciares, el retroceso del hielo marino polar, el descongelamiento del permafrost y de las capas de hielo en Groenlandia y en la Antártida, así como cambios en las corrientes oceánicas, mayores y más frecuentes extremos climáticos, mayor extinción de especies y mayor propagación de enfermedades.

Desde el punto de vista económico, no hay mucho que decir sobre estas concatenaciones físicas y biológicas. Sin embargo, para que conste en acta, debo decir que no encontré convincentes las presentaciones en Der Klimawandel, por cuatro razones.

En primer lugar, como ya he señalado, RS no se ocupan de los puntos de vista opuestos. Afirman que hay un amplio consenso entre casi todos los expertos y que los puntos de vista minoritarios sobre el calentamiento global sólo los tienen los ignorantes y los grupos de presión. Esto no me convence en absoluto. Para compararlo con el libro de RS, he leído los libros de Gregory Wrightstone (Inconvenient Facts, 2017) y Bruce Bunker (The Mythology of Global Warming, 2018), que no sólo cuestionan el supuesto consenso climatológico, sino que también presentan y discuten numerosas contratesis sobre el calentamiento global. Habría esperado que RS, que son profesores de una universidad pública, al fin y al cabo, se ocuparan al menos de las opiniones contrarias más importantes y señalaran sus errores. Esto debería haber sido posible incluso en un volumen corto como Der Klimawandel, diseñado para un público general. Pero desafortunadamente, los autores no hacen el más mínimo intento. Se contentan con menospreciar todas las opiniones disidentes en general, sin molestarse en entrar en detalles. Eso es muy poco para mí y una primera razón para ser escéptico.

Además, mi escepticismo también se aplica, en segundo lugar, a la aún muy joven ciencia climática en su conjunto. ¿Realmente ya ha descubierto y comprendido todos los complejos efectos de retroalimentación entre el gas trazador CO2 por un lado, y las grandes macrovariables como el vapor de agua, las corrientes oceánicas, las nubes, la precipitación, etc. por otro lado?

En tercer lugar, dudo de las predicciones de la ciencia climática, porque estas predicciones no se basan en experimentos de laboratorio, sino que se obtienen a través de modelos y simulaciones. Uno tiene que dar la debida consideración a este hecho. Los pronósticos climáticos se basan sólo indirectamente en mediciones. Inmediatamente surgen de modelos y simulaciones asistidas por ordenador. El problema fundamental de esta técnica es que incluso los errores más pequeños —en los datos iniciales y en la modelización de las complejas interacciones de innumerables variables— pueden tener efectos dramáticos en el resultado final. (Añádase a esto el problema relacionado de la vulnerabilidad a la manipulación política.) Por lo tanto, las dudas están justificadas. ¿Son realmente fiables los modelos climatológicos y las simulaciones actuales? ¿Determinan cuantitativamente la conexión entre las emisiones de CO2 y el calentamiento global tan precisa e inequívocamente como afirman los activistas del clima? Me viene a la mente la analogía con la meteorología. Mientras que las temperaturas locales de los próximos días se pueden predecir bastante bien, los pronósticos climáticos científicos para las próximas semanas, meses y años son a menudo peores que los de los campesinos. Se sabe que los pronósticos meteorológicos a largo plazo no eran fiables en el pasado. Por lo tanto, sospecho que si alguien afirma, e incluso si este alguien es un experto declarado, que puede determinar el calentamiento global para los próximos cien años dentro de márgenes de error suficientemente pequeños.

En cuarto lugar, mi escepticismo también surge de mi experiencia con los modelos cuantitativos en mi propia disciplina, que también se ocupa de la explicación de un sistema complejo, a saber, la economía. Los economistas han estado tratando durante mucho más tiempo que los científicos del clima de predecir las variables macroeconómicas más importantes —sobre todo la inflación de los precios, el desempleo y el crecimiento— utilizando modelos y simulaciones macroeconómicas. El resultado ha sido devastadoramente pobre. A medio y largo plazo, los modelos casi siempre están equivocados. Lo mismo ocurre con muchas otras predicciones. Por mencionar sólo algunas de las falsas previsiones económicas más espectaculares: en la década los sesenta, los economistas franceses predijeron que la economía de los Estados Unidos invadiría y aplastaría todo el mundo occidental si los países europeos no aplicaban inmediatamente políticas fuertemente proteccionistas. Lo mismo se dijo del Japón en los Estados Unidos en la década de los ochenta: sin un proteccionismo vigoroso de los Estados Unidos, este país pronto se convertiría en una colonia japonesa. En la década de los setenta se preveía un inminente monopolio mundial de la empresa estadounidense IBM para todo el sector tecnológico, y en 1972 el Club de Roma anunció el inminente agotamiento de los recursos, especialmente de los combustibles fósiles, si no se producía inmediatamente un cambio radical de la política económica.

Pero, en última instancia, todas estas consideraciones sólo afectan marginalmente a mi tema actual. Mi tema no es si las temperaturas en nuestro planeta serán más altas en cien años de lo que son ahora. Tampoco estoy aquí preocupado por la conexión entre las emisiones de CO2 y el calentamiento global, o por la contribución humana al calentamiento global. Desde el punto de vista económico, hay cuestiones muy diferentes en primer plano. ¿Para qué grupos de personas un hipotético calentamiento global sería fundamentalmente ventajoso o desventajoso? ¿Cómo se puede llevar el daño causado por el calentamiento global a una proporción razonable con respecto a sus beneficios? ¿Puede mejorarse esta relación beneficio/daño con la ayuda de la intervención del gobierno? A estas preguntas nos dirigimos ahora.

LAS CONSECUENCIAS DEL CALENTAMIENTO GLOBAL

Para ir directo al grano, podemos asumir por el bien del argumento que RS tiene razón en todas las demás preguntas. Asumamos, por lo tanto, que las emisiones de CO2 no controladas de las sociedades industriales modernas llevarían a un calentamiento global significativo. Supongamos además que esto llevaría al retroceso de los glaciares, a la disminución del hielo marino polar, al deshielo del permafrost y de las capas de hielo en Groenlandia y en la Antártida, así como a cambios en las corrientes oceánicas, a importantes extremos climáticos, a una mayor extinción de especies y a una mayor propagación de enfermedades.

El calentamiento global tiene ventajas y desventajas

Es evidente que el conjunto de estos cambios crearía tanto desventajas como ventajas para la humanidad en su conjunto. Las desventajas se derivan principalmente de los costos que surgen de la adaptación a las nuevas condiciones, y de la pérdida de ciertas zonas y ciudades debido al aumento del nivel del mar. Por otra parte, también habría ventajas por el hecho de que grandes partes de la superficie terrestre, que antes sólo podían cultivarse a altos costos, ahora son accesibles para la agricultura y el desarrollo urbano, las empresas industriales.

Estas ventajas y desventajas no afectarían a todos por igual. Tarde o temprano, muchas personas tendrían que abandonar sus hogares y trasladarse a nuevas zonas favorecidas por el calentamiento global para no sufrir ningún deterioro de sus condiciones materiales de vida. O tendrían que ahorrar más o atraer capital extranjero para compensar las condiciones de vida más adversas invirtiendo más capital. Otras personas, en cambio, podrían permanecer en su zona residencial tradicional y al mismo tiempo disfrutar de mejores condiciones de vida. Los propietarios originales de las tierras de los países que se beneficiaran del nuevo clima se beneficiarían de la afluencia de migrantes a medida que aumentara el valor de sus tierras. Por otra parte, el valor de la propiedad en los países desfavorecidos disminuiría.

Podríamos ampliar y profundizar en esas consideraciones con más detalles, pero el resultado fundamental no cambiaría. Se puede resumir en tres puntos. Primero, las consecuencias del calentamiento global mencionadas por RS traerían tanto ventajas como desventajas para la economía en su conjunto. En segundo lugar, geográfica y socialmente, estas ventajas y desventajas no serían de ninguna manera igualitarias, sino que favorecerían a algunas personas y perjudicarían a otras. En tercer lugar, esta desigualdad material podría tener efectos a largo plazo, especialmente si no se puede compensar con la migración o el aumento de los gastos de capital.

Derechos de propiedad y conflictos

Antes de profundizar en las ideas de los activistas del clima, debemos aclarar primero una cuestión fundamental relacionada con las desigualdades materiales que acabamos de destacar. A menudo se afirma que las desigualdades llevan a un conflicto entre los favorecidos y los desfavorecidos. Sin embargo, esto no es necesariamente así. El conflicto se produce cuando diferentes personas reclaman el mismo bien. Pero la desigualdad no conduce necesariamente a un conflicto. No conduce a conflictos si los derechos de propiedad han aclarado desde el principio quién tiene derecho a reclamar qué propiedad. La propiedad privada es un gran logro cultural, precisamente porque frena el conflicto y dirige la energía humana hacia esfuerzos productivos en lugar de dejarla hervir en la gestión de los conflictos.

Por consiguiente, las desigualdades que se derivarían del calentamiento de la Tierra à la RS no necesariamente darían lugar a conflictos, siempre que cada persona desfavorecida respete los bienes de los beneficiarios. Pero incluso si los conflictos surgieran por envidia o por relaciones de propiedad poco claras, la propiedad privada seguiría siendo el medio más importante para resolver los conflictos. La historia económica moderna ofrece una prueba impresionante de ello. En Alemania y en todos los demás países económicamente muy desarrollados, la industrialización de los últimos doscientos años ha supuesto enormes cambios que no sólo han traído ventajas, sino también muchas desventajas y muchas desigualdades. No obstante, los conflictos pudieron reducirse al mínimo, precisamente porque el principio de la propiedad privada fue respetado por casi todos los implicados.

Las similitudes con el problema del clima son obvias. De hecho, a menor escala, la industrialización ha producido exactamente las consecuencias que, según RS, se derivarían del calentamiento global para toda la economía mundial. La industrialización, también, fue muy profunda. Sus ventajas y desventajas, también, no eran de ninguna manera igualitarias en términos geográficos y sociales, sino que favorecían a algunas personas y perjudicaban a otras. También causó o intensificó grandes desigualdades sociales, y estas desigualdades tampoco pudieron ser completamente compensadas por la migración o el aumento de los gastos de capital.

Supuestas desventajas del calentamiento global (I): la limitada adaptabilidad de los seres humanos

¿Qué dicen los activistas climáticos sobre las consecuencias del cambio climático que esperan? ¿Cómo prueban la afirmación de que los efectos del calentamiento global inducido por el hombre «serán predominantemente negativos» (p. 88)?

Curiosamente, RS son directos al admitir que «un clima cálido… no es a priori peor o más hostil para la vida que uno más frío» (p. 78). Entonces, ¿cómo llegan a la conclusión de que los efectos negativos «superan con creces» a los positivos (ibíd.)? Plantean dos consideraciones.

El primer argumento es: «porque los ecosistemas y la sociedad están muy adaptados al clima del pasado» (p. 78). Citémoslos más adelante:

Los problemas graves surgen particularmente cuando el cambio se produce tan rápidamente que supera la capacidad de adaptación de la naturaleza y las personas….Las personas pueden adaptarse a las nuevas circunstancias, pero un clima que cambia rápidamente da lugar a una pérdida de experiencia y de previsibilidad y, por lo tanto, no puede utilizarse de manera óptima para la agricultura. (p. 78)

Una curva de calentamiento global fuera de la ventana de tolerancia [es decir, el cambio en la temperatura media global iniciado por los humanos no debería exceder los 2°C en total y al mismo tiempo la tasa de cambio de la temperatura de la Tierra no debería ser superior a los 0,2°C por década,] traería consigo condiciones ambientales más allá de cualquier cosa que la humanidad civilizada haya experimentado jamás. (p. 97)

Sin limitar el cambio climático a un máximo de 2°C, la adaptación exitosa al cambio climático sería difícilmente posible. Si fuera 3, 4 o incluso 5°C más cálido globalmente, alcanzaríamos temperaturas que no han existido en la tierra durante varios millones de años. Los límites de la adaptabilidad no sólo se excederían para muchos ecosistemas. (p. 113)

Estas afirmaciones provocan toda una serie de preguntas que RS, lamentablemente, no responden. ¿Cómo definen exactamente la adaptabilidad humana y sus limitaciones? ¿Hay alguna forma de medirlas? ¿Cuáles son las causas de la adaptabilidad? ¿Cómo saben los autores que los seres humanos no podrían adaptarse a un aumento de la temperatura global de 4 o 5°C? Pero incluso aparte de estas lamentables deficiencias, todo el argumento está plagado de una contradicción lógica básica, y también contradice la experiencia histórica.

RS afirman que se justifica una reestructuración radical de la sociedad industrial debido a la limitada adaptabilidad de la humanidad. Esta afirmación es una contradicción de términos. Las políticas defendidas con gran énfasis por RS representarían sin duda un salto «más allá de cualquier cosa que la humanidad civilizada haya experimentado jamás». ¿Y debemos creer que son necesarias porque los seres humanos no pueden hacer frente a condiciones radicalmente nuevas?

Pero el argumento de RS también contradicen la experiencia histórica de la industrialización. La industrialización ha provocado cambios mucho más fuertes y rápidos (aunque a una escala geográficamente menor) de lo que cabría esperar en el caso del calentamiento global según las previsiones de los activistas del clima. La adaptabilidad de la humanidad es claramente mucho mayor de lo que supone RS, y los profesores no están haciendo el menor intento de probar su afirmación de ninguna manera. El automóvil, el avión, los viajes espaciales, la energía atómica, la biología molecular y muchas otras cosas que conforman nuestro entorno de vida actual y a las que incluso personas muy sencillas se han adaptado muy bien, estaban hasta hace relativamente poco «más allá de cualquier cosa que la humanidad civilizada haya experimentado jamás».

La pérdida de experiencia y previsibilidad causada por las nuevas circunstancias no es en modo alguno un problema que surja de manera especial del calentamiento global. Es un problema que surge con cualquier tipo de innovación y cambio a gran escala. Es un problema que los individuos y las familias, los empresarios y los empleados enfrentan cada día y que resuelven más o menos bien cada día.

Supuestas desventajas del calentamiento global (II): problemas sociales y éticos

El segundo argumento aducido por la RS para demostrar las consecuencias predominantemente negativas del calentamiento global se refiere a sus desiguales efectos sociales. Los países industrializados de clima templado y frío pueden esperar un mejor clima, mientras que la agricultura de «muchas zonas subtropicales y ahora áridas» tendrá que contar con pérdidas como resultado del calor y la falta de agua. «Esta es la carga moral del cambio climático antropogénico: los más pobres, que apenas han contribuido al problema por sí mismos, tal vez tengan que pagar con sus vidas el cambio climático» (pág. 75). En otros lugares, la RS dice lo mismo: «Además, muchas personas tendrán que sufrir fenómenos extremos como sequías, inundaciones y tormentas (especialmente ciclones tropicales). Por lo tanto, el cambio climático que estamos causando plantea graves cuestiones éticas» (pág. 78).

Estas cuestiones éticas se desarrollan en otro lugar, donde se discuten las consecuencias de una política de laissez-faire, es decir, una política que «acepta el cambio climático sin control con aprobación» (89). Tal política, escriben nuestros autores,

impondría casi todas las cargas del libre uso de la atmósfera como basurero a las generaciones venideras en los países en desarrollo particularmente sensibles al clima. Muchos grupos ecologistas no gubernamentales consideran esta perspectiva como la culminación amoral de la explotación histórica del «Tercer Mundo» por parte de los países industrializados, que son responsables de la mayoría de las anteriores emisiones de gases de efecto invernadero. (págs. 89 y 90)

Este argumento también es extremadamente débil. Esto se hace evidente una vez que discutimos los tres temas básicos que están realmente en juego aquí.

La primera de estas cuestiones es si a una persona A se le permite comportarse o tomar decisiones que resulten en desventajas para otra persona B. Y la respuesta habitual (además de correcta) a esa pregunta es: depende. Las empresas que compiten en el mercado sin duda causan muchas desventajas a sus competidores. Si te casas con la mujer de tu corazón, harás infelices a muchos competidores. Aquellos que hacen circular pensamientos confusos pueden a veces lanzar la política de un país entero o del mundo entero por el camino equivocado. Y sin embargo, de estas circunstancias difícilmente se podría concluir que no se debe permitir la competencia entre empresarios y cortesanos, o que sólo se deben permitir expresiones de opinión autorizadas por el Estado. Y esta consideración básica también puede aplicarse directamente a la cuestión del clima. Evidentemente, no se debe rechazar o evitar desde el principio el calentamiento del planeta simplemente porque aporte ventajas a algunos países y desventajas a otros.

La segunda cuestión básica es si la respuesta a la primera pregunta sería diferente si la parte desfavorecida fuera pobre. De nuevo, depende. Las empresas bien capitalizadas compiten con las empresas débilmente capitalizadas. Las chicas guapas son anunciadas no sólo por hombres guapos y ricos, sino también por hombres feos y pobres. El Bayern Munich tiene el mejor equipo de fútbol y por lo tanto tiene los mayores ingresos y por lo tanto siempre puede atraer a los mejores jugadores. Muchos otros ejemplos se pueden encontrar sin dificultad. Obviamente, a los competidores ricos se les permite usar sus cartas de triunfo, incluso si los desvalidos no son responsables de estar en una posición de debilidad. En cuanto a la cuestión del calentamiento global, se deduce que no debe rechazarse ni evitarse desde el principio sólo porque aporte más ventajas a los países ricos y más desventajas a los países pobres.

La tercera pregunta básica es si la pobreza del Tercer Mundo fue o es causada por los países industrializados, de modo que hay una deuda financiera de los países industrializados, que ahora podría ser borrada, al menos parcialmente, al reducir las emisiones de CO2. Esta pregunta merece dos respuestas.

En primer lugar, hay que subrayar que no hay absolutamente ninguna conexión necesaria entre las obligaciones financieras de los países industrializados y la política climática. En otras palabras, si tales obligaciones existieran realmente, no habría ninguna razón en particular para redimirlas en forma de política climática. Los pagos de transferencia o las inversiones directas también podrían hacerse en los países acreedores sin la más mínima restricción a las emisiones de CO2.

En segundo lugar, cabe destacar que «la explotación histórica del ‘Tercer Mundo’ por parte de los países industrializados» (pág. 90) no es más que un cuento de esposas marxista. Sólo si se adopta el punto de vista de la teoría del valor del trabajo completamente insostenible, se puede llegar a la idea de que la única manera de enriquecerse es explotando a los demás. De hecho, este no es claramente el caso. No es el caso de los ricos y los pobres en el mismo país. Tampoco afecta a la relación entre los países ricos y los países pobres. La gran mayoría de las materias primas que los consumidores de los países industrializados han obtenido del Tercer Mundo han sido pagadas, no robadas. Durante el período colonial, los consumidores de los países industrializados llegaron a subvencionar a las colonias, ya que no sólo pagaban los costos de las instalaciones de producción y las plantaciones en las colonias (a través de los precios de las mercancías), sino también (a través de los impuestos) los gastos de la administración colonial. La supuesta explotación del Tercer Mundo era en realidad un enorme negocio de subvenciones para los residentes de estos países. Nada prueba este hecho de manera más impresionante que el declive económico que se produjo en muchas partes del Tercer Mundo después del final del período colonial.

RS ponen la realidad de cabeza. Se podría argumentar, con mucha más pertinencia, que el calentamiento global traería algunos beneficios tardíos y largamente ganados a la población de los países desarrollados. Durante siglos han poblado zonas frías e inhóspitas y las han hecho fértiles gracias al trabajo duro, mientras que otros se han acomodado al sol. Los países industrializados están generando ahora temperaturas más altas a través de sus emisiones de CO2 y, por lo tanto, reduciendo (aunque sin querer) las adversidades naturales que tanto les han costado en el pasado.

Muchas otras observaciones y consideraciones podrían añadirse en este momento, pero ya debería quedar claro que no hay una ruta directa entre la ciencia del clima y la política climática. Les guste o no, los activistas del clima tienen que entrar en los campos de los abogados, economistas y filósofos. Y aquí no tienen una buena figura, en la medida en que esto puede ser juzgado a la luz del texto estándar de RS. Incluso si el calentamiento global fuera una consecuencia necesaria del desarrollo económico sin control, es mucho menos claro si los efectos negativos del calentamiento global superarían sus efectos positivos. En cualquier caso, la RS no lo demostró, y mucho menos lo demostró.

INTERVENCIONISMO CLIMÁTICO

Pasemos ahora a la política climática. RS recomiendan una política que tiene como objetivo evitar todas las emisiones de CO2 lo más completamente posible a través de regulaciones gubernamentales, prohibiciones y subsidios (estrategia de evasión). La alternativa fundamental es, por supuesto, no tomar tales medidas y confiar en que los participantes del mercado tomarán las decisiones más adecuadas en cada caso para adaptarse al entonces inevitable calentamiento global (estrategia de adaptación).

RS rechazan la estrategia del laissez-faire de la adaptación por las razones que se acaban de discutir: la incapacidad de la gente para adaptarse y los efectos no igualitarios del calentamiento global. Sólo mencionan brevemente algunos contraargumentos económicos. Escriben:

Algunos economistas sostienen, por ejemplo, que sería mucho más barato trasladar las poblaciones de las islas del Mar del Sur amenazadas por la subida del nivel del mar a Australia o Indonesia a expensas de los países industrializados que cargar la economía con restricciones de las emisiones de gases de efecto invernadero. (p. 90)

De hecho, este razonamiento suena bastante razonable. Es una pena que RS no den nombres y remita a sus lectores a esos razonables economistas, para que puedan formarse su propia opinión. De todos modos, los profesores de Potsdam no pueden estar de acuerdo con estos economistas. ¿Por qué? Ellos escriben:

Sin embargo, al hacerlo, se olvidan los problemas sociales y éticos y existe un gran peligro de que tales consideraciones abran una caja de Pandora geopolítica. (p. 90)

Ahora bien, se puede acusar a los economistas de muchas cosas, pero casi nunca olvidan los problemas éticos y sociales de la política económica. Sin embargo, la gran mayoría de los economistas no están en guerra con el sistema de mercado como tal o con la ética de la propiedad privada. No consideran problemático desde el principio que las personas cambien el mundo pero al mismo tiempo se adapten a los cambios en su entorno social y natural. A los ojos de la gran mayoría de los economistas —y de la gran mayoría del resto de la gente— es normal que la gente se traslade a diferentes lugares cuando descubre que está viviendo en una zona inundada. Esto también se aplica si antes no hubo inundaciones, pero ahora tales inundaciones son causadas inadvertidamente por las actividades de otras personas. En algunos casos, se aplicaría incluso si la inundación fuera causada a propósito, porque la cuestión fundamental es siempre si los contaminadores tienen derecho a hacerlo.

La política de migración del gobierno federal alemán y la política de covidencia ofrecen ejemplos similares. Ambas han dado lugar a un cambio masivo en el entorno social de Alemania, y muchos ciudadanos han decidido entonces trasladarse al extranjero; algunos incluso han renunciado a su ciudadanía. Tanto la política del gobierno como la reacción de los migrantes son consideradas por la gran mayoría de los ciudadanos como legítimas. Desde un punto de vista lógico, no hay la más mínima diferencia con los cambios en el medio ambiente natural que son causados por las acciones de algunos y que provocan reacciones de otros.

Y entonces, ¿hasta qué punto estas consideraciones están abriendo «una caja de Pandora geopolítica»? ¿Qué males podrían encontrarse en esta caja? ¿El mal de la responsabilidad personal dentro de los límites de la propiedad privada? ¿El mal de tener que resolver los problemas uno mismo antes de pedir o forzar una solución a los demás? ¿O, he aquí, el mal de la adaptación, es decir, la exigencia de que cada persona se adapte al desarrollo general de la economía mundial y también al calentamiento global que puede surgir de este desarrollo?

RS sólo se ocupan de forma breve y superficial de los pensamientos de este tipo. Tal y como ellos lo tienen, tales pensamientos surgen de una visión económica utilitaria del mundo, mientras que su estrategia preferida de evitar cualquier emisión de CO2 supuestamente corresponde al pensamiento científico. Esta categorización no parece ser correcta, pero es una cuestión secundaria. Vayamos al meollo de la cuestión de inmediato.

Según RS, la estrategia de adaptación plantea un problema de optimización económica en su núcleo. El objetivo es maximizar el «beneficio total de la protección del clima». Este beneficio total es a su vez igual a los daños climáticos evitados menos los costes de evitación y adaptación (ver p. 91). RS procede entonces a criticar este enfoque con argumentos que encuentran nuestra aprobación y que por lo tanto no tenemos que discutir aquí. Sin embargo, sería erróneo deducir, como lo hacen, que con ello han dado razones suficientes para rechazar la estrategia de laissez-faire de la adaptación. El defecto básico de todo su argumento es la forma en que plantean el problema. Es completamente inapropiado reducir la estrategia de adaptación a un problema de optimización macroeconómica. Esto está mal desde el principio. La adaptación al desarrollo económico y al calentamiento global no es un problema de optimización matemática para los funcionarios de una comisión central de planificación. Más bien es un desafío para la acción individual, para las comunidades de casas, asociaciones y empresas. Es un desafío que todos los actores enfrentan a través de la iniciativa y los contratos.

Los participantes en una economía de mercado no tienen que preocuparse por el total de los daños climáticos previstos y los costos de adaptación. Todo lo que tienen que hacer es tratar de encontrar soluciones adecuadas para sus propias vidas. No deciden en base a datos macroeconómicos, sino en base a ingresos monetarios y costos monetarios que creen que están asociados con varios cursos de acción alternativos.

La economía de mercado es el marco regulador que garantiza que esas decisiones descentralizadas fluyan juntas en un todo coherente; que se complementen y corrijan mutuamente; que resuelvan los grandes problemas de la humanidad sin perder de vista los muchos pequeños objetivos personales que también deben perseguirse. La economía de mercado no tiene un plan central. Está animada por innumerables planes que, sin embargo, no se yuxtaponen, sino que se relacionan entre sí en redes superpuestas. En el pasado ha demostrado su altísima superioridad sobre la planificación del gobierno central. Por lo tanto, es lógico que los economistas confíen en el mercado cuando se trata de abordar los problemas ambientales.

Este enfoque basado en el mercado claramente no tiene cabida en la órbita intelectual en la que flotan los RS. A sus ojos, los mercados pueden «sólo parcialmente encontrar las respuestas correctas al problema clima-energético», al menos si esto va a ocurrir «desde un impulso interno» (104) de los mercados. Por lo tanto, los profesores de Potsdam recomiendan que los gobiernos «den forma activamente a la transformación del sistema energético: por ejemplo, a través de condiciones que desvíen de las catastróficas decisiones de inversión a largo plazo e incentivos que atraigan el capital disponible hacia empresas que promuevan la sostenibilidad» (ibíd.).

En otras palabras, en su pensamiento, todos los problemas y soluciones están orientados a la mentalidad de los planificadores centrales, de personas como ellos. Toda su política se sostiene o se cae en la convicción de que «no hay una alternativa realista al enfoque de causa y efecto» (95), es decir, a la política climática intervencionista.

Como hemos visto, sin embargo, no puede haber ninguna duda de ello. Hay una alternativa. Se llama capitalismo. Y no necesita temblar ante los efectos del calentamiento global.

Fuente