Essay: How has the Federal Reserve System helped or hurt the American economy?

Gonzalo Macera es premiado por su breve ensayo a esta importante pregunta en Sound Money Defense League

-How has the Federal Reserve System helped or hurt the American economy?

Even though between the Federal Reserve System listed responsibilities one reads: “Maintaining the
stability of the financial system and containing systemic risk that may arise in financial markets.” It would
appear to be that unsound monetary policy from behalf of the FED has actually had the opposite effect in
more than one occasion. Between the various examples, a recent one was the 2008 crisis.

The explanation of what went wrong in the 2008 Financial Crisis by some authors was that the problem
could be traced back to a monetary policy that kept interest rates too low for too long (Diamond and Rajan
2009a; Dowd 2009; McKinnon 2010; Meltzer 2009; O’Driscoll 2011; Schwartz 2009; Taylor 2009), that it
could be argued that excess liquidity fueled by major central banks, among them the FED, generated an
accumulation of imbalances that led to the crisis.

Seguir leyendo.

Some thoughts on policy normalization and the Fed – Por Jaime Narbón

November is an interesting month in Washington, D.C. for Economists, Researchers, Policy Analysts and overall, for those interested in the world of ideas. For example, during the month of November, one can attend interesting academic events and listen to prominent scholars at the Annual Dinner of the National Economists Club, or attend several events at think thanks in the area. This year, Washington, DC had the exceptional experience of being the official site of the Southern Economic Association‘s Annual meetings as well as the Annual meeting of the Society for the development of Austrian Economics, where some of the most talented scholars and students gather to present and discuss relevant research on different fields within the science of economics.

Continue reading here.

federal-reserve

¿Qué significará la presidencia de Trump para la Reserva Federal? – Por Lawrence H. White

WhiteLawrence J. White explica los posibles cambios que se podrían dar en la Reserva Federal durante la administración de Trump.

En la noche de la elección, el ex alcalde de Nueva York Rudy Giuliani dijo al entrevistador Chris Matthews en el canal MSNBC que la victoria de Donald Trump, luego de una campaña en contra de las elites y los políticos de Washington, fue como cuando Andrew Jackson obtuvo su primera victoria presidencial. Al final de su primer período en la presidencia, Jackson cortó la conexión entre el gobierno federal y el Banco de los EE.UU. (al vetar la ley para renovar su existencia), una institución que era en algunos aspectos el Sistema de la Reserva Federal en ese entonces. ¿Puede que la presidencia de Donald Trump tenga consecuencias igual de dramáticas para la Reserva Federal?

Durante su campaña, el candidato Trump expresó la idea de una reforma profunda a nuestro sistema monetario: un retorno al patrón oro. Como Ralph Benko señaló, el Sr. Trump le dijo a una estación de televisión en New Hampshire: “Solíamos tener un país muy, muy sólido porque estaba basado en un patrón oro”. Agregó que un retorno a eso sería muy difícil porque “no tenemos el oro. Otros lugares tienen el oro”. De manera similar, le dijo a la revista GQ que “Volver al patrón oro sería algo muy difícil de hacer, pero vaya, sería maravilloso. Tendríamos un estándar sobre el cual basar nuestro dinero”.

Alguien debería señalarle al presidente-electo que de hecho el gobierno de EE.UU. si tiene suficiente oro en la Fuerte Knox y en otros depósitos, al menos si es que la Tesorería de EE.UU. ha estado reportando sus tenencias de oro de forma honesta. Al precio actual del mercado de alrededor de $1.280 por cada onza troy de oro puro, las 261,5 millones de onzas de oro del gobierno de EE.UU. valen $335 mil millones. Las actuales reservas bancarias requeridas son solo de $168 mil millones. Visto de otra forma, $335 mil millones es solo poco más del 10 por ciento del actual dinero M1 de $3.347 mil millones (la suma de la moneda y los balances en las cuentas corrientes), lo cual constituye más que un ratio saludable de reserva, según estándares históricos. En ese sentido, la restauración del patrón oro es eminentemente posible. Luego de desenmarañar los alivios cuantitativos (QEs), la Fed podría intercambiar las reservas bancarias requeridas por oro, y tener oro a cambio de su propia emisión de moneda, de títulos de la Reserva Federal, los cuales una vez más se permitiría que sean redimibles en oro. Mejor aún, el gobierno federal podría permitir que los bancos comerciales emitan su propia moneda nuevamente (o, si ya fuera técnicamente legal, prometer no penalizarlos).

Si la restauración del patrón oro será políticamente posible depende por supuesto de qué tan serio será el nuevo presidente de presionar por ella, y de qué tan receptivas serán las mayorías republicanas en el congreso.

Respecto de reformas de la política de la Reserva Federal que mantienen al dinero fiduciario en su lugar, la posición del candidato Trump parecía evolucionar. En una entrevista en abril, le dijo a la revista Fortune que “La mejor cosa que tenemos a nuestro favor es que las tasas de intereses están tan bajas”, y que el prospecto de alzas de las tasas era “tenebroso”. Durante un debate en octubre, en cambio, acusó a la Gobernadora de la Reserva Federal Janet Yellen de mantener las tasas de intereses artificialmente bajas por razones políticas, específicamente para mantener la recuperación hasta la elección y de esa forma ayudar al partido oficialista. Incluso en esa entrevista de abril, cuando pensó que Yellen había estado haciendo un “trabajo útil”, ya estaba diciendo que “Yo estaría más inclinado a poner otra gente ahí”. De manera que sería una sorpresa que Trump reafirme a Yellen como Gobernadora de la Fed cuando su periodo de cuatro años expire en febrero de 2018. Lo que él buscará en un nuevo gobernador es menos claro.

Como presidente, Trump inmediatamente tendrá la autoridad de nominar a dos nuevos gobernadores para la Junta de la Reserva Federal (FRB, por sus siglas en inglés), de manera que también lo hará para el Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés). Normalmente la FRB tiene siete miembros, incluyendo al gobernador. Actualmente tiene solo cinco miembros, todos designados por Obama. Los Republicanos en el Senado han dejado a propósito dos vacantes vacías al negarse a sostener audiencias para los últimos nominados por Obama. Por lo tanto, el FOMC consiste actualmente de 5 gobernadores designados por Obama más 5 presidentes regionales del Banco de la Reserva Federal, quienes suelen ser más preocupados acerca de la inflación (con la excepción del presidente de la Fed de Nueva York, el único presidente regional de la Fed que se sienta de manera permanente en el FOMC). Un par de nominaciones meditadas por la Casa Blanca Trump podría aumentar la preocupación acerca de la inflación del votante promedio (rompiendo el empate) en el FOMC.

En su crítica de octubre, Trump dijo que la Fed estaba “manteniendo las tasas de interés tan bajas que el próximo tipo o persona que llegue a la presidencia podría tener un serio problema”. Dijo en otro lugar que las tasas de interés artificialmente bajas estaban creando “una economía muy falsa”. En estas declaraciones Trump parecía haber reconocido que las tasas de interés demasiado bajas pueden dirigir mal las inversiones y crear burbujas insostenibles de activos. Él podría entonces favorecer propuestas del congreso que se hicieron en los últimos años, particularmente aquella del representante Jeb Hensarling, de aplicar una norma de política monetaria a la Reserva Federal. Una Regla de Taylor con dientes, por ejemplo, estipularía ajustes automáticos en el objetivo de tasa de interés de la Fed, basados en variables que pueden ser vistas por el público. Dicha norma eliminaría la discreción del FOMC y evitaría el problema de que la política monetaria se contagie de consideraciones políticas.

Este artículo fue publicado originalmente en Cato At Liberty (EE.UU.) el 10 de noviembre de 2016.

SMP: The money supply and the price level: A broken link?

Ultimo post en Sound Money Project, en reflexión al primer panel que asistí en APEE.

This past week, The Association of Private Enterprise Education (APEE) held its annual conference in Las Vegas, Nevada. As always, it was a very interesting event and I would like to take this opportunity to encourage young scholars who are serious about academic research and interested in promoting economic freedom to attend.

At the first monetary policy session that I attended, Sound Money: Are Central Banks Necessary?, it was said that the link between the money supply and the price level is broken. This really stood out to me. While this view wasn’t articulated by all of the presenters, it was certainly held by many of the economists in attendance.

Seguir leyendo en SMP.

4 razones que explican por qué la Reserva Federal no subió la tasa de interés

Tras la crisis supbrime y la “gran recesión” de 2008, la Reserva Federal de los Estados Unidos decidió bajar la tasa de interés nominal de corto plazo al 0 por ciento. Ben Bernanke, el Presidente de la Fed en aquel momento y artífice de la recuperación económica de los años siguientes, afirmaba que la tasa de interés permanecería en esos niveles hasta que el nivel de desempleo -que había tocado el 10 % en 2009-, volviera a valores inferiores al 6 %.

El gráfico No. 1 muestra la continua y persistente baja en el desempleo desde enero de 2010 a la fecha, con un último dato alentador en la tasa de desempleo en el 5,3 %.

Seguir leyendo en Fortuna Web.

 

SMP: Rising interest rates: The Fed vs the Treasury?

Hace unos días la Reserva Federal decidió mantener las tasas de interés sin cambios. Pero hasta hace una semanas se especulaba con un aumento de tasas (incluso según pronunciamientos de la Fed).

En este post en SMP comento sobre tres posibles razones por las cuales la Fed puede haber decidido seguir manteniendo las tasas de interés en mínimos históricos.

In its latest meeting, the Federal Open Market Committee (FOMC) decided to not increase the Federal funds rate target, extending the lower zero bound policy until at least their next meeting. Although the decision was not unexpectable, some people did find it a bit surprising. The post 2008 recovery has been one of the slower ones in U.S. history and its fair to say that if it were possible, the Fed would likely push interest rates below zero percent.

The unemployment rate has decreased from 10 percent in 2009 to close to 5 percent today. The core-CPI inflation rate, though not showing an upward trend, does depict values close to 2 percent (between 1.70 and 1.80 percent) on a yearly basis. It would seem, then, that the Fed is concerned with more than just unemployment and inflation, its mandated responsibilities. Three key issues come to mind.

Seguir leyendo en Sound Money Project.

Debe la Fed Subir la Tasa de Interés?

¿Debe la Fed subir la tasa de interés (La federal reserve fund)? Esta es la pregunta que me hace Adrian Ravier. Antes de referirme a esta pregunta, un comentario que puede ser de interés.

Hasta hace unas semanas existía cierta expectativa de que la Fed iba a subir las tasas de interés. Esta expectativa se basaba fundamentalmente en dos datos. En primer lugar porque se esperaba un aumento de la inflación. En segundo lugar, por una mejora en la tasa de desempleo. Se podría argumentar que estas dos variables responden al “doble mandato” de la Fed, buen desempeño del PBI (bajo desempleo) y baja inflación (informalmente, debajo del 2% anual).

Sigue leyendo

¿SUBIRÁ LA RESERVA FEDERAL LOS TIPOS DE INTERÉS?

YellenLa teoría económica nos permite predecir los efectos cualitativos que cada política económica puede generar sobre la actividad económica y el empleo. Sin embargo, hay un problema que los economistas no pueden predecir, esto es, el “timing” de cuándo el gobierno aplicará tal política.
 
En lo que refiere a la política monetaria de la Reserva Federal de los Estados Unidos hace tiempo que los analistas predicen una suba en los tipos de interés, pues nunca en más de un siglo desde que se ha creado la autoridad monetaria, la tasa de interés permaneció durante tanto tiempo en niveles cercanos al 0 %. Ni siquiera en los años 2001-2004 cuando se generó la burbuja inmobiliaria que originó la “gran recesión”. A partir de 2008, y justamente para paliar esta crisis económica, la Reserva Federal decidió volver a bajar los tipos de interés de corto plazo al 0-0,25 %, y allí se ha mantenido ya por siete años, esperando los analistas una eventual suba que corte estos años de liquidez global. Es sabido el impacto que tal política podría tener, comprometiendo a la economía norteamericana, pero también a China y a las economías emergentes de nuestra región.
 
Lo cierto es que Ben Bernanke, quien presidió la institución entre 2006 Y 2014, sostenía durante su gestión que sólo aceptaría subir los tipos de interés cuando el nivel de desempleo que había superado el 10 % en plena crisis bajara a menos del 6 %, nivel que efectivamente está alcanzando en estos últimos meses. La recuperación del empleo, sin embargo, no parece sostenible sin las políticas de estímulo monetario y fiscal, lo que lleva al directorio de la Reserva Federal a sostenerla por algún tiempo más.
 
En estos últimos días, leo a los analistas afirmar que Janet Yellen, la nueva Presidente de la autoridad monetaria, aceptaría subir los tipos de interés hacia septiembre de este año, de forma gradual para evitar un retroceso en la actividad económica y en la generación de empleo, aunque esta noticia se ha puesto en duda recientemente desde el blog de Ben Bernanke, cuando afirmó que según sus cálculos el nivel natural de la tasa de interés es precisamente del 0 %.
 
Si este es el caso, ¿debería subir la Reserva Federal los tipos de interés de corto plazo? ¿Con qué objeto? Me parece que la pregunta que los analistas se están haciendo debe cambiar. Si prevalece la observación de Bernanke, entonces la pregunta ya no es “cuándo” subirá la tasa la autoridad monetaria, sino “si efectivamente lo hará” en el mediano plazo.
 
Sostener dicha tasa en el 0 %, implica una continuidad en la liquidez global y un escenario más optimista para la región e incluso para la Argentina, cualquiera sea el resultado electoral de octubre del corriente.

El debate acerca del “tapering”: ¿podemos controlar el auge?

MachlupComparto una nueva columna publicada en Infobae, acerca de la política monetaria americana, el tapering y improbabilidad de que puedan controlar la situación económica.

En mayo de 1937, Fritz Machlup ofrecía una disertación en la Universidad de Minnesota en la que intentaba dar respuesta a esta difícil pregunta. En este artículo, recogemos la respuesta vertida por el autor, dada su relevancia para comprender la política monetaria que la Reserva Federal de EEUU viene desarrollando bajo la dirección de Ben Bernanke.

Para dar un contexto a su artículo, entonces Machlup se encontraba analizando las políticas que el gobierno estadounidense y la autoridad monetaria venían practicando para intentar paliar el episodio económico más doloroso de la historia de EEUU. Lo que a continuación sostenemos es que el análisis causal del autor mantiene plena vigencia en lo que refiere a la crisis de 2008 y el intento por encontrar un camino de recuperación.

La respuesta de Machlup entonces implicó tres cuestiones: 1) ¿Sabemos lo que es un auge?, y ¿podemos claramente identificar una situación dada como un auge? 2) Si sabemos lo que es un auge, y también cómo identificarlo, ¿sabemos cómo puede ser controlado? 3) Si sabemos lo que es un auge, cómo identificarlo, y también cómo podría ser controlado, ¿somos capaces de aplicar nuestro conocimiento y llevar a cabo las medidas que consideramos adecuadas?

Sigue leyendo