Perfil: Cómo frenar la inflación

Marzo dejó una alta tasa de inflación, 4.8%, lo cual da un 75.5% anualizado. Es la tasa más elevada desde septiembre del 2019. Una aceleración de la inflación era esperable tarde o temprano. La expansión de la base monetaria llegó a un 83% en septiembre del año pasado.

Como es sabido, la expansión monetaria afecta los precios con rezago, no de manera inmediata. Con nuevos picos de inflación resurge la pregunta de qué debe hacer el gobierno para controlar la misma. Las respuestas siguen siendo las mismas de siempre: atacar el problema de fondo en lugar de esconderlo detrás de argumentos multicausales.

Seguir leyendo en Perfil.

Perfil: Por qué suben los precios si baja el tipo de cambio

En los últimos días hemos visto una divergencia entre la inflación y el tipo de cambio. Los precios suben, pero el tipo de cambio baja. ¿No se suponer que el tipo de cambio afecta a la tasa de inflación? ¿Una baja del tipo de cambio no debería producir entonces una baja de la inflación?

Entre las tantas confusiones económicas que persisten en Argentina, esta es una de las más arraigadas. La relación es, en definitiva, al revés. Es la inflación lo que termina afectando al tipo de cambio. Ante esta divergencia, ¿qué se puede esperar que le suceda al tipo de cambio? Vamos por partes.

Seguir leyendo en Perfil.

Infobae: ¿Por qué se teme un salto inflacionario?

Desde 2007 que Argentina se encuentra en un proceso de inflación ascendente. La inflación anual promedio bajo la presidencia de Néstor Kirchner fue del 15.3%. Durante los dos mandatos de Cristina Kirchner fue del 25.6%. Con Cambiemos la inflación promedio saltó a un 41%. Si alrededor del mundo se está emitiendo dinero, ¿por qué se teme que el problema empeore en Argentina, pero no en el resto del mundo? Hay dos cuestiones que fundamentan este temor.

La primera cuestión son limitaciones técnicas del BCRA. La pandemia y las órdenes de cuarentena llevan a una menor actividad económica y mayor desempleo. Para lidiar con esta situación los bancos centrales alrededor del mundo han expandido la oferta de dinero, la cual se ha canalizado en subsidios al desempleo y ayuda a empresas para evitar el quiebre de las mismas. El problema, sin embargo, no es tanto la expansión de la oferta monetaria durante la pandemia, el problema es que el BCRA no tiene suficientes herramientas para absorber lo que va a ser un exceso de dinero el día después.

Seguir leyendo en Infobae.

La Inflación es un Problema Ascendente, no un Problema Estable

Tengo la impresión, quizás errada, de que la inflación se percibe como un problema estable, o constante, en Argentina. La tasa de inflación puede oscilar, pero es (en promedio), alta y estable. Es cierto, la tasa de inflación tiene oscilaciones, pero la tendencia es a un aumento de la inflación. La inflación no es un problema estabilizado, es un problema en creciemiento.

Esto se observa con dos gráficos. El primero muestra la inflación interanual de 1999 a la fecha. Luego de la crisis del 2001, se percibe una tendencia al alza comenzando a fines del 2003 o principios del 2004. La inflación promedio por presidencia aumenta (línea roja punteada). Los picos de inflación se superan en el tiempo.

Sigue leyendo

Infobae: Puede el BCRA Evitar un Salto Inflacionario?

La expansión de la base monetaria interanual a julio fue de un 82%. Para el mismo período, el M2 se ha duplicado. La agresiva expansión monetaria del BCRA durante la pandemia ha generado fundadas preocupaciones de un salto inflacionario en un futuro no muy lejano. Esta preocupación no se basa sólo en la fuerte expansión monetaria, sino también en las limitadas herramientas que posee el BCRA para contrarrestar su propia política expansiva.

La primer y tradicional herramienta para absorber exceso de circulante es la venta de bonos del tesoro. El BCRA vendería bonos del tesoro quitando pesos de circulación. De este modo, se evita un impacto en precios. El problema es que los bonos del tesoro que posee el BCRA son no transferibles, por lo que no pueden ser vendidos en el mercado financiero.

Seguir leyendo en Infobae.

Corona-crisis e Inflación

¿Debemos esperar inflación debido a la política monetaria en reacción a la pandemia del COVID-19? El BCRA, como muchos otros bancos centrales, están expandiendo la oferta de dinero. “La emisión general inflación” es, por supuesto, un enunciado ceteris paribus (sólo se mueve una variable a la vez). La realidad es más compleja.

Sigue leyendo

SMP: In Argentina, Inflation Is Still a Monetary Phenomenon

Peronism is returning in Argentina. On December 10, Alberto Fernández assumed the presidency of Argentina. The office of vice president is now held by none other than Cristina Fernández de Kirchner, who served as president for two consecutive terms between 2007 and 2015. It was under her tenure that Argentina entered a period of stagflation (stagnation with inflation). 

After four years with Mauricio Macri at the helm and a failed implementation of inflation targeting, Argentina’s inflation rate is once again reaching its highest level since the hyperinflation of the late 1980s. If one takes Fernandez’s pronouncements seriously, the prospects of seeing disinflation in the short and medium terms are slim.

Continue reading at SMP.

Psicología y Explicaciones Alternativas de la Inflación

A pesar de la distinguida historia inflacionaria de Argentina, varios políticos y economistas reniegan las explicaciones monetarias de la inflación. Se insiste con que la inflación es un “fenómeno multi-causal”. Tan multi-causal que hasta la psicología seria uno de los orígenes de la inflación. Sin embargo, asumiendo la multi-causalidad de la inflación, sigue siendo difícil aplicarlas a la Argentina reciente.

¿Cuál es el problema a explicar?

Recordar, primero, que lo que hay que explicar no son unos pocos años de baja inflación. No, lo que que explicar es más de una década de alta inflación (entre un mínimo de 10-15% y un maximo de 50% -Figura 1).

Figura 1: Inflación interanual
Sigue leyendo

(No) hay que ponerle dinero en el bolsillo a la gente

Desde la victoria electoral de Alberto Fernández (AF) se viene sugiriendo con creciente énfasis que para aplacar los problemas económicos hay que “ponerle dinero en el bolsillo a la gente”.

Más allá de las buenas intenciones detrás de la propuesta (mejorar los ingresos de los consumidores, en especial aquellos de menores ingresos), la idea puede causar más daño que beneficios. El punto no es si las intenciones detrás de una propuesta son “buenas” o “malas”, sino si dicha propuesta genera los resultados esperados. Las buenas intenciones no garantizan los buenos resultados.

Algunos de los problemas detrás de la idea de “ponerle dinero en el bolsillo a la gente.”

Sigue leyendo