Mis 8 discrepancias con Axel Kicillof y el gobierno argentino

Kicillof-614x350El ministro de Economía, Axel Kicillof, fue entrevistado recientemente por Joaquín Morales Solá y nos dejó -en 35 minutos- interesantes argumentos para defender su administración de la política económica.

En la entrevista arremetió una vez más contra los economistas ortodoxos, defendió la política de desendeudamiento, de reindustrialización y de inclusión social, enfatizó el fuerte crecimiento económico que el país experimentó desde 2003, recordó la recuperación de YPF y Aerolíneas Argentinas. Se apoyó sobre ciertos economistas como Miguel Ángel Broda, Orlando Ferreres y Carlos Melconian para señalar que la economía está bien, creciendo un 1 %, que la inflación se desaceleró de un 40 % a un 25 % -sin recetas ortodoxas-, que las reservas están estables, que no hay problemas con los vencimientos de deuda, lo que deja una buena herencia para el próximo Gobierno, garantizando continuidad del modelo luego de 2015.

Cuando se le cuestionó el bajo crecimiento, el ministro de Economía explicó el complejo contexto internacional que nos acompaña, con caída en los precios de los commodities, con las locomotoras de China y Estados Unidos bajo ciertas dificultades y con Brasil en recesión.

Es precisamente ese contexto el que lo obligó a decidir aplicar una política contracíclica desde principios de 2014 para estimular el consumo interno mediante planes y programas, apoyado en un supuesto consenso de los economistas en las recetas keynesianas que se presentan en todos los manuales de macroeconomía y política económica.

Dejando de lado los discutibles números del ministro de Economía -que él mismo se ocupó de criticar antes de asumir funciones oficiales-, presentaré a continuación mis diferencias con su administración de la política económica, que se pueden resumir en ocho puntos fundamentales.

Sigue leyendo

¿Se pincha la tercera burbuja, provocada por el dólar?

burbujaCopio mi última columna en Infobae, junio 17, 2013.

Tres burbujas podemos detectar en las últimas dos décadas, generadas a partir de la política monetaria de la Reserva Federal. […] La tercera burbuja está hoy entre nosotros, precisamente en América Latina. […] Lo cierto es que la Reserva Federal ha depreciado su moneda, algo que resulta evidente cuando observamos el precio de ciertos commodities como el cobre -de interés en Chile-, el petróleo y sus derivados -de interés en Venezuela y Ecuador– los alimentos -de interés en Argentina y Brasil– o el gas -de interés en BoliviaAmérica Latina ha disfrutado de precios récords para sus productos exportables y eso ha acelerado las tasas de crecimiento en la región, sin embargo, el proceso está en riesgo.

Aquí, la columna completa.

Dejo preguntas abiertas para el debate en este blog: ¿Hay una burbuja en América Latina? ¿Se está pinchando? ¿Qué se puede hacer al respecto?