Un tipo de cambio real alto para la transición

infobaeEl nuevo equipo económico avanza en el cumplimiento de sus promesas de campaña. Primero, redujo retenciones de exportaciones a cero para todos los cereales —e incluso para la industria—, excepto la soja, que bajó de 35 a 30 por ciento. Segundo, eliminó el cepo cambiario, estabilizó su valor oficial en torno a 13,90 pesos. Algunos analistas esperaban que su valor fuera un poco más elevado, pero eso obligaría al Banco Central a desembolsar mayor cantidad de pesos por la excesiva —y quizás fraudulenta— venta del dólar futuro durante la gestión de Alejandro Vanoli.

Argentina inició, con estas y otras medidas, un proceso de cambio de modelo económico que todavía necesita definir en sus aspectos fundamentales. Uno de ellos trata acerca de la integración comercial global, a través del mantenimiento de las relaciones con el Mercosur y con China, pero también de la integración con Estados Unidos y Europa, aspecto que se comenzará a profundizar en la cumbre del Mercosur en Paraguay. No estoy en la mesa chica del PRO, pero creo que la ambición de pertenecer al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA, por sus siglas en inglés) o generar acuerdos bilaterales con Europa y el Primer Mundo es una de las intenciones del nuevo Gobierno.

Sigue leyendo

El debate moderno sobre la Inversión Extranjera

Estos últimos días hemos presentados algunos posts críticos del modelo k, básicamente por las expropiaciones requeridas para financiar el déficit fiscal, o bien por ser un modelo hacia adentro, de carácter mercantilista, el que entendemos ahuyenta la inversión extranjera directa y con ello atenta contra el desarrollo económico.

Paul Krugman, sin embargo, ha defendido el modelo argentino, incluso como ejemplo de lo que Europa debe hacer ante su crisis fiscal. Nuestra posición ha sido la opuesta.

Hoy, Página 12 publica un artículo de Alfredo Zaiat que abre -una vez más- el debate sobre la inversión extranjera. El autor se sostiene sobre una investigación de la CEPAL y dice:

Uno de los postulados rectores del pensamiento económico convencional afirma que un país tiene un horizonte promisorio y una economía sólida y confiable si es receptor de crecientes inversiones extranjeras directas. Esa idea instalada con fuerza durante los noventa en el marco del Consenso de Washington plantea como criterio universal que el flujo de capitales productivos provenientes del exterior representa un beneficio automático para el país receptor. Se trata de un concepto muy arraigado en el sentido común que define la situación presente y futura de la economía dependiendo del grado de convocatoria que provoca en inversores extranjeros. Es una marca cultural compleja de alterar que abarca a diferentes fuerzas políticas, al mundo académico y a no pocos divulgadores.

El artículo sostiene la posición desarrollista, según la cual le compete al Estado dirigir la inversión extranjera hacia ciertos «sectores estratégicos». Me interesa conocer la opinión de los lectores sobre sus argumentos.

Inversión Extranjera y Desarrollo Económico

Estoy particpando de un congreso organizado por la Universidad Santo Tomás en la sede de Bucaramanga. La propuesta es sobre MIPymes e internacionalización, y la preocupación general es sobre las oportunidades, desafíos y amenazas que el Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos que comenzará a regir muy pronto presenta para el empleo y el crecimiento de Colombia.

El tema no es nuevo, pero está claro que es un debate que sigue abierto. El diario La Nación de Argentina lo plantea también en sus páginas:

[Argentina] recibió sólo 3% más que en 2010, pero 25% menos que en 2008; en América latina creció 26,9%

Durante la década de 1990, Argentina -junto a Brasil y México- lideraba la atracción de capital o Inversión Extranjera Directa (IED). Pero el «modelo de apertura» terminó mal y hoy el gobierno intenta no cometer los mismos errores.

Colombia, por su parte, parece seguir el camino de Chile, de apertura económica.

¿Se expone Colombia a una eventual crisis americana y a un mayor impacto? ¿se protege Argentina a través del proteccionismo? Me gustaría saber qué piensan los lectores.