Argentina: ¿Modelo de exportación?

Muchos lectores recordarán las palabras de Krugman sugiriendo que Grecia, Irlanda o España abandonen el euro y copien la salida argentina de la Convertibilidad.En este momento, esas palabras resuenan, mientras el desempleo en España sigue en aumento, y las políticas de austeridad no muestran los efectos deseados. Incluso Alemania parece apoyar cierta relajación en estas políticas, lo cual abre una incógnita sobre el convencimiento de la Unión Europea hacia el rechazo de la propuesta original de Krugman.

En América Latina, la Argentina también es fuente de discusión. Con la nacionalización de Aerolíneas Argentinas, la estatización del sistema de pensiones y la expropiación de Repsol-YPF, ofrece muestra claras en sus intenciones de revertir el noventismo.

Pero aquí Argentina no está sola. Desde la llegada de Evo Morales, Bolivia ha hecho todo lo necesario para controlar los sectores energéticos de la economía, nacionalizando el sector de hidrocarburos en 2006, el de telecomunicaciones en 2008 y la generación eléctrica en 2010, además de nacionalizar cementos y minas. Hoy Evo Morales volvió a la carga y nacionalizó una empresa española de electricidad con un argumento similar al de Argentina con Repsol-YPF. Dice La Nación:

Morales justificó la expropiación asegurando que la española y su predecesora, Unión Fenosa, «en 16 años apenas ha invertido 81 millones de dólares, una inversión en término medio de cinco millones al año», que consideró insuficiente.

Considerando que Kicillof ha dicho abiertamente que Argentina debe controlar los sectores energéticos, no sorprendería que profundice el modelo en el sentido de Bolivia. Y no sorprendería, luego, que el sentimiento anti-capitalista latinoamericano lleve a otros países de la región por el mismo canal.

 

Respuesta a Axel Kicillof: «El problema es el modelo K, no el mercado»

En este artículo explicaba que Kicillof es un académico serio y que el debate sobre YPF-Repsol es de ideas, no de personas. Mi opinión es que es un error del diario La Nación concentrar la atención en Kicillof persona, sea como marxista o sea como keynesiano, y que mejor sería refutar sus ideas, que lamentablemente hoy dominan en la política argentina.

En esta oportunidad, quiero mostrar dos videos y analizar sus argumentos:

Sigue leyendo

Argentina, el déficit fiscal y la soja-dependencia

Esta tarde tuve el placer de participar de un Tribunal en la exitosa defensa de tesis del ahora Dr. Pablo Arosemena Marriot, en el marco del Programa de Doctorado en Economía de ESEADE. Su tesis estuvo centrada en la dependencia de Ecuador de los petro-dólares y en cómo la teoría del public choice, los principios básicos de las finanzas públicas y cierta experiencia internacional pueden ayudarnos a fijar una combinación de reglas fiscales que limiten el gasto público o más bien, independicen los ingresos provenientes del crudo de los ingresos corrientes como medio de financiamiento del gasto público corriente, con el objeto de buscar un modelo económico sustentable de largo plazo. Demás está decir que felicito públicamente a Pablo por su excelente trabajo y no dudo que esta tesis será el comienzo de una propuesta formal de transformación de la economía de Ecuador, pero quiero dedicar este espacio para trasladar algunas de sus preocupaciones al caso argentino.

Sigue leyendo

La nacionalización de YPF II

En junio pasado, antes de las elecciones en las que Cristina Kichner resultó victoriosa con más de un 50 % de los votos, hicimos un análisis de la economía argentina bajo el kirchnerismo concluyendo que el gobierno argentino debía encarar tres desafíos si quería evitar una nueva crisis económica en los próximos años:

Cualquiera sea el resultado de la próxima elección presidencial, los desafíos centrales de la política económica post-elecciones son 1) el crecimiento de la economía, 2) el control del gasto público y 3) evitar que se dispare la inflación.

El kirchnerismo amagó con ajustes sobre los subsidios, pero los conflictos sociales no tardaron en llegar. Es por ello que cambió el rumbo, y se volvió sobre la profundización del modelo. A la estatización de las pensiones, se sumaron la apropiación de las reservas del BCRA y ahora la expropiación de YPF, aspecto que temíamos hace unos días.

Nestor Kichner –como muestra el video- había apoyado la iniciativa menemista de privatizar YPF, pero las necesidades fiscales del gobierno pudieron más. De hecho, si no se recortan los subsidios, ni se reduce al gasto público, la alternativa para financiarlo sería le emisión de moneda, pero eso aceleraría la inflación.

El gobierno tiene ahora -para el corto plazo- un recurso adicional para evitar el descalabro financiero de la nación (YPF en números), pero estimo que el daño «institucional» no tendrá reparos al menos en una década.

Mi pregunta a los lectores es si este daño institucional impactará en la economía en el cortísimo plazo a través de caída de la inversión, lo cual acelerará la llegada de la crisis, o si esta política le dará aire al gobierno, y el daño institucional será un legado más para lo que vendrá después.