Reflexión de domingo: “LA OBJECIÓN DE CONCIENCIA” – Por Alberto Benegas Lynch (h)

ABLHace un tiempo escribí una larga columna titulada “Acerca del contragolpe de estado” (estado con minúscula ya que individuo va de esa manera y es precisamente el objeto del cuidado de sus derechos por parte del aparato estatal, por lo menos en teoría). En ese trabajo -que se incluirá como parte de una selección en un libro que he titulado Nada es gratis que publicará próximamente la Fundación Libertad y Progreso de Buenos Aires- me refería a los antecedentes de la resistencia contra los gobiernos opresivos, argumentos esgrimidos inicialmente por algunos miembros prominentes de la Escolástica Tardía, por Algernon Sidney y por John Locke, luego retomados por gobiernos republicanos como es el caso paradigmático de Estados Unidos en su Declaración de la Independencia.

Ahora aludo a otro aspecto de la resistencia a los abusos del Leviatán y es desde otra perspectiva, la cual es fundamental aunque, como se verá, no exclusivamente religiosa. Como es sabido, los Padres de la Iglesia cristiana fueron principalmente los griegos Atanasio, Basilio y Juan Crisóstomo y los latinos Ambrosio, Agustín, Jerónimo y Gregorio Magno. Pero hay otros muchos que habitualmente no aparecen en primera fila. Por ejemplo, Lucio Cecilio Lactancio, conocido como “el Cicerón cristiano” (250 dC) quien, entre otras cosas, escribió que “Cuando Dios prohíbe matar, no sólo prohíbe el bandidaje que las propias leyes no permiten, sino que nos advierte que ni siquiera hagamos lo que los hombres consideran lícito. Así, a un hombre justo no se le permitirá servir como soldado ya que su servicio militar es la justicia”.

Sigue leyendo