LA CAÍDA DEL MURO DE LA VERGÜENZA: UNA NOTA – Por Alberto Benegas Lynch (h)

Francis Fukuyama pronosticó que a partir del 9 de noviembre de 1989 se terminaba el comunismo y aflorarían los mercados libres y el liberalismo. Esto fue un marxismo al revés, nada en la vida humana es inexorable, no hay leyes históricas imbatibles. Todo depende de la que seamos capaces de contribuir diariamente los humanos para el respeto recíproco.

Tal como ha consignado Paul Johnson “Una de las lecciones de la historia que uno debe aprender, a pesar de que es muy dolorosa, es que ninguna civilización puede tomarse por segura. Su permanencia nunca puede considerarse dada, siempre hay una edad oscura esperando a la vuelta de la esquina.”

En este caso, el espíritu totalitario se ha desplazado en tres vertientes: un supuesto feminismo que en verdad constituye una ofensa para la mujer, no solo por los humillantes cupos en medios académicos, laborales y políticos que subestima sus capacidades para competir sino que introduce ideas contrarias a la propiedad, al derecho y a la vida a contracorriente del feminismo original expuesto tan bien por mujeres de la talla de Mary Woolstonecraft. Por otro lado, el totalitarismo se ha puesto de manifiesto vía un falso ambientalismo que estimula la “tragedia de los comunes” a través de la figura del “subjetivismo plural”. Y por medio de la tercera vertiente ratifica sus ímpetus estatistas alimentando un Leviatán desbocado que se traduce en presiones fiscales asfixiantes, deudas astronómicas y manipulaciones monetarias emprobrecedoras.

El derrumbe del Muro de la Vergüenza significó el desmoronamiento del bloque soviético pero de ningún modo la desaparición del socialismo. Como es sabido,  la infame pared de 155 kilómetros de largo y cuatro metros de alto se inauguró el 13 de agosto de 1961 con la idea de evitar la permanente fuga desde Alemania oriental a la occidental, aunque, a pesar de ese fenomenal obstáculo la cruzaron algunos valientes dejando atrás cientos de muertos y decenas de miles de arrestos. Es del caso recordar muy especialmente un hecho sumamente conmovedor y es que el 25 de diciembre del año del mencionado derrumbe, Leonard Bernstein dirigió en Berlín una combinación de orquestas célebres para ejecutar la Novena Sinfonía de Beethoven con la letra original de la parte coral escrita por Friedrich Schiller titulada “Oda a la Libertad” (“An Die Freiheit”) que al ser censurada se convirtió en “Oda a la Alegría” (“An Die Freude”).

Una entrevista sobre dolarizar o desdolarizar la economía

El Dr Adrián Ravier, se mostró contrario a los dichos de la expresidente del BCRA, Mercedes Marco del Pont, cercana a Alberto Fernández, quien propone pesificar la economía del país. El economista sostuvo que una forma de cuidar los ahorros es, sin lugar a dudas, la inversión en moneda extranjera. En su mirada de economista ortodoxo, Ravier propone la dolarización de la economía que se vio marcada por un “Banco Central que desde 1935 no para de destruir la moneda” nacional. “Yo no sé que hace Marcó del Pont con sus ahorros, no me la imagino no dolarizándolos” sugirió Ravier. 

Entrevista completa aquí, en Radio Libertad.

(No) hay que ponerle dinero en el bolsillo a la gente

Desde la victoria electoral de Alberto Fernández (AF) se viene sugiriendo con creciente énfasis que para aplacar los problemas económicos hay que “ponerle dinero en el bolsillo a la gente”.

Más allá de las buenas intenciones detrás de la propuesta (mejorar los ingresos de los consumidores, en especial aquellos de menores ingresos), la idea puede causar más daño que beneficios. El punto no es si las intenciones detrás de una propuesta son “buenas” o “malas”, sino si dicha propuesta genera los resultados esperados. Las buenas intenciones no garantizan los buenos resultados.

Algunos de los problemas detrás de la idea de “ponerle dinero en el bolsillo a la gente.”

Sigue leyendo

Portfolio Personal: Cinco Lecciones y Cinco Desafíos para el Actual Cambio de Gobierno

Más allá del repunte que Cambiemos pueda haber tenido entre las PASO y las elecciones presidenciales, no dejar de ser el caso que perdió en primera vuelta contra una fórmula que ostenta récord de corrupción y rasgos inocultables de autoritarismo.

En otras palabras, no es que Cambiemos perdió las elecciones en primera vuelta frente a un Presidente (Canciller Federal) de Suiza como contrincante. Más allá de los esfuerzos de Cambiemos por presentar los resultados de manera favorables, el resultado es una clara derrota.

Por otro lado, Alberto Fernández asume con fáciles promesas de reactivación económica. Desde usar las Leliqs como un cheque sin fondo, hasta apretar el botón que hace reaccionar a la economía. Uno esperaría que alguien tan experimentado como Alberto Fernández en política, fuera más consciente de los desafíos que enfrenta.

 A continuación, cinco lecciones a aprender del fracaso de Cambiemos y cinco desafíos que, le guste o no, le esperan a Alberto Fernández como el próximo Presidente del país.

Seguir leyendo en Portfolio Personal.

SMP: The IMF and Argentina: Same Dance, Same Results

Argentina is in trouble again. Even after a substantial aid package from the International Monetary Fund (IMF), it is struggling to service its sovereign debt. One should not be surprised: when you keep employing the same policies, you are likely to end up with similar outcomes. This, however, is not the lesson Harvard economist Ken Rogoff draws from Argentina’s experience. Instead, he calls for even more aid flows to Argentina.

Rogoff is right to criticize President Macri’s decision to cut the fiscal deficit gradually, rather than attacking the issue more forcefully early on. That strategy ultimately required Macri to seek help from the IMF. But he is wrong to characterize the Macri tax cuts and liberalization efforts as “Big Bang reforms.” The tax cut was marginal at best. And, while capital controls were lifted under Macri, more comprehensive measures of economic freedom show no significant improvements. 

Continue reading at AIER.

Meta (casi) cumplida: del déficit fiscal y de cuenta corriente al superávit gemelo

Hacia fines de 2015 la discusión pública acerca de cómo enfrentar la herencia kirchnerista era sobre el shock o el gradualismo. Algunos insistíamos que había que encarar una reforma integral del estado a modo de shock, en los primeros 100 días de gobierno, que levantara el cepo cambiario y reconociera un valor más real para el dólar. Claro que esto tendría un efecto inflacionario inicial, de una vez, pero también habría contribuido a licuar parte de los salarios y a resolver el abultado déficit fiscal. El sobreempleo público debía ser encarado desde el primer día para evitar que un problema coyuntural, por malas decisiones del gobierno anterior, se vuelvan un problema estructural, sostenido por diversos gobiernos. Lo cierto es que se eligió otro camino.

El gradualismo permitió evitar en 2016 y 2017 una crisis mayor. De hecho, la performance económica fue bendecida por los argentinos en las elecciones legislativas de 2017, con una victoria rotunda en casi todo el país. Hasta marzo de 2018 incluso se pudo ver el pico de actividad, con una recuperación que dejó atrás la crisis de 2016 con las parciales correcciones sobre el cepo. El problema, sin embargo, es que esa recuperación había sido acompañada por una enorme pasividad en el terreno fiscal y una profundización del atraso cambiario a base de un fuerte endeudamiento.

La sequí primero y el sudden stop después, ade,ás del impuesto a la renta financiera y otros errores de política económica llevaron a la Argentina a tener que recurrir al FMI y fue entonces que debió atenderse los dos fuertes desequilibrios acumulados: el fiscal y el cambiario.

El gráfico que mostramos a continuación ofrece un dibujo de lo que fue la dinámica de estos desequilibrios en estos cuatro años.

Seguir leyendo aquí, en El Cronista.

Se buscan referentes de peso – por Alberto Benegas Lynch (h)

Dado el resultado electoral, es imperioso designar personas dentro del actual oficialismo que puedan constituirse en referentes de peso al efecto de reunir una oposición que refleje con carácter y decisión los valores y principios consustanciados con la sociedad libre.

No necesariamente deben adherir en su totalidad al proyecto alberdiano pero si levantar las banderas sustanciales de la libertad y no solo respetar la libertad de prensa, mantener en pie lo que queda de la Justicia y mostrar decencia como ha sido la actual gestión, temas que se dan por sentado en cualquier sociedad civilizada.

Se trata de revertir el fracaso de la presente administración en cuanto a haber inflado los alcances del Leviatán vía incrementos del gasto público en términos reales, debido a lo cual se ha aumentado la presión tributaria, se ha elevado exponencialmente la deuda estatal, se ha hecho más adiposo el déficit total y se ha producido una inflación monetaria mensual equivalente a la anual en cualquier país normal.

Con tamaña mochila no sería prudente que el actual presidente asumiera el rol de referente de la nueva oposición, y no digo líder pues es una expresión que remite al Duce o al Führer.

No son relevantes las anécdotas ni las excusas, lo trascendente son los resultados y lamentablemente esta gestión resultó desviada desde sus inicios. El bailecito en la Casa Rosada con la banda presidencial no pronosticaba estilos republicanos, a lo que se agregó como primera media económica la ampliación de ministerios y como primera medida institucional la pretensión de designar a dos miembros de la Corte Suprema de Justicia por decreto.

Estos nuevos referentes para administrar la oposición se tornan urgentes, sin perjuicio de estarse muy atentos y vigilantes en cuanto al período de transición que por cierto se vislumbra muy inestable y plagado de sorpresas de diverso tenor, cuya responsabilidad cabe principal aunque no exclusivamente al actual gobierno para poder concluir el mandato en tiempo y forma.

Sería una torpeza mayúscula que el gobierno interpretara los últimos actos proselitistas como un apoyo incondicional a su gestión, pues se trató en un porcentaje elevadísimo de personas que no querían que vuelvan los gobernantes anteriores para asegurarse la preservación de la República. Idéntica interpretación es aplicable al resultado electoral definitivo en las urnas.

La sugerencia que dejamos consignada en estas líneas no es para nada óbice para que otros esfuerzos liberales continúen con su faena de explicar y difundir ese noble ideario que apunte a correr el eje del debate y contar con representantes dignos de esa corriente de pensamiento. Se trata de encontrar los máximos reaseguros para preservar el sistema republicano.

Si hubiera vacilación en estos reflejos necesarios para ubicar a referentes de peso al frente de la nueva oposición que se avecina, aparecerían desgastes y marchas y contramarchas que demorarían el ejercicio adecuado en el contexto del sistema republicano. Y al  pasar recordemos que la República se compone cinco columnas fundamentales: igualdad ante la ley anclada a la noción de Justicia de “dar a cada uno lo suyo”, alternancia en el poder, rendición de cuentas por parte de los gobernantes ante la ciudadanía, transparencia en los actos de gobierno y nítida división de poderes.

Por último y en esta línea argumental recordemos lo consignado por Montesquieu en su tratado sobre las leyes: “Decir que no hay nada justo o injusto fuera de lo que ordenan o prohíben las leyes positivas es tanto como decir que los radios de un círculo no eran iguales antes de trazarse la circunferencia.”

Publicado originalmente en El Economista, el 29 de octubre de 2019.

Las restricciones económicas de Alberto Fernández

Similar a Mauricio Macri, Alberto Fernández (AF) asumirá la presidencia enfrentando un difícil y delicado contexto económico. Más allá de las expresiones fáciles de campaña, AF se enfrenta a serias restricciones de la economía Argentina. Lamentablemente no es tan fácil como “apretar el botón” que hace arrancar a la economía.

A continuación, tres importantes restricciones que imagino le traerán dolores de cabeza al gobierno entrante.

Sigue leyendo

LIBERTAS 4.2 and JCC’s dissertation in English

We are pleased to announce that Volume 4, Number 2 of LIBERTAS: Segunda Epoca is now available online.

This issue brings a special contribution. Juan C. Cachanosky’s (JCC) doctoral dissertation on the pitfalls of mathematical use in economics was originally published in Spanish in the original ESEADE‘s journal LIBERTAS (published as RIIM since 2007) in the 1980s. JCC’s research on this topic took place in the late 1970s and early 1980s. We are now making a translation of his work to English available on this issue.

This issue also includes (1) some comments and clarification from myself as the translator, (2) a vivid comment form Peter J. Boettke, who witnessed JCC’s doctoral defense in the United States, and (3) important reflections by Gabriel J. Zanotti, who also was a first time witness at the time of the debates in which JCC was involved at the time. This provides valuable context to understand some of the arguments being made in the published version of the dissertation.

The editors of LIBERTAS: Segunda Epoca hope to offer translation to English of JCC’s most salient work in the coming issues.

This issue also of the journal includes:

  1. Cachanosky, Nicolas: Translation Introduction to Juan Carlos Cachanosky’s “Economic Science vs. Mathematical Economics”
  2. Boettke, Peter J.: Wisdom from Juan Carlos Cachanosky on Economic Science vs. Mathematical Economics
  3. Zanotti, Gabriel J.: Why Juan Carlos Cachanosky was Finally Right?
  4. Cachanosky, Juan C.: Economic Science vs. Mathematical Economics: Part I
  5. Cachanosky, Juan C.: Economic Science vs. Mathematical Economics: Part II
  6. Sarjanovic, Ivo A.: El Mercado como Proceso: 30 Años Después
  7. Borella, Agustina: Lógica de la Situacion y Realismo en Popper
  8. Zanotti, Gabriel J.: La Devaluación del Magisterio Pontificio

I want to extend deep appreciation to Amy Fontinelle for her assistance in the translation process. Her delicate and precise work has significantly improved the final outcome.