APEE 2014, Las Vegas

Entre el 13 y 15 de Abril se celebró la conferencia anual de APEE (Association of Private Enterprise Education.) Como todos los años pares, tuvo lugar en Las Vegas, en esta ocasión en el hotel Wynn. Como en otras ocasiones, fue una excelente oportunidad para reencontrarse con colegas, amigos y ponerse al día. Comparto un resumen de algunos de los paneles a los que asistí.

El Adam Smith Award, el mayor reconocimiento otorgado por APEE, fue dado a Larry White por su trabajo en instituciones monetarias y su difusión de las ideas de libre mercado a lo largo de su carrera. White se refirió a la política monetaria reciente de la Fed y a los (oportunos) olvidos cuando autoridades de la Fed se refieren a un sistema de libre mercado en cuanto a dinero y banca.

La conferencia tuvo 11 paneles en paralelo. En las dos primeras sesiones hubo dos paneles consecutivos destinados a las contribuciones de Roger Garrison, especialmente a sus trabajos en macroecomía. Estas sesiones estuvieron organizadas por Mark Skousen y contaron con presentaciones de Andrew Young, Robert Mulligan, John Cochrane, Adrian Ravier, Larry White, Randall Holcombe, y Peter Boettke. De este conjunto sobresalieron dos aspectos de Garrison. Sus contribuciones en Time and Money, que no sólo ofrecen un marco de trabajo sobe la teoría de ciclos económicos de Mises y Hayek, sino que ofrece también un marco en común para comparar esta teoría con otras como la monetarista y la keynesiana. Pero también sobresalieron sus numerosos consejos fuera de sus libros y artículos a jóvenes estudiantes a lo largo de su carrera. Garrison, por ejemplo, fue uno de los primeros en la historia contemporánea de la EA en mostrar que se pueden publicar trabajos Austriacos serios en “journals mainstream.”.

El lunes también tuvo un panel destinado a temas de inmigración. Ben Powell está editando un libro que ofrezca una descripción de las regulaciones migratorias así como un análisis económico de las mismas. Junto a Alexandre Padilla estamos escribiendo un capítulo donde comparamos el proceso de VISAs de trabajo entre diversos países de la OECD. Padilla compartió el panel con Alex Nowrasteh (Cato Institute), Richard Vedder (Ohio State University), y Zac Gochenour (GMU). Zac habó de los pros y contras tanto para los países receptores como las por los países origen de flujos migratorios. Alex se refirió al impacto fiscal de los inmigrantes en los países receptores concluyendo que el efecto es menor y por lo tanto no es un buen argumento ni a favor ni en contra de la inmigración (en Estados Unidos.) Richard ofreció una reforma migratoria restringiéndolo a lo políticamente posible y no a lo económicamente ideal.

En un interesante panel sobre la posibilidad de un retorno al patrón oro por parte de Estados Unidos Adrián discutió las diferentes posturas de Hayek y los distintos sistemas de patrón oro. John D. Muller se refirió a los problemas institucionales que se generaron pasar a un sistema de dinero fiat. No es ya un cambio de activos que funcionan como dinero, sino que el cambio institucional para volver a un patrón oro es más complicado que el reemplazo de esas instituciones por las de dinero fiat. Finalmente White se refirió a mitos que parecen ser inmortales sobre el supuesto mal desempeño del patrón oro y los errores en las objeciones sobre la posibilidad de volver a un patrón oro. Por ejemplo, si la Fed (y otros bancos centrales) tienen el oro que dicen tener, y dado el nivel de reservas que mantienen los bancos actualmente, entonces sobra el oro para reemplazar las reservas por el metálico. White estuvo bien en resaltar que el patrón oro no es un sistema monetario nacional, sino internacional, y que es un conjunto de grandes países los que deben volver al patrón oro y no sólo Estados Unidos. Ejemplo de una institución que es fácil romper pero muy difícil volver a instaurar de manera centralizada.

En el panel de Austrian Macroeconomics, junto a Alexander W. Salter, Thomas Hogan, y William Luther expusimos sobre distintos temas relacionados a macroeconomía. Hogan ofreció resultados preliminares de cuánto la Fed debería haber prestado en la crisis del 2008 para salvar a todo el sistema financiero con cuanto la Fed de hecho prestó al sistema financiero en la crisis del 2008. Salter se refirió a sus trabajos de NGDP Targeting, donde el argumento de que no es lo mismo crear el nivel de NGDP a que este sea el resultado emergente del proceso de mercado se junta al problema de qué indicador de ingreso nominal seguir (aquí ofrezco un resumen de estos problemas.) Luther ofreció unos primeros avances sobre cambios en dirección en la teoría del ciclo. Su sugerencia es que en lugar de intentar argumentar empíricamente en términos del triángulo de Hayek como es utilizado en el modelo de Garrison habría que preocuparse por los resultados agregados y los efectos de nivel de la política monetaria. Luego de un ciclo económico, por ejemplo, si bien el PBI puede volver a sus tasas de crecimiento de largo plazo lo hace a niveles inferiores. Esto implica que el dinero no es neutral en el largo plazo (aquí un post relacionado.) Con un diagnóstico similar, pero un camino distinto, presenté mi paper junto a Peter Lewin donde argumentamos que el aspecto distintivo de la teoría del ciclo no es misterioso y puede ser bien definido en términos de finanzas corporativas. De este modo, en lugar de dejar de lado los triángulos Hayekianos, sugiero pensar en términos de sensibilidad del valor presente de proyectos económicos a cambios en los factores de descuento. Aquí las cuatro presentaciones (Hogan, Salter, Luther, Cachanosky.)

Por último, en el panel de Austrian Economics, Malavika Nair presentó los primeros avances de un paper que estamos escribiendo junto sobre cambios institucionales haciendo uso del caso Bitcoin como ejemplo. Kirzner argumenta (de manera convincente) que dado que las instituciones son las que dan origen al mercado y no son bienes transados dentro del mercado, la actividad empresarial está limitada para pasar de peores a mejores instituciones. Uno de los ejemplos que utiliza como institución es el dinero. Y si bien se podría considerar al dinero como una institución, no deja tampoco de ser un bien en el mercado lo que abre la puerta a decisiones empresariales. Si bien sería arriesgado considerar hoy al Bitcoin como moneda, y más allá de las dudas que pueda tener en su estabilidad a largo plazo, Bitcoin ha recorrido un camino lo suficientemente largo como para darnos algunas pistas y casos concretos de cómo la actividad empresarial puede llevar a reemplazar una moneda mala por una moneda superior.

Esta fue la conferencia de APEE con mayor número de asistentes. Algunos de los interesante paneles a los que no pude asistir fueron “Bitcoin: A New Bubble or the Future of Money?”, “Sound Money: Theory and History”, “Money and Banking  I”, “Morality and Economics”, “Which Monetary Rule?”, “Constitutional Political Economy”, “Author Meets Critics: Peter Boettke’s Living Economics”, “Philosophy of Freedom”, “Ending the (Bernanke) Fed”, “Alternative Philosophies of Liberty”, “Money and Banking II” y “Macroeconomic Issues.”

2014.04.14 - APEE 2014 - 02