Bitcoins y la necesidad de un banco central

El pasado 2 de Agosto, Lucas Llach (UTDT) subió un post interesante sobre Bitcoins en su blog La Ciencia Maldita. Como Lucas, no soy muy optimista en cuanto al futuro de los Bitcoins por algunos de los motivos que menciona. Agregaría que una de las dificultades, a diferencia por ejemplo de la época de lingotes de oro, es que no hay claros motivos pragmáticos por los cuales depositar unos Bits y recibir otros Bits que sean más fáciles de utilizar (como el caso de billete versus metal.) Es decir, si no surgen bancos de bitcoins, la oferta moentaria no puede ajustar a través del multiplicador bancario con la emisión de bits convertibles en otros bits. Disiento, sin embargo, con la conclusión de que “[s]in autoridad monetaria, es difícil resolver este problema de acomodar la oferta de dinero a la demanda para que el precio no fluctúe tanto.”

El equilibrio monetario se puede dar con una base monetaria (por ejemplo oro) complementada por sustitutos monetarios (notas convertibles) tal cual sucedió en numerosos casos de banca libre. Tres claros ejemplos son el Canadiense, el Escoses y el Australiano. Algunos datos de performance de estos bancos privados sin un banco central que regule la oferta monetaria debería ser envidia de más de un banquero central contemporáneo ayudado por las tecnologías de datos y cálculo que ni eran imaginadas en las épocas de banca libre.

El tema de Bitcoins es un tanto complejo. Recomiendo a los lectores el siguiente paper de Selgin: Synthethic Commodity Money.

Sobre los casos de banca libre recomiendo los trabajos de Lawrence H. White (Free Banking in Britain), George Selgin (The Theory of Free Banking y Bank Deregulation and Monetary Order) y Kevid Dowd (The Free Banking Experience.)

Aquí un listado más completo de literatura sobre el free banking.

Desmitificar la necesidad de un banco central para que haya equilibrio monetario es una de las tareas pendientes más importante en economía.

4 pensamientos en “Bitcoins y la necesidad de un banco central

  1. Nicolás,
    Por mi parte, luego de leer el texto original de Llach me encuentro con diferencias que quisiera plantear aquí. Prefiero discutir en nuestro blog aunque sería bueno discutir con él, pero allí ya caen en argumentos como “no sabes nada del Bitcoin”, que no nos sirven para nada. Creo que aquí vamos a poder discutir mejor.
    Llach realiza dos críticas al bitcoin:

    1. Por qué pedir que los ‘mineros’ trabajen para que amplie la oferta de bitcoins y su distribución. No tiene sentido, major sería simplemente sortearlos o cualquier otro método.

    So what? Esto no es una crítica al bitcoin, el sistema puede ser cualquiera, incluso el que propone Llach, la crítica me parece irrelevante. En un entorno de monedas en competencia habrá quienes propondrán otras, incluso algunas que ni imaginamos ahora, como ninguno de nosotros previó el nacimiento del bitcoin.
    La forma en que se distribuyen no dice nada sobre la naturaleza monetaria del bitcoin que depende luego de su aceptación como medio de intercambio.

    2. La segunda es más seria. Y como el bitcoin tiene un límite establecido en su cantidad, cuando ese límite se alcance una mayor demanda de dinero, por ejemplo por crecimiento de la economía y los intercambios, demandaría una caída de los precios.
    Serían éstas ‘variaciones’ abruptas en los precios? Llach muestra la evolución del bitcoin hasta ahora y se ve que tuvo amplias fluctuaciones, pero es algo que no debería extrañar oara un medio de intercambio que recién comienza a utilizarse, que está en definitiva construyendo su demanda y encontrando su verdadero poder adquisitivo.
    Si el Mercado lo acepta es probable que sufra luego un proceso como el que tuvo el oro antes, un largo y lento proceso deflacionario, muy alejado de locas turbulencias que dificultarían el cálculo económico.

    Además, el análisis assume una situación de “monopolio monetario”. Es decir, ante una mayor demanda de dinero la única alternativa es que los precios bajen ya que el monopolista no puede aumentar su cantidad. Pero en un entorno de monedas competitivas, puede haber otros proveedores de moneda que ofrezcan medios de intercambio si encuentran una demanda para ello.

    Me gusta

  2. Hola Martín,

    1-. Sobre el primer punto, entiendo lo que Lucas dice. Si vamos a tener Bitcoins, para qué gastar procesamiento si podemos tenerlos “free,” que sería más eficiente. Por ejemplo, para que usar un patrón oro (caro) si podemos usar un patrón ladrillo (barato).

    Creo que hay dos motivos por el cual la presencia de costos de producción del dinero base son importantes. En el caso del oro, por ejemplo, justamente para limitar la creación de dinero por parte del gobierno. Si hacer ladrillos con forma de lingotes fueses barato, el gobierno nos llenaría de ladrillos. Es decir, cumple un rol institucional. No me cuesta imaginar a un gobierno prohibiendo la construcción de casas con ladrillos; se han hecho cosas peores para apoderarse del oro.

    En el caso de los Bitcoins, dado que es una moneda nueva, de poco sirve sortear los Bitcoins si le va a tocar a gente que no le interesa. El costo de producción de Bitcoin desplaza a los no interesados haciendo que los receptores de Bitcoins sí estén interesados en usarlos y que entonces comience a circular.

    Coincido que en términos más generales esta no es una crítica válida a las monedas digitales, sino sólo al Bitcoin tal cual está concebido (indistintamente de si es o no una crítica válida.) Selgin propone otros esquemas que me parece que tienen mejor diseño, por ejemplo, y pueden escapar a esta “crítica” de Lucas.

    2-. Las oscilaciones que se ven en la cotización de los Bitcoins se deben a movimientos especulativos, un mercado chico, etc. Justamente porque es en fenómeno nuevo. El desarrollo de un mercado monetario de Bitcoin (dinero base + sustitutos del dinero base) es lo que estabiliza su poder de compra (el precio del Bitcoin.) Aquí sí veo una potencial falla en las monedas digitales dado que no hay motivos pragmáticos para que alguien deposite Bitcoins a cambio de un medio de pago más cómodo de utilizar. No digo que no puedan surgir ni que haya otros motivos por los cuales depositar en un banco (intereses, etc.), sólo digo que yo no los veo claramente (al menos por ahora.)

    Así y todo, por más que surjan bancos de Bitcoins, es posible que la oferta total de “Bitcoins base” sea demasiado pequeña para la totalidad del mercado y lleve a los bancos a mantener reservas por debajo de lo ideal para mantener el equilibrio monetario. Este punto del rol de la creación secundaria de dinero lo he visto mencionado muy poco en las distintas notas y posts sobre el Bitcoin.

    Entiendo que pueden suceder dos cosas:
    1-. Una competencia de monedas (entre ellas las Bitcoin) a la Hayek.
    2-. O la evolución de un sistema de banca libre donde el dinero base es el Bitcoin.

    En cualquiera de los dos casos no hay monopolio en la oferta de dinero, hay competencia.

    Me gusta

  3. Muy interesante. Yo leí el post de L. Llach y le comenté precisamente sobre la frase que mencionás.

    Sobre el Bitcoin específicamente, acá también hay un post de Xala i Martín http://www.salaimartin.com/randomthoughts/item/593-la-burbuja-del-bitcoin-2-respuesta-al-post-de-juan-ram%C3%B3n-rallo.html en donde, respondiéndole a Rallo, explica que la volatilidad del Bitcoin conspira contra que este se convierta en un nuevo medio de pago generalmente aceptado.

    La crítica me parece válida, pero está enfocada en el corto plazo con la evidencia que se tiene solo hasta ahora…

    Igualmente subsiste la pregunta ¿Cuando se alcancen los 21 millones de Bitcoin, toda demanda de dinero se trasladará a precios generando deflación constante y, consecuentemente, yendo contra el equilibrio monetario?

    O 1) ¿Surgirán nuevos medios de pago con una oferta más elástica?
    2) ¿Surgirán nuevas monedas del estilo Bitcoin?
    3) ¿Habrá notas convertibles a Bitcoin como creo que Nicolás sugiere y eso generará una mayor flexibilidad en la oferta de dinero?

    Creo que todas estas preguntas mías presuponen un mundo donde Bitcoin ya sea un medio aceptado.

    Último punto, no hay que subestimar el rol del estado en el futuro desarrollo de Bitcoin. En Tailandia ya decidieron prohibirlo y hay experiencias en EEUU donde, cuando aparecieron posibles competidores “libres” del dólar, se prohibieron (pienso en GoldMoney -creo- y el Liberty Dollar).

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.