¿Abandonar el euro? Una pregunta que divide a los libertarios

Un alumno me envía un artículo de Iván Alonso de reciente publicación y recordando mi apoyo en clase al abandono del euro me pide opinión. Su título resume la conclusión del autor: “Dejar el euro, devaluar…y morir de hiperinflación

Mi posición y respuesta a este artículo pienso que puede encontrarse en aquello que escribiera en julio de 2010 (¿Abandonar el euro?)

Sostenía entonces:

1) que los beneficios de la Unión Europea exceden a la creación del Euro, 2) que Hayek advirtió que la creación del Euro constituía un error hace 35 años y 3) que hoy es necesario aprovechar la oportunidad que se presenta para retroceder hacia la competencia de monedas nacionales.

Coincidía entonces -y lo hago aun hoy- con Richard Ebeling al afirmar que:

Un sistema en el que haya tantos monopolios públicos de la moneda como países haya en Europa parece superior a un solo monopolista con capacidad para manejar una única moneda para toda la Unión Europea. Y más aun cuando los individuos cuentan con libertad de elegir entre todas las monedas europeas, lo cual se constituye en un importante limitante para la política inflacionaria de los bancos centrales.

Al final del artículo intento despegarme de la propuesta de Paul Krugman y varios otros economistas  de que Grecia o España abandonen el euro, recuperen la capacidad de emitir moneda propia e impongan el curzo forzoso (que es justamente lo que Ivan Alonso critica). Mi posición es que resulta fundamental para el éxito de la medida que se deje a los ciudadanos europeos de los distintos países operar en cualquier moneda que se desee. Esa libertad de optar por las distintas monedas nacionales, será un límite a la expansión de los distintos bancos centrales, y así, el escenario hiperinflacionario será sólo una utopía.

¿Me gustaría conocer la opinión de los lectores?

17 pensamientos en “¿Abandonar el euro? Una pregunta que divide a los libertarios

  1. Adrián, interesantísimo debate el que planteás. Si bien disto de ser el indicado para contestar a la pregunta sobre sí se debe, o no, abandonar el Euro me atrevo a expresar un par de opiniones.

    Ante todo, creo que mucho de lo que pienso sobre las bondades del Euro lo ha expresado bastante mejor de lo que yo lo podría hacer Enrique Blasco Garma en este artículo reciente: http://www.libertadyprogresonline.org/2012/01/24/el-que-apuesta-al-euro-pierde/

    Por otro lado, me preocupan a veces muchas críticas “a priori” que se hacen de la moneda única europea. Pues la misma, más allá de dificultades que no niego, ha hecho muchísimo por defender y mantener el valor. Las reglas supuestamente monopólicas de la UE han representado para muchos países un salto cualitativo en lo que refiere a su manejo monetario. Por tanto, creo que para muchísimos europeos el Euro ha sido una solución frente los dislates monetarios que los sátrapas de los bancos centrales nacionales llevaban a cabo con sus monedas.

    A su vez, frente a la actual crisis comenzada en 2008, el comportamiento del BCE ha sido mucho menos grotesco que el de la Fed. ¿Qué hubieran hecho los políticos italianos con la antigua lira o los españoles con la peseta de haber tenido potestad sobre ella?

    Finalmente, la eliminación del curso forzoso, medida que creo es siempre saludable, va más allá de la existencia o no del Euro. Me parece, ruego que me corrijan de no ser así, que la existencia del Euro es perfectamente compatible con una economía sin curso forzoso. La única salvedad sería que habría, en principio, menos monedas nacionales entre las que optar al estar casi dos decenas de países europeos con una moneda común.

    Un abrazo y felicitaciones por el blog!

    Me gusta

  2. Muy interesante tu comentario Federico! Como siempre! Y tenés cierta razón… uno habla con ciudadanos españoles y ellos están agradecidos de vivir hoy con cierta estabildad… pero también es cierto que están sufriendo una burbuja inmobiliaria tremenda que a mi juicio es justamente la consecuencia de la política monetaria del BCE… ¿Habrían tenido esa burbuja sin el euro? Lo dudo…

    De todos modos, el riesgo de que España o Italia, para enfrentar los problemas económicos, devalúen la moneda, desaparece si se le da a los españoles e italianos la posibilidad de establecer contratos y ahorrar en otras monedas. Vuelvo a insistir que varios monopolios compitiendo es mejor que sólo uno manejando la moneda a discreción.

    Respecto a la última pregunta, necesito investigar… no estoy seguro si hay o no curso forzoso en la Unión Europea para utilizar el euro como moneda… pero dudo que un empleado pueda acordar con su empleador cobrar su salario en una moneda distinta del euro… o que pueda depositar en su banco una moneda distinta del euro y el dólar…

    Me gusta

  3. Si la alternativa es entre Euro y monedas monopólicas con curso forzoso, qué es mejor o peor puede depender del país como bien señala Federico. El punto es que no es sólo una cuestión de abandonar o no el Euro, sino que es de sistemas comparados. De no haber sistema Euro, ¿cuál es el sistema alternativo? El anterior a la existencia del Euro, o uno distinto.

    De allí que sea importante que no haya leyes de curso forzoso y sí haya libertad de elección de moneda en contratos y depósitos. Los banco centrales, en lugar de tener clientes cautivos van a tener que ganárselos incluso dentro de su propio territorio nacional (es que ya no va a haber “propio territorio” porque no va a ser un monopolio regional). Un gobierno que use el banco central para financiar déficits crónicos verá su moneda perder participación en el mercado. El mismo banco central, si es realmente independiente va a tener que elegir entre financiar al gobierno o ganar posición en el mercado.

    Pero si los países están dispuestos a abrirse a competencia de monedas, ¿cuál es el beneficio de romper el Euro? ¿Por qué no poner en igualdad de condiciones a otras monedas como el Dólar o la Libra Esterlina para entablar contratos y depósitos y poner al Euro bajo mayor competencia? No conozco los detalles de la regulación financiero/monetaria de la Zona Euro, pero dudo que el Euro compita en igualdad de condiciones con otras monedas.

    Me gusta

  4. Cómo podría ser el proceso mediante el cual regresemos a la competencia de monedas locales ante la situación actual de los países? Grecia, España, Italia están seriamente endeudados. Si emiten una moneda local en estos países, como bien lo dice, ¿qué empleado va a acordar con el empleador cobrar su salario en esta moneda?. Si se lograra “forzar” el uso de la nueva moneda nacional, creará los problemas que comenta Ivan Alonso y si después de forzar la devaluación se permite nuevamente el uso libre de cualquier moneda, no veo cómo no provocará una desmonetización del Dracma para moverse a otra moneda más estable (como el Euro).

    Me gusta

  5. Lo que Orlando describe es un posible escenario de transición, en el cual al final de cuentas, luego de usar el Dracma para pagar la deuda el mismo queda fuera de mercado. No veo mayor problema en que en este caso el Dracma desaparezca.

    El problema de deuda publica es fiscal, no monetario. No importa que régimen monetario se tenga, el mismo es insostenible si el problema fiscal se intenta tapar con política monetaria. Si los estados no equilibran sus cuentas fiscales, sea el euro o sistemas alternativos, los problemas van a persistir.

    La competencia de monedas (con sus beneficios y problemas) es técnicamente fácil de instaurar, el mayor problema es la voluntad política.

    Hay propuestas para pasar a un sistema free-banking, ya sea basado en oro o en dinero fiat. Ambos también son técnicamente sencillos de instalar. Pero este sistema si posee una traba extra, y es que un sistema al estilo “patron oro” donde aún haya ‘bancos centrales’ requiere de un compromiso internacional de los mayores bancos centrales, es mas un sistema multilateral que unilateral. Pero abrirse a competencia de monedas fiat unilateralmente sí puede traer ventajas.

    Me gusta

  6. ¿Cuál es la relación entre la burbuja inmobiliaria y la política monetaria del BCE, Adrián?

    Me gusta

  7. Inglaterra tuvo tambien una burbuja inmobiliaria considerable y no tiene euro. Alemania e Italia no padecieron una burbuja inmobiliaria al estilo España y compartieron el euro. O sea que la causa de la burbuja hay que buscarla mas por las politicas hipotecarias, ingreso de capitales, que necesariamente monetarias.
    No entiendo el razonamiento de abandonar el euro para “regresar” o “retroceder ” a un regimen de competencia de monedas nacionales. No se puede regresar a un lugar de donde nunca se salio. En Europa previo al actual curzo forzoso del euro existian monedas nacionales tambien con curso forzoso. En la Europa previa al euro no habia posibilidad de usar monedas de otros paises para cancelar contratos. Esa era la propuesta alternativa de Hayek, que nunca se materializo.
    El euro es peor que algunas monedas y mucho mejor que otras si la vara para comparar es la estabilidad de precios.
    Me quedo toda la vida con el euro que con el peso de Marco del Pont.

    Me gusta

  8. En respuesta a Alejandro e Ivo me parece que lo mejor es tratar en otro post el tema de la causa de la burbuja inmobiliaria europea (hoy mismo lo subo).

    Por lo demás, propongo tomar el caso de las pensiones en Argentina como ejemplo. Tuvimos un sistema de reparto que quebró. El mismo fue privatizado en 1994. Tras diez años, el sistema demostró ciertas falencias… comisiones muy altas cobradas por las administradoras, déficit fiscal del gobierno por la imposibilidad de hacerse de recursos para pagar a los jubilaciones y pensionados de hoy, etc… La decisión fue retroceder a su estatización. Yo pienso -e imagino que muchos lectores del blog estarán de acuerdo- que el sistema podía corregirse asemejándolo un poco más al caso chileno. No era necesario volver al sistema de repartos.

    Aquí pasa algo similar. No se trata de elegir entre el sistema de monedas nacionales no competitivas y el euro. Se trata de sostener que el euro no es la solución. La propuesta es volver a monedas nacionales pero exigiendo a los miembros de la UE que permitan a los ciudadanos de estos países establecer contratos en cualquier moneda que lo deseen.

    Si España o Grecia, por tomar dos ejemplos de países en problemas, deciden salir de sus problemas fiscales licuando la deuda con devaluaciones sucesivas, entonces sus ciudadanos no demandarán la peseta o el dracma. Posiblemente vayan por el marco alemán. No entiendo por qué esto sería indeseable.. aunque está claro que hay otras propuestas superiores a esta, aunque posiblemente menos viables (políticamente hablando).

    Me gusta

    • Sería posible para España o Grecia salir de sus problemas fiscales con una moneda que nadie demanda? Creo que no. Tendrían que volver su moneda de curso obligatorio… y regresar al sistema de monedas nacionales no competitivas.

      Y luego, el paso de la peseta o el dracma al Marco Alemán, ¿no conllevaría una desmonetización (hiperinflación)???

      Voy a releer el libro de Bagus para refrescarme la memoria. Lo que no me queda claro tal vez es el proceso de pasar del estado actual a cualquier otra propuesta monetaria “arreglando” el problema fiscal en el camino. Creo que como menciona Nicolás, lo que debo de recordar es que son dos problemas diferentes.

      Me gusta

  9. Pingback: ¿Tiene la burbuja inmobiliaria europea una causa monetaria? « Punto de Vista Economico

  10. Si España o Grecia salen del euro y retornan a una moneda nacional, por supuesto que podrán pagar sus deudas. Todo el gasto local puede pagarse con emisión de moneda. Pero habrá terceros afectados. Es el impuesto inflacionario!

    Si esto a largo plazo conduce a hiperinflación… sólo depende de la cuantía de la expansión. Pero me parece un escensario exagerado!

    El problema fiscal se soluciona recortando el gasto, pero el ajuste fiscal es siempre difícil desde el punto de vista político.

    Me gusta

  11. España, Grecia, o el país que fuese, necesita imponer un sistema de curso forzoso para que la estrategua “salir del Euro + devaluación” funcione. Si la idea es ir a un sistame más competitivo entre distintos emisores, entonces no se puede evitar tener que disminuir los déficits fiscales.

    Distinto es, solucionado el problema fiscal, es mejor un sistema Euro con equilbrio fiscal o un escenario más mpetitivo (se pueden hacer contratos en distintas monedas) también con equilibrio fiscal.

    Creo que la respuesta no es obvia por dos motivos:
    1) Depende de qué país se esté hablando. Evidentemente el Euro es mejor que el Peso Argentino de Marco del Pont.
    2) Existen distintos trade-offs, que son valuados de manera distinta por distinas personas. Al ser un problema de valuación es muy dificil llegar a un común acuerdo entre todas las partes.

    Me gusta

  12. para mi el problema del euro es un problema de indigestion fiscal. el euro no es peor que el dolar de la fed desde un punto de vista estrictamente monetario. de hecho de acuerdo a su evolucion desde su lanzamkento el euro resulto mejor que el dolar. se aprecio mas del 50%. el que no pertenezca a ningun estado soberano en particuar es el motivo por el cual resulto mas estable.
    no hay dudas que permitir la competencia de monedas en europa es mejor que el euro, si asumimos que alguna de las monedas que competiran sera mas estable. yo defiendo al euro a veces porque veo en muchos economistas americanos una fijacion contra el euro. fijacion que se legitimaria si al mismo tiempo pidiesemos que se haga lo mismo con el dolar.
    los problemas europeos para mi son esencialmente fiscales y adicionalmente fruto de regulaciones. si hoy europa tuviese estabilidad fiscal el dolar cotizaria a 2 por 1 contra el euro, a pesar de su caracter monopolico y constructivista.

    Me gusta

  13. He leído con cuidado cada uno de los comentarios y he querido sumarme con la siguiente idea:

    Desde hace algún tiempo que trato de defender el euro porque -en línea con Ivo- los europeos han tenido una envidiable estabilidad desde su inicio (al menos comparada con la estabilidad de la peseta, como señalaba Adrián, por ejemplo) y porque el euro es probablemente lo más cercano a lo que en aquellas épocas hubiésemos buscado.

    No obstante, se habla mucho del euro a dos velocidades, pero si de tiempo se tratara y ya que Merkel parece estar muy cerca de ceder ante la idea de que el BCE empiece a emitir, podríamos también empezar a hablar de monedas domésticas débiles (dracma, peseta, etc.) y monedas domésticas fuertes o menos débiles (marco, florín, etc.). Suponiendo que Alemania abandone el euro porque éste sería devaluado, ¿qué sentido tendría para Alemania seguir adoptando el euro?

    En caso de que volvieran distintas monedas domésticas, incluída la cláusula de libre elección de moneda, ¿sería muy descabellado pensar que de todas maneras terminarían casi todos adoptando el marco alemán? Si ese fuera el caso, los países con monedas débiles habrían dado vueltas e incurrido ya en costos de logística y emisión sin sentido. Y, de hecho, creo que una fuga de capitales ya se viene dando paulatinamente en países como Grecia, y al mismo tiempo una afluencia de capitales en Alemania.

    ¿Sería mucha locura plantear una moneda paralela al euro, con cláusula de libre elección de moneda incluída, como un euro-oro, un marco-oro y/o -en línea de lo que Nicolás anota- un simple y llano marco alemán fiat? De todas maneras, y como bien anota Bagus -mencionado por Orlando-, el BCE -que habría sido creado a imagen y semejanza del Bundesbank- ya no tendría razón de existir.

    ¿No es acaso el BCE el problema, y no necesariamente el euro?

    En fin, un saludo para todos.

    Me gusta

  14. Pingback: Política Monetaria y la Burbuja Inmobiliaria « Punto de Vista Economico

  15. Gracias Mauricio por compartir esta reflexión! La seguimos en el nuevo post de Nicolás… aunque no veo cómo separar al euro del BCE… Al decir que proponemos abandonar el euro.. decimos que debe dejar de ser administrado monopólicamente por el BCE. (Y felicitaciones por su blog!)

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.