Etiquetas

, , , , , , , , , , ,

Sé que son autores muy diferentes y que han opinado diferente en esta cuestión, pero sospecho que las diferencias han sido acentuadas por las interpretaciones de sus lectores.

Obviamente Mises tiene él mismo parte de responsabilidad en el problema referido. Su énfasis en el apriorismo es tal, ya en 1933 (Epistemological Problems of Economics) que Hayek afirma que su famoso Economics and Knowledge de 1936 estaba en gran parte destinado a Mises en la parte metodológica, temiendo una grave reprimenda de Mises, que nunca llegó (sino que al contrario le mandó un “muy bien!” :)). Lo que ocurre es que no fue en 1933 la única ni la última vez que Mises parece afirmar que la economía se desprende totalmente de su famosa praxeología. Sobre ese punto ya he opinado varias veces que, sin embargo, Mises es ambivalente: tiene expresiones que hacen plausible lo que llamé la “interpretación Machlup” de Mises. Esto es, Mises sostiene que entre la praxeología y la cataláctica es necesario pasar por las “condiciones del mundo real” (cap. XIV de Human Action), con lo cual, entonces, la economía como cataláctica no parece desprenderse sólo de la praxeología….

Hayek es menos ambivalente o, decididamente, no lo es. Utilizando un lenguaje más popperiano, afirma, en Economics and Knowlege,  que entre la “teoría pura de la acción” y el desarrollo de la economía como ciencia son necesarias “hipótesis auxiliares” sobre el tema del aprendizaje, y que eso convierte a la economía en una “ciencia empírica” (términos que Mises nunca hubiera utilizado).

Que ambos autores coincidan en ese “entre” es importante. Ni Mises era totalmente apriorista ni Hayek tan empírico. En el caso de Mises, ya vimos por qué. Y Hayek, ¿por qué no era “tan” empírico?

Primero, porque en sus obras de epistemología de las ciencias sociales (Scientism and the Study of Society, 1942; Degrees of Explanation, 1955; The Theory of Complex Phenomena, 1964) Hayek despliega lentamente, hasta hacerlo explícito en 1964, que las ciencias sociales son ciencias de fenómenos complejos cuyas predicciones son más bien tendencias generales que excluyen ciertos casos que, de darse, serían más bien una “refutación” y no una verificación. Exactamente lo que Popper decía para todas las ciencias. Cuestión a analizar: casi lo mismo había dicho Mises en el cap. II de Human Action…

Segundo porque “empírico” quiere decir en Hayek “afirmación sobre el mundo”, no “testeo empírico” como el neopositivismo lo suponía. “Economía como ciencia empírica” quiere decir por ende “economía que afirma algo sobre el mundo”. ¿Acaso tan diferente a Mises cuando afirma que la economía “no es mera gimnasia mental”, texto citado por Machlup en su The Problem of Verification in Economics, de 1955?

Tercero porque “mundo” no es en Hayek cosa física y medible, sino mundo humano de fines, intenciones, relaciones y expectativas. Una “afirmación empírica sobre el mundo” no es por ende una medición sobre algo físico o un indicador, sino una afirmación sobre cómo los seres humanos coordinan expectativas, cosa que no se “ve” sino que se comprende cuando se entienden los fenómenos de aprendizaje del ser humano falible en conocimiento disperso.

La visión de ambos autores como totalmente contrapuestos no se debe por ende a la sutileza de sus textos sino a tomar ciertos párrafos de uno u otro y colocarlos dentro de otro contexto (por ejemplo, el extremo apriorismo de Rothbard, o leer a Hayek desde una versión positivista del método hipotético-deductivo).

Conclusión: ambos autores son hoy clásicos; plantearon sus problemas en su propia terminología y en sus propios contextos. Pero ambos plantearon la necesidad de una teoría económica a priori de testeos empíricos de corte neopositivista. La tarea de hoy no es repetirlos sino actualizarlos y corregirlos a la luz de los nuevos avances post-popperianos de la filosofía de la ciencia.