La esencia de Law & Economics

Estimadas/os,

Este jueves Eduardo Stordeur presenta su libro “Análisis Económico del Derecho: Una Introducción” (Buenos Aires: Abeledo Perrot, 2011). El libro es muy recomendable y desarrolla un enfoque bien completo de los temas del mainstream L&E.

Hemos iniciado una serie de debates con Eduardo, a los que se ha sumado a veces Alberto Benegas Lynch (h), y creemos que vale la pena traerlos aquí para que se enriquezcan con los aportes de ustedes. Hasta ahora, las críticas que he presentado son básicamente dos:

1. Publicar un libro con todo el aporte del mainstream L&E y algunas referencias austríacas o institucionalistas, y no aprovechar la ocasión para desarrollar un texto alternativo con esas características.

2. Más específicamente, instancias en las que aparecen comentarios o propuestas que plantean la posibilidad o la necesidad de realizar evaluaciones de “costo y beneficio” cuando, dado el carácter subjetivo del valor, esto sería imposible para un observador externo.

Aquí van unos intercambios. Pongo mi primer comentario y luego la respuesta de Eduardo. Luego Eduardo seguirá la discusión en este mismo blog:

Primer Mail MK:

He leído todo el libro de Eduardo con mucho interés y vuelvo a decirle algo que ya dije en su momento. El libro es muy bueno y muy completo en la presentación de las contribuciones de L&E. Desde mi perspectiva, me da pena que no haya aprovechado la oportunidad para superar el enfoque de Chicago y plantear el desafío de presentar un enfoque integral más austríaco o institucionalista.

La visión del L&E mainstream hace demasiado hincapié en una visión positivista de la eficiencia y la capacidad del analista de determinar qué norma es más eficiente, algo que, supongo, Hayek dejaría en manos del largo y lento proceso evolutivo del derecho.

Pero se ve que ésta es la visión que ha adoptado esta nueva versión pos-Austríaca de Eduardo”.

Respuesta ES:

“Martin

Si, mi objetivo en el libro era  presentar el estado de la literatura y no intentar contribuciones teoricas. Respecto del Law and Economics y la Escuela Austriaca escribi hace un par de años en RIIM sobre economia de los contratos y antes “Una lectura hayekiana de Coase”, donde muestro o intento mostrar compatibilidades a un nivel mas general.  Igual el libro menciona aportes austriacos y concluye que la mejor explicación para la eficiencia del common law es austriaca (Hayek) y no neoclásica.  Es que creo que la EAE proporciona buenas explicaciones generales y justificaciones pero no modelos que puedan emplearse para examinar el resultado de una regla legal.

Pero no creo que la mayor parte de las contribuciones del AED requiera asumir objetividad en las preferencias. La idea central en derecho de propiedad es que la ausencia de derechos de propiedad lleva a ineficiencias del tipo “tragedia de los comunes”, un argumento muy empleado por autores de la EAE. La parte central de derecho de los contratos sugiere que esto permite mas cooperación social y bajar costos de transaccion en los intercambios. En la parte más formal afirma que una persona solo cumple un convenio si el costo subjetivamente estimado de hacerlo es menor que el valor esperado de la sanción. Quizás haya más problemas en la parte normativa (no en la descriptiva) de la economia del derecho de los accidentes (algo que laburó Rizzo), pero centralmente la asunción (algo que se maneja en otras ciencias con poder predictivo y explicativo) es que hay correlación entre la cantidad de actividad y el nivel de cuidado y la probabilidad de ocurrencia de un accidente. La idea de compensar a la victima por el valor del daño (algo muy aceptado en derecho y teoria moral) lleva a que el dañador potencial gaste de manera eficiente en precaución.

En economía del litigio la idea central es que una persona demanda cuando “subjetivamente considerado” el valor esperado de la sentencia descontada la probabilidad de ganar es mayor que el costo (subjetiviamente estimada) de iniciar el pleito y así con los otros elementos del modelo. En cualquier caso,  probablemente,  lo más importante es el poder predictivo y explicativo, antes que el realismo de las hipótesis, pero aun así no se objetivizan preferencias.

En cuanto a la observacion de Alberto me parece una idea interesante para explorar pero algunos modelos, como la subasta de Dworkin y otros, toman en cuenta la subjetividad pensando centralmente en la igualdad como el resultado de una subasta hipotetica o elecciones que las personas harian detras de velos de la ignorancia. Igual, creo, en la parte aplicada o quizas al comienzo mismo, hay una buena cantidad de asunciones sobre preferencias de las personas.”

Respuesta MK:

“Bueno, no quiero que se interprete esto como una condena del libro, ya dije que me parecía bueno. Pero tengo marcados algunos comentarios que les puedo pasar, para que tengamos una interesante discusión. Empiezo con uno:

P. 47: “Como he comentado antes, en muchos casos las soluciones eficientes requieren cambios en las reglas sobre la base de que los que ganan lo hacen en mayor medida de los que pierden, los que no necesariamente son compensados. En este sentido, por ejemplo, levantar una regla de prohibición de exportación de granos, para citar un clásico, es eficiente siempre que la ganancia de los consumidores a consecuencia del menor precio sea mayor que la pérdida de los productores locales perjudicados por la competencia y los menores precios. Estos pagos se hacen sobre la base de la voluntad de pago de las personas y la voluntad de pago de las personas no es una variable independiente de otras reglas legales que adjudican derechos. De ese modo no es muy claro que  se pueda conectar, tan fácilmente, la eficiencia con la utilidad”.

Una regla de prohibición de exportaciones de granos no puede ser nunca eficiente si prohíbe en forma compulsiva intercambios que de otra forma se hubieran realizado dadas las valoraciones subjetivas de las partes. Su levantamiento, por cierto, es eficiente, pero nada tiene que ver conque lo sea solamente en el caso en que las ganancias de los consumidores sean mayores que las pérdidas de los productores, ya que ése es un cálculo que nunca podemos hacer.

La voluntad de pago no es un dato relevante, ya que una cosa es tener voluntad y otra es efectivamente pagar. Lo que conocemos es el precio de intercambio, la voluntad de las partes nos es desconocida.

Esto se relaciona con un comentario anterior:

p. 34: “De modo que un estado distributivo X es Kaldor-Hicks preferido a otro anterior Z cuando en X los ganadores pueden hipotéticamente compensar a los perdedores de modo tal que continúen siendo ganadores, tal que la utilidad de los perdedores en X sea al menos igual a la posición que tenían en Z. El mismo Kaldor, uno de los proponentes del criterio, ofreció un ejemplo especialmente atractivo: la apertura comercial de maíz en la Inglaterra del siglo XIX fue eficiente puesto que la ganancia de los consumidores excedía la pérdida de los propietarios antes beneficiados con los mayores precios”.

¿Y cómo hizo ese cálculo? Además, las compensaciones “hipotéticas” sirven de poco. Si van a violar mi derecho quiero una compensación real, no hipotética, y la que yo acuerde con quien le “vendo” mi derecho, no que me lo viole.”

Respuesta ES:

“Martín,

Estoy de acuerdo que la prohibición misma es ineficiente, pero uso ese ejemplo, para mostrar como a veces violar la regla de la eficiencia de Pareto puede ser intuitivo y eficiente desde el punto de vista de KH. Es el ejemplo, de hecho, que empleo el mismo Kaldor para ilustrar este conocido principio.  En este caso, no me interesa que el ejemplo sea realista, sino que ilustre bien en que consiste la eficiencia potencial de Pareto.

Lo segundo, es simplemente la definición estándar de eficiencia potencial de Pareto, de la compensación hipotética o KH, cuyo atractivo moral (nada es perfecto, incluyendo la Escuela Austriaca, creo) cuestiono en mi libro, tal como surge del párrafo que transcribís, aun cuando eso no me lleva inmediatamente a restarle valor para todos los casos (tal ilustro mas abajo).

En cuanto a los otros temas, contesto en orden. (1) el cálculo se hace sobre la disposición a pagar. Cuando hay mercados el modo usual de hacerlo es por medio de la técnica del costo-beneficio, un método muy empleado para valorar políticas públicas en la actualidad, sobre todo en los países mas avanzados.  Hay un par de fallos de la Corte Suprema de USA que pide a las agencias que hagan  costo beneficio, salvo cuando el estatuto (la ley) lo prohíba. Hay varias técnicas para computar costos y beneficios en ausencia de mercados, aun cuando en muchos casos (no en todos) el método es o puede ser deficiente. Pero en la mayoría de los casos es mejor (o mucho mejor) que la intuición burocrática.

En derecho, además, hay muchas aplicaciones de este principio que son muy específicas y que merecen una discusión por separado. Por ejemplo, una regla de responsabilidad es preferible a otra si minimiza el costo social de los accidentes, lo que es igual (hablando en grueso) al costo de precaución, la probabilidad de ocurrencia de los accidentes multiplicado su valor esperado, el costo de administrar las reglas y el peso que estas tienen en el nivel de actividad sujetas a esas reglas de responsabilidad. Lo central es que no hay regla de responsabilidad neutra (algo que muchas veces olvidan algunos libertarios no empiristas) y puede tener sentido intentar bajar el costo de los accidentes, aun cuando algunas personas “pierdan” con la aplicación de esa regla. Por otra parte, una sociedad que emplea reglas eficientes es posible que compense “ex antes”, por mayor riqueza, a muchos miembros de la comunidad.

Lo que quise decir en este ultimo párrafo es algo muy serio: el derecho rara vez es neutral y hay perdedores, por tanto no queda otra que computar esas pedidas, pero también, desde luego, los beneficios y eso consiste KH, al final. Así se logran, de hecho, resultados sociales deseables como una cantidad X de polución a menores costos o frenar sobre pesca, etc., o tener menos muertes estadísticas en una actividad.

En cuanto a la necesidad de compensación, estoy seguro que no queres compensar todo cambio: no, por ejemplo, el costo que se sigue del cambio de una regla de responsabilidad en una actividad. Si soy un peatón inveterado me conviene siempre una regla de responsabilidad objetiva (porque es una forma de seguro contra cualquier accidente) a una regla de responsabilidad subjetiva o por negligencia (en cuyo caso solo soy compensado cuando el dañador fue negligente).   Eso simplemente no se puede hacer y el costo de compensar seria enorme e impracticable. Los derechos, en este sentido, pueden ser vistos como restricciones a KH, puesto que manda a compensar, pero eso no ocurre y no puede ocurrir para cualquier costo derivado del cambio de la regla social”.

16 pensamientos en “La esencia de Law & Economics

  1. Un debate que es bueno conocer y abordarlo.

    El libro de Eduardo Stordeur es muy bueno. Entiendo que no pretende ser una obra de filosofía del derecho, sino un aporte necesario y novedoso al estudio del derecho en Argentina.

    Entiendo que el AED (al menos en sus versiones mas duras, sobretodo las que se expresan matemáticamente), si pretende ser una explicación acabada de lo que constituye el fenómeno del derecho/ley, se torna reduccionista. Las consideraciones de eficiencia son relevantes, pero no permiten dar cuenta acabada de lo que es el derecho o de institutos jurídicos mas relevantes (aborto, matrimonio, contratos, propiedad, etc) que requieren y tienen otra justificación y fundamento. Sus conexiones con la EA creo que en lo posible, están abiertas a ser profundizadas, aunque existan algunos reparos importantes, difíciles de sortear. Hayek se manifestó en contra de una versión utilitarista o netamente positivista del derecho; por ejemplo, en el caso del derecho de propiedad; Los contratos, no encuentran únicamente fuerza vinculante en la eficiencia (utilidad), sino que también lo hacen en la autonomía individual, y por ello, hablamos de la buena fe, de la palabra dada, etc a la hora de analizar las promesas; todos pcios pilares del rule of law. Pero además Hayek mismo sostuvo que en el orden liberal las reglas legales deberian consistir mas bien en prohibiciones. Y eso orienta cualquier lectura del AED a la iniciativa privada.

    Me alegro que tengamos la oportunidad de acudir a la presentación de este libro y que nos llame a un largo debate .

    Me gusta

  2. Conociendo a Eduardo no tengo dudas de la calidad y rigurosidad del libro. No lo he leído, tendré que echarle mano (y ojo) cuando este por Bs. As. dentro de unas semanas. Este es un tema que encuentro muy interesante. Con la salvedad de que no he leído el libro ni soy especialista en L&E, dejo algunos comentarios que me surgieron del post esperando que contribuyan a la presentación y el intercambio en el blog sobre este tema. Espero que empujar el frente de algunos argumentos ayuden la presentación del libro y el tema.

    1-. En primer lugar creo que hay que distinguir entre “responsabilidad” y “compensación.” ¿Sobre qué se expresa el L&E, lo primero o lo segundo? Si lo hace sobre el primero, en definitiva es una postura de ética basada en la eficiencia económica. Y con riesgo de exagerar un poco, si se expresa sobre lo segundo, so what??? Una vez que se asigna responsabilidad, es necesario decidir el monto de compensación. Seguramente un análisis económico (creo que el término financiero sería más apropiado) puede funcionar de proxy para definir el monto. Pero esto es un problema distinto al problema moral de responsabilidad. La ética-eficiencia no sólo me resulta extraña, sino impracticable si uno se la toma en serio, al chocar con los problemas de inmesurabilidad de las valuaciones subjetivas, ¿no vamos, entonces, a estar colando “otros” principios éticos que el L&E que ilumina asignación de responsabilidad implícita o explícitamente desplaza?

    ES dice que el L&E sirve para analizar los efectos económicos de una ley. Seguramente, pero el análisis de una ley, como puede ser el de un shock inesperado, es puro análisis económico y financiero. ¿Eso es lo que hace distintivo al L&E, cálculo económico/financiero, o hay algo más? ¿No es ese algo más la asignación de responsabilidad? Y si es así, ¿no es entonces el L&E una propuesta de ética basada en la eficiencia económica en lugar de la tradición de cada comunidad?

    2-. El foco en eficiencia económica creo que puede llevarnos a ver el árbol y olvidarnos del bosque. ¿Lo que importa es la eficiencia de una “transacción” o de las “reglas del juego”? ¿Estamos dispuestos a expropiar a MK siguiendo el principio de KH y con ello poner en riesgo el principio de propiedad privada, o preferimos dejar pasar esta intervención a pesar de ser KH eficiente pero proteger la propiedad privada (rule utilitarian)? Si MK puede ser expropiado argumentando KH, ¿en qué sentido es dueño de su propiedad? Si por propiedad privada entendemos libertad de asignar recursos propios, entonces parece ser que es el juez el dueño, y no MK. Que la propiedad privada no sea ilimitada no quiere decir que el límite responda a un principio de eficiencia económica. Si en cambio la transacción es consensuada, no hay trade-off.

    3-. “En cualquier caso, probablemente, lo mas importante es el poder predictivo y explicativo, antes que el realismo de las hipótesis, pero aun así no se objetivizan preferencias.”

    Este puede ser un punto importante. Si lo que importa es el poder predictivo, entonces nada me impide recurrir a una eficiente astróloga o lectora de cartas en lugar del L&E. En ese caso nada diferencia a la economía de la predicción con supuestos irreales del adivino; detrás del packaging matemático formal las causas no importan, sólo los resultados. Si uno quisiese, se podría matematizar y “formalizar” las reglas del astrólogo. En realidad no es que uno sea formal y el otro no, sino que ambas disciplinas utilizan distintos conceptos de “formalidad.”

    Si en cambio el objetivo es explicar, el realismo o “plausability” de las hipótesis es central. Creo que a la economía se le pide más que predicción, se le pide explicación. Pero esa explicación debe ser del mundo real y no de un mundo imaginario. La ciencia habla del mundo real, la ciencia ficción de mundos no reales.

    4-. “Por ejemplo, una regla de responsabilidad es preferible a otra si minimiza el costo social de los accidentes, lo que es igual (hablando en grueso) al costo de precaución, la probabilidad de ocurrencia de los accidentes multiplicado su valor esperado, el costo de administrar las reglas y el peso que estas tienen en el nivel de actividad sujetas a esas reglas de responsabilidad. Lo central es que no hay regla de responsabilidad neutra (algo que muchas veces olvidan algunos libertarios no empiristas) y puede tener sentido intentar bajar el costo de los accidentes, aun cuando algunas personas “pierdan” con la aplicación de esa regla.”

    ¿Preferible para quién? Si una regulación no es neutral, entonces el preferible para quien es importante. Esa pregunta puede llevarnos a definir una postura ética dado que alguien va a salir perjudicado y tal resultado no debe ser injusto. Ahora, ¿no puede ser el caso que una regulación que no sea neutral sí se ajuste a derecho? ¿Queremos una regulación que reduce el costo de accidente (asumiendo que el costo subjetivo sobre el agente económico es medible) por más que no se ajuste a derecho? Si mi gran danés se escapa accidentalmente de mi jardín y daña la propiedad de mi vecino, ¿puedo asignarle responsabilidad a él dado que el análisis de costo beneficio muestra que es menos costoso para mi vecino mantener las ventanas de su casa cerradas que para mi controlar a mi destructiva mascota?

    5-. “Lo que quise decir en este ultimo párrafo es algo muy serio: el derecho rara vez es neutral y hay perdedores, por tanto no queda otra que computar esas pedidas, pero también, desde luego, los beneficios y eso consiste KH, al final. Así se logran, de hecho, resultados sociales deseables como una cantidad X de polución a menores costos o frenar sobre pesca, etc., o tener menos muertes estadísticas en una actividad”

    ¿El derecho es no neutral, o son las regulaciones las que son no neutrales? Si impera un rule of law donde todos están bajo la misma ley, ¿no es eso acaso un derecho neutral? Distinto me parece el caso donde se regula una actividad. Ahora, ¿si la regulación va a imponer cambios o límites a los derechos de propiedad, entonces no estamos usando la eficiencia económica como un principio ético? Los distintos resultados económicos se van a deber a distintas actividades de los agentes económicos, no a desigualdades de la ley. No estoy seguro de entender el “no neutral” en este contexto. ¿Qué la propiedad tenga límites la hace no neutral?

    Si bien podemos imaginar un mundo donde la responsabilidad y derechos de propiedad se asignan siguiendo la eficiencia económica (y esto requiere responder la pregunta de dónde surgen los precios para el cálculo económico si aún no se han asignado derechos de propiedad), pero tengo la impresión que ese no es el mundo en el que vivimos.

    Felicitaciones por la presentación y espero echar mano al libro pronto. Espero que ES pase por el blog para contarnos como le fue en la presentación.

    Me gusta

    • Nico
      La presentacion estuvo muy buena. Rodeado de amigos y colegas, fue muy interesante y pase un muy buen momento. Muchas gracias por discutir temas de libro en el blog. Es un placer. Prometo voler sobre tus puntos muy en breve, son las 12 34 de la noche, recien llego y tengo que levantarme relativamente temprano maniana, algo que vos sabes me cuesta mucho ! abrazo a todos ! Eduardo

      Me gusta

      • Encantados de poder discutir ideas relacionadas a tu libro en el blog. Me alegro que la presentación haya ido muy bien.

        Ya se que, como no he tenido oportunidad de ver tu libro, mis comentarios son más generales. Espero que de todas maneras sirvan para el tema.

        Abz.
        NC

        Me gusta

    • Nico,
      Contesto tus interesantes observaciones,
      1La idea central respecto de adjudicación de responsabilidad es el sistema legal usualmente tiende a emplear aquellas regla que tiende a minimizar los costos de los accidentes. Para argentina, por ejemplo, hay una buena Tesis de UDASA (de la que me toco ser jurado) que muestra eso para el caso de responsabilidad por productos. A nivel normativo la tesis usual (en el modelo mas simple) es que la ley debe o debería inducir a que las partes gasten en cuidado al punto donde el costo marginal de hacerlo se iguala con la disminución en la probabilidad multiplicada por la cuantía esperada del accidente. En cuanto a la compensación (central) es que esta debe ser igual al costo del accidente de modo que las personas gasten de manera eficiente en cuidado, una regla muy aceptada en derecho y filosofía legal. Cuando la probabilidad de sanción es muy baja o el daño es intencional los sistemas legales parecen introducir sanciones (civiles, penales, administrativas, etc.) mas grande para disuadir o inducir cuidado. Esto ultimo seria deseable a nivel normativo “siempre que la eficiencia sea una finalidad”. En este campo es importante tener en cuenta que la mayor parte de los economistas del derecho pretenden trabajar mas en el campo positivo que normativo.
      En cuanto al monto de la compensación para casos difíciles (como el valor vida o salud) hay trabajos interesantes sobre todo tomando en cuenta lo que las personas de hecho gastan o estarían dispuestas a gastar para diminuir la probabilidad de un accidente y otros mecanismos. Una conclusión es que lesionar es muy barato en la mayor parte de los sistemas legales.
      Usualmente, en el plano normativo, la meta esta definida de manera formal y no hay demasiado espacio para “colar” otros principios. Las finalidades que se pueden examinar son varias, como ser eficiencia, efectividad en el costo, efectos distributivos, nivel de actividad, costos de administrar la regla legal que asigna responsabilidad, en el derecho de los accidentes, por ejemplo.
      2-. Creo que el AED (hace tiempo que quiero trabajar este tema) se ocupa mas de la regla que de el caso. Por ejemplo, “siempre que la eficiencia sea un valor”, se busca que se haga la cantidad de contratos que maximiza el excedente, en términos usuales de la eficiencia de Pareto en microeconomía. Dada la diversidad de aplicaciones y modelos, no puede presentar todos aquí, pero no funciona “para el caso”. En muchos casos se trata de encontrar el mínimo del costo social, algo usual en micro.
      3. El problema con al astrología es que no funciona, pero (con limites) la micro en derecho parece explicar bien buena parte del sistema legal y predecir tendencias. Por ejemplo la menor cantidad y tipo de transacciones que se hacían en estado de naturaleza en CAL siglo XIX, la conocida explicaciones de la emergencia del derecho de propiedad para limitar efectos adversos de tragedia de los comunes o las propiedades de eficiencia de los sistemas de transferencia de permisos de polución, como un mecanismos para bajar costos para regulación polución. Estos casos son del mundo real.
      Claro que hay muchos casos donde no funcionan los modelos usuales. Pero la micro del derecho se desafía a si misma y se renueva. En muchos casos se introducen limites al supuesto de racionalidad o desarrollos evolutivos, algo que (en algunos casos) esta desarrollado en mi libro.

      4-. Una regla de responsabilidad introduce un precio por los accidentes y de ese modo se puede estudiar los efectos y propiedades de esa regla. Esto es ya muy valioso. En el campo normativo no hay evidencia para afirmar que resultado es preferible a otro. Solo digo que en general se asume, siempre que la eficiencia sea un valor (y lo es en la mayor parte de las regulaciones de hecho) que es conveniente minimizar el costo social de los accidentes. Se pueden buscar otras finalidades o metas, esto se hace con frecuencia. No hay compromiso con una resultado normativo en particular. El ejemplo del perro no funciona porque como regla el que puede minimizar el accidente a menores costos es el propietario del perro (siempre que el mordido no entre a la casa, en cuyo caso la regla se invierte).
      5. Me remito a la ultima respuesta que di a MK. La propiedad misma supone perdedores, no puede pensarse, su emergencia, como un “ganar-ganar”, por que (como lo vio HUME) la defección puede ser conveniente para algunos en ese proceso. Una regla de no nudismo perjudica a los nudistas y tener propiedad autoriza (en un mundo con costos de transacción positivos) a emitir externalidades a otras personas. Tener propiedad, autoriza a causar costos a los demás, mirado el asunto empíricamente.
      Gran abrazo
      Eduardo

      Me gusta

    • Gracias por el extenso comentario Eduardo. No tengo dudas que enriquece a los lectores del blog y promueve tu trabajo.

      1-. Entiendo que la adjudicación de responsabilidad puede ser definida siguiendo eficiencia económica (ie. minimizar costos). Lo que digo es que esa es una postura normativa, no positiva, que puede traer problemas. Creo que puede haber una correlación entre los usos y costumbres y la eficiencia económica, pero no veo necesariamente una causalidad de eficiencia -> adjudicación de responsabilidad en un orden espontáneo. Esto es lo que traté de ilustrar con el ejemplo de la mascota destructiva.

      3-. Claro que no estoy diciendo que la astrología funcione. Indistintamente de si lo hace o no, supongo que sí lo hace. Lo que estoy diciendo es que si enfrente hay un astrólogo (fortuneteler) y un economista, ambos con supuestos falsos y ambos con el mismo poder de predicción, no hay ningún motivo para elegir al economista sobre el astrólogo si seriamente creemos que lo que importa es la predicción y la realidad de los supuestos es irrelevante. Si asumimos que el astrólogo es mejor prediciendo que el economista, entonces deberíamos elegir al astrólogo sobre el economista sin cuestionar sus métodos. No veo la diferencia entre un economista despreocupado por sus supuestos y un fortuneteler más allá de la eficiencia en su predicción.

      ¿Cómo hace la micro para explicar (con limites) si sus supuestos no son del mundo real? Uno puede predecir correctamente con un modelo irreal. Que la micro pueda predecir no la hace real.

      Caso 1: (a) Las personas con problemas de vista usan anteojos. (b) Nicolás tiene problemas de vista. (c) ergo: Nicolás usa anteojos.

      Caso 2: (a) Las nubes rosas con forma de elefante usan anteojos. (b) Nicolás es una nube rosa con forma de elefante. (c) ergo: Nicolás usa anteojos.

      Caso 1 y caso 2 predicen de manera correcta. Pero el caso 2 es claramente falso. No soy una nube rosa con forma de elefante. Veo mucho del caso 2 en la economía neoclásica mainstream a pesar de su poder predictivo. Pero lo que le exijo a la economía como disciplina científica es que ofrezca el caso 1, no el caso 2. Que el supuesto irreal de manual sea menos ridículo no lo hace menos falso.

      4-. Claro que el ejemplo del perro no funciona si modificas el supuesto de dónde cae el menor costo. Si es el caso que es el vecino el “least cost avoider”, entonces es él el responsable de que mi mascota no dañe sus bienes. Es el ejemplo de los conejos de Coase (1960) aún más extremo. Es, de hecho, el ejemplo de Coase con otro packaging.

      5-. Ok. Creo que por “perdedores” bajo una estructura de derechos de propiedad estamos entendiendo cosas distintas y me da la sensación de es un tema semántico. Entiendo lo de la defección, aunque no estoy seguro de ver la relación con mi comentario anterior.

      Abrazo,
      Espero que nos cruzemos por BA en diciembre.
      NC

      Me gusta

  3. Estimado Eduardo,

    Sigo con mis comentarios.
    1. Está claro qué es la eficiencia potencial de Pareto (KH), significa que un tercero tiene la capacidad y el conocimiento de realizar un cálculo general de costos y beneficios y determinar que una situación X o una política Y genera más de unos que de otros. Yo creo que esto se enfrenta al problema ya discutido acerca de la planificación económica en el socialismo.
    2. El mismo argumento se extiende al intento de justificar políticas públicas a través de ese mismo cálculo. La alternativa no es la intuición burocrática, sino remover las barreras que impiden las transacciones voluntarias que permiten que se expresen la valoraciones subjetivas, liberando también un proceso evolutivo de selección de normas. Es decir, esa agencia gubernamental debería abandonar la “arrogancia fatal”, aceptar su ignorancia y correrse de en medio. Ni qué hablar de todo lo que tiene que decir el Public Choice acerca de los reales objetivos de quienes las dirigen.
    3. Algo similar se aplica a las reglas de responsabilidad. SI una regla es preferible a otra según “minimiza el costo social de los accidentes” no es algo que el economista u observador externo pueda definir, tal vez habrá que dejarlo en manos de la selección de normas, donde unas demostrarán que funcionan mejor que otras. Ese cálculo del “costo de precaución, la probabilidad de ocurrencia de los accidentes multiplicado su valor esperado, el costo de administrar las reglas y el peso que estas tienen en el nivel de actividad sujetas”, debe asumir que los “costos” son subjetivos también. Eso no quiere decir que “dentro” de cada sistema de normas no exista el cálculo económico: cada individuo, consciente o inconscientemente hace su propio cálculo de los riesgos que afronta, el nivel de actividad, etc.; al igual que cada compañía de seguros sobre los riesgos que tomará y las primas que cobrará. Pero en estos casos, el cálculo está basado en valoraciones subjetivas individuales y no hay comparación interpersonal.
    4. En cuanto a que el derecho rara vez es neutral y hay perdedores, se me ocurre pensar que eso solamente ocurre en el caso de la presencia de coerción. Siguiendo los tres principios de Nozick: primera posesión, transferencia voluntaria de derechos y no violencia, el derecho sería “neutral” aunque los resultados sabemos que serían diversos. No es neutral cuando se violó alguno de esos principios, lo que pone la mira en la existencia de coerción o no, no en ninguna evaluación de costos y beneficios del resultado obtenido.

    Abrazo
    Martín

    Me gusta

  4. Estuve en la presentación del libro y lo hojeé muy superficialmente. La presentación fue muy interesante y amena. Por lo que pude ver del libro, combina rigurosidad con claridad… Invita a leerlo.

    Me gusta

  5. Respuesta de Eduardo:

    Martín,

    Me parecen muy interesantes tus comentarios y en parte estoy de acuerdo con las dificultades y límites de KH. Para poner las cosas en perspectiva voy por puntos:
    1. Actualmente estoy más interesado en teoría general del derecho, explicar el derecho, que en su justificación. Mi libro no busca defender o justificar KH. Solo asume que las personas son, en algún grado, sensibles a los cambios en los precios contenidos en la ley. Estos precios son subjetivamente estimados por quienes toman decisiones. Se incluyen también sesgos de irracionalidad, jugos evolutivos, experimentos, etc.
    2. La evaluacion de KH a este nviel esta mas cerca de la filosofía social o legal que del AED, razón por la cual le dedique muy poco, pero no soy muy optimista con KH, aun cuando creo que muchas veces no queda otra que considerar los costos y beneficios de las decisiones sociales, en contextos donde los contratos no pueden operar por altos costos de transacción (como por ejemplo lluvia acida o nivel optimo de químicos en el agua, groso de capa de ozono o distribucion del gasto en defensa antiterrorista etc., al menos en el nivel acutal de evolucion institucional)
    3. Ahora contesto tus consideraciones en orden.
    3.1 KH no necesariamente implica que un tercero tiene que conocer los costos y beneficios, opera para valorar reglas que las personas cumplen de manera espontánea. Por ejemplo, tal regla de responsabilidad implica más excedente o ganancia que otra alternativa. Para esto no es necesario conocer las preferencias y los costos. Por ejemplo, si la relación de causalidad es unilateral y solo los dañadores potenciales pueden evitar un accidente la regla de responsabilidad que lleva a minimizar el gasto de prevención más el valor esperado de los accidentes es KH eficiente.
    Aun en la hipótesis de que un juez quisiese conocer los costos y beneficios de una regulación (esto se hace y con algún grado apreciable éxito, al menos medido en resultados tales como menor cantidad de muertes estadísticas) el problemas es mucho menor en escala que el de la planificación centralizada en el socialismo.
    Por ultimo, no conozco, estos trabajos, pero los últimos premios Nobel han desarrollado un algoritmo que permite asignar recursos satisfaciendo condiciones de eficiencias sin mercados, aun cuando nadie cree que esto permita superar el problema de la ausencia de precios en el socialismo.

    3.2 En políticas públicas el tema es más difícil, dependiendo del contexto. Se usa el método costo beneficio y los países que han introducido este mecanismos para computar costos y beneficios han logrado resultados a singulares menores costos que los países que emplean intuición burocrática.

    Este método, cuyo fundamento en KH, es altamente debatido a nivel filosófico pero altamente empleado en los hechos. Estoy de acuerdo con vos que es difícil computar costos y beneficios, pero tampoco imposible: depende del tema. Por lo menos, el método costo beneficio permite informarse bien de que cuesta una meta en términos de otra, cuando no hay mercados.

    Estoy de acuerdo que, aun en nuestra instancia de la evolución cultural, esta ampliamente desaprovechada la alternativa de emplear derechos de propiedad y contratos para resolver problemas de externalidades y bienes públicos. Creo que, por ejemplo, en el campo ambiental, cada vez más autores establecidos han comenzado a valorar la potencialidad y los buenos resultados de usar el mercado en vez del estado, con todas sus imperfecciones y peligros. Pero casi nadie cree (yo tampoco) que los contratos puedan resolver todo problema de externalidades, centralmente por los altos costos de las transacciones y el problema asociados a los bienes públicos.

    Como se podría resolver contractualmente el problema de la lluvia acida, donde cientos de miles de dañadores causan costos en la propiedad a otros cientos de miles? La evidencia (California siglo XIX, por ejemplo) muestra que inclusive la cantidad y calidad de la contratación se resiente cuando no hay una agencia centralizada que ofrezca el bien publico “ley”. Soy muy optimista con los mercados, pero los contratos no pueden resolver todos los problemas.

    Claro que el tema de las fallas del estado es central.

    3.3 En cuanto a las reglas de responsabilidad uno puede emplear los modelos solo explicar las consecuencias de usar el derecho. Hay mucha evidencia que respalda las consecuencias de usar regla de responsabilidad objetiva o subjetiva, por ejemplo. A nivel normativo se pueden incluir otras metas adicionales a “minimizar el costo social”. Se puede examinar, por ejemplo, la distribución de costos de una regla (nunca son neutrales) o el efecto que tiene en el nivel de actividad, etc.

    Sin embargo intentar minimizar la probabilidad de ocurrencia de un accidente y su valor al menor costo posible es una regla que parece aceptada por la comunidad legal y se emplea en seguros, explica como adoptamos precauciones y parece poco disputable. Sin embargo, se puede usar economía, experimentos, psicología cognitiva y otras herramientas para examinar otros impactos normativos.

    Este examen funciona tanto para reglas de responsabilidad que adoptan los jueces o una agencia privada o publica. Es probable, que una agencia privada, como ocurre con los seguros, termine adoptando reglas que minimicen el riesgo ya que la otra alternativa (gastar mas y tener mas accidentes) para muy poco atractiva.

    Estoy de acuerdo con vos que en algunas aplicaciones (vuelvo al ultimo punto anterior) normativas es muy difícil y es conveniente ser muy prudentes con una regla de esta naturaleza. Pero en el caso del derecho, muchas veces no queda otra que hacer comparaciones interpersonales, puesto que debo valorar hasta que punto tu nivel de cuidado es consistente con el costo (los dos subjetivos) que impones a otra persona, consecuencia de ser negligente.

    3.4 El derecho rara vez es neutral. La idea de la evolución del derecho por analogía con la evolución del lenguaje ha sido dejada de lado hace tiempo por la literatura y creo que están en lo correcto. En el lenguaje no tengo nada para ganar de la defección y por tanto se ilustra por medio de juegos de “coordinación” donde la probabilidad de cooperar es muy alta. En el caso de la formación del derecho de propiedad, por ejemplo, defeccionar puede ser tentador. No siempre mi ganancia inmediata es tu ganancia. La mayor parte de la literatura prefiere ilustrar su desarrollo como un juego de “dilema de prisionero” aunque (en principio) me siento mas tentado a ilustrar su emergencia como un mas benévolo juego “del aseguramiento”, donde defeccionar puede tener sus ventajas, pero sus enormes beneficios inmediatos. Los juegos repetidos y otras condiciones si explican en el estado actual de la literatura la emergencia de la propiedad, pero pocos creen que no hay perdedores en este parto. En realidad una regla de no nudismo impone costos a los nudistas y una regla de manejar por la derecha a quienes prefieren hacerlos por la otra mano. Los efectos de las reglas no son tan simétricos en el plano distributivo o eso creo.

    Por ese motivo desde luego que el derecho del primer ocupante de RN implica perdedores, lo mismo que muchos contratos que imponen costos a los demás pero no violan derechos y no hay modo de “rectificar” de modo completamente neutro.

    Es difícil intercambiar ideas sobre estos temas por escrito porque la verdad que la tonalidad y los matices se pierden y además porque (para economizar) uno se centra mas en las diferencias que en los puntos de acuerdo. En fin, muchos de estos temas, son muy difíciles, creo que para muchos de ellos (sobre todos las preguntas normativas de fondo) no hay respuestas completas fácilmente demostrables.

    Gran abrazo
    Eduardo

    Me gusta

  6. Eduardo,

    Veo que te está dando pereza seguir con esto. No quiero obligarte, es cierto que esta forma de discutir saca mucho tiempo respecto a una conversación con cerveza de por medio. Pero al menos, esto te deja pensar con más tiempo las respuestas. Sería bastante aburrida una conversación donde la respuesta del otro llegue a los dos días. Son muchos los temas planteados así que me referiré solamente a dos:

    1. Kaldor-Hicks: mi punto es que KH implica la evaluación de un tercero y cae en comparaciones interpersonales de utilidad por la razón que estima una situación eficiente cuando pudiera compensarse a quienes quedarían en situación peor. Si el perjudicado aceptara tal compensación estaríamos entonces en Pareto, no habría comparaciones interpersonales ya que el perjudicado “reveló” su preferencia al aceptarla. Pero si la compensación es “hipotética” y el criterio es válido aunque ésta no se realice, entonces hay un tercero que está evaluando la situación y estima que los beneficios son mayores que los costos, realizando entonces comparaciones interpersonales de utilidad sin presentar una justificación ética de porqué los beneficios de A y B son mejores que los costos de C.
    Para no discutir tu texto, así es como se lo explica en “Wikipedia” (tal vez no la más académica de las referencias, pero me parece que no está errado lo que allí se dice):

    “Usando el criterio de eficiencia de Kaldor-Hicks, un resultado es más eficaz si los que se benefician de un cambio pueden, en teoría, compensar a aquellos que sufren las consecuencias, lo que da un resultado mejor de acuerdo a Pareto. Por ejemplo, un intercambio voluntario que crea contaminación sería una mejora de Kaldor-Hicks, si los compradores y los vendedores todavía están dispuestos a llevar a cabo la transacción, incluso si tienen que compensar plenamente a las víctimas de la contaminación”.

    “La diferencia clave es la cuestión de la indemnización. El criterio de Kaldor-Hicks no requiere que realmente se pague compensación, sino simplemente que exista la posibilidad de compensación, lo que no significa necesariamente que cada parte resulte mejor (o por lo menos, no peor). Así, en la eficiencia de Kaldor-Hicks, un resultado más eficiente puede, de hecho, dejar a algunas personas en peor situación. La eficiencia de Pareto requiere hacer cada parte implicada mejor (o al menos no peor).”

    A intercambia con B. Esto genera contaminación a C. Mi argumento es que si no hay una aceptación voluntaria (y por lo tanto Paretiana) de C, no hay forma de decir que eso sea eficiente sin realizar una valoración sobre C. ¿Cómo puede un intercambio dejar peor a algunas personas y alguien poder decir que eso es “eficiente” sin ese tipo de valoraciones sobre lo que podrían ser sus preferencias?

    2. Primer ocupante: Decís “el derecho del primer ocupante de RN implica perdedores”.
    ¿Quiénes serían esos perdedores? Me parece que eso es precisamente en lo que se interesó John Locke en el “Segundo Tratado…”. Voy caminando por un bosque sin dueño y tomo una manzana del árbol. Ni el árbol ni la manzana era de nadie hasta el momento. ¿En qué perjudica a los demás que yo la haya comido? La respuesta en ese entonces es que quedarían menos manzanas para el resto. Pero esto lo contesta Locke afirmando que, por el contrario, la posibilidad de apropiación no genera menos sino más bienes para todos, debido a los incentivos que genera la propiedad. Por el contrario, si así no fuera estaríamos en la “tragedia de la propiedad común”, y todos en la miseria.

    Tranquilo ahora, tomate tu tiempo.
    Abrazo
    Martín

    Me gusta

  7. Martin,
    Antes que nada deberia quedar claro que no estamos ahora discutiendo “mi libro” en particular o siquiera el valor del law and economics, sino KH. Respecto de este ultimo, en el buk afirmo que tiene el problema que introduce comparaciones interpersonales de utilidad, en particular, en la suposicion de que un peso vale lo mismo para un rico que para un pobre (y otros problemas mas, como el “efecto dotacion”, por el cual a quien se asigna una bien de manera inicial tiende a valorarlo mas que si debe pagar por el, y otros …..). Sin embargo, una vez que hay consenso en algunas finalidades de politicas publicas, tiene sentido introducir comparaciones basadas en costos y beneficios. Por ejemplo, se puede lograr una meta de X nivel de contaminacion a menores costos (medidos en dolares o pesos), en algunos casos, usando permisos transferibles de polucion que empleando regulaciones tipicas que describen el tipo de conducta que las fuentes de contaminacion deben emplear. Nuevamente, hay mucha evidencia de exito regulatorio usando el moetodo costo beneficio. Esto esta en cualqueir libro, por ejemplo, de economia ambiental, pero sugiero (por su sofisticacion y actualidad) los dos primeros capitulos de “riesgo y razon” de Cass Sunstein sobre este asunto. Hay ademas empleos muy sutiles de la regla, como muestro en lo que sigue.
    Respecto del segundo tema, al menos en la literatura tecnica (que puede estar equivocada of course) hay consenso de que una regla de primera posesion solo es eficiente (y en general se emplea) cuando los recursos son sobre abundantes. En este caso claro que puede haber costos para terceros no ocupantes (que por ejemplo no pueden ahora caminar libremente por el campo ahora cercado…) pero los beneficios son muy grandes. Si los bienes sob extremadamente abundamente, claro que el nivel de externalidad tiende a cero.
    Pero el problema es cuando los recursos tienden a ser escasos, que es cuando (como vio Hume) emerge en plenitud el problema de la justicia en su version mas corriente. En este caso una regla de primera posesion lleva a la tragedia de los comunes y eventualmente a cierta carrera por establecer propiedad antes de tiempo, como ilustra casos en el oeste americano (esto esta en mi buk). En este caso la solucion usual (no la unica of course) es la emergencia de la propiedad privada, pero esta opera por medio de un proceso que claramente impone costos. Es decir, no ocurre como con el desarrollo del lenguaje donde no tiene sentido defecionar, sino que muchas veces conviene al defeccion. La usual analogia de la emergencia del derecho de propiedad con el lenguaje seria, en mi opinion, demasiado optimista. Pero aun la propiedad establecida tiene costos sobre terceros en un mundo de costos de transacciones positivos: en este momento mi vecino pone cumbia a un nivel tolerable de inmision, pero no sabe cuanto detesto esa musica y lo dificil que se me hace escribir con ella ! Creo que esa descripcion de derechos perfectos neutrales sin conflictos usual en cierto iusnaturalismo libertario es incorrecto, siempre que lo miremos desde el enfoque de la economia, los juegos y la experimentacion.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.