Anarquismo y Policia

Hace unos días, bueno, en verdad hace ya unas pocas semanas, Ed Stringham estuvo de visita en Suffolk University y dió una charla muy interesante sobre provisión privada de seguridad. En San Francisco, tras el descubrimiento de yacimientos de oro el caudal migratorio creció significativamente. En los hechos, el gobierno era incapaz de ofrecer seguridad y proveedores privados fueron los encargados de ofrecer estos servicios. Hoy día estos servicios siguen funcionando y son conocidos como la San Francisco Patrol Special Police (artículo wiki). Hoy día comerciantes de San Francisco siguen eligiendo contratar estos servicios para mejorar la seguridad ofrecida a sus clientes. Otros ejemplos que surgieron son la existencia de seguridad privada en shoppings y en universidades, por ejemplo la numerosa fuerza policial de Duke University. Este análisis, sin embargo, me sigue pareciendo incompleto.

El tema de seguridad privada es muy interesante, y nadie niega que no pueda, ni deba existir. Los proveedores privados de seguridad no son nuevos. Pero enfocarse en la seguridad privada, que ningún liberal clásico niega, no lidia con el problema de diferencia seguridad pública de seguridad privada. No en el sentido de proveedor estatal versus proveedor privado, sino en cuanto al fin.

El oficial de seguridad privada trabaja para su cliente. Su rol es proteger, por ejemplo, su propiedad privada. El policía, en cambio, no trabaja para nadie en particular. Su rol es proteger la institución de propiedad privada. Cualquier individuo es libre de la defensa propia, y por lo tanto también es libre de terciarizar ese derecho a un proveedor de seguridad privada. Pero la existencia de seguridad privada, con o sin presencia efectiva de un estado, no es sustituto de la seguridad pública. Al menos, al preguntar y leer papers sobre anarco-capitalismo no termino de ver una clara diferencia. Por ejemplo, un restaurant adherido al San Francisco Patrol Special Police puede contactarse y pedir que un oficial se presente para “remover” a un cliente que moleta a los otros comensales, aunque no este cometiendo ninguna ilegalidad. El comercio se reserva el derecho de admisión. Pero difícilmente un policía se haga cargo de tal problema. ¿Diríamos por esto que la policía es ineficiente? ¿O diríamos que este es un ejemplo que va más allá del rol (mínimo) de la seguridad pública y cae en el ámbito de la seguridad privada? Después de todo, que haya seguridad pública no quiere decir que debe proteger ante todo. Si una persona x desea un servicio más personalizado es libre de contratarlo a su propia expensas y no a través de impuestos cobrados a terceros. ¿No debe, entonces, haber un límite a lo que la seguridad pública debe hacer?

Creo que este problema requiere más trabajo del que parece a primera vista.

5 pensamientos en “Anarquismo y Policia

    • ¿La policía no trabaja para el poder político? ¿No es una contradicción decir que su rol es proteger la propiedad privada cuando para que exista la policía Estatal es necesario violarla?

      Me gusta

  1. El “tipo ideal” de policía no trabaja para el poder estatal (o partidos políticos). El rol del estado es administrar seguridad y justicia. Para ellos es necesario un poder de policía que proteja las instituciones. En una república, el ejecutivo debe hacer cumplir las leyes impuestas por los ciudadanos (a través de sus representantes).

    Por supuesto que lo ideal y lo real son muy distintos. Pero en el post presento más una discusión conceptual/ideal que los interminables problemas reales.

    No estoy seguro de cuál sería la contradicción que mencionas.

    Me gusta

  2. Pingback: Anarquismo y Policia « ESEADE

  3. Nicolas el tema de la policia como seguridad pública… implica una reflexión sobre lo que es seguridad pública.

    En Colombia por ejemplo uno de los objetivos de las administraciones municipales ha sido disminuir la tasa de homicidios y ese indicador como elemento principal de su agenda los lleva a implementar diferentes medidas… una de esas es la disminución del cierre horario de los establecimientos nocturnos… especialmente bares y discotecas. En su momento el indicador que se mostraba en Bogotá como prueba fundamental de la eficacia de tal acción empezó a criticarse porque se cuestionó profundamente la relación que existía entre la medida y la disminución en la tasa. Había otros fenomenos en la sociedad que también aportaron en ese impacto… sin embargo… lo curioso es que el debate no tuvo.. y no ha tenido ninguna relación con el tema de justicia. Es decir el número de homicidios realmente castigados.

    Ese problema se da precisamente por la acción de “orden público” de medidas agregadas que desvían el tema de la individualización del comportamiento… un tema mucho más claro en la provisión privada tanto de seguridad como justicia.

    De hecho esa medida ha trastornado la función de la policia que se dedica mucho más a cerrar establecimientos … y por lo tanto interferir con el ejercicio de la propiedad privada… que a resolver efectivamente los casos de homicidio… el supuesto rol público que debería atender.

    El tema entonces pasa también a revisar si efectivamente en la provisión de seguridad pública no se cae en el fenomeno de imposibilidad de cálculo económico… al considerar no las circustancias particulares de los eventos penales… sino a tratar el todo desde una clase de epidemiología sociológica funcional a la ingenería social.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.