La crisis de la ciencia económica y la reforma de los programas de estudio

Página 12 abre el debate:

Los planes de estudio en las principales facultades de Economía están siendo revisados. La crisis en las potencias mundiales cuestiona la corriente de pensamiento neoclásica, redefinida ortodoxa o neoliberal, predominante en esa carrera universitaria.

De un lado, tenemos una posición heterodoxa y quizás marxista, de parte de Mariano Kestelboim y Mercedes LaGioiosa. Tomamos algunos extractos:

La crisis del paradigma neoliberal abre la oportunidad de dar un debate que una década atrás parecía imposible. La ortodoxia, como visión hegemónica, no es capaz de explicar el derrumbe de las economías centrales, ni ofrece soluciones viables.

Los contenidos teóricos impuestos en las altas casas de estudio exacerbaron la formalización matemática de la economía y su abstracción, alejaron al Estado de la administración de la economía y recortaron el análisis de los procesos históricos y sociales, así como de las transformaciones de las estructuras productivas.

De esta manera se buscó borrar la esencia política y social del estudio de la economía y marginar a la población de la discusión sobre el impacto de las políticas aplicadas en el marco de la estrategia neoliberal, que perjudicaban los intereses nacionales e implicaban el desmantelamiento de las bases productivas y las instituciones públicas, la destrucción de puestos de trabajo y una creciente desigualdad social.

Este floreciente escenario es acompañado, no obstante, de manera tibia y expectante por el mundo académico que prefiere mantenerse al margen de los cambios que se plantean desde la sociedad ante el temor de que ello pudiera hacer mella sobre el rigor científico de las carreras dictadas.

En este sentido se torna necesario llevar al seno de la formación universitaria, las ideas y enfoques alternativos, que fueron sistemáticamente segregados de los planes de estudio, como un elemento clave en la construcción y el desarrollo de un sistema de conocimiento que permita una comprensión acabada de la realidad y que comience a desempeñar un rol activo en la formación de jóvenes portadores de un saber global, pero desde una óptica nacional y regional.

El desafío es, entonces, construir una universidad que cuestione su rol en la sociedad y que se permita discutir contenidos curriculares, brindando un claro ejemplo de evolución, democracia y pluralidad.

Del otro lado, responde Facundo Crosta, director del departamento de Economía de la UNLP. También tomamos unos extractos:

El Departamento de Economía de la Universidad Nacional de La Plata viene trabajando en una reforma de su plan de estudios, que amplíe y mejore la formación de los economistas egresados de esa universidad pública.

En la última versión de la propuesta del plan de estudios se establecen como obligatorios un curso de Sociología, dos cursos de Historia Económica y Social y un curso de Historia del Pensamiento Económico. Comparado con el plan vigente, la propuesta agrega un curso de Economía Social y Laboral destinado enteramente a estudiar temas como pobreza, exclusión, marginalidad, vulnerabilidad, desigualdad, polarización, desempleo, discriminación e informalidad, y un curso de Economía Ambiental, tema central para el Desarrollo Sustentable.

Es larga la lista de profesores y graduados de la Licenciatura en Economía de la UNLP que ejercieron y ejercen cargos importantes en el Gobierno actual y gobiernos anteriores de diverso signo político, lo cual confirma la amplitud de ideas y conocimientos que se imparten en la carrera.

Una proporción importante del cuerpo docente del Departamento de Economía de la UNLP está compuesto por investigadores con la máxima calificación académica, formados en la universidad pública y que forman parte del sistema público de investigación y participan seriamente en el debate sobre la realidad económica y social, aportando evidencia y discutiendo ideas.

No está demás aclarar que desde mi punto de vista, lo que está en crisis no es la ortodoxia neoliberal, sino la ortodoxia neoclásica, una ortodoxia que a mi juicio no es ideológica, siendo que autores socialistas como Lange, intervencionistas como Samuelson y libertarios como Friedman la han defendido.

Tampoco está demás señalar que la crisis económica no es la crisis de la liberalización y la desregulación, sino la crisis del exceso de regulación y la mala regulación. Pero esto ya lo hemos discutido en otra oportunidad, y quisiera avanzar en otro sentido.

Decíamos hace unos días que la economía como ciencia se está transformando. Entonces me pregunto: ¿Cómo debiera conformarse un programa de economía ideal? Imagino cierto consenso entre los lectores de este blog en sumar algo más de énfasis en cuestiones metodológicas y de historia del pensamiento económico. Pero me gustaría leer sus  comentarios y opiniones.

32 pensamientos en “La crisis de la ciencia económica y la reforma de los programas de estudio

  1. Estimado Adrian, no creo que pueda procederse a una reforma estructural de los programas de economia en las universidades si acaso no se ha identificado con certeza lo que hay que cambiar. La ortodoxia neoclasica cuya utilidad se justificaba en la prediccion (como me parece que has señalado en otros posts) debe ser cuestionada y es el rol premonitorio que le da a la Economia lo que debe cambiar. Esto me lleva a pensar que un programa de economia correcto, ya no tanto ideal, deberia albergar la enseñanza de enfoques distintos. Lamentable es que los austriacos no sean conocidos en absoluto por jovenes que egresan de las aulas universitarias todos los años. Al menos, pasa esto en el Peru.

    Me gusta

  2. Creo que el problema del enfoque del artículo está en el inicio:

    “…la corriente de pensamiento neoclásica, redefinida ortodoxa o neoliberal…”

    Puede que sea ortodoxa, pero no es ni NEO, ni LIBERAL.

    Ahora bien, yendo a la pregunta del final, que no se encuentra respondida por ninguna de las dos posturas que citás en el artículo, me parece que la cosa va por otro lado.

    Hace poco leí gracias a un post en un grupo de Facebook la siguiente nota del Wall Street Journal (acá el link http://online.wsj.com/article/SB10001424053111904900904576553093319989806.html).

    El punto 7 del artículo dice:”De hecho, a diferencia de lo que dicen los estereotipos, los economistas no son fervientes partidarios del libre mercado. En un estudio de 2003, los investigadores Daniel Klein y Charlotta Stern mostraron cómo 1.000 economistas habían respondido a 18 preguntas respecto al papel del gobierno en asuntos como los aranceles. Solamente 8% respaldó los principios del libre mercado”

    Creo que aquí está la base de la cuestión. En las facultades de ciencias económicas no se explica cómo funciona el mercado porque ni siquiera los mismos profesores entienden cómo funciona el mercado.

    Entonces, como conclusión pienso que no vendrían mal unas buenas lecciones de empresarialidad, competencia y los problemas del intervencionismo como para empezar a cambiar el rumbo.

    Me gusta

  3. Coincido Edwar. Independientemente de la atención creciente que recibe la EA, esta deficiencia persiste y no es sólo de Perú, sino que ocurre en todos los países, con la excepción de unas pocas universidades. Y debemos agregar la ignorancia de los planes de estudio por otras ideas, como las del Public Choice, la Nueva Economía Institucional o la Economía Experimental.

    Sobre el otro punto, hago una aclaración. Me parece que los economistas no deben dejar de intentar predecir, pero deben ser consciente de las limitaciones metodológicas que tal objetivo tiene. En mi experiencia en la Universidad de Buenos Aires, la metodología sólo se resumió en un curso muy pobre de 2 hs semanales llamado “Epistemología de la economía”, donde no pasábamos de unos escasísimos elementos de Popper. No había una teoría del conocimiento en la cual los economistas enmarcamos nuestros estudios. Ni hablar de una filosofía que sirva de base para las investigaciones.

    Y lo otro punto también es central. La historia del pensamiento económico. Pero no me refiero a agregar una 2da materia de historia del pensamiento. Sino a incluir en los divesos programas de cada materia, un capítulo especial sobre el desarrollo histórico que dichos contenidos tuvieron a lo largo de la historia del pensamiento.

    Por último, no creo que esto se resuelva con un cambio en el programa de estudios, como vemos ocurre en la UN de La Plata. Es necesario que cada profesor se dedique 100 por ciento del tiempo a la academia, y pueda investigar las discusiones apasionantes que existen sobre su campo de estudio, tanto de hoy como del pasado.

    Para ello no podemos depender de los problemas presupuestarios de los gobiernos para financiar la educación superior. Necesitamos que sea un “negocio”. Algo que muchos dirán que debe estar lejos de la educación.

    Me gusta

  4. Coincido Ivan con tus comentarios! De hecho, digo lo mismo al final del post. Conversando por años con otros colegas de distintos países, la formación en general va de Marx a Keynes. Raramente aparece un Friedman. Y por supuesto que Buchanan, Hayek y otros autores de la EA quedan afuera del plan de estudios. De ahí mi sorpresa al leer este artículo de Página 12.

    Respecto al punto “empresarial”, exactamente, pienso que un curso de microeconomía, al abandonar los presupuestos de la síntesis neoclásica, necesariamente deberá repasar los aportes de Schumpeter, Mises, Knight, Kirzner sobre empresarialidad. Pero este es un punto nomás. En cada materia es necesario reorganizar los programas de estudios. Para eso necesitamos actualizar y completar la formación docente. Por eso insisto en que cambiar el nombre de las materias del programa ayuda poco.

    Me gusta

  5. Sobre el libro que cita Gabriel. Copio una pregunta y respuesta, en la entrevista que tuve el placer de hacerle a Ricardo Crespo. La entrevista completa la encuentra en el volumen II de “La Escuela Austriaca desde Adentro”.

    AR: Ud. se define como crítico de las teorías económicas liberales, tanto neoclásicas como austríacas. Pero también ha presentado una propuesta alternativa. ¿En qué consiste?

    CRESPO: Pienso que es necesaria una integración de racionalidades para hacer una economía explicativa de lo que realmente pasa y que mejore su capacidad predictiva, hasta donde esto sea posible. Los hechos económicos no obedecen sólo a una racionalidad instrumental, sino que también usan la razón práctica para elegir los fines, junto a argumentaciones propias de la psicología, la sociología e incluso de la neurología. Parte de estas argumentaciones no son formalizables, por lo que su coordinación prudente debe quedar en manos de la razón práctica, una razón normativa (no sólo en lo ético).
    No se trata sólo de explicar y predecir sino también de aconsejar o fomentar un comportamiento económico racional en un sentido amplio. Se trataría de una ciencia económica más similar a la concepción austríaca que a la neoclásica.

    Me gusta

  6. Excuse Adrian, but none plan of study presented will change the mainstream economics. They all are the same. I hope we change for better. We have to start teaching the true economic science. And, in my opinion, we can see it only in austrian economics. But were is it? By the way, I did not see anyone mention Mises. Only Hayek, who Hans-Hermann hoppe has accused to be a social democrat… and there are a lot of arguments in favor of this point.

    Me gusta

  7. Los cambios tienen que ir más allá de la currícula; hace falta un cambio de mentalidad. Las carreras formales preparan al estudiante para ser un “master in the use of the tools”, no un “doctor in the philosophy of the discipline”. Tomándome la libertad de usar una analogía típica en economía, el economista se prepara para hacer ingeniería (aplicación de la ‘ciencia’) convencido que hace física (el estudio de la ‘ciencia’).

    La aplicación y el estudio de las herramientas se encuentran en planos distintos, no hay superior ni inferior, ni mejor ni peor, cumplen roles distintos y son complementarios. El uno no tiene sentido sin el otro.

    Cuando hay pereza o desinterés en interiorizarse en los problemas y debates de la economía, así cómo de los problemas metodológicos, esta dejando de lado el estudio de las características y naturaleza del problema que como economista debe resolver. No es sorpresa que haya confusión (aunque estimo que no sea la única disciplina que sufre de este problema, posiblemente pase algo similar en física). Este es el cambio de mentalidad que hace falta.

    ¿Qué mejor síntoma de una torre de marfil que no preocuparse por no haber visto venir ver los eventos de la crisis financiera -ya le dicen The Great Depression?

    Soy un poco escéptico de que el cambio pueda ser endógeno por este problema. Creo que va a requerir de un cambio generacional, lo cuál a su vez requiere que haya un cambio, o contrapeso, en la preparación de nuevas generaciones. No es una muestra representativa, pero aparentemente hay aparecido búsquedas laborales en las universidades de USA para profesores de finanzas públicas donde en la especialización también se pedía “Austrian economics”

    Me gusta

  8. Otro problemita. Podemos imaginar la mejor formación filosófica y humanística para el economista y podemos imaginar incluso la primer camada recibiéndose. Pero, ¿qué mercado laboral la contrataría?………………………………………………………………………

    Me gusta

  9. Es una buena pregunta esta última que hace Gabriel. Hoy las salida laborales son diversas: El economista que ingresa a algún organismo público (ej. Ministerio de Economía o INDEC) para hacer informes (la mayoría estadísticos), el economista que asesora al gobierno para hacer políticas públicas, el consultor que asesora empresas, aquel que completa su formación con un MBA e ingresa al mundo empresarial como gerente o director de empresas, el académico que investiga y da clases o conferencias, el periodista económico, etc. Lo cierto es que un economista con una formación un poco más filosófica, y menos técnica, podría continuar cumpliendo algunos de estos roles.
    Y esto me hace volver al plan de estudios y a lo que decíamos antes sobre los estudios de grado y posgrado. El estudio de grado nos provee de herramientas. Yo no propongo un cambio dramático en el programa. Sí pienso que habría que hacer énfasis en más historia del pensamiento y más metodología. Pero luego es necesario un posgrado. Las distintas salidas laborales requieren formaciones distintas. Y de hecho, antes la carrera tenía 6 años. Hoy, en muchas universidades privadas, fue acortada a 4 años. La maestría de 2 años justamente completa la formación que se tenía antes, pero allí uno se especializa. Un MBA para el mundo empresarial, una maestría en economía o econometría para el consultor o aquel encargado de los informes estadísticos, una maestría y un doctorado en economía para el académico, etc.

    Me gusta

  10. No creo que sea el caso que el economista no deba estudiar como leer y predecir al mercado, Ciertamente algunos modelos y econometría sin muy útiles para esos fines. Pero es igual de cierto que no es lo único que se puede hacer en economía ni que los que tienen más inclinación por el estudio de la herramienta, en lugar de la aplicación de la herramienta, sean más o menos relevantes.

    Para que un doctor pueda curar a un paciente, alguien tiene que estudiar medicina. Pero el estudio de la medicina no tiene sentido de ser si no se va a aplicar para curar pacientes. Pareciera ser que la economía formal pone mucho énfasis en curar pacientes sin chequear si esta estudiando medicina de la manera apropiada. Este doctor va a tener problemas en entender como su paciente sufrió un ataque muy fuerte (crisis financiera) de manera inesperada. ¿Como scholar no debería cuestionarse su input de conocimiento médico?

    La economía formal prepara al alumno para aplicar las herramientas, pero no para preguntarse sobre el origen, limites y alternativas a esas herramientas.

    Un ejemplo que creo que se mencionó en algún otro post es el de Mises, no sólo fue un gran teórico en su momento, sino que era muy activo en trabajo de economía aplicada; con sus aciertos y desaciertos.

    Me gusta

  11. Si hoy en dia quisiera comenzar una carrera de Economista y formarme bajo el pesamiento Austriaco…cuales son las mejores alternativas en Argentina o en USA?
    Gracias

    Me gusta

  12. formule mal la pregunta perdon..cuales son las mejores Universidades en Argentina y en USA para estudiar el pensamiento austriaco

    Me gusta

  13. Extraordinario Alfredo! Gracias! Muy didáctico! Para los que no tengan 11 minutos para verlo, me quedo con un punto del video: muestra el cambio de paradigma en la educación, dada lo que algunos llaman la tercera revolución industrial o “era digital”, donde los jóvenes están expuestos a un mundo de tecnología, muy dinámica, divertida, compuesta por PC, 100 canales de TV, e-phones, internet, etc… y luego uno debe competir en el aula sólo con la palabra y el pizarrón. Es un desafío para los maestros el acaparar la atención de un joven hiper-estimulado. Pero pienso que no es imposible!

    Me gusta

  14. Tambén me quedé pensando en la pregunta de Gabriel… muy inquietante.

    Ahora bien, esa mejor formación filosófica, humanística y metodológica tiene sus conclusiones prácticas.

    Hace poco en una reunión donde se debatía el tema “Grecia, Irlanda, etc.” (desde una perspectiva “austríaca”) uno de los asistentes era ex-marino y agente de real estate en EEUU. Y su acercamiento a la Escuela Austríaca había sido justamente por el golpe que recibió luego de la crisis en 2008. Entonces su convicción era que si entendía mejor la teoría del ciclo, iba a evitar nuevos golpes en el futuro.

    En el mismo sentido, podemos nombrar a Peter Schiff, uno de los grandes inversores “que predijo la crisis” y otras tantas firmas de inversiones (en España está Bestinver) que usan elementos que no forman parte de la “ortodoxia neoclásica” para sus decisiones de inversión.

    Entonces, si bien no es una muestra muy representativa, da un indicio que el mercado laboral puede detectar el valor agregado de una educación económica con un paradigma distinto.

    Me gusta

    • Ok Ivan, coincido. El hecho de que varios austriacos hayan predicho lo que ocurrió generó un mayor interés en estas ideas. Yo mismo recibo mails de mis alumnos de 2005, 2006 y 2007, donde me felicitan por haberles dicho en clase que el mundo iba a algo parecido a esto. Pero el problema no está tanto en predecir por qué ocurrió esto, sino en cómo evitarlo. Y ahí tenemos una gran cantidad de propuestas, que requieren mayor atención y quizás una necesidad por encontrar un consenso.

      Me gusta

      • Adrián, yo también coincido con vos. Lo mejor para todos no es que unos pocos, por tener una mejor formación o un mejor instinto, puedan cubrirse frente al ciclo económico. Lo mejor para todos sería tratar de que este ciclo no existiera y los mercados vayan paulatinamente resolviendo las necesidades de un número cada vez mayor de personas.

        Pero mi comentario apuntaba al mercado laboral: En el mundo de las inversiones, en el mundo del periodismo, o en el mundo de la docencia e investigación, se busca gente que pueda explicar mejor la realidad y actuar ante ella (por ahí es muy naive de mi parte pero creo que, al menos teóricamente, esto es cierto). Entonces, si la formación del economista cambia para poder explicar mejor la realidad, no creo que tenga problemas para ser contratado como preguntaba Gabriel.

        Y respecto de las propuestas y el consenso, creo que ahí nos metemos en lo que mencionaba Nicolás sobre el cambio de mentalidad. Para que la gente acepte que el mercado funciona mejor que el gobierno, lo que hay que cambiar son muchos preconceptos que creo que tienen más que ver con lo moral que con lo económico.

        Me gusta

  15. Pero, me gustaría volver al corazón de la cuestión. Creo que es hora de que empecemos a avanzar. Alejarnos de la teoría mecánica de Hayek y avanzar en la teoría praxeológica de Mises. En este sentido, en una advertencia en el prólogo de la “Theory and History” del Mises, Rothbard dice: “Without praxeology no economics can be truly Austrian or truly sound”.

    Me gusta

  16. Adrian, la mecánica, cuando los resultados esperados derivan de la correlación entre los activos, tales como la teoría cuantitativa del dinero, que parte del cambio de moneda para el control de los ingresos. En la praxeología, los resultados se derivan de la acción de la gente, impulsada por sus intereses. En la teoría del capital de Hayek también se dejan llevar de las variaciones en la cantidad de activos, a pesar de que tiene en cuenta la dimensión del tiempo, y no de las acciones de los individuos ..

    Me gusta

  17. Ok, está claro que el primer Hayek, el que se ocupa de la teoría del capital y del ciclo económico es un Hayek del equilibrio. Pero él luego abandona esa concepción. Me parece injusto calificar su teoría de “mecánica”, cuando hizo tanto por comprender los procesos de mercado.

    Me gusta

  18. También agregaría que el ‘Hayek del 30’ estaba dialogando con economistas “de equilibrio.” De allí su lenguaje y terminología, por ejemplo, de MV y PQ. V es la inversa de la demanda de cash-holding.

    En cierta medida, Hayek estaba tratando de hacerse entender frente a otros economistas (por ejemplo, Prices and Production son lectures en la LSE, no en el Seminario de Mises en Viena).

    Me gusta

  19. Ese es el punto, Adrian / Cachanosky. Hayek dejó el saldo de algo peor. Mira lo que dice, “I gradually found that the basic function of economics was to explain the process of how human activity adapted itself to data about which it had no information Thus the whole economic order rested on the fact that by using prices as a guide, or as signals, we were led to serve the demands and enlist the powers and capacities of people of whom we knew nothing…”.

    … It seems obvious, once it is stated, that the basic foundation of our civilization and our wealth is a system of signals which informs us, however imperfectly, of the effects of millions of events which occur in the world, to which we have to adapt ourselves and about which we may have no direct information.”
    Hayek no va más allá, neste aspecto, de la mano invisible “de Adam Smith

    Me gusta

  20. En realidad lo que se enseña actualmente responde, más o menos razonablemente, al tipo de “economista” que demanda en el mercado de trabajo. Son técnicos razonablemente capaces en ciertas aéreas de producción, estadística y/o mercadeo, pueden aprender rápidamente a trabajar en finanzas e inversiones y están razonablemente preparados para trabajar como funcionarios en cualquier nivel del gobierno. Pudiéramos discutir si a tales licenciados se les debería llamar economistas (y yo diría que es no) pero lo que seguramente consensuaríamos eventualmente que debe saber un economista para merecer tal calificativo, de una parte no tiene casi demanda, y de la otra quizás no podría completarse a nivel de licenciatura. Las Universidades forman economistas estatistas con mentalidad “mecánica” porque el estatismo en el sentido más amplio posible, crea una demanda importante de tales economistas. Sin esa demanda, tendríamos muchos menos graduados en economía, aunque quizás estarían mejor orientados para llegar a ser realmente economistas.

    Me gusta

  21. Guillermo, me parece erróneo calificar a los austriacos de economistas, y a los otros no. Esa superioridad de algunos austriacos con respecto a los demás colegas es lo que justamente los aisla. No sorprende, luego, que la mayoría de los colegas ignoren sus teorías.
    A mí me parece que los austriacos tienen un punto de vista un poco más filosófico que sus colegas, basan sus modelos en un mayor realismo y aportan mucho en entender cómo funcionan los procesos de mercado, Pero me parecen útiles también una gran cantidad de teorías de sus “adversarios”.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.