Macroeconomía del capital aplicada

Estimados,

Me pregunto cómo podemos utilizar el modelo gráfico de Roger Garrison sobre la macroeconomía del capital para interpretar la situación actual en Argentina.

Este es el gráfico que muestra el crecimiento de una economía basado en el aumento del ahorro que se canaliza a la inversión y esto expande la frontera de posibilidades de producción (FPP), esto es, aumenta la capacidad instalada de la economía para producir más y generar más ingresos.

Según el gráfico en pantalla la manipulación de la tasa de interés empuja a la economía más allá de la FPP, generando una puja de fondos entre la inversión y el consumo que, lleva al sobreconsumo y a malinversión.
Aunque estoy tentado de señalar que en el caso argentino el empuje es casi totalmente por el lado del consumo (es decir la estructura de la producción se ha acortado y se ha centrado mucho en el consumo), también buena parte de la poca inversión que hay es malinversión ya que no está asignada por señales de precios.

Ahora bien, ¿en qué punto estamos en relación a la FPP? Según datos del INDEC la utilización de la capacidad instalada general es de 76,2%. ¿Significa eso que todavía hay margen para seguir incrementando la producción sin mayores inversiones, que no las hay?

¿O la economía comienza a recalentarse, por cierto, antes del 100% y ya estaría entrando en esa zona de riesgo?

Si lo que vuela es el consumo, es notorio ver que la capacidad instalada en alimentos y bebidas se encuentra en el 66%. O tal vez la explicación es que allí es donde van las pocas inversiones pues es lo que está volando. Por otro lado, en las etapas más alejadas del consumo habría menos inversión y allí veríamos los porcentajes más altos.

Puede ser, por ejemplo en Refinación de petróleo el uso de la capacidad instalada es de 84,4%, pero si se importa crudo entonces este porcentaje no reflejaría el verdadero drama que estaría en la «extracción», no ya en la refinación. Otro porcentaje alto es en industrias metálicas básicas con el 84,8% de uso de capacidad instalada.

En sustancias y productos químicos está cayendo, desde 82% en Enero a 76,5% en Junio.

En fin, perdón por introducir tal vez una discusión más empírica, pero me parece que tenemos un terreno fértil para aplicar la teoría y tratar de entender lo que está pasando. Habría muchas cosas para discutir: ¿en qué medida la tasa de interés es negativa? ¿se consigue alguna financiación a esas tasas? ¿Qué está pasando realmente en la estructura de la producción? ¿Dónde estamos en la FPP?

Espero sus comentarios con interés.
Saludos

36 comentarios en “Macroeconomía del capital aplicada

  1. Muy interesante tu propuesta Martín. Acá copio el link para que los interesados puedan analizar los datos (http://www.indec.mecon.ar/principal.asp?id_tema=6622). Nótese que en enero de 2002 -cuando comienza la serie-, la capacidad instalada general era de 48,2 por ciento. Hoy estamos, según el INDEC en el 76,2 por ciento. En principio, quedaría margen para más crecimiento sin nueva inversión.

    De hecho, esto contratasta con este otro gráfico que presentamos hace unos días (https://puntodevistaeconomico.wordpress.com/2011/08/23/la-evolucion-del-pib-per-capita-en-dolares-en-argentina/) que muestra que el PIB per cápita -medido en dólares del 2000- aun no alcanzó el pico de 1998, e imagino además que lejos estábamos entonces del pleno empleo de la capacidad instalada.

    Esto sugiere entonces que estamos lejos aun del pleno empleo de la capacidad instalada.

    Ahora, lo que propone Martín es analizar la estructura de la producción en Argentina. ¿Estamos ante un típico ciclo económico austriaco? ¿Estamos entonces ante un auge que pronto puede convertirse en crisis y depresión? Si pensamos que sí, debemos demostrarlo. Y en tal sentido, es fácil mostrar evidencia empírica sobre la expansión del crédito que genera el auge. Lo que siempre constituyó un desafío es mostrar evidencia sobre la mala-inversión.

    Martín muestra cierta data sobre la que debemos profundizar. Este artículo de Mulligan puede resultar en un ejemplo a seguir en cuanto a este desafío planteado (http://mises.org/journals/qjae/pdf/qjae5_2_2.pdf).

    Pero hay otro problema: ¿Tenemos data suficiente en Argentina para demostrar que existe mala-inversión? Y por otro lado, ¿es confiable esa información? En cualquier caso, vale la pena intentarlo.

    Me gusta

  2. No soy especialista en estos indicadores, pero hay un dato que me resulta llamativo. En noviembre de 2010, la capacidad instalada en Argentina llegó al 83,4 por ciento. ¿Qué explica la caída posterior? Imagino que es estacional. Veamos qué dato surge en noviembre próximo.

    Me gusta

  3. En Argentina la «mala inversión» me parece que pasa por la construcción de inmuebles destinados a alquiler, por los countries y barrios privados como segunda o tercera vivienda. Después el resto es consumo (autos, LCDs, viajes, celulares, recitales, etc..) según el bolsillo y presupuesto de cada uno. Afortunadamente hay mucho atesoramiento de dólares fuera del sistema que podría ser el combustible del crecimiento cuando vengan tiempos mejores para la inversión.

    Me gusta

  4. En principio no se si es posible, pero de serlo el punto de partida estaría en el capitulo V de TIEMPO Y DINERO de Garrison, principalmente el segundo parrafo que describe el gasto financiado con deficit mediante su modelo. Ahora, el problema que encuentro es que no veo la forma de considerar las distorsiones en la estructura de producción propias de una economía sobreregulada arbitrariamente y con muchas empresas directa o indirectamente estatizadas, pues el modelo de Garrison parece modelar exclusivamente una economía de mercado en las que las distorsiones son unicamente de origen fiscal y/o monetario en tanto que ante aquellas la estructura de la producción reacciona empresarialmente (lo que permite el error empresarial sistemico) pero si el triangulo a su vez tiene problemas adiconales muy importantes para reaccionar y genera a su vez distorsiones hacia la FPP y el MD, sinceramente no se como se puede considerar eso en un modelo como el de Garrison, por eso, hasta el momento no encuentro la forma de aplicarlo para explicar fenemomenos de economías socialistas o mercantilistas.

    Me gusta

  5. Me parece que la utilización del concepto «uso de la capacidad instalada» para relacionar crecimiento, inversión e inflación puede generar problemas. El pleno empleo (en un mercado libre) se determina subjetivamente por las valoraciones de las personas y las decisiones económicas que toman. Por lo general, los negocios a la madrugada están cerrados. Significa que no se está usando la máxima capacidad instalada? El dinero extra que se ganaría no alcanza para compensar al propietario para incentivarlo a abrir a esas horas o en su defecto contratar a alguien. El día tiene 24hs pero nadie trabaja todo ese tiempo… Mi punto es que los porcentajes de uso de capacidad instalada pueden ser engañosos y llevarnos a conclusiones erróneas.

    Saludos,

    Matías Spelta

    Me gusta

    • Coincido Matías! Aunque viendo esta información uno puede sostener que lo que llamamos «crecimiento» de la última década, en realidad es una recuperación de la economía en relación con la crisis de 2001/2002.
      Pienso que lo que intenta hacer Martín es construir un puente entre el mensaje austriaco y la crítica mainstream a la ausencia de trabajo empírico. Y en este sentido, pienso que el esfuerzo es útil!

      Me gusta

  6. Puede ser un proyecto interesante, obviamente con las salvedades que Christian, Guillermo y Matías mencionan.

    Creo que el post de Martín tiene dos puntos interesantes: (1) el ‘achicamiento’ de la estructura de capital en lugar de un mayor ‘lengthening’ y (2) dividir la FPP por etapas del proceso productivo. El modelo de Garrison es, quizás, demasiado agregado y uno necesita agregar el ‘arte’ de cómo aplicarlo. Coincido que la situación actual de Argentina va más por el lado de financiar el déficit fiscal que de ciclo económico.

    Me gusta

  7. Representa un aporte importante a esta cuestión, el comentario de Guillermo. En el Capítulo V, Garrison muestra un ciclo económico de carácter fiscal, algo a lo que los austriacos por el momento le han prestado poca atención (yo en este momento lo estoy estudiando…)

    Allí dice Garrison: «El presente capítulo mostrará que una expansión fiscal -endeudamiento y gasto- moverá la economía de un equilibrio a otro y que las características del nuevo equilibrio dependerán de la naturaleza particular del gasto».

    En el caso argentino, la naturaleza insostenible del gasto proviene de las retenciones a las exportacoines, los fondos de la ANSES y las reservas del Banco Central.

    El auge durará entonces mientras el precio de la Soja siga alto, mientras la ANSES siga teniendo recursos que expropiar y mientras haya reservas. Independientemente de los detalles sobre la estructura de la producción, un análisis económico sobre el tema debiera proyectar los gastos y analizar cuando se agotan las fuentes de financiamiento.

    Me gusta

  8. Estimados,

    Mi intención es comprender la realidad. Como decía Marx: «Gris es toda teoría, amigo, verde es el árbol de la vida». La teoría tiene que servir para eso, si no tenemos que buscar otra. Y creo que el modelo de Garrison nos puede explicar lo que ocurre en esta economía.
    Veamos algunos puntos: la manipulación de la tasa de interés está presente (la tasa real es negativa).
    No veo que sea el caso del capítulo V porque el problema no ha sido el déficit fiscal y el endeudamiento (empezará a serlo ahora) ya que había superávit primario y no se pagaba la deuda. Creo que es un caso típico de sobreconsumo y malinversión. Lo del sobreconsumo me parece obvio, la malinversión sería distinta al caso de Garrison, ya que no es que hay un exceso de inversión en las etapas lejanas sino todo lo contrario, allí no se invierte, entonces la inversión que hay va a las etapas tardías respondiendo al consumo.
    La crisis, entonces, no se daría en las etapas medias como resultado de la puja por recursos de los que están en las etapas más tempranas y más tardías, sino que se daría porque al no invertirse en las etapas tempranas toda la estructura de producción se va a ver limitada (por ejemplo, limitaciones de energía) o porque se encarecerán esos insumos y volverán no rentable a todo el resto de la estructura de producción.
    En este sentido, creo que el dato de utilización de la capacidad instalada es importante, ya que nos da una pista de lo que está pasando en la estrucura de la producción y dónde pueden presentarse los cuellos de botella.

    Me gusta

    • El caso del gas refleja lo que dice Martín, hay sobreconsumo de gas (en este caso por el precio subsidiado), no se «mal invierte» en la producción y extracción, sino en la planta regasificadora de Escobar para inyectar el gas licuado importado de Qatar.

      Me gusta

  9. Martín me confirma que mi percepción de la situación actual de Argentina no estaba del todo descaminada (el problema de endeudamiento y déficit empieza luego de una etapa de mal inversión y sobreconsumo) De alguna forma sugería revisar el capitulo 5 precisamente porque creo que ese problema va a ser grave en el futuro, pero también porque hay otro problema que no se como tratar en ese modelo y la única “luz indirecta” que vi en principio podía estar ahí y que es precisamente la que entiendo que vio también Adrian “el tipo de gasto afecta el tipo de equilibrio final” y así como lo afecta eso, ciertas rigideces acumuladas en la propia estructura del capital si son mayores a lo que generalmente prevé el modelo también lo afectarán.
    Creo que el modelo está construido asumiendo la estructura de capital de una economía de mercado con la capacidad de reacción a los desajustes de tal estructura (la estructura del capital reacciona empresarialmente a los desajustes monetarios y los cuellos de botella potenciados por los errores de inversión son problemas en cierto sentido tecnológicos que se diluyen en la reorientación de las inversiones –así entendí a Garrison y puedo estar equivocado en mi lectura– lo que implica que el modelo no considera –en principio– ciertos tipos de desajustes que pueden ocurrir en la propia estructura del capital no como reacción al desajuste monetario sino por la interferencia directa sobre dicha estructura –excepto en el punto del tipo de gasto donde entendí a la fecha– pero insisto es que algo parecido puede ocurrir por otras razones que el propio Garrison no ha modelado) ¿Es la de una economía de mercado con rigideces institucionales la estructura del capital de Argentina? Creo que no (hay rigideces estructurales de naturaleza institucional que reorientan la inversión en dirección errónea como respuesta empresarial a los desajustes –es decir, hay demasiadas oportunidades empresariales en el mercado político afectando la propia estructura del capital en impidiendo que el triangulo tenga la forma que tendría en ausencia de esas distorsiones propias de la estructura– y no digo que no existan en otras economías que llamamos “de mercado” sino que se las puede considerar un problema menor para el modelo) Mi hipótesis es que en una economía como la argentina esas rigideces institucionales son un problema mayor y afectan directamente la forma del triangulo (reorientando el capital de forma artificiosa como reacción a otros desajustes) así como su velocidad de reacción a los desajustes monetarios por lo que creo que si superpusiéramos un triangulo1 sobre un triangulo2 deberíamos tener reflejados esos desajustes estructurales de alguna forma. Y de nuevo, puedo estar equivocado además que en lugar de aportes lo que estoy poniendo sobre la mesa son dudas, pero pregunto ¿Si no estuviera completamente equivocado en el problema de las adicionales rigideces institucionales particulares de una economía que difícilmente podemos llamar “de mercado” en la forma de manejar el triangulo? Porque si me muestran que lo estoy, magnifico ya que aclaro mismo dudas, pero si no es así no sería exclusivamente aplicar el modelo, sino ajustarlo a ciertas premisas con un poquito de teoría adicional, lo que de ser realmente necesarios creo que resultaría doblemente útil.

    Me gusta

  10. Me estás dando que pensar Martín. Esto no sólo aplica al caso, sino que cambia la teoría. En aquella propuesta de re-pensar el modelo de Garrison (http://www.fce.unal.edu.co/media/files/documentos/Comunicaciones/austricos/ravier_rethinking_capital_based_macroeconomics.pdf), partiendo de una situación de desempleo, no se me ocurrió que podíamos cambiar el análisis de la estructura de la producción.

    Ahora empiezo a ver que en el pasaje de una situación de desempleo (como la Argentina de 2002) hacia una economía en pleno empleo (aunque no lo hayamos alcanzado, vamos en ese camino), la inversión es mayoritariamente en bienes de consumo.

    Repito. Este cambio es sustancial. No sólo por la aplicación que podamos hacer de Garrison, sino por el cambio que esto implica al mismo modelo.

    Me gusta

  11. Lo que leo en los datos es:

    1- La frontera de las posibilidades de producción no ha llegado al limite pero se está desplazando hacia abajo y hacia afuera (más consumo, menos inversión) y por ello se estrecha el limite de su expansión.
    2- El ahorro forzoso hacia bienes de primer orden (consumo) es mucho más que proporcional al que se dirige a bienes de orden superio, así que la estructura se está haciendo menos capital intensiva, o en otras palabras se está consumiendo el capital y en tal sentido las malinversiones si ocurren pero por la misma razón que causa el fenomeno peculiar de sobreconsumo previo, ocurren en magnitud no proporcional.
    3- La tasa de interés artificial es menor a la de equilibrio y está menor a la de equilibrio más expectativas.
    4- Las distorsiones peculiares en la estructura no cambian la teoría porque tienen dos fuentes comprendidas por la teoría:
    a- La estructura del gasto más rigideces institucionales propias de la estructura particular del caso y en la medida que el gasto se haga deficitario para financiar el mantenimento de la actual burbuja deben ocurrir tres cosas 1- un aumento de la carestía que refleje la aceleración e la inflación (o desabastecimiento si se aplican controles de precios); 2 Más consumo a corto plazo; 3 una reducción relativa del consumo per capita medido a largo plazo.
    b- Las expectativas en la forma que las comprende la macroeconomía austriaca, es decir como aprendizajes de los agentes que determinan sus conductas microeconómicas y producen efectos agregados de claro y determinable origen microeconómico. En este caso las expectativas sobre inversión, ahorro y consumo de los agentes están determinadas por la experiencia reciente con lo que es razonable componer cosas como que: El ahorro real de los agentes en cuanto tal no entrará en los circuitos de intermediación de la economía local sino que se desviará fuera de ésta (es decir, el ahorro real de los agentes no estará en moneda local, ni bancos locales, ni aseguradoras locales, ni en el mercado de valores local por expectativas y en función de ello dicho ahorro en el modelo equivale a consumo agregado, aunque a nivel micro de cada agente si es ahorro.
    5-¿Se puede modelar este tipo de circunstancias con el de Garrison? No estoy seguro pero creo que si, sólo que hay que solucionar el problema de cómo manejar las peculiaridades de la estructura del capital en la construcción grafica del equilibrio 1 y 2 y eso pasa por el detalle micro que va de uno al otro.

    Creo.

    Slds, G

    Me gusta

  12. Y disculpen el abuso de espacio, pero no había indicado algo que creo es importante al caso:
    Visto el origen inicial de la burbuja y las peculiaridades indicadas, buena parte del sobreconsumo tiene que ser con bienes importados mientras que las mal inversiones menos que proporcionales deberían concentrarse en bienes no transables ¿Cuáles? Depende del aprendizaje previo de los agentes reflejado en sus expectativas actuales, y eso si que no lo puedo estimar, pero si que pueden los que están sobre el terreno.

    Me gusta

  13. Saludos desde Caracas, Martin, Adrian, Guilermo y Matias, pero no pude soportar la tentación de la invitación de Martin desde su twitter.
    Si me permiten hacer algunos comentarios, les digo lo siguiente, a sabiendas que conozco muy poco de las cifras argentinas y cómo se producen. Saber esa metodología es fundamental para saber qué usan y cómo lo usan.
    1. La medición de la capacidad instalada en funcionamiento debe estar muy en consonancia con los cálculos que se hacen del PIB, por lo que debe ser una estimación estadística.
    2. El ciclo económico siempre es austríaco, lo que ocurre es que los individuos no siempre nos comportamos igual y a veces, se manifiestan más algunas situaciones que otras.
    3. No hay tasas de interés negativas. Eso es un error del Mainstream puesto que esa es una medida que se realiza expost, dado que la tasa de interés pertenece a períodos futuros, mientras que la medida de inflación como Indice es una medida histórica. No puede hacerse combinaciones temporales tan excéntricas, por supuesto, Böhm Bawerk habla siempre de tasas positivas y esto es porque los individuos somos racionales, ¿creen ustedes que un prestamista aceptará pagos negativos? ¿creen ustedes que si el prestatario sabe que la tasa es negativa no la agotaría hasta hacerla de nuevo positiva? Ahí hay un profundo error del Mainstream.
    4. Según el criterio austriaco, cosa de la que no se aleja el modelo de Garrison, aunque use agregados, las personas invierten o consumen, porque invertir es lo mismo que ahorrar. Invertir puede ser ciertamente comprar bienes de segundo orden, para venderlos al consumidor (primer orden) o comprar un bien de 6’ o 7’ orden para producir bienes de 4’, 3°, 2° o primer orden. Además el capital no es como dice Clark autogenerador, o como Marx dice que puede ser acumulado. El capital debe ser renovado (mantenido y modernizado) para que siga produciendo, si no termina por convertirse también en un bien de primer orden. Por supuesto, en los ciclos que normalmente ocurren debido a errores de inversión, el consumo es muy superior al ahorro (la inversión) esa es la razón de la inflación y la crisis que ocurren. (En esto coincido con Guillermo a quien no conozco)
    5. Mi problema con el modelo de Garrison es que no creo que exista el equilibrio y me parece un ejercicio interesante, quizá un poco mejor que el ISL(A)M pero sigue siendo un planteamiento de equilibrio.

    Me gusta

    • Bienvenido Daniel. Sólo un punto. Decías: «No hay tasas de interés negativas. Eso es un error del Mainstream…» Lo que se quiere señalar con una tasa de interés «real» negativa es que si la tasa de interés (interbancaria, nominal y de corto plazo) que fija la Fed es del 0 %, pero la inflación es positiva, entonces en términos reales tenemos tasas de interés negativas.

      Me gusta

      • si mides la inflación como indice de precios, pero ¿es ese de verdad? recuerda que inflación es el crecimiento monetario y no lo conces a priori

        Me gusta

  14. Daniel:
    Me parece clave lo que señalas sobre considerar la metodología estadística de las cifras que tomamos para el ejercicio, aunque es un tema en el que prefiero atenerme a la experticia de quienes lo manejan mejor que yo.
    Tienes mucha razón en que no se puede perder de vista que el capital tiene que ser renovado, lo que ocurre es que las expectativas (de nuevo en el sentido austriaco) implican conductas microeconómicas que al traducirse en agregados nacionales dan la aparente paradoja del ahorro-inversión microeconómico agregado como consumo a nivel macro, la paradoja es únicamente aparente, simplemente son acciones de ahorro-inversión que sale del circuito y a nivel agregado dando un efecto adicional de agregado de descapitalización (y ahora se me escapa quien comentó que son precisamente una reserva de capital que puede regresar al circuito si cambian las condiciones institucionales por las que racionalmente fueron retirados del mismo) y los señalé por quello de no perder de vista la especificidad de ciertas conductas microeconómicos circunstanciales de tiempo y lugar para un ejercicio de economía aplicada.
    Sobre la tasa de interés creo que coincidimos todos en que entendemos la tasa de interés como una relación de preferencia temporal y no en otra forma. A tal tasa de preferencia temporal la podemos llamar «de equilibrio» aunque suene neoclásico, «natural» o «de mercado» aunque ésta última sería la tasa de preferencia temporal más las expectativas de los agentes por las que la reajustarían, y comparamos eso con tasas de interés arbitrariamente fijadas bajo o sobre la natural por medios de todos conocidos, y ciertamente es muy valido señalar que no puede ser ninguna de ellas «negativa» en el sentido que indicas de racionalidad subjetiva de los agentes.
    Y bueno, a mi modo de ver, el modelo de Garrison tiene dos problemas:
    1- Como todo modelo de equilibro lo mejor que puede representar es una fotografía fija (y simplificada) de una realidad dinámica, si comparamos dos de diferentes momentos vemos como la realidad de un momento en el tiempo varió a la realidad en otro momento en el tiempo y partiendo de ellos debemos explicar (por eso es modelo en el sentido esquemático) los fenómenos dinámicos por los que ocurrió el cambio. Si el modelo describe razonablemente bien la realidad en un esquema que facilite la explicación teórica verdadera del proceso dinámico, al aplicarle los datos que razonablemente representen un aproximado de los agregados, tendría cierta capacidad descriptiva valiosa e incluso alguna capacidad predictiva «en grueso».
    Lo interesante del caso es que el modelo (valga la redundancia) modela simplificando una teoría verdadera por lo que debería funcionar mejor (con todas las limitaciones indicadas) que la amplia variedad de modelos macro sin anclaje teórico microeconómico (por eso es macroeconomía austriaca como tu mismo dices, con los defectos que tenga)
    Y 2, en el modelo de Garrison el dinero tiene cierto grado de neutralidad que si es una distorsión de la teoría que modela, pero esa fue su solución simplificada y dejó él muy claro que en ese sentido pierde precisión para ganar sencillez.
    Pero con los comentarios que he leído aquí me estoy comenzando a convencer de la idea de usarlo para ejercicios de economía aplicada, pese a que empecé con muchas dudas al respecto, pero el asunto es que me han puesto a pensar en el modelo de Garrison de formas que jamás hubiera pensado sin esta valiosa discusión y eso se los agradezco mucho a todos.
    Y en otro orden de ideas, ya que estamos los dos en Caracas eventualmente deberíamos aprovechar ese hecho para discutir cualquier tema de éste tipo en persona.
    Slds,
    G

    Me gusta

  15. Estimados,
    Estoy muy de acuerdo con los comentarios de Guillermo, las del 7 de septiembre a las 6.01 pm (para referirlos de alguna forma). Creo que está allí la situación bien descripta, y como lo he dicho antes, me parece que el modelo de Garrison lo puede explicar.
    Como él dice, la FPP no ha llegado al limite pero se sesga hacia el consumo y se acorta la estructura de producción.
    La única limitación que tiene el modelo de Garrison para explicar estas situaciones es que no tiene un sector externo. Es muy probable que el acortamiento de la estructura sea cubierta con creciente importaciones de bienes de etapas alejadas (energía y combustibles, por ejemplo), y esto contribuya finalmente a la erosión del superávit comercial y el consiguiente aporte de divisas al Banco Central, por lo que una crisis, como siempre en nuestros casos, vendría antes por una corrida cambiaria.
    En 2005 traduje y publicamos un trabajo de Darren RItchie que me recomendara Garrison, el que intenta incorporar esto al modelo: http://www.eseade.edu.ar/servicios/Libertas/3_5_Ritchie.pdf

    Me gusta

    • Creo que los austriacos de las primeras generaciones no se preocuparon por las relaciones del comercio internacional, porque estaba muy limitado en esa época que todos llamamos “liberal”. Las barreras arancelarias eran la norma y esa es una de las razones económicas de las guerras.
      Tengo la impresión que el consumo como lo hace Ritchie puede incluir las exportaciones e incluso las exportaciones netas (menos las improtaciones) y por tanto la FPP incluye el sector externo, de manera implícita.
      Además esa FPP no es la misma del mainstream, que supone dos bienes y factores de producción fijos. Esta es una FPP que supone dos acciones, y puede partir de pleno empleo (de factores) o empleo parcial (de factores) eso es perfectamente válido. Pero no es la misma FPP del mainstream, porque puede expandirse inmediatamente cuando yo decido algo que la altere y tengo los factores con los que ejecutar la inversión o los deseos de consumir, todo ello dependiendo de mi EAP.
      Me parece interesante los dos enfoques pero me surge una pregunta para ver si entiendo mejor el artículo de Ritchie traducido por Martín. ¿Es cierto que los austriacos están en consonancia con la Paridad de Poder de Compra? ¿Cómo la miden? ¿con índices de precios? ¿Y no creen que los comportamientos de la paridad de intereses y la paridad de precios pueden ir en sentido contrario? Yo estoy buscando una solución a esto porque tengo un intenso conflicto con la PPC. Aunque Casel dice que los escolásticos son partidarios del precio único, me suena siempre la afirmación de Luis de Molina que “no existe el precio único” y se basa en los precios del oro y del pan en América y Europa. Además la teoría de la Paridad tanto la de interés como la de precios es mucho más un modelo de equilibrio y eminentemente objetivo. Al menos en el enfoque que usa el Mainstream
      Adrian, se me ocurre si el FED hace una fijación de tasas en cero, nadie garantiza que no haya recesión si la hay y los precios se caen, entonces cero es positivo. Yo estoy esperando eso, pero como empresario.
      DL

      Me gusta

  16. Ok Daniel. Nadie dice que una tasa de interés al 0 % fijada por la Fed implica «siempre» una tasa de interés real negativa. Si hay inflación positiva (medida en el modo tradicional), entonces habrá una tasa de interés real negativa. Pero lógicamente si hay deflación (también medida del modo tradicional) entonces tenemos una tasa de interés real positiva.

    Me gusta

  17. Martín tiene toda la razón y pone el punto de mira exactamente en la clave del problema, lo que realmente nos falta en el modelo para aplicarlo a un caso con las características del argentino es el sector externo, y la solución del artículo citado por él funciona, de eso no hay la menor duda, pero creo que debe existir una forma de solucionar ese problema (tal vez con menos exactitud en el modelo) pero manteniéndolo más simple. Claro, depende del objetivo del ejercicio y estoy asumiendo que es exponer y explicar más que examinar y predecir.
    Se me había ocurrido que en «cierto sentido» el sector externo «está» «implícito» (las comillas son porque el «cierto sentido» no deja de ser muy, pero que muy discutible) en la estructura del capital y pudiera ser «sombreado» sobre la misma lo que da ciertas paradojas interesantes y quizás no sea solución, pero de entrada es la única aparentemente simple que se me ha ocurrido, aunque apenas si he trabajado en la idea y no descarto que resulte una tontería al final.

    Creo que Adrian está pensando en macro y Daniel en micro aunque los dos dentro de la teoría austriaca y si examinan el asunto desde la otra perspectiva va a resultar que los dos tienen razón y estás planteando dos perspectivas diferentes del mismo asunto. De pronto tuve deseos de comentar toda una serie de detalles sobre al respecto, pero por interesante que sea desvía la discusión del propósito inicial, así que me las aguanto.

    Daniel: Mi correo es: correo@guillermorodriguez.tk, soy profesor del Instituto Universitario de Profesiones Gerencial e investigador asociado del Instituto Libertad y Prosperidad y mi web es http://www.guillermorodriguez.tk, te llamo para ponernos de acuerdo la prox. sem.

    Y no tiene nada que ver pero mencionaré que: como normalmente hablo (hoy en día eso casi que significa más bien «chateo y posteo») con economistas neoclásicos, keynesianos y/o marxistas hablar con ustedes me hace sentir un poco como el inmigrante que de pronto encuentra con quien hablar en su lengua materna luego de mucho tiempo sin pronunciarla ni escucharla, y francamente es muy agradable.

    Slds,

    G.

    Me gusta

  18. Gracias Guillermo por tus comentarios. Creamos este espacio con ese objetivo. Discutir cuestiones teóricas y empíricas desde un enfoque austriaco, pero abierto a todos los interesados en acercarse o conocer estas ideas.

    Me gusta

    • La mayor parte de las inversiones en países en desarrollo, son en bienes de Segundo o tercer orden, es decir, muchos de ellos son bienes semielaborados o elaborados para llevarlos directamente al consumo, eso hace que en nuestros países la FPP garritiana esté más cerca del consumo que de la inversión. Por supuesto las expansiones de crédito, por bajas en las tasas de interés acentúan esta relación, haciendo mucho mayor la proporción dedicada al consumo que la dedicada a la inversión en etapas muy alejadas del consumo.
      La razón por la que digo que esto es un modelo de equilibrio es porque cuando uno pasa de un boom a un bust, no son etapas en el tiempo praxeológico y son realmente dos períodos que podrían llamarse t0 y t1. El consumo crece y la inversión en esas etapas muy cercanas al consumo se dan también. Ahora eso crea un boom que parece acentuado, debido a que los agregados tienen la mala costumbre de medir los órdenes más cercanos al Consumo, por eso parece que crecemos mucho más en los países menos desarrollados. Otra cosa, como no ocurre crecimiento muy significativo en las etapas más alejadas, la destrucción en la recesión no es tan pronunciada. Se pueden perder inventarios, pero como estos son cercanos al consumo se asume la pérdida y se sigue.
      Como esos bienes son importados, en gran proporción, no generan crecimiento económico importante y lo que crece es el consumo, eso si, como la propensión marginal al consumo keynesiana que se genera de un consumo alto es elevada, eso aparenta un multiplicador importante, que no es cierto, porque realmente ese efecto multiplicador es en las naciones desarrolladas el efecto de las industrias alejadas del consumo, en el PIB. En nuestros países, nos quedamos esperando un multiplicador elevado que nunca se da. Aquí es donde Martín tiene toda la razón al señalar que el empuje es casi totalmente del lado del consumo.
      Todas estas inversiones, en los países desarrollados son inversiones que van a ir directo al consumo, eso provoca que haya malinversión, pero una malinversión en bienes de segundo, tercer o cuarto orden, que ocasiona pérdidas ocasionales, por eso los empresarios mercantilistas que nos distinguen son siempre los mismos, pegados al gobierno y profundamente alejados de aquel que quiere correr riesgos, por que los sabe origen del verdadero beneficio. Y esa es la razón que yo supongo que genera esa malinversión que también Martín señala.
      Con los datos argentinos no me meto, porque creo que ahí debo conocer el método. Insisto en lo siguiente, los agregados tienen una elevada estimación que en países más desarrollados se puede hacer, sin que ello signifique un error importante, pero, no se en el caso argentino, pero en el venezolano, la profundidad de la informalidad destruye la estimación y por eso no confío en ninguna cifra, incluso antes de meterme a austriaco tropical.
      En el caso del petróleo, la capacidad instalada importante tiene un efecto bastante acentuado en el PIB general, porque no es informal y porque además, genera toda una parafernalia de empresas que se alían al crecimiento de ese sector. Ahí como el sistema se comporta como en los países del primer mundo el efecto de una crisis es verdaderamente catastrófico.
      Espero haber ayudado, ustedes no se imaginan, me acaban de dar insumo para escribir algo. Gracias
      DL

      Me gusta

  19. Martin,
    Si bien no especificamente sobre el caso argentino, Robert Murphy publico un art interesante y relevante para tu pregunta en el blog del Mises Institute.
    Son los datos argentinos de cuentas nacionales confiables o padecen las tipicas limitaciones del INDEK?
    Cuando hablamos de capacidad instalada y pensando en la complejidad de la estructura del capital, como se netea de la capacidad lo obsoleto, lo mal localizado? Por ejemplo hoy en China se dice que la industria de molienda de soja trabaja al 50% de capacidad, pero eso implica incluir en el denominador plantas viejas, chicas, mal localizadas, con costos que triplican una planta moderna. Si no consideras esas fabricad la industria funciona al 80 % de capacidad. O sea un mensaje muy diferente si te estas planteando agregar.
    Un abrazo alpino.

    Me gusta

  20. La mayor parte de las inversiones en países en desarrollo, son en bienes de Segundo o tercer orden, es decir, muchos de ellos son bienes semielaborados o elaborados para llevarlos directamente al consumo, eso hace que en nuestros países la FPP garritiana esté más cerca del consumo que de la inversión. Por supuesto las expansiones de crédito, por bajas en las tasas de interés acentúan esta relación, haciendo mucho mayor la proporción dedicada al consumo que la dedicada a la inversión en etapas muy alejadas del consumo.
    La razón por la que digo que esto es un modelo de equilibrio es porque cuando uno pasa de un boom a un bust, no son etapas en el tiempo praxeológico y son realmente dos períodos que podrían llamarse t0 y t1. El consumo crece y la inversión en esas etapas muy cercanas al consumo se dan también. Ahora eso crea un boom que parece acentuado, debido a que los agregados tienen la mala costumbre de medir los órdenes más cercanos al Consumo, por eso parece que crecemos mucho más en los países menos desarrollados. Otra cosa, como no ocurre crecimiento muy significativo en las etapas más alejadas, la destrucción en la recesión no es tan pronunciada. Se pueden perder inventarios, pero como estos son cercanos al consumo se asume la pérdida y se sigue.
    Como esos bienes son importados, en gran proporción, no generan crecimiento económico importante y lo que crece es el consumo, eso si, como la propensión marginal al consumo keynesiana que se genera de un consumo alto es elevada, eso aparenta un multiplicador importante, que no es cierto, porque realmente ese efecto multiplicador es en las naciones desarrolladas el efecto de las industrias alejadas del consumo, en el PIB. En nuestros países, nos quedamos esperando un multiplicador elevado que nunca se da. Aquí es donde Martín tiene toda la razón al señalar que el empuje es casi totalmente del lado del consumo.
    Todas estas inversiones, en los países desarrollados son inversiones que van a ir directo al consumo, eso provoca que haya malinversión, pero una malinversión en bienes de segundo, tercer o cuarto orden, que ocasiona pérdidas ocasionales, por eso los empresarios mercantilistas que nos distinguen son siempre los mismos, pegados al gobierno y profundamente alejados de aquel que quiere correr riesgos, por que los sabe origen del verdadero beneficio. Y esa es la razón que yo supongo que genera esa malinversión que también Martín señala.
    Con los datos argentinos no me meto, porque creo que ahí debo conocer el método. Insisto en lo siguiente, los agregados tienen una elevada estimación que en países más desarrollados se puede hacer, sin que ello signifique un error importante, pero, no se en el caso argentino, pero en el venezolano, la profundidad de la informalidad destruye la estimación y por eso no confío en ninguna cifra, incluso antes de meterme a austriaco tropical.
    En el caso del petróleo, la capacidad instalada importante tiene un efecto bastante acentuado en el PIB general, porque no es informal y porque además, genera toda una parafernalia de empresas que se alían al crecimiento de ese sector. Ahí el sistema se comporta como en los países del primer mundo, el efecto de una crisis es verdaderamente catastrófico.
    Espero haber ayudado, ustedes no se imaginan, me acaban de dar insumo para escribir algo. Gracias
    DL

    Me gusta

  21. Una representación triangular de la estructura capital no es más que una representación gráfica de la teoría de Menger y aunque no “dice” todo, tiene razón Garrison en que para ser tan simple resume mucha información de forma muy adecuada, pero el caso es que supone que empezamos con los bienes de último orden y la demanda va halando hacia la derecha las transformaciones hasta llegar a la demanda final de los bienes de consumo, lo que implica naturalmente que los bienes de capital deben de ser mantenidos y renovados y que el ahorro (renuncia temporal al consumo) es lo que permite invertir en alargar la estructura haciéndola más capital intensiva para terminar con más bienes de consumo a menor costo por unidad.
    Si lo pensamos un instante tal estructura (estrictamente) únicamente pudiera ser la de todo el planeta o la de una economía realmente autárquica, pero si pretendemos representar razonablemente la estructura del capital de una determinada economía nacional con un triangulo en que las etapas en el tiempo van de izquierda a derecha (lo que nos da ciertamente un representación diacrónica y sincrónica en la misma figura) pues hay que considerar no solo imput a la izquierda para output a la derecha, final después de todas las transformaciones, sino los imputs y outputs en cada una de las etapas por el comercio externo.
    En mi opinión la forma adecuada sería colocar los imputs de importaciones abajo y los ouputs de exportaciones arriba en cada etapa, así nos queda claro en una representación de geometría plana con tres tonos de sombreado (o tres colores) que las transformaciones no solo proceden de la etapa anterior y van hacia la siguiente sino que parte procede de abajo y parte puede salir arriba en cualquiera de las etapas. Creo que debo escribir un primer artículo sobre ésto, y lo haré en estos días. Pero la razón para comentarlo aquí es que es una posible solución gráfica simple a incluir en una variante del modelo que pudiera funcionar a los efectos planteados.

    Me gusta

  22. Quiero analizar el comentario de Ivo y el último de Guillermo.
    Ivo tiene razón, con todo la manipulación de cifras en el INDEK debemos partir de una sospecha, aunque tal vez, como estos indicadores miden supuestamente cantidades, y no precios, sea algo más confiable. La definción oficial es ésta:
    «El indicador de la Utilización de la Capacidad Instalada en la Industria mide la proporción utilizada de la Capaciadad Instalada del sector industrial de nuestro país.
    Para su cálculo se tiene en cuenta cuál es efectivamente la producción máxima que cada sector puede obtener con la capacidad instalada actual. Se consideran criterios técnicos, como el aprovechamiento potencial de las plantas productivas empleando el máximo de turnos posibles y las paradas necesarias para el mantenimiento apropiado de dicha capacidad.
    El cálculo de la Utilización de la Capacidad Instalada comienza en enero de 2002. Para la obtención del nivel general desde enero de 2002 hasta diciembre de 2004 se utiliza la estructura de valor agregado de la industria correspondiente a 1997. Para la obtención del nivel general desde enero de 2005, se utiliza la estructura de valor agregado de la industria correspondiente al año 2004.»
    Esto en cierta forma responde a un comentario muy anterior de Matías respecto al carácter «subjetivo» del pleno empleo, etc. Pero acá, esto es «objetivo» en el sentido de que hay que tener los fierros para poder producir. Está claro que el emprendedor lo hará según sus valoraciones subjetivas respecto del futuro, pero la fábrica tiene que estar ahí, al menos en el corto plazo, y en el largo deberá invertir. La estadística de la capacidad instalada refleja una foto de hoy. Y me parece un dato importante para saber dónde estamos, claro que con lo que comenta Ivo no sabemos demasiado, aunque cuando se habla de recalentamiento de la economía, y aumentan las importaciones implica que esa capacidad está siendo agotada.
    Por último, respecto a la propuesta gráfica de Guillermo, será interesante verla, aunque en algún lado deberíamos tener en tipo de cambio, una variable tan importante como la tasa de interés en nuestros países.
    Saludos
    Martín

    Me gusta

  23. Martín pone nuevamente la mira en dónde debe estar. Y lo primero que se me ocurre es que se puede relacionar en el modelo una cuarta gráfica del mercado cambiario como la del mercado de fondos de prestables, asumiendo teóricamente que hay una tasa de cambio natural (más o menos expectativas) y una tasa de cambio fijada artificiosamente por la política cambiaria que genera distorsiones en la estructura del capital al generar incentivos artificiosos.
    Y lo otro, pues trabajaré en la idea a ver que sale.

    Slds,

    G

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.