Democracia no es lo mismo que libertad

Comparto mi última columna en Economía Para Todos sobre la diferencia entre democracia y libertad.

Si hay algo que los recientes sucesos en Venezuela deben dejar en claro, es que vivir en democracia no es lo mismo que vivir en libertad

Tan importante es esta diferencia que en piases que se dicen democráticos como Venezuela, aquellos que reclaman por sus libertades individuales mueren bajo la mano del mismo estado que se supone debe protegerlos. Es preocupante ver la confusión que hay en la opinión pública, medios, e incluso en políticos de carrera respecto a esta distinción que los hechos nos muestran pueden llevar separar entre la vida y la muerte. Defender la violencia del gobierno de Maduro porque fue elegido “democráticamente” es confundir medios con fines. La democracia no es un fin en sí mismo, es un medio para cambiar gobiernos de manera pacífica, no un método para pasar de un autoritarismo a otro. Son las instituciones republicanas (estado de derechos, igualdad ante la ley, y división de poderes) lo que nos lleva a vivir en libertad. Lamentablemente vivir en democracia no alcanza. La historia nos enseña que la diferencia entre democracia sin república y dictaduras puede ser materia discutible. ¿Qué diferencia a un dictador que pone presos a sus opositores y no se inmuta ante la muerte de sus ciudadanos de un “demócrata” que hace lo mismo utilizando el argumento del voto como excusa? ¿Desde cuándo los votos dan derecho a ejercer el poder de manera autoritaria?

Seguir leyendo en EPT.

3 pensamientos en “Democracia no es lo mismo que libertad

  1. Interesante reflexión sobre lo que pasa en mi país, obviamente la democracia jamas sera suficiente, es mas es solo una forma de tratar de convivir, eso es todo. En Venezuela necesitamos fomentar la libertad individual y mejorar las instituciones para su correcto funcionamiento. Ya se hace evidente el hecho de que se debe discutir en el seno del país que los políticos jamas deben de ser una respuesta en nuestro intento de consolidar un bienestar económico. No se puede ordenar públicamente a la sociedad a la voluntad de un gobierno , los verdaderos cambios los debe fomentar un pueblo.

    Me gusta

  2. Para comprender este tipo de fenómenos de autoritarismo en una democracia es necesario comprender la sociedad como responde. En primer momento un presidente no puede pretender perpetuarse en el poder dado que el sistema democrático requiere la diversidad de gobiernos en el transcurso de los años, de esa forma se estaría coartando la libertad, la cual es la máxima expresión de la democracia y cuando no se respeta es violar un sistema tan preciado.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.