Etiquetas

, , , ,

HoppeSimple ironía, la que otorgó Hans Hermann Hoppe a Pedro Schwartz en respuesta a la crítica de este último sobre la metodología apriorista extrema del primero:

«Gracias por invitarme. Gracias a Schwartz por sus comentarios. No voy a poder contestar a todo lo que ha dicho. ¡Hay que leerse el libro, eh! Simplemente diré algo sobre sus comentarios metodológicos respecto a mi obra. El profesor Schwartz parece pensar, y está convencido de ello, que no existe una verdad descubrible apriorísticamente, que no se puede descubrir la verdad, sin embargo parece estar muy seguro de esto. ¡Ahí está!» HHH

Nosotros sabemos, sin embargo, que hay posiciones intermedias entre el “se puede descubrir la verdad” y el “no se puede descubrir la verdad”.

Siguiendo a Gabriel Zanotti (en las páginas 34 a 46 del libro “Filosofía para no filósofos“) me parece que sin caer en el escepticismo o en el relativismo, podemos acercarnos a la verdad, pero nunca descubrirla de forma definitiva. !Qué bien le haría un poco de la humildad de Popper a la posición apriorista radical rothbardiana que siguen Hoppe y tantos austriacos!