Entrevista a Milton Friedman y «nuevas» referencias a Mises y Hayek

FriedmanJonathan Moreno, uno de nuestros lectores en Colombia, me pasó ayer esta entrevista a Milton Friedman. Allí Friedman hace una referencia a Mises, Hayek y los misesianos del Mises Institute que merece atención y que me gustaría discutir con los lectores.

La referencia es extensa, por lo que no podré traducirla hoy al español. Si algún lector puede hacerlo, otros lectores estarán agradecidos.

Friedman siempre valoró el trabajo de Hayek «Camino de Servidumbre» el que cataloga dentro de la filosofía política. Pero siempre rechazó la «economía» austriaca, tanto de Mises como de Hayek. Friedman conocía a Hayek antes de la fundación de la Mont Pelerin Society, pero fue en aquella reunión fundacional de 1947 cuando conversó con él por primera vez. Siguieron a aquella decenas de reuniones donde conversaron. Incluso Friedman y Hayek tuvieron varios encuentros como colegas en la Universidad de Chicago en la que ambos trabajaban. Pero ambos fueron siempre críticos de la metodología del otro. En síntesis, Friedman sostiene en esta entrevista que el trabajo austriaco no es científico. ¿Tiene razón?

Copio abajo el extracto clave.

M. Friedman: […] Hayek is an interesting case from a methodological point of view. Let me go back to something we were saying at lunch, which this brings to mind. I was talking about the fundamental issue of why people hold the views they do. I’m particularly interested from that point of view about the so-called Austrians, or von Misesians. Because their philosophy which admits no role whatsoever for empirical evidence—it’s entirely introspective—leads to an attitude of human intolerance. I think anybody who holds that methodological view either is to begin with, or ultimately becomes, an intolerant human being. And the reason is very simple. If you and I disagree about a proposition, the question is how do we resolve our difference? If we adopt a Misesian methodological point of view, the only way we can resolve our difference is by arguing with one another. I know it from what’s inside me, you know it from what’s inside you, and so you have to persuade me that I’m wrong, or I have to persuade you that I’m right. There is no other appeal. And so ultimately we have to get to fighting. I’m right, you’re wrong; I’m right, you’re wrong; I’m right, you’re wrong. The virtue of what I take to be the original Popperian methodological view, or of the point of view that I really adopt, which is neither Popperian or von Misesian. What it really is is more Savage–de Finetti. You asked if I read methodology and philosophy, I’ve read a great deal in the field of statistical methodology and statistical philosophy, and Jimmie Savage was one of my closest personal friends. And as you know we collaborated extensively. He was one of the few people I knew whom I would unhesitantly classify as a genius. And Jimmie said, and this is a crucial point, ‘the role of statistics is not to discover truth. The role of statistics is to resolve disagreements among people. It’s to bring people closer together.’
Go back and look at it in those terms. Suppose you adopt that point of view—the methodological point of view I adopt—and suppose you and I differ, and we come to the point where after arguing with one another we’re at an impasse. Well then we have a recourse. I could say to you, “Tell me, what evidence would I have to get that would persuade you you were wrong?” And you say to me, “What evidence would I have to get to persuade you?” And then we can go out and look for the evidence. The way in which Jimmie Savage would describe that would be to say, you have a set of personal probabilities about events of the world, and this particular proposition we’re arguing is one of them. I have a set of personal probabilities. Those personal probabilities differ. That’s why we argue. The role of statistical analysis is to lead us to reconsider our personal probabilities in the hope that our personal probabilities will come closer and closer together. So you start out thinking in the simplest case that this coin is a fair coin and I think it’s unduly loaded heads, and so we discuss the experiment which will lead us to discriminate and then we go and toss the coin. And either I say ‘You’re absolutely right’, or vice versa. What we’ve done is to revise our personal probabilities. Your personal probability was 50 per cent—we haven’t demonstrated that there’s any such thing as ‘the’ probability which is 50 per cent. That’s what Jimmie means when he says you’re not searching for truth. Because if there be a truth, there’s no way of knowing when you get it.

The trouble I always have with those people who say, you’re not looking for truth. Of course I’m looking for truth. But the question is, how do I know when I get it? And the answer is, I never will. And therefore no matter how much evidence I get, I never can have one hundred per cent confidence that I have the truth. Going back to the von Misesians, that’s why I think that their praxeological philosophy leads to intolerance. You’ll notice that Mises himself was a highly intolerant person. Ayn Rand was a highly intolerant person. As he’s become older, Popper has become an intolerant person. Hayek is a very interesting case, because I think Chicago in particular had a sufficient influence on him so as to move him away and he is not nearly as intolerant as the other von Misesians. Same thing was true of Fritz Machlup, who was another disciple of von Mises, but neither of them were anything like as intolerant as von Mises himself. But this crew of people down at the Mises Institute which is near you …

J.D.H. At Auburn.

M.Friedman:  They’re just as intolerant a bunch as you can find. Now, how does that get us into some of the issues we’re talking about here? Very directly. One of the most beautiful little examples of evidence that contradicts a theory is the evidence that I presented in one of my articles on the National Bureau’s work on what was wrong with von Mises’s cycle theory. I don’t know if you remember; it hasn’t gotten much attention. But I think it’s really a beautiful little methodological example. The von Mises theory of the cycle is that the ‘cause’—they would use the word cause—the cause of the depression is the prior expansion. That means, it would seem to me, that if you have a big expansion, you are going to have a big depression. You have a little expansion, you’ll have a little recession. So I went and I looked at the relationship between the amplitude of expansions and the amplitude of the succeeding recessions. There’s zero correlation. On the other hand, there’s a very high correlation between the amplitude of a recession and the amplitude of the succeeding expansion. That’s utterly inconsistent with the von Mises theory. It must be that what happened during the recession influences the succeeding expansion. It seems to me that that one little bit of evidence is a decisive refutation of von Mises. Have the von Misesians in any way stopped saying exactly what they were saying for fifty years? Not a word of it. They keep on repeating the same nonsense. What they call scientific work isn’t scientific work at all. Because they regard facts as ways of illustrating theory, not as ways of testing theory. So their scientific work is from my point of view useless I don’t know about their philosophical work.

18 comentarios en “Entrevista a Milton Friedman y «nuevas» referencias a Mises y Hayek

  1. Hay mucho para masticar, pero estas lineas parecen sacadas de los párrafos metodológicos de Mises:

    «But the question is, how do I know when I get it? And the answer is, I never will. And therefore no matter how much evidence I get, I never can have one hundred per cent confidence that I have the truth.»

    Me gusta

  2. Lo irónico, Nicolás, es que cuando Friedman decía cosas como «Yo no tengo derecho a coercionar a alguien, porque no sé si tengo razón o él está equivocado», mucho libertarios se encolerizaban (en mi opinión, justamente) porque eso sugiere que la certeza conlleva el derecho a interferir forzosamente en las decisiones de otros. También tiene la implicación de que lo que hoy es correcto mañana puede no serlo. Autores basados en principios axiomáticos jamás podrían estar de acuerdo con Friedman, en un nivel fundamental.

    Me gusta

  3. No se puede ser un genio en todo. Friedman hizo una grandiosa colaboración, clásica e histórica, con su artículo de 1953 sobre la metodología de la economía positiva, pero no pasará a la historia por «entender» qué hacían Mises y Hayek desde un punto de vista metodológico. Listo y a otra cosa.

    Me gusta

  4. Muuuuy interesante y polémico lo de Milton!!

    Punto fuerte del argumento: una interpretación extrema del análisis apriorístico deductivo puede llevar a ciertas dificultades en el diálogo con el resto: «Esto es así, yo descubrí cómo es la naturaleza humana y todo lo que digo es, por ello, irrefutablemente cierto» (Que ese sea, o no, metodología misiana, es otro debate).

    Puntos flojos: Falacia ad-hominem, que una persona o dos sean intolerantes no quiere decir que sus ideas o metodologías lo sean.

    Por último, yendo a la última frase de Friedman ¿qué teoría prueba el hecho «caída de la manzana al piso»? ¿la ley de la gravedad o el amor que las manzanas sienten por el piso?

    Creo que a esta última parte le responde muy bien Gabriel en este post que siempre recomiendo: http://gzanotti.blogspot.com.ar/2010/11/adion-testeo-empirico-adios.html

    Me gusta

  5. Bueno, con un poco de demora, y esperando que la conversación no haya muerto, mi opinión es la siguiente:

    1. El artículo es interesante en sí mismo, no sólo por la referencia a la escuela austriaca, por ejemplo ver la posición explícita de Friedman respecto a los modelos de equilibrio parcial versus los de equilibrio general y la influencia que sobre él tuvo Mitchell y Marshal, sobre Tinbergen y Walras.

    2. Es muy interesante notar por qué, apesar de que los metodólogos de la economía debatieron y aún debaten (ver The Methodology of Positive Economics. Reflections on the Milton Friedman Legacy, Maki, 2009) el paper de Friedman del 53, él decidió no involucrarse. Recomiendo leer el paper de Maki “Unrealistic assumptions and unnecessary confusions: Rereading and rewriting F53 as a realist statement” (2009). Parece, según esta entrevista, que de hecho Friedman no estaba pensando en una forma normativa de la ciencia económica, sino positiva. Él racionalizó lo que veía que hacían sus colegas y él mismo a la hora de hacer teoría… Sin duda muy interesante.

    4. La posición de Friedman, aparte de su apreciación de la escuela austriaca, es en general mucho más humilde de lo que pareciera por lo que nosotros tendemos a retener del texto: el ataque a los austriacos. Pero, por ejemplo, aparte de nunca haber favorecido mucho la matematización de la economía o el enfoque walrasiano, no dice que necesariamente el enfoque suyo sea mejor en general, y que eso depende del investigador. Lo mismo ocurre con el campo de la metodología en economía. Dice que apesar de que él no estuvo interesado en el tema, no cree que carezca interés el debate metodológico. Cada investigador juzgará si vale la pena o no involucrarse en el debate, pero no lo descarta.

    5. La discusión que plantea sobre los diferentes enfoques de las universidades: Harvard, Chicago, MIT, es muy apropiado. Él veía que en Chicago trataban más problemas ‘aterrizados’, mientras en Bostón trabajaban en la alta formalización, que en la práctica no llevaba a muchas conclusiones prácticas. Cuáles serán los Chicagos de hoy y los MIT y Harvards? Los mismos? o se perdió la diferencia…?

    6. También es muy interesante cómo identifica la escuela de Chicago, no con las conclusiones o el set de hipótesis de arranque aceptadas, sino con el marco Marshaliano que usan. Hoomogeneidad no en contenido, sino en método. Probablemente lo que une a los economistas en una sóla profesión, a pesar de los muchos y muy diversos temas de análisis y las muy diferentes conclusiones en política económica, es el análisis metodológico más amplio del estudio de sujetos descentralizados tomando decisiones bajo algún criterio de racionalidad y sus interacciones con otros agentes. Me parece que esta conclusión es mucho más reciente, pero Friedman mismo ya la tenía casi que en mente (con la más limitada definición Marshaliana).

    7. Ahora sí sobre los austriacos: Es cierto que Friedman hace una caricatura de la posición de Mises, pero apesar de ello, creo que tiene un punto cuando se refiere a la manera en que los misesianos (Rothbardianos) ven la evidencia empírica como incapáz de resolver un debate teórico. El debate sobre la ‘verdad’ que ustedes plantean, lo hacen en términos teóricos. Cuando Adrián habla de Hume, es a los datos a lo que Hume advertía, no podían determinar por sí mismos causalidad necesaria (de hecho para Hume la causalidad era una forma de reconstrucción mental de la realidad para darle sentido). Pero el punto es que el debate sobre ‘la verdad’ se puede dar en el campo teórico. Y es aquí donde creo que la praxeología tiene la ventaja. Si el axioma de la axión tiene consecuencias lógicas, pues ellas son verdad de la misma manera que 2+2 son 4. Ahora, cada vez que se requieran más hipótesis (o axiomas) auxiliares, pues menos confianza debería tenerse sobre las conclusiones a las que se llegue por esos medios. Y mi punto, el mismo que intenté exponer en Rosario en el congreso, es que la praxeología ‘can only take you so far’. Hay muchas cosas que no se pueden estudiar con este tipo de lógica deductiva, y por eso los datos empíricos son tan importantes. Y por eso la estadística es vital. Claro, no se puede deducir causalidad de una regresión, todo estadístico sabe eso, pero si es evidencia a favor de una u otra posición. Por eso me parece que la formación de quienes dicen suscribirse a la escuela austriaca debería dejar de observar con tanta sospecha a los métodos estadísticos y a los matemáticos, pues sí son una herramienta que brinda muchas luces sobre el mundo real. Teoría de juegos es un caso clarísimo! Así como todo el desarrollo de ‘el imperialismo económico’ que surgió después de Becker.

    Espero sus comentarios. Saludos a todos!

    Me gusta

    • No creo que los austriacos vean con sospecha a los datos estadísticos o econométricos en sí. Sí creo que son más cuidadosos al momento de aplicar las herramientas. El problema es que la llamada «evidencia empírica» no puede probar ni refutar una teoría. Aunque sí puede, dada la teoría, asignar magnitudes a distintas variables económicas. No conozco ningún economista que intente refutar la pendiente negativa de la curva de demanda, es un dato que se toma «apriori.» Esto no es diferente al trabajo empírico de la EA. Un buen economista, austriaco o no, es consciente de estas limitaciones empíricas.

      Por ejemplo, dados los datos empíricos que se observan sobre la crisis del 2008, algunos autores sugieren que la teoría del ciclo aplica en general, pero no en particular, y que requiere ser actualizada para traer a la superficie cambios en exposición al riesgo y no sólo cambios en «roundaboutness.»

      Ambos, Mises y Hayek usan sus teorías para explicar el mundo económico y se alimenta de «datos empíricos de la realidad» (dato empírico no es sinónimo de estadística o econometría). Kirzner se referido a distintos aspectos empíricos, no axiomáticos, de la EA. Si entiendo bien, Kirzner ha aclarado que la teoría del ciclo no es puramente apriori (problema para los intentos de refutación empírica). Por ejemplo, la teoría del ciclo depende de un supuesto no observable sobre las expectativas de los agentes económicos. Datos empíricos «en contra» de la teoría no son más prueba de una falla en la teoría que de expectativas distintas las que debe haber para que se de un ciclo descrito por la teoría. ¿Se refuta la teoría o se refuta la teoría de expectativas? Esta disyuntiva no se puede resolver empíricamente. Que un requerimiento empírico no este presente no hace a la teoría falsa, simplemente no aplicable al caso estudiado.

      Coincido con Gabriel. Milton Friedman fue de los economistas más importantes del siglo XX. Pero entender a Mises, Hayek y la EA en general no era su fuerte.

      Me gusta

  6. fridman tiene razón la teoría del ciclo económico austriaca( o mejor dicho la de mises) fue refutada por la realidad(y de esto hay una inmensa masa de evidencia) quien no quiera verlo es un psicótico ( en psiquiatria y psicoanalisis cuando le hacen un diagnostico a un psicotico uno de sus rasgos generales es que se le desprende y niegan una realidad que siempre retorna)

    Me gusta

  7. Pingback: Machlup versus Rothbard, otra vez « Punto de Vista Economico

  8. Luego de leer la entrevista tengo dos puntos (en realidad son varios mas, pero lo dejo para luego):

    1) “The role of statistical analysis is to lead us to reconsider our personal probabilities in the hope that our personal probabilities will come closer and closer together.” Es muy probable también que el análisis estadístico aleje posiciones al punto de denigrarlas, como hace Krugman con un estudio estadístico sobre la ineficacia del paquete de estímulos: “…this isn’t the sort of thing worth wasting time over.” http://krugman.blogs.nytimes.com/2011/05/18/stupid-stimulus-tricks/
    Con lo cual la premisa de “tolerancia” via acercamientos de probabilidades de Friedman no es correcta. Cosa que también se prueba con evidencia empírica y que, al alejarme de la posición de Friedman (de sus “probabilidades personales de eventos del mundo”), demuestra una vez mas lo errado de suponer que esa posición positivista es mas «tolerante».

    2) ¿Como puede Friedman, que fue uno de los que mas se encargó que Hayek no pudiera acceder nunca a enseñar en los departamentos de economía de la U de Chicago, acusar a otros de intolerancia? O sea, ¿Con que cara lo hace?

    Me gusta

  9. 1 y 2) Es un ejemplo del problema de comunicación entre paradigmas, pasa en todos lados. Ciertamente hay posiciones críticas a la EA que son tan dogmáticas sobre lo que es el «correcto proceder científico» como le cargan a la EA. Pero este tipo de problemas se encuentra en todos lados. Hay economistas austriacos que se cierran tanto al punto de auto-segregarse y ser incapaces de dialogar con otros economistas.

    Dejando de lado algunos casos en la EA, los economistas que han estudiado a la EA tienen una ventaja comparativa sobre sus colegas. No sólo han estudiado la economía formal en su bachelor, máster/licenciatura y doctorado, sino que también han estudiado a la EA. Son, de alguna manera, metodológicamente hablando bilingues. Les resulta más fácil entender ambos paradigmas y por lo tanto como comunicar a cada comunidad. ¿Cuántas veces se ha visto citado el paper de Hayek de Use of Knowledge in Society sin entender el punto central?!

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.