Habló Guillermo Calvo sobre la crisis global y la economía argentina

La Nación publica en su edición de hoy extractos de una entrevista a Guillermo Calvo a quien define como «el economista argentino con más prestigio internacional», lo cual puede ser cierto.

Varias de sus declaraciones pueden ser motivo de debate. A ver qué dicen los lectores.

Sobre Estados Unidos:

Veo a Estados Unidos recuperándose, lentamente, pero no el empleo. Luego de las crisis financieras, el empleo se mueve mucho más lentamente que luego de otra clase de crisis. El producto ha vuelto a donde estaba, pero el desempleo todavía queda bien alto.

Sobre Europa:

En Europa no me preocupa Grecia, que es 2% del producto europeo y Portugal tampoco.

Sobre China:

No tengo nada de confianza en que China pueda seguir creciendo. Las exportaciones son 30 por ciento del PBI, y la economía es muy abierta. Pero las exportaciones se están secando debido a que van básicamente a Europa y a Estados Unidos. Lo que sería bueno para ellos y para el mundo sería que aumenten el consumo. El problema es que tienen una red de comercialización pésima. Yo lo pienso como una manzana podrida que tiene una cáscara muy sana. Ahí en la cáscara es donde han estado produciendo. Adentro no tienen nada, es una economía totalmente primitiva. Si China no mantiene el sistema, en el Sur vamos a sufrir. No es seguro por el momento, pero está medio en la cuerda floja. Los chinos consideran que tasas de crecimiento de menos del 6 por ciento les traen problemas políticos internos serios.

Sobre la inversión en Argentina

[Y]o no sé cómo van a mantener esas tasas (de crecimiento). Porque la inversión en la Argentina es muy baja. Se han favorecido mucho por los términos de intercambio. Pero eso llegó hasta donde llegó.

Sobre las limitaciones sobre las importaciones en Argentina

Y ahora con las importaciones, esa forma arbitraria de manejar las cosas… crean más incertidumbre a los ojos del inversor.

Sobre la prohibición a remitir utilidades en Argentina:

Entonces los inversores, si tienen que elegir, van a Brasil. Es un mercado mucho más grande. Y parece ser un sistema más confiable. No están cambiando las reglas todos los días, no están mintiendo sobre los datos. Me parece una manera muy infantil de manejar las cosas (en la Argentina), medio que se hacen daño a ellos mismos, una cosa casi irracional. Creo que no se dieron cuenta todavía de la suerte que tuvieron.

Sobre la situación fiscal en Argentina

Pero ahora la situación fiscal es más complicada. Están haciendo ajustes con los subsidios. Eso va a pegar. Cuando la gente empiece a pagar tasas más altas de servicios públicos, eso reduce el ingreso disponible. Tal vez por eso están contando con el crecimiento. Pero se ve un poco difícil. El mundo no está creciendo. Y existe también el riesgo, que no hay que descontarlo del todo, de una crisis bancaria en Europa.

Sobre el crecimiento futuro de la economía argentina

Hay un crecimiento bajo en el mundo, que se va a transmitir a nuestras costas. Producimos materias primas. Con eso, lo único que podemos hacer es alimentar a un mundo que esté creciendo y produciendo manufacturas. Pero no podemos retroalimentarnos porque no tenemos una industria pujante.

Sobre lo que viene en Argentina

Da la sensación de que se están preparando para meterle mano a lo que hay: YPF en este caso, los fondos de pensión en su momento, las reservas del BCRA… No sé qué quieren hacer con el BCRA dando crédito, porque el BCRA lo único que puede hacer, pobre, es producir papel de colores. Y eso no va muy lejos. Es una manera de hacer política totalmente heterodoxa. Bueno, si les sale bien, vamos a aprender algo. Yo voy a tener algo más que decir acá [en Columbia].

 

5 comentarios en “Habló Guillermo Calvo sobre la crisis global y la economía argentina

  1. Es importante lo señalado por Calvo sobre China. ¿será que es una burbuja inflada a pulmón? Y ¿si el interior chino se subleva? o si ¿los trabajadores empiezan a solicitar participar en ganancias, o a sindicalizarse?.

    Para argentina es clara la opción y Calvo no se anima a decir cuándo puede haber un problema macro, ahora depende de la crisis política y la pérdida de poder que destape los dislates económicos, mientras tanto los argentinos prefieren la inflación a la experiencia de los ’90s signada por el desempleo masivo (más teniendo en cuenta las noticias que llegan de Grecia, y particularmente España).

    Sdos.

    Me gusta

    • Coincido Pablo! El tema político no es menor. China sólo puede crecer hasta cierto límite… alcanzado éste, comenzarán ciertos problemas políticas y sociales propios de la cultura existente en esta sociedad. Sin embargo, yo veo muy lejano ese límite. En China todavía queda una reserva de millones de personas sin trabajo que se siguen trasladando desde el campo a las ciudades en busca de trabajo. Mientras el mercado laboral sea competitivo, no hay forma de conseguir grandes escaladas en los salarios. Habrá que ver qué rol juegan entonces los sindicatos.

      Respecto a Argentina, no creo que Calvo no se anime a conjeturar cuándo puede haber un problema macro. Es que el «timing» es realmente muy difícil. La crisis llegará cuando el gobierno se quede sin recursos. Fueron por los fondos de pensiones… fueron por las reservas del BCRA… ahora van por YPF… el precio de la soja sigue alto… me parece que estos fondos pueden alcanzar para que la fiesta dure el resto del mandato. Se habla de una posible crisis económica y política para fines de este año.. yo no lo veo tan claro. Lo que sí queda claro, es que el daño de largo plazo, es un hecho y que la destrucción de capital no tiene precedentes.

      Me gusta

  2. El siguiente párrafo en definitiva apoya la política proteccionista del gobierno: «Hay un crecimiento bajo en el mundo, que se va a transmitir a nuestras costas. Producimos materias primas. Con eso, lo único que podemos hacer es alimentar a un mundo que esté creciendo y produciendo manufacturas. Pero no podemos retroalimentarnos porque no tenemos una industria pujante». Dirán que lo dijo “el economista argentino con más prestigio internacional” según el diario La Nación; periódico que nadie consideraría oficialista sino todo lo contrario. Previamente había criticado la política de Guillermo Moreno: «Y ahora con las importaciones, esa forma arbitraria de manejar las cosas… crean más incertidumbre a los ojos del inversor». Pero en el párrafo que cité primero habla de Argentina como de una gran empresa, en primera persona del plural: «producimos», «podemos», «tenemos».

    Luego dice: «Pero ahora la situación fiscal es más complicada. Están haciendo ajustes con los subsidios. Eso va a pegar. Cuando la gente empiece a pagar tasas más altas de servicios públicos, eso reduce el ingreso disponible. Tal vez por eso están contando con el crecimiento». Pero que la gente viva una fiesta de consumo no significa que haya crecimiento. Si el gasto público fue financiado con «los fondos de pensión en su momento, las reservas del BCRA, …» y con las retenciones a las exportaciones debido a que «se han favorecido mucho por los términos de intercambio», se ha vivido una fiesta de consumo pero «la inversión en la Argentina es muy baja». Entonces, de qué crecimiento hablamos.

    Me gusta

  3. También coincido! Cuando los economistas hablamos de crecimiento, concretamente nos referimos a la dinámica del PIB. Pero habrá que ver cuánto de este «crecimiento» es genuino!

    Me gusta

  4. El asociar conclusiones económicas con dinámica de indicadores económicos, como políticos y algunos economistas hacen, es quedarse con lo que se ve y pasar por alto lo que no se ve (como dice la frase en el encabezado del blog).

    No hace falta un economista para ver el comportamiento de las series, tampoco para predecirlas, sí hace falta teoría económica para «entender» que sucede detrás de los indicadores, qué sucede con lo que no se vé y cuales son los distintos significados de comportamientos similares en los indicadores económicos. Cómo sugiere Adrian, no se si el economista que sólo se queda con el comportamiento del indicador es buen economista.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.