Ahora Krugman ataca la “Locura Monetaria” de Ron Paul…

Paul Krugman debe tener algo personal contra la Escuela Austriaca. El mismo día en que criticó a Peter Schiff en su blog, atacó también a Ron Paul y los Republicanos en The New York Times por su “Locura Monetaria“.

Krugman piensa que sólo los keynesianos -como él mismo- pudieron anticipar que una política tan expansiva como la que practicó la Fed entre 2008 y 2011 pudiera tener un efecto tan leve sobre los precios.

Veamos sus palabras:

Austrians, and for that matter many right-leaning economists, were sure about what would happen as a result: There would be devastating inflation. One popular Austrian commentator who has advised Mr. Paul, Peter Schiff, even warned (on Glenn Beck’s TV show) of the possibility of Zimbabwe-style hyperinflation in the near future.

So here we are, three years later. How’s it going? Inflation has fluctuated, but, at the end of the day, consumer prices have risen just 4.5 percent, meaning an average annual inflation rate of only 1.5 percent. Who could have predicted that printing so much money would cause so little inflation? Well, I could. And did. And so did others who understood the Keynesian economics Mr. Paul reviles. But Mr. Paul’s supporters continue to claim, somehow, that he has been right about everything.

Sin embargo, cualquier economista que conozca la teoría cuantitativa del dinero (MV= Py) sabe que mientras V caiga, un aumento de M en la misma proporción no debiera impactar sobre P. Nosotros mismos, sin ser keynesianos explicamos este simple fenómeno sobre la base de la propuesta monetaria de Hayek (!).

¿Quién ignora esto? Muy poca gente dentro de la Escuela Austriaca. Lo que sí sostienen Schiff y Paul es que en algún momento futuro, tal política debiera impactar sobre los precios dada la magnitud de la expansión. Pero no podemos predecir cuándo. Volveremos sobre este post en unos años.

Copio abajo el artículo completo en español.

LA LOCURA MONETARIA DEL PARTIDO REPUBLICANO
Nueva York, 19 Noviembre 2011 (Paul Krugman) – Los republicanos continúan la desesperada búsqueda para encontrar a alguien que no se llame Willard M. Romney. Nuevas encuestas apuntan que en Iowa, cuando menos, ya se ha pasado la cúspide de Gingrich y ahora continúa: el representante Ron Paul.
De alguna manera esto tiene sentido. No confían en Romney porque es alguien que asume cínicamente cualquier posición que cree que pueda darle impulso a su carrera; acusación cierta.
Ron Paul, contrariamente, ha demostrado mucha consistencia. Apuesto que no se van a encontrar videos antiguos, en los que Paul diga lo opuesto de lo que dice actualmente.
Desafortunadamente, Paul ha mantenido su consistencia haciendo caso omiso a la realidad, aferrándose a su ideología incluso cuando los hechos han demostrado lo erróneo de la misma, lamentablemente la ideología ‘paulista’ ahora domina a un Partido Republicano que solía hacerlo mejor.
Con esto no me estoy refiriendo a las opiniones antibélicas de Paul o sus opiniones menos conocidas sobre los derechos civiles y reproductivos, que horrorizarían a los liberales que lo tienen por un buen tipo. Más bien, me refiero a sus opiniones sobre economía.
Paul se identifica como un seguidor de la Escuela Austriaca de economía, una doctrina que no hace falta decir que rechaza a John Maynard Keynes, y que es casi igual de vehemente rechazando las ideas de Milton Friedman.
Los austriacos ven en el “dinero fiat”, en el “dinero por decreto”, que se imprime sin estar respaldado por oro, la raíz de todo mal económico, lo cual significa que se oponen ferozmente al tipo de expansión monetaria que Friedman alegó que pudiera haber prevenido la Gran Depresión; y que de hecho en esta ocasión ha sido llevada a cabo por Ben Bernanke.
O.K., un breve inciso: La Reserva Federal de hecho no imprime dinero (es el Departamento del Tesoro el que lo hace). Sin embargo, la Fed sí controla la “base monetaria”, que es la suma de reservas bancarias y moneda en circulación. Así que cuando se dice que Bernanke imprime dinero, a lo que se refieren realmente es que la Fed expande la base monetaria.
Y de hecho, ha habido una enorme expansión de la base monetaria. Tras la caída de Lehman Brothers, la Fed empezó a prestar grandes sumas a los bancos, y a comprar una gran variedad de activos, en un (exitoso) esfuerzo por estabilizar los mercados financieros, sumando en el proceso grandes montos a las reservas bancarias.
En el otoño de 2010, la Fed empezó otra ronda de adquisiciones, en un esfuerzo menos exitoso por impulsar el crecimiento económico. El efecto combinado de estas acciones fue que la base monetaria triplicara su tamaño.
Los seguidores austriacos y de hecho muchos economistas de tendencia conservadora, estaban seguros sobre lo que ocurriría como consecuencia de esto: habría una devastadora inflación.
Peter Schiff, un popular analista austriaco que ha sido consejero de Ron Paul, incluso advirtió (en el programa de televisión de Glenn Beck) sobre la posibilidad de una híper inflación similar a la de Zimbabue en un futuro cercano.
Así estamos, tres años después. ¿Cómo van las cosas? La inflación ha fluctuado, pero, a final de cuentas, los precios al consumidor han aumentado apenas un 4.5%, lo cual significa que hubo una tasa de inflación anual que promedió apenas 1.5%.
¿Quién podría haber pronosticado que imprimir tanto dinero provocaría tan poca inflación? Pues yo, y lo hice. Y lo mismo hicieron otros que entendieron la economía keynesiana, que el Señor Paul censura. Sin embargo, los partidarios de Paul siguen alegando, de alguna manera, que él ha estaba en lo correcto con respecto a todo.
De cualquier forma, si bien los que propusieron originalmente la doctrina, nunca reconocerán su error —mi experiencia es que nadie en el mundo político jamás reconoce que estuvo equivocado sobre cualquier cosa—, se pudiera pensar que haber estado tan completamente equivocado con respecto a algo de tanta importancia para su sistema de creencias, habría causado que los ‘austriacos’ perdieran popularidad, incluso dentro del GOP . (GOP: Grand Old Party, modo de designar al Partido Republicano).
 
Después de todo, recientemente durante los años de Bush, muchos republicanos estaban completamente a favor de imprimir dinero cuando la economía caía en un bache. “Una política monetaria agresiva puede reducir la profundidad de una recesión”, señalaba el Informe Presidencial de Economía de 2004.
Pero, lo que ha ocurrido es más bien es que la doctrina del ‘hard-money’ (dinero con respaldado metálico) y la paranoia sobre la inflación, han tomado el control sobre el partido, incluso a pesar de que la inflación pronosticada continúa sin materializarse.
Por ejemplo, en febrero, el representante republicano Paul Ryan, considerado de manera un tanto inexplicable, el pensador del partido, en lo referente a temas económicos, lanzó una arenga dirigida a Bernanke, sobre lo terrible que es “degradar” una divisa, destacando un aumento en los precios de mercaderías de finales de 2010 y comienzos de 2011 como evidencia de que la inflación finalmente se estaba acercando.
Los precios de materias primas y productos se han desplomado desde entonces, pero no hay señales de que Ryan o cualquier otro esté reconsiderando su opinión.
Es altamente improbable que Ron Paul se convierta en el presidente de los Estados Unidos. Pero, como dije, su doctrina económica, se ha convertido en la línea oficial del GOP, aun cuando los acontecimientos han demostrado que era totalmente errónea. ¿Qué ocurrirá si esa doctrina termina efectivamente siendo puesta en marcha? Gran Depresión, aquí vamos.
Articulo Original publicado el 15 de diciembre en el New York Times
G.O.P. Monetary Madness
by Paul Krugman

10 pensamientos en “Ahora Krugman ataca la “Locura Monetaria” de Ron Paul…

  1. Krugman no es el único, aparentemente Brad DeLong ha dedicado varios posts a dedicar a Mises en su blog. ¿De dónde tanto interés por criticar economistas que ellos mismos dicen no merecen mayor atención? Creo que Mario Rizzo acierta en el punto:

    http://thinkmarkets.wordpress.com/2011/12/07/yes-paul-it-is-hayek-versus-keynes/
    “Until just a little while ago, I thought it best to ignore the latest Krugmanic outburst, especially since there are excellent posts at Marginal Revolution and Café Hayek, just to mention two. And yet the recent obsession Krugman has with Hayek (and lately the obsession DeLong has with Mises) means that some nerve has been touched. Of course, it might simply be that Krugman needs material for his blogs and columns.
    However, I think the real issue is this. Hayek’s approach attacks, root-and-branch, the macroeconomic way of thinking. It is not simply a challenge to a particular theory of the determinants of mass unemployment, inflation, business cycles and the like. Hayek is not accepting the rules of the game or the parameters of the sub-discipline of modern macroeconomics.”

    El punto no es cual es la política óptima dada una manera de ver el mundo, sino cuál es la manera correcta de ver al mundo. La crítica de Hayek no se limita a decir que la política keynesiana es incorrecta, sino que no se ha comprendido el problema económico.

    Me gusta

  2. No tiene cara este krugman …

    “To fight this recession the Fed needs more than a snapback; it needs soaring household spending to offset moribund business investment. And to do that, as Paul McCulley of Pimco put it, Alan Greenspan needs to create a housing bubble to replace the Nasdaq bubble.”

    http://www.nytimes.com/2002/08/02/opinion/dubya-s-double-dip.html?pagewanted=1

    ”As Paul McCulley of PIMCO remarked when the tech boom crashed, Greenspan needed to create a housing bubble to replace the technology bubble. So within limits he may have done the right thing…”

    http://krugman.blogs.nytimes.com/2006/10/30/credit-where-credit-is-due/

    y no hay q olvidar q las guerras son buenas para la economia…. (y Bastiat?)

    ”The $10 billion or so we’re spending each month in Iraq mainly goes to US-produced goods and services, which means that the war is actually supporting demand. “

    http://krugman.blogs.nytimes.com/2008/01/29/an-iraq-recession/

    Me gusta

  3. Si la oposición demócrata empieza a fijarse en Ron Paul, es que empieza a tener alguna posibilidad! Eso es bueno!

    Yo sigo pensando que con respecto al debate inflación / deflación sería más prudente hablar de una aguda contracción del crédito, independientemente de que sea en términos monetarios y reales (Deflación aguda) o solo en términos reales (Alta Inflación). Aunque yo me mojo más porque al final tendremos deflación.

    Porque el origen del problema, como comentaba Adrián en un comentario del post anterior, está en la expansión creditica que hemos tenido. La inflación o deflación agudas serían solo consecuencias, que está claro que se agravan mas aun si introducimos más deuda en el sistema.

    Me gusta

  4. Este artículo dió con lo que quería preguntar desde hace tiempo:
    La mayoría de los paises en el mundo imprimen dinero, es decir aplican la teoría Keynesiana y Monetarista, al suceder esto ¿El país que imprime más que otro u otros, las inflaciones producidas en cada uno de ellos es proporcional a su impresión porcentual?, ¿Estas inflaciones no se reflejan o son tan altas relativamente entre ellas dada el aumento unos más que otros? ó ¿Existe una base particular para cada país? si es esto último aún no ha reflejado la inflación que yo si creo que habrá en los precios. Las preguntas se me ocurren debido a la fluctuación de las diferentes divisas unas vs otras, o ¿esto nada tiene que ver?

    Me gusta

  5. En principio, a mayor expansión monetaria mayor inflación. Pero hay otros factores que pueden afectar (al menos en el corto plazo).

    Por ejemplo, si hay tipo de cambio fijo, una expansión monetaria puede resultar en un aumento de las importaciones, pero no en un aumento del nivel de precios. Algo similar a esto ocurrió en Argentina durante los 90 y antes de la crisis financiera en USA. Importaciones baratas desde China y otros países desde USA postergaron un aumento en el nivel de precios y por lo tanto la Fed no se vio en necesidad de revisar su política monetaria expansiva.

    También es relevante para el país emisor si su moneda es utilizada como reserva por otros bancos centrales. En ese caso puede llegar a mantener la expansión por un tiempo más prolongado.

    Espero que sirva!

    Me gusta

    • Por supuesto me ayuda a seguir como una esponja adquirir más conocimiento. Una pregunta más directa: Por ejemplo si la inflación en USA es del 3% y en Venezuela 30% quiere decir ¿Que la inflación comparativamente de Venezuela con USA es de 27%?. Ahora bien en Venezuela mantenemos una taza de cambio estacionaria desde hace tiempo de 4,30 Bs/$ pero en el mercado negro y según algunos economistas esta se encuentra por sobre los 14 Bs/$. ¿Al haber diferencias tan grandes en la inflación entre USA y Venezuela influye también en la taza de cambio?

      Me gusta

  6. Keynes fue un tipo bastante lúcido pero tramposo, tenía cintura política (fue funcionario y, supongo, conocía el “paño”) y por ello sabía que se podía crear ilusiones a partir de generar confianza por parte del monopolista de la coerción, más conocido como Estado.

    Recuerden su frase “a la larga todos muertos”, o sus ideas sobre la importancia de lo nominal, o bien la inflexibilidad a la baja de los salarios, por consiguiente sabía que es más sencillo vender ilusiones que hacer aquello “más saludable”. Por ello, las críticas de Krugman, son tipos muy pragmáticos.

    PROPUESTA: se podrá hacer un post sobre las implicancias del TCR (tipo de cambio real), es decir lectura, utilidad y comparación con otros países.

    Me gusta

    • Nicolás, Keynes, al parecer (no encuentro ninguna biografía sobre el), fue una persona muy completa intelectual y laboralmente. Docente, escritor, economista, estadístico, funcionario, “especulador” (de bolsa, ¡ojo!), etc.

      Sobre el TCR la propuesta seria “bajar” su conceptualización un poco más porque (como está e libros y lo expresan los comentaristas) es dificil apreciar su practicidad para tomar decisiones, y veo que es necesario.

      Todo el mundo ve el TCN pero no sirve de nada.

      Por todo ello, como propuesta (tal vez más adelante), y en este espacio, ver ( o consensuar) de buscar una manera de actualizar el TCR para ver si estamos sobrevaluados o no, pero de forma comprensiva para los legos en economía.

      Sdos cordiales.

      Me gusta

  7. Pingback: Ahora Krugman ataca la “Locura Monetaria” de Ron Paul… « ESEADE

Los comentarios están cerrados.