¿Contradice Borges al Public Choice?

“Tengo la sospecha de que la forma de gobierno es muy poco importante, de que lo importante es el país. Vamos a suponer que hubiera una república en Inglaterra o que hubiera una monarquía en Suiza: no sé si cambiarían mucho las cosas; posiblemente no cambiarían nada. Porque la gente seguiría siendo la misma. De modo que no creo que una forma de gobierno determinada sea una especie de panacea. Quizá les demos demasiada importancia ahora a las formas de gobierno, y quizá sean más importantes los individuos.”

Sorrentino, Fernando, Siete conversaciones con Jorge Luis Borges (Buenos Aires: El Ateneo, 1996), p. 119.

Si esto es cierto… entiendo que las reglas constitucionales no ayudarán de mucho. Sólo nos queda una solución de largo plazo… la educación!

Escuchamos comentarios…

 

21 pensamientos en “¿Contradice Borges al Public Choice?

  1. Pero Borges no está necesariamente hablando de educación, sino tal vez de valores. Hay que ver, entonces, si la educación impacta en los valores que tiene la gente.
    Y creo que Borges tiene razón, un ejemplo es la Argentina. Con la misma constitución, fuimos 70 años en una dirección y 70 años en otra, porque cambiaron los valores, no el texto constitucional.
    Tal vez, el Public Choice es “ceteris paribus” ciertos valores.

    Me gusta

  2. Muy bueno Martín! Yo pienso que sí… el public choice es “ceteris paribus” ciertos valores, cierta educación, cierta cultura… y este es un supuesto muy fuerte!
    Como bien dice Buchanan… necesitamos cierto consenso para que se acepten ciertas reglas, cierta constitución… y en los países no desarrollados tal consenso aun está muy lejos.

    Me gusta

  3. Creo que si. porque esa afirmacion de borges no explica porque un cubano es mucho mas productivo en miami que en cuba. lo mismo un argentino sujeto al aparato estatal nacional, cuando es puesto en un entorno menos intervenido (como tambien miami) no se comporta como aca. No puede ser la gente, sino miami deberia ser tan pobre como los paises latinos.
    El problema es el “entorno”, la informacion e incentivos que reciben los individuos. la public choice es buenisima para mostrar esos incentivos perversos que surgen en el estado.

    Adrian no estoy de acuerdo con la educacion como la salvacion. Cuba tiene un 99% de alfabetismo (el unico analfabeto en la isla debe ser castro) y sin embargo son muy pobres. Aun si les dieran la educacion de harvard, sin capital no pueden aplicar su conocimiento.
    El capital debe ser primero acumulado (ahorrando) y luego bien invertido. Esa tarea es de los empresarios que en general no estan “educados” en el sentido “cientifico”, sino que tienen el conocimiento tacito no articulable (experiencia) en su area particular y negocio (disperso).
    Nuestro nivel de vida depende mas que nada de acumular bienes de capital y que esten bien invertidos (anticipacion empresarial). La educacion tambien es inversion que debe ser asignada y anticipada correctamente.
    La solucion entonces es dejar un sistema de precios libres-voluntarios que sean una guia fiel para los emprendedores, y eso implica poca y nada de intervencion coactiva-por la fuerza del gobierno…

    Me gusta

  4. “Adrian no estoy de acuerdo con la educacion como la salvacion. Cuba tiene un 99% de alfabetismo […] y sin embargo son muy pobres.”

    Pienso que es claro que cuando hablaba de educación, no me refería al alfabetismo. La gente en Cuba está adoctrinada, no educada. El acceso a información es tan limitado que es difícil creer que alguien tenga una buena educación en Cuba.

    Por lo demás, estoy de acuerdo que la acumulación de capital es lo que explica el bienestar que se puede alcanzar en un país. Pero insisto que esa acumulación es consecuencia de que en un país se apliquen ciertas reglas, y para que estas existan y se respeten, se requieren ciertos consensos básicos que en muchos países escasean. Estos consensos sólo se logran mediante la educación. Esto es lo que me ha llevado a pensar que el rol académico, en el aula, hablando con los alumnos, sembrando la semilla de la libertad y abriendo un mar de dudas sobre el proceder del mundo actual, es aun más importante que el del político que quiere cambiar el mundo hoy.

    Me gusta

  5. Adrián, ¿estamos un poco escépticos? Rercordá que desde Aristóteles (cuando se refería a formas puras e impuras de gobierno) es que se busca aquella que sea la menos corrupta.

    Incluso Aristóteles hacia refeencia al término “medio” que tenía que tener la polis para ser estable, un antecesor del politólogo de los ’60s Lipset (¡jajajaja!).

    Los valores son importantes, los “sistemas” de educación va cambiando con el tiempo. Quién te dice que el que existe sea el definitivo, o viene algo peor aún.

    Los gobiernos van a seguir interviniendo, hay que demostrar que tienen más funciones de las que pueden manejar.

    Y aunque parezca increíble, deberíamos reforzar las burocracias existentes (volver un poco a Weber con las “burocracias profesionales”) y no tanto líderes salvadores (¿Rajoy, Merkel, Néstor, Obama?).

    Las “burocracias” frenan y son celosas de los “salvadores”, ya conocieron a muchos. Las burocracias cuando son de larga data prefieren quedar pequeñas y evitar los “paracaidistas”.

    Se hizo largo el post, mil disculpas.

    Me gusta

      • Adrián, no es ninguna novedad, te recomiendo ver en Weber “El politico y el científico” dónde define Estado y los “tipos ideales” de sociedad.

        Weber alude a la burocracia como ineludible, incluso el capitalismo corría riesgos de volverse muy burocratizado (se parodia ello en la película “Brazil”).

        No siendo extremistas, es mejor que el Estado sea manejado por cierta “elite” burocrática que responda por “salario y status” antes que por una burocracia paralela ad hoc del gobernante de turno (la famosa “planta política”).

        Es así cuando se habla de independencia del Banco Central, una burocracia que se dedique y sea indepte del poder de turno.

        Sdos.

        Me gusta

      • Adrián, ¡nooooo, una elite plutocrática jamás! Imaginate lo que serían…

        Voy a leer el paper, pero cada vez que llega un político al poder, crea una burocracia paralela “porque la que existe no entiende lo que quiere”.

        Así nacen las capas geológicas y el crecimiento vegetativo del “desempleo encubierto”.

        En cambio una estructura relativamente estable y meritocrática podría reducir el gasto público e imprimir cierta racionalidad en las decisiones político-administrativas.

        Sdos.

        Me gusta

  6. Interesantísima reflexión. La forma de gobierno sería un reflejo de la sociedad y no al revés….

    Totalmente de acuerdo con lo que apuntáis sobre la educación y los valores. En España por ejemplo, llevamos 30 años sin valores, en la cultura del postomodernismo. No es que los valores que hay sean de una índole o de otra, es que directamente todo vale.

    Me gusta

    • Yo no creo que existan los “valores” de una sociedad… esto va en contra del individualismo metodológico que entiendo todos aquí seguimos… Por otro lado, tampoco creo que una sociedad pueda no tener valores, aunque claramente podemos no compartir los valores de algunas personas. ¿Acaso el comunista no tiene valores?

      Me gusta

      • Claro, somos los individuos los que en el caso de España practicamos el “todo vale”. Y tienes razón en que de alguna forma ese “todo vale” en el fondo debe ser algún tipo de conjunto de valores, yo lo calificaría como hedonismo.

        Me gusta

  7. La pregunta es: una regla que nadie respeta, ¿existe?

    Yo creo que no. Que una regla exista significa que la gente en general se comporta de forma consistente con la regla. Lo que importa, entonces, son las reglas implícitas que existen porque la gente se comporta de tal manera y no de otra. Esto es similar a lo que dice Martín cuando habla de valores.

    Las circunstancias influyen en como uno se comporta, y cuando uno decide cómo actuar, toma en cuenta también el comportamiento de los demás. Es eso lo que explica que la misma persona sea más trabajadora en Miami que en otro lugar. Son otras circunstancias y otros incentivos, la gente se comporta de manera distinta y, por lo tanto, la reglas de hecho son otras.

    Me gusta

  8. Ok Pedro… en este sentido… si las normas o reglas no son la consecuencia de los valores, entonces no serán más que letra muerta! Me parece que Borges está diciendo precisamente esto. Lo que importa son las personas, sus valores… importar reglas de otras sociedades con personas cuyos valores son diferentes, pueden no tener los resultados esperados…

    Me gusta

  9. Sí. Últimamente tiendo a estar de acuerdo con Borges, pero formularlo como “lo que importa son las personas” puede dar la impresión de que se las está considerando aisladamente. Pero las personas pueden cambiar su comportamiento según las circunstancias. No es que lo que importa sean las personas tomadas de forma aislada.

    Hay que ver qué significa “importar reglas”. Si al importar las leyes se establecen incentivos de forma tal que la gente crea que les conviene respertarlas, puede funcionar. Pero eso, en realidad, es consecuencia de que quienes tienen el poder para hacer que esas leyes sean respetadas están dispuestos a utilizarlo en ese sentido, saben cómo hacerlo, y saben cómo van a reaccionar las personas a sus acciones. Al final, todo depende de las acciones de gente.

    Como comentario adicional, creo que en el libro de ustedes (“Elementos de Economía Política”) hay una definición de “instituciones” que se puede interpretar como incluyendo a la cultura. Lamentablemente, no la encuentro (si hace una nueva edición, ¡pongan un índice! 😀 ).

    Me gusta

  10. Gracias Pedro! Estamos trabajando en una actualización de este libro… incluyendo un índice más amplio y un índice por autor y materia. Esperemos poder concretarlo durante el 2012!

    Volviendo al post, y en particular al punto de “importar reglas” o “importar instituciones”, podríamos decir que Argentina lo hizo en 1853 con la Constitución Nacional. Durante un tiempo, ese marco sustentó el modelo agroexportador y la Argentina presentó tasas de crecimiento económico aceleradas, pero luego, los “valores” del pueblo fueron contrarios a los vigentes en esa constitución y esta fue abandonada, o más precisamente, reformada. Hoy queda poco de aquella constitución… y mucho de lo que queda es letra muerta…

    El desafío entonces está en reformar los valores… y esto posiblemente excede a la economía y a las ciencias políticas… Es esto, quizás, lo que explica por qué tantos argentinos abandonan el país en búsqueda de otras tierras, con otros pueblos cuyos valores son más afines a los suyos…

    Me gusta

    • Hola Adrián!! Qué buen tema que surgió. Entiendo perfectamente la idea de reformar los valores, también en línea con lo que decía Martín Krause allá arriba.
      Pero también tenemos que hacernos la pregunta de si esos valores los podemos aprender en la escuela… o si son la consecuencia de un sistema ¿evolucionista? que los ve surgir.
      Hace un tiempo escribí algo relacionado y tal vez saqué a Alberdi de contexto (pido perdón por anticipado) pero creo que les puede resultar divertido e interesante.
      Esto decía Alberdi en “Bases…”:
      “No pretendo que la moral deba ser olvidada. Sé que sin ella la industria es imposible; pero los hechos prueban que se llega a la moral más rápido por el camino de los hábitos laboriosos y productivos de esas naciones honestas que no por la instrucción abstracta”
      Y aquí el link:
      http://lacrisisesfilosofica.blogspot.com/2010/11/el-oso-garassino-albredi-y-los-valores.html

      Me gusta

  11. Sí, estoy de acuerdo. También me parece importante difundir los concimientos que permiten darse cuenta de la conveniencia de sostener esos valores. En eso sí la Economía puede ser útil. Pero para que la gente se interese y razone críticamente sobre el tema, tiene que tener unas aptitudes que los sistemas educativos no suelen promover, y ahí aparece el tema de la educación que mencionabas, no tanto por el tema de los valores, sino más por el tema del pensamiento crítico.

    La visión que predomina sobre la educación es muy centralizadora. Si no hay libertad para experimentar con métodos pedagógicos y para seleccionar los temas que se enseñan (los gobiernos suelen imponer currículos obligatorios) de forma de que haya una oferta más variada de propuestas educativas, no va a haber mucho progreso. Cuando una forma de hacer las cosas en un área es oficialmente la forma “correcta”, es difícil que haya avances en esa área.

    Me gusta

  12. Borges no entiende que hay ingleses rockeros y mariguanos así como también hay lores, e igual es el caso en Suiza. No se puede tratar a la gente como un agregado, ni suponer que la gente europea tiene cultura y por eso les va bien (Goethe, Wagner, von Braun, Leibnitz hablan la misma lengua que Goebbels, Hitler) . Lo que pasa es que tanto Inglaterra como Suiza tienen democracias en donde los incentivos están del lado de obtener acuerdos (ya sea que se necesite mayoría en el parlamento para formar un gabinete o un determinado número de votos determina el resultado obligatorio de referendos). Los países subdesarrollados, o tienen gobiernos abiertamente autoritarios, o tienen una democracia simulada en que todos los partidos son titulados por los intereses económicos de una élite. Con excepción de la teocracia del Vaticano, poca gente duda de la validez de la democracia en todos los países desarrollados .

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.