Beneficios de la Especulación y las Críticas al Pro

Según El Cronista Comercial, el Jefe de Gabinete (Marcos Peña) del nuevo Gobierno de Macri habría sostenido “[n]o vamos a ser tolerantes con la especulación”, junto a otras frases como que no van a ser “tolerantes con la especulación a costa de la gente” y que van a ser “muy sólidos en que se respeten las cosas que sean razonables.” Según Peña, algunos aumentos de precios observados recientemente obedecen a incertidumbre, pero otros a especulación por la salida del cepo cambiario (restricciones a la compra de USD en Argentina).

De los comentarios de Peña se desprenden algunas confusiones que creo son generales. Pero también aprovecho la oportunidad para hacer un aclaración respecto a varias críticas que he recibido en los últimos días sobre mis reacciones a ciertas expresiones y dichos del gobierno de Macri.

En primer lugar, que yo sepa ni Peña, ni Macri, ni nadie en el gobierno es la autoridad para decidir que cambios de precios es o no razonable. La mentalidad, o al menos la semántica, estatista no parece escapar al Pro. Recuerdo al menos dos ocasiones en las cuales figuras del Pro han caracterizado a su partido político de izquierda. Claro, al lado del Kirchnerismo cualquier cosa puede fácilmente parecer liberal.

En segundo lugar, a diferencia de lo que parece desprenderse de los comentarios de Peña, la especulación no es un juego de suma cero. Lamentablemente el término “especulación” esta demasiado afectado por connotaciones negativas. El mismo Peña sostiene que la especulación “es a costas de la gente.”

Toda decisión, todo precio, sin embargo, obedece a un acto especulativo. Se espera que el beneficio sea mayor al costo de oportunidad. Una definición más técnica entiende por especulación la apuesta a obtener un beneficio de capital, por ejemplo comprando barato y vendiendo el mismo bien más caro (o vender caro y luego re comprar barato.) En este sentido, especulación no se asocia con procesos productivos donde se transforman bienes intermedios en bienes finales. Comprar una pizza barata y venderla más cara es especulación. Comprar los ingredientes y transformarlos en pizza ya no es especulación. La influencia de la teoría del valor trabajo se deja ver claramente.

La especulación, sin embargo, no sólo contribuye a equilibrar el mercado, sino que además contribuye de reducir la volatilidad de precios genera valor económica. La especulación por diferencia de precios de un mismo bien en el tiempo no es un juego de suma cero en la economía.

El siguiente gráfico muestra a la izquierda el merado de petróleo hoy y a la derecha el mismo mercado en el futuro. A modo de simplificación, la oferta es vertical. En este escenario se asume que los productores esperan que en el futuro la oferta de petróleo será menor a la actual. Dado este supuesto, los productores deciden contraer la oferta hoy y expandirla en el futuro.

Speculation

Nótese primero que el precio hoy sube, dando lugar a las críticas sobre la explotación del productor sobre el bolsillo del consumidor. Estas mismas voces críticas, sin embargo, callan cuando en el futuro el mismo acto especulativo hace caer el precio. El precio hoy y el precio futuro se encuentran en un mismo nivel, disminuyendo la volatilidad (y por lo tanto el riesgo) del precio.

En segundo lugar, si se compara la pérdida hoy (rojo) con la ganancia en el futuro (verde) se aprecia que al considerar todo el período de al especulación en lugar de sólo el momento inicial, el valor económico total aumenta dado que se utilizan los recursos de manera más eficiente en el tiempo. La especulación genera valor, no es ni un juego de suma cero ni un acto de explotación al bolsillo del consumidor. Como se aprecia en el gráfico, estos valore se encuentran debajo de la curva de demanda, lo que muestra que el consumidor también se ve beneficiado por los actos especulativos.

El gráfico corresponde al manual Modern Principles of Economics: Microeconomics de Tyler Cowen y Alex Tabarrok. Es decir, entender en qué consiste y en qué no consiste la especulación es materia de un curso introductorio a la economía.


Aprovecho ahora para hacer una breve aclaración a las críticas al Pro/Cambiemos y el gobierno de Macri. Por supuesto que no es esperable que las reformas necesarias se lleven adelante en cuestión de horas, días, o semanas. Menos aún cuando el Kirchnerismo no ha compartido información pública con los ministros entrantes y deben estar aún estudiando con que situación se han encontrado.

Las críticas, entonces, no son a la velocidad de las reformas, sino a la dirección de algunas de ellas. Si el gobierno de Macri realmente cree en las palabras de Peña, entonces estamos ante un gobierno que no se opone al control de precios, sino que se opone a cómo el gobierno anterior controlaba los precios, siendo ellos unos mejores controladores de precios.

Se suele sostener también que el Pro no cree en verdad en estas expresiones intervencionistas, pero que tiene que expresarse de esta manera dada la opinión pública. Quizás, a pesar de autodefinirse como de izquierda, ese sea el caso. Pero, entonces, ¿el Pro/Cambiemos va a ser un gobierno capaz de enamorar a la opinión pública de los beneficios de la libertad o van a ser seguidores de encuentra de opinión pública? Si van a ser lo segundo, poco importan sus convicciones si en la práctica nunca llegan a ver la luz.

El Pro hace años que se viene preparando para la presidencia del país. Y hace años que vengo escuchando que el Pro no se comporta como realmente piensa. Sigo esperando que el Pro se comporte como supuestamente piensa. No hace falta ser liberar para eliminar el cepo cambiario ni ser más republicanos que el Peronismo.

Si el Pro realmente es liberal, como varios sostienen, aún faltan expresiones y hechos que vayan inequívocamente en esa dirección. ¿Nos vamos a pasar la entera presidencia esperando que el Pro muestre su liberalismo económico, para luego decir que no pudieron dada la opinión pública y que tiene que seguir guardando sus convicciones para ganar las nuevas elecciones? Mis opiniones sobre el Pro (positivas y negativas) se basan sobre hechos y dichos, no sobre lo que deseamos que el Pro sea pero, por el momento, no parece serlo. Mis criticas también van en el sentido de “ojalá estas expresiones no sean representativas de lo que viene.” Dejo la puerta abierta que mis críticas se demuestren erradas por hechos concretos en el futuro cercano.

El Pro, a mi juicio, no es un partido liberal, es un partido que se basa en la “calidad de gestión”, como tener empresas públicas bien administrada (por ellos, claro), en lugar de empresas privadas que compitan en un mercado abierto. A modo de ejemplo, el Pro va intentar privatizar (o cerrar) Aerolíneas Argentinas e ir a una política de cielos abiertos, o van a gestionar “eficientemente” Aerolíneas Argentinas sin una política de cielos abiertos. Como partido liberal que supuestamente es, van a intentar convencer a la opinión pública o seguirán lo que los resultados de encuestas de opinión. Insisto, no cuestiono por ejemplo que dada la opinión pública hoy privatizar no sea viable, sólo digo que no veo indicios en el Pro/Cambiamos de al menos ir en esa dirección.

14 pensamientos en “Beneficios de la Especulación y las Críticas al Pro

  1. Excelente análisis de la realidad. Esa misma, que quienes votamos al político menos populista según su discurso pre electoral, hoy comenzamos a ver decepcionados y angustiados. ,

    Me gusta

      • Mi decepción es porque una gestión liberal como proclamo el PRO antes de su voto, no puede , amparándose en un loophole ? de la Constitucion nombrar jueces sin consensuarlo ante el Congreso, no puede ademas, comenzar a gobernar por los, como mínimo, antidemocraticos DNU. Y finalmente no pueden pretender se les tenga confianza, habiendo prometido libre mercado, cuando ahora pretenden perpetuar los precios máximos que cualquiera medianamente informado sabe que han sido un fracaso -desde el principio de los tiempos.- para controlar la inflación.
        Y mi angustia.- la de un ciudadano común- es ver que en un deja vu vergonzoso, los peores a la cabeza siguen engañando inmoralmente a los ciudadanos probando que Buchanan y su public choice theory es tristemente cierta.

        Me gusta

  2. Buen comentario, aclarando el concepto básico de la especulación y su importancia en el mercado libre , al mismo tiempo de aclarar el panorama político. cada es estoy mas convencido que la economía es la reina de las ciencias sociales.

    Me gusta

  3. El PRO NO es liberal Nico. Lo lamentable es que se puede ser NO liberal SIN decir esas tonterías. Marcos Peña debería tener aunque sea una vez el famoso libro de Alberto. No es mucho pedir.

    Me gusta

  4. Pingback: Nicolás Cachanosky – Beneficios de la Especulación y las Críticas al Pro | Debatime - Un sitio para intercambiar ideas

  5. Quienes creen que el PRO es liberal no han seguido las políticas implementadas en Capital. El PRO es un partido que como bien explicas se basa en la gestión eficiente, pero con poco (sino nada de liberalismo).

    Ahora, en mi humilde opinión, Argentina es una país super rico, y creo que hace muchos años nos olvidamos que es tener gestión (así como mucha gente se había olvidado en 4 años lo que era ser un país normal — sin cepo –).

    Los primeros atisbos (después de varias centenas de años) en gestión se vieron en los primero años de Nestor y durante Duhalde, aunque con un color un poco más personalista.

    Me gusta

  6. Es muy lógico y deseable que en una democracia uno pueda expresar sus ideas y, basado en ellas, criticar las políticas públicas y ofrecer alternativas que juzgue como más efectivas para el logro de los altos fines de mejorar el destino de todos los ciudadanos. Pero proyectar esos pensamientos y asumir que ellos deben ser o bien que ya son los mismos que deberían llevar adelante los dirigentes de cierto partido político, en este caso CAMBIEMOS, no deja de ser un error. Yo nunca escuché que ese espacio se declare como una expresión liberal, al menos declarativamente y en todo el valor de esa palabra. Y esa posición se hace mucho más evidente si se toman en cuenta varios factores como, p.ej., la composición diversa de dirigentes de otros espacios como el radicalismo a los cuales nunca les cupo mayoritariamente esa ideología, el hecho indiscutible de que el bombardeo populista de años han dejado muy impregnado en el ideario público un rechazo a esas ideas que hubieran hecho imposible un triunfo en los comicios, etc., etc. En mi opinión, se ha dado un inmenso paso en el sentido de impedir la continuidad de un régimen claramente autoritario y contrario a las libertades económicas así como en el sentido de la recuperación de las bases republicanas de nuestra CN pero no debe desprenderse de ello que se vaya a gobernar con un apego total a los verdaderos principios del liberalismo. Por el contrario, la búsqueda de poder efectivo y de lograr superar los inevitables embates ya iniciados de los partidarios más peligrosos del gobierno saliente, con seguridad va a llevar a tomar muchas decisiones basadas más en la cantidad de personas favorecidas por ellas que en la verdadera razón de justicia y de ventajas a largo plazo para el total de la sociedad. Ojalá ese proceder pragmático se desarrolle en medio de una gran honradez de gestión y en un avance hacia grandes políticas de Estado que deben encararse más allá de posicionamientos políticos coyunturales como son los temas de la seguridad, de la relación con el resto del mundo, de una mayor calidad educativa, de la jerarquización de las inversiones en infraestructura, de la razonabilidad de la política energética, de la creación de trabajo productivo y de calidad, etc.etc. Este gobierno tiene menos de 2 años para situarse favorablemente frente a unas elecciones parlamentarias que lo pueden consolidar o dejarlo inerme para el resto de su mandato y sus dirigentes tienen plena conciencia de ese desafío.

    Me gusta

  7. Como siempre Nico, muy bueno! Lo único, me sigo preguntando cuándo fue exactamente que el Pro/Cambiemos tuvo un discurso netamente liberal. Mis recuerdos de estos últimos años son de una defensa parcial del libre mercado, más bien fundamentada en su éxito empírico. Por otro lado se abala la expansion del Estado en áreas de salud, educación, defensa e infraestructura particularmente; y ni pensemos en cuestionar el salario mínimo, las leyes de empleo y la asistencia social (Asignación Universal por Hijo/Embarazo, Procrear, Progresar, etc.). Claro, antes no favorecían las estatizaciones y controles de precios y ahora no tienen opción. A mí juicio, el único cambio visible. Si hay otros ejemplos, me encantaría conocerlos.
    Macri siempre se refirió de manera benigna a las gestiones de, por ejemplo, Lula y Bachelet, y sus economistas trataban -y tratan- de imprescindible la presencia del Estado. En otras palabras, el concepto “capitalismo puro”=”ley de la selva” siempre formó parte de la retórica.
    Hace más de un año dejé este comentario en otro artículo de PVE:
    “Esto no se trata de Estado grande-Estado pequeño. Nosotros en Buenos Aires aumentamos el tamaño del Estado, aumentamos los impuestos. Se trata de Estado bueno-Estado malo.” – Federico Sturzenegger en Canal 23 24/09/14
    Después elogió a Néstor por como dirigió la economía durante su presidencia, llamándolo un gran macroeconomista. Siendo el PRO el más supuestamente opositor a este gobierno y liberal (en el sentido económico) de los candidatos no veo que vaya a haber muchos cambios.
    Me equivoqué respecto a que hubo importantes cambios pero definitivamente el enfoque está en calidad vs. cantidad. Algunos han calificado a este gobierno de tecnócrata. A mí me parece más bien una versión del Partido Demócrata o algo que idealiza los modelos escandinavos. Todo lo cual, próximo al Kirchnerismo, aparenta ser un paraíso austro-libertario.

    https://puntodevistaeconomico.wordpress.com/2014/09/27/proyecto-de-pais-a-largo-plazo-vs-cambio-de-modelo/

    Me gusta

    • Hola Camila,

      Que yo sepa el Pro nunca se definió liberal (clásico). Sí algunos de sus miembros (no simpatizantes) lo han definido como de izquierda.

      Pero hay simpatizantes que ven al Pro como un proyecto de liberalismo escondido. Efectivamente tienen gente mejor preparada que Kicillof y Vanoli (tampoco es muy difícil), pero eso no hace del Pro liberal.

      El Pro define su “ideología” como calidad de gestión. Esto puede es muy abstracto, no pone parámetros morales a la gestión pública. Que quiere decir eficiente, administrar eficientemente la sustitución de importaciones, o ser eficientes vía una economía abierta al mundo, etc.

      Me gusta

  8. Entiendo, es la impresión que siempre me dieron. Creo que el considerar al Pro como “de derecha” tiene todo que ver con la opinión pública. Digamos que es fuerte la influencia de la teoría del valor-trabajo en las conclusiones del electorado.

    Sí rescato que, si qué es eficiente queda libre a la interpretación, hay oportunidad de afectar la toma de decisiones a través de argumentos pragmáticos a favor del mercado. En tanto estén dispuestos a escuchar.

    Pregunto, a la distancia, ¿ustedes (PVE) lo ven como una posibilidad? ¿hay presencia o conocimiento acerca de la escuela austríaca, más allá de su nombre, entre los economistas Pro?

    Me gusta

    • Me gustaría ver más decisiones concretas antes de decir que el Pro se inclina a un libre mercado.

      ¿Por qué negarse a abrir las exportaciones en Tierra del Fuego? ¿A ir a una política de cielos abiertos? Etc. Si lo que hay son restricciones políticas (opinión pública) ¿por qué usan el lenguaje actual entonces?

      Desconozco que conocimiento profundo puedan tener de Hayek, Mises, Kirzner, White, Boettke, Rizzo, etc. No me consta ni una cosa ni la otra.

      Me gusta

Los comentarios están cerrados.