Stiglitz y las cuentas nacionales: ¿Necesitamos estadísticas «para conducir la economía»?

StiglitzAl igual que Paul Krugman, Joseph Stiglitz es uno de los pocos economistas internacionales que ven con aprecio lo que hace el gobierno en materia de política económica en la economía argentina. En este caso, sin embargo, Stiglitz criticó al gobierno por manipular las cifras oficiales.

«No se puede dirigir la economía si no tenés estadísticas adecuadas. Es como conducir un auto sin podómetro. No querés hacer eso.»

De ahí surge una pregunta: ¿Necesitamos estadísticas «para conducir la economía»? Esto me recuerda a una cita de Jacques Rueff, quien insistió en que no deben desarrollarse estadísticas del sector externo «puesto que constituyen una tentación para los gobiernos de intervenir, en lugar de permitir las ventajas que proporciona la libertad.»

Consulto a los lectores: ¿Qué función tienen las cuentas nacionales? ¿En qué sentido son útiles, y en qué sentido no lo son? ¿Es una función del Estado proveer estas estadísticas «oficiales»?

Este artículo de Alberto Benegas Lynch (h) nos da algunas respuestas.

10 comentarios en “Stiglitz y las cuentas nacionales: ¿Necesitamos estadísticas «para conducir la economía»?

  1. Las estadísticas nacionales esencialmente sirven para manipular a la ciudadanía, realizadas de forma privada (y con bastante cambios) podrían llegar a servir para informar, en lugar de para desinformar.

    Me gusta

    • Salvador solo manipulan al ciudadno ignorante de la realidad, naturalmente que el INDEC debe funcionar con la independencia del poder semejante al BCRA y al igual que esa Instituciòn debe estar gerenciada por profesionales idoenos e independientes. saludos

      Me gusta

  2. Acordemos que las estadisticas nacionales, elaboradas por profesionales idoneos e independientes del poder, nos permiten tener conocimiento sobre la evoluciòn socio econòmica del paìs . La situaciòn que atraviesa el paìs al respecto y desde hace mas de una decada, hace que esas estadisticas no sirvan para nada y ademàs hayan destruido importante una base de datos. La adhesiòn de Paul Krugman y Joseph Stiglitz al populismo para mi es un misterio porque ellos conocen bien que por ese camino no se va a ninguna parte mas que al desastre

    Me gusta

  3. Supongo que la estadísticas deben ayudar a la planificación empresarial, pero creo que deberían ser un servicio provisto por empresas privadas, aunque es el tipo de actividades que se presta mucho para el free ryding, lo cual haría que sea un mercado de alcances limitados. En cualquier caso, yo igualmente dejaría el tema en manos privadas y confiaría en que el mercado encontraría respuestas satisfactorias a las demandas de quienes requieran datos estadísticos.

    Me gusta

  4. Lo que el gobierno argentino hace al manipular las estadísticas oficiales es lógico que merezca la crítica. El debate que intentamos abrir va más allá del Indec. Me pregunto si debe o no ser una de las competencias del Estado, el ofrecer estadísticas oficiales. ¿Podemos privatizar el Indec? Alejandro dice que sí. ¿Hay un mercado que demande estas estadísticas? ¿Pagarían las empresas por conocer el ratio de inflación, PIB, Pobreza, Desempleo, etc? Yo creo que sí. Pienso que las estadísticas son útiles para tomar decisiones de política económica, pero también para tomar decisiones en las empresas. Pienso que si aun no ha surgido un ente privado que desarrolle estas estadísticas alternativas al Indec es por miedo a la «persecusión oficial» que amanaza a quien intente crear estadísticas paralelas. Pienso que deberíamos privatizar o cerrar el Indec y luego surgirá en el mercado un incentivo de parte de una unión industrial, o de alguna universidad -algo que de hecho ya ocurre- por crear estas estadísticas en forma competitiva. Unas instituciones están interesadas en medir la pobreza y el desempleo. Otras en medir la inflación. Otra en medir la evolución de la actividad económica. El mismo gobierno podría ser uno de los principales clientes de estas instituciones. ¿Algún lector conoce casos privados de Institutos de estadísticas en algún país? Sería interesante estudiar la cuestión.

    Me gusta

    • Adriàn me parece razonable la independencia del organismo que mida la evoluciòn socio economico del paìs tenga del gobierno, tambièn acuerdo que ese organismo puede ser privado administrado por profesionales idoneos , pero no se me escapa que en Argentina -paìs eternamente en vìas de desarrollo- que los intereses de los distintos partidos politicos y del gobierno de turno impedirìan la independencia absoluuta de tal organismo, pongo aquì para el intercambio de opiniones y a modo de ejemplo que ocurre con la AGN y los Consejos Profesionales de Ciencias Econòmicas, uno es estatal con reporte a la bicameral del Congreso el otro es un organismo independiente, sin embargo ambos estàn fuertemente condcionados por el ejecutivo de turno, repito vivimos en la Argentina con una fuerte intervenciòn por parte de los politicos y eso es algo muy dificil de des-arraigar. Tambièn menciono que en EE.UU. las estadisticas son elaboradas por organismos del gobierno.

      Me gusta

  5. Enrique, a mí me parece que el planteo que vos hacés hace foco en el núcleo del problema. Aquellas instituciones cuyas estadísticas no sean confiables porque se dejen presionar por organismos de diversa índole perderían credibilidad y nadie requeriría sus servicios. La clave de un servicio de estadísticas es que sean confiables (como lo son los que prestan muchas consultoras privadas, de hecho). La pérdida de confiabilidad haría fracasar el negocio.

    Me gusta

  6. Pero vuelvo a la propuesta monetaria de Hayek aplicada a otros problemas, en este caso las estadísticas. Yo no me opongo concretamente a que el Estado tenga sus propias estadísticas para tomar sus propias desiciones. Me opongo a que no se deje que otros organismos privados hagan sus propias estadísticas en un marco de competencia. ¿Cómo podemos permitir los argentinos que el gobierno persiga o multe a aquel que señala abiertamente una estadísticas diferente a la del «oficialismo»? Recuerden por caso a Orlando Ferreres y la multa que le aplicó Moreno de $ 500.000.-

    Al margen de esto, quisiera salir un poco del caso concreto de la Argentina, y hablar del caso general. Me parece que los economistas no tienen herramientas técnicas para justificar que las cuentas nacionales sean una de las tantas «fallas de mercado», y que entonces sean una más de las funciones que ejerce el gobierno. ¿Es acaso un bien público? ¿Genera externalidades positivas? ¿Sería un caso de monopolio? ¿La literatura relaciona la cuentas nacionales con casos de información asimétrica? Mi impresión es que las estadísticas son un bien privado (donde hay exclusión y rivalidad), que puede ser provisto por el mercado en forma competitiva como cualquier otro bien o servicio, que no se trata de un caso de monopolio y que no tiene nada que ver con las asimetrías de información. ¿Cuál es el argumento entonces para que las cuentas nacionales estén hoy bajo la órbita pública?

    Me gusta

    • Adrian sabido es que el gobierno argentino persigue a todo aquel que se le opone seaa travès de las estadisticas o no, otros privados han optado en desarrollar susu propios bancos de datos y no difundirlos en el paìs. La persecuciòn a los argentinos ha comenzado hace tiempo y me temo que algo mas «fuerte» es lo que vendrà. No dudo que las estadisticas pueden ser privadas para el uso de los privados y estatales para el uso de ellos mismos o quien se pueda interesar por ellas, pero para mi es inadmisible la persecuciòn politica a todos aquellos que no estamos con el règimen

      Me gusta

  7. Bueno, estadísticas privadas en la Argentina hay desde hace mucho y cada vez más, sobre todo desde que la estadísticas del estado dejaron de ser confiables. A mí me parece que, como todo servicio provisto por empresas privadas en un marco de competencia, las estadísticas provistas por privados se van a adaptar mejor que las estatales a las demandas de los consumidores y a menor precio.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.