El Patron Oro y “La inocencia de los libertarios”

Lucas Llach comenta en su blog, La Ciencia Maldita, criticando el comunicado sobre la muerte de Martínez de Hoz del Partido Liberal Libertario por citar un pasaje de Benegas Lynch que sugiere que lo mejor hubiese sido volver al patrón oro. Llach dice que dado que el oro pasó de valer 124USD la onza en 1976 a 615USD en 1980 el resultado hubiese sido una calamidad de haber atado la moneda al oro. Coincido a medias con Llach. La vuelta al patrón oro no era una opción válida, pero por otros motivos a los del precio del oro.

El patrón oro no es un sistema monetario nacional, es un sistema monetario internacional donde todos los países comparten la misma moneda (el oro). Esto tiene varias implicancias. Es impreciso (si no erróneo) referirse al patrón oro como un sistema monetario donde se fija el precio del oro. El patrón oro no fija el precio del oro más que lo que la relación entre kilómetros y millas es un “precio fijo”; el patrón oro define una paridad de conversión, no un precio. Pero también implica que una vuelta al patrón oro no es una decisión unilateral. Son todos los países que conforman un sistema económico los que deben volver de manera coordinada al patrón oro. De poco le sirve a Argentina volver por sí misma al patrón oro si el intercambio internacional no es contra otras notas bancarias también convertibles en oro. Este es, en definitiva, el mayor desafío que una vuelta a tal sistema representa. Es un desafío de convicción política, no de problemas económicos. Argentina no hubiese podido volver al patrón oro por más que hubiese querido sin que el resto de las economías con las que comercia también lo hiciesen. De ser ese el caso, un cambio de régimen de tal magnitud hace que el salto del precio de la onza de oro de 124USD a 615USD pierda relevancia. El cambio de régimen hace que este “counter factual” no aplique; entre otros motivos porque un sistema de patrón oro estable hace que la demanda de oro baje, no que suba.

Lo que sí dice el pasaje citado de Benegas Lynch es la importancia de independizar la moneda del gobierno y el poder político. Este es un punto en el que sí coincido con el pasaje citado y que no parece ser tema de interés para el resto de la clase política. Los resultados están a la vista.

Aquí Adrián resumía 10 comunes, pero erróneas, objeciones al patrón oro.

23 pensamientos en “El Patron Oro y “La inocencia de los libertarios”

  1. Muy interesante! No había leído el post de Llach. Hago una pregunta, si en lugar de decir “vuelta al patrón oro” se dijera “adoptar una convertibilidad y paridad fija con el oro”, cómo cambia la cosa? Creo que Lucas Llach está respondiendo a esta segunda propuesta.

    Me gusta

    • No estoy seguro de cual es la diferencia a la que te refería.

      Una cosa es fijar un tipo de cambio contra otro bien (moneda, oro, etc), distinto es el caso de patron oro clásico que es sobre lo que Lucas Llach comenta.

      Me gusta

      • Sí, pero me parece que Llach entendió “patrón oro” como “fijar un tipo de cambio contra otro bien”, oro en este caso.

        Y si hacés eso, y el precio del oro sube tremendamente… Entonces tu moneda queda muy “cara” respecto de todas las demás y lo que se vende en tu moneda también…

        Me gusta

  2. por que deben ser los estados?… alcanza con no penalizar contratos denominados en gramos de oro transables, y listo. El sector privado es capaz de crear una camara de compensación de contratos nominados en oro. No sería distinto a compensar la cuenta corriente de cualquier banco con otro, hoy por una diversidad de bienes que mayormente se auto-saldan. Agregar ahí contratos en oro convertibles con otros bienes para saldar y crear una liquidez, parece de lo mas normal y factible.

    creo que sobreestimamos demasiado el papel de los estados, cuando ni los necesitamos.

    Me gusta

    • El patro oro no requiere de bancos centrales. Pero de haber bancos centrales en otro países con los que se comercia, ellos también deben volver al patrón oro por más que Argentina cierre el suyo.

      Me gusta

  3. los contratos son entre privados, la exportación e importación podemos hacerla en la denominación que quisieramos. De hecho así sucede. Solo argentina es la que impone una unidad de cuenta y una liquidación total de lo exportado internamente.

    si los contratos son privados, y el clearing salda mayormente la cuenta bienes y serivcios, ¿por que habría de interesar si brasil tiene banco central?. Que el banco central brasileño se preocupe por el valor de su moneda para recaudar impuestos, nada mas. El contrato es privado

    Me gusta

    • De acuerdo. Pero un patrón oro internacional no es una decisión que depende sólo de Argentina. El oro, hoy día, puede ser reserva de valor, pero no es moneda (no se usa para intercambios).

      No estoy diciendo que no se pueda volver al patrón oro, lo que digo es no es una medida unilateral.

      Me gusta

      • Nicolás: ¿qué pasa si un país funciona con monedas de oro y plata en sus transacciones diarias y contratos por la vía espontánea como Mauro plantea? ¿qué problema puede presentarse? Ciertamente un territorio tendrá dinero fuerte (estáticamente fuerte o incluso apreciándose respecto a las monedas fiat circundantes. Eso provocará efectos interesantes. Pero no es una tragedia como Lucas Llach (no sé si adscribes a eso) sugiere: Suiza de alguna manera ha tenido dinero más fuerte que sus vecinos durante décadas o Ecuador el día de hoy dolarizado (la dolarización es el uso de un commodity extranjero, en la práctica, tal como el oro) que no ha perdido capacidad exportadora sino lo contrario pero ha dejado de competir en baratijas y ha tenido que agregar valor (idem Suiza: relojes, chocolate, servicios especializadísimos). No entiendo la objeción, se me debe estar pasando algo por alto.

        Salvando las distancias pero eso de que el patrón oro debe adoptarse en (¿todos?) los países o en bloques comerciales y no en uno solo suena a lo que decían los socialistas sobre un sistema socialista: debe ser adoptado mundialmente. Pero en el caso del socialismo se buscaba eso porque cualquier disidencia iba a revelar la naturaleza humana y los mercados y causar fugas (de capital, talentos, etc) hacia donde sí hubiese mercados. ¿Cómo es posible que una propuesta monetaria hayekiana demande lo mismo? Algo anda mal.

        Me gusta

  4. Desde un punto de vista Rothbardiano y remitiendo incluso a la perspectiva de Menger en torno al origen de la moneda, lo natural sería utilizar como medio de cambio una mercancía como el oro, que surge como tal en el Mercado como consecuencia de la evolución del intercambio transaccional a medida que los individuos se organizan en sociedades estructuralmente mas complejas en multiplicidad de sentidos. Ello es consistente con la perspectiva de Mises en su primer magnum opus en temas monetarios. Un aspecto crucial para una moneda de curso real como el oro se vincula ademas con la banca, que en sentido de Rothbard y quienes adherimos a su perspectiva debería ser de reservas totales (100%) y no fraccionarias como se verifica empíricamente en el marco imperante de monedas de curso legal pero no real en sentido puramente económico, cuya condicion de medio de cambio es por ende insustentable sin un origen basado en su conexión a una moneda real como históricamente sí es el oro.

    Me gusta

  5. Cuando regresé del evento austriaco que cada año organiza FEE, resumí una de las grandes lecciones que aprendí diciendo lo siguiente:

    “Lección 1: Las economías emergentes latinoamericanas no pueden retornar al oro, ni alcanzar un sistema de free banking de manera aislada, por lo que es necesario buscar alternativas para los debates locales de política monetaria.”

    [https://puntodevistaeconomico.wordpress.com/2012/08/05/advanced-austrian-economics-seminar-2012-leccion-1/]

    Insisto en que la desnacionalización del dinero, la libertad bancaria, quizás la banca off shore, es lo mejor que puede hacer un gobierno argentino, algo parecido a lo que tiene Panamá. Luego, esperar porque algún día el mundo desarrollado nos provea de un medio de cambio más sólido, más estable, bajo un sistema de patrón oro. Pero esto ya no está a nuestro alcance.

    Me gusta

  6. No entiendo cuál es la objeción a la postura de Mauro. Qué pasaría si Argentina decide retornar al Patrón Oro? Es verdad, su moneda se apreciaría, lo que incentivaría el ahorro y por consiguiente la inversión, no?

    Con respecto al precio de los productos que exportamos, en un contexto de libertad de empresa, qué hace pensar que los costos no se acomodarían? Así como después de una devaluación, los precios suben en un par de años hasta acomodarse, no podría pasar lo mismo pero a la inversa?

    Me gusta

    • No sólo los costos, Manu, sino que también los empresarios pasarían de competir por precio a competir por valor. Creo que estamos cayendo en un vicio neoclásico al asumir homogeneidad de bienes en el comercio exterior. Concuerdo contigo.

      Me gusta

  7. Un banco puede incrementar principalmente sus reservas de oro de dos maneras. Vía nuevos depósitos o vía conversión de notas de otros bancos que también usan en el oro (clearing).

    Si el BCRA vuelve al patrón oro, por cada peso que importa debe entregar el oro correspondiente a los otros bancos centrales. Pero si al exportar no recibe notas convertibles en oro… entonces debe comprarlas en el mercado. Pero esto ya no es lo mismo que “clearing”. No es lo mismo ver las reservas aumentar y disminuir como resultado emergente de las transacciones de mercado que ser una decisión del directorio “cuánto oro comprar.”

    Por otro lado, si el resto de los países no están bajo el mismo sistema de patrón oro, entonces los beneficios del sistema internacional, como la estabilidad del poder adquisitivo del oro, están ausentes.

    El acuerdo internacional que menciono no implica que los países se pongan de acuerdo en qué moneda emitir, sino que se tienen que poner de acuerdo en renunciar a emitir moneda y limitarse a emitir substitutos (notas convertibles) de un dinero mercancía. El punto del patrón oro es que los bancos emitan notas convertibles contra un bien mercancía (el oro). Hoy día el oro ya no es dinero, por más que sea reserva de valor. Si un sólo país vuelve al patrón oro sería volver a un patrón contra un bien que (aún) no funciona como moneda. De allí la importancia del “acuerdo internacional.”

    Me gusta

  8. 1. No termino de entender la absoluta necesidad del “acuerdo internacional”. El patrón oro, cuando se utilizaba -en mayor o menor medida- a nivel global, ¿surgió de un acuerdo internacional, o espontáneamente?

    2. Además, sobre que la demanda de oro es “especulativa”, ¿no es especulativa toda demanda de cualquier bien? ¿Cómo se diferencia la especulación en la demanda de oro de la especulación en la demanda de cualquier otro bien?

    3. El punto que me parece es que la decisión de imponer el patrón oro asume que los gobiernos decidan qué moneda debe usarse. Pero esto último es el problema, i. e., las leyes de curso forzoso. Una vez que el curso forzoso es el punto de partida, (me parece que) siempre va a haber problemas sobre cómo implementar un sistema monetario estable.

    Me gusta

  9. 1-. No es una necesidad “absoluta.” Pero si ya no hay patrón oro, que un país vuelva la patrón oro no implica que va a volver al sistema con los mismos beneficios que implican un patrón oro internacional (dado que el oro ya no es moneda). Es importante no ser el único banco que emite notas convertibles contra el oro y que el resto de los bancos también lo hagan.

    2-. Por especulativa en este contexto significa algo distinto. Quiere decir una “especulación” en cuanto a su valor de mercado. Como comprar acciones para luego vender y tener una ganancia de capital.

    Me gusta

  10. El origen de los problemas monetarios es el poder que otorga la emisión de dinero. Fue un error que se le permitiera a un ente (privado o público, lo mismo da) ostentar dicho poder en régimen de monopolio.

    ¿No se podría acabar con el curso legal forzoso de una moneda en concreto y permitir que la gente eligiera el medio de cambio que estimara oportuno?

    Que un país pueda mantener en solitario un patrón oro se ha demostrado imposible. Si no recuerdo mal, Suiza lo intentó y finalmente se vio obligada a abandonarlo en 1998.

    Un Saludo

    PD: ¡Enhorabuena D. Nicolás por lograr el PhD in Economics!

    Me gusta

  11. Muy buenas las preguntas que van surgiendo… el planteo es el mismo que realicé este verano pasado cuando asistí a FEE y me sorprendí de ver inviable un retorno al oro por parte de un país aislado… Hubo un panel con Garrison-White-Horwitz a quienes les podíamos hacer preguntas, y entonces les dije… “¿Qué es lo mejor que pueda hacer un país como Argentina en materia monetaria?” White dijo: “Antes de pensar en el free banking, debieran pensar en conseguir un mínimo de estado de derecho…” Esto fue claro.. pero luego volví por las preguntas que hace Carpio, y las respuestas fueron en el sentido planteado por Nicolás. Para mi fue revelador… incluso la Fed hallaría complicaciones si quisiera retornar al oro por su cuenta… sin un acuerdo internacional. Esta es de hecho la objeción más importante que plantea White en el artículo que resumí, y cita Nicolás en el post. Fíjense especialmente en el punto 7, de este artículo. [http://www.cato.org/sites/cato.org/files/pubs/pdf/bp100.pdf]

    “The United States can’t recreate the classical international gold standard by itself.”

    I have saved for last what I think is the strongest objection to unilateral return to gold on the part of the United States. The nation would not enjoy the benefits of being on an international gold standard if it were the first and only country whose currency was linked to gold. At least two major benefits would be missing: (1) the United States would not enjoy fixed exchange rates with the rest of the world, and (2) the purchasing power of gold would not be as stable.
    The purchasing power (or relative price) of today’s demonetized gold has been much less stable than that of gold under the 19th century’s global gold standard, because demand to hold gold today is largely a speculative rather than a transactions demand. With only one economy on gold—albeit a large economy— monetary use of gold would likely remain the tail rather than the dog. Thus even in the unlikely event that the United States were to elect a president committed to a pro-gold policy, that president would be prudent to try to cultivate similar commitments from the governments of the other leading economies of the world before taking us down the yellow brick
    road alone.

    Para los que no leen inglés, sin acuerdo internacional por retornar al oro se pierden dos ventajas del viejo sistema: (1) no habría paridades fijas con el resto del mundo; (2) si el oro no es reserva, seguirá siendo inestable porque es objeto de especulación.

    Si analizamos por qué la gente espontáneamente adoptó el oro y la plata como moneda, veremos que esto obedece a la estabilidad que proveían estos metales. Pero si Argentina hoy volviera al oro, las fluctuaciones en el precio del metal seguirían, porque la demanda de Argentina para cambiar sus reservas por oro, serían insignificantes. No necesitamos que todo el mundo acuerde, pero sí USA, UE, China y Japón. Con esto, el oro pasaría a ser reserva, y ya no habría posible especulación.

    Para cerrar, quizás esto ayude: Imaginense que Argentina cambia todas sus reservas por oro. Luego, cierra la economía, y evita el comercio internacional. Esto puede generar estabilidad monetaria en el país, pero me parece que las consecuencias del aislamiento serían aun más graves que seguir integrados al mundo, bajo el patrón dolar de nuestros días.

    Dicho todo esto, me parece que los países latinoamericanos deben optar por ofrecer libertad monetaria y bancaria en sus territorios. Que la gente elija para sus contratos el peso argentino, el dólar, el euro o el yen, o incluso el oro. Que deposite estos activos en sus bancos, y que estos bancos tengan libertad para llevarse ese activo a donde consideren conveniente, lejos de las manos de los burócratas que tantas veces han expropiado el dinero de la gente.

    En Argentina la banca off shore fue estudiada por Jorge Avila, Dr. en Economía de Chicago, [http://www.jorgeavilaopina.com/?p=134] quien se nutrió en su propuesta de Hayek y otros autores. Habrá ajustes “austriacos” que hacer a la propuesta, pero yo por ahora no he leído una propuesta viable que pueda ser más efectiva.

    Me gusta

  12. Si se independiza la moneda del Estado, la consecuencia lògica sería que las personas usarían como moneda lo que las personas elijan, no podemos saber si sería oro, diamantes, soja o bitcoins. El proceso de mercado se encargaría luego de decantar la moneda, que tampoco tiene por que ser una sola, un patrón único, sino que podrían ser varios bienes.

    Me gusta

  13. Tengo una gran duda,¿existe alguna diferencia entre un sistema de banca libre con reserva fraccionaria y un sistema de banca central con una regla establecida para el crecimiento de la masa monetaria(por ejemplo un 3% anual) y que no funcione como prestamista de ultima instancia,cuando se tiene como objetivo la estabilidad de precios?
    Pregunto esto porque se a dicho que un país pequeño sería difícil o imposible poder aplicar un sistema monetario de banca libre(respaldado en oro),no seria bueno avanzar por ejemplo dejando de lado la política discrecional y utilizar reglas claras.

    Me gusta

  14. Los sistemas son distintos El resultado de una sistema de banca libre (donde no hay bancos centrales) no es el equivalente a un crecimiento k% de la masa monetaria.

    En el caso de banca libre el comportamiento de la masa monetaria es endógeno. En el caso del k% es exógeno en el sentido que depende de una regla y no es un orden emergente del proceso de mercado. La diferencia se puede ilustrar con la siguiente ecuación cuantitativa:

    MV = PQ

    En el caso de la banca libre el resultado es compensar cambios en la demanda de dinero (1/V) con cambios en la oferta de dinero (M). De este modo se mantiene un equilibrio monetario.

    El caso del crecimiento a un k% de la masa monetaria no es necesariamente lo mismo. La idea es atar el valor de k% al crecimiento real del PBI (Q). De este modo, si Q crece 3%, dado que V se asume constante, P debe caer un 3% si M no crece. Si en cambio M crece un 3% entonces el nivel de precios no se modifica. De este modo se evita la deflación y la inflación.

    La diferencia importante es que no todo cambio en P es inflación mala o deflación mala. Un aumento en productividad lleva a una caída de P. Intentar corregir este movimiento con aumentos de M fuerza un cambio en precios relativos distinto al que hubiese generado el mercado.

    Esto no es trivial. En los años anteriores a la Gran Depresión y a la crisis del 2008 se identificaron cambios importantes de productividad que hubiesen llevado a una disminución del nivel de precios. La Fed, intentando mantener el nivel de precios “estable” produjo un proceso de acumulación de distorsiones en el mercado.

    Puede ser que asumir V estable sea un supuesto aceptable, pero este supuesto sumado a los cambios de productividad hacen que la diferencia entre un banco central que fija un k% y una banca libre puedan ser importantes.

    Una regla donde el banco central deba mantenr MV = k, es decir, un “NGDP targeting,” es superior a una regla de k% o “inflation targeting.”

    Pero hay una aclaración que puede ser importante. Si el crecimiento del k% es no sobre el total de la masa monetaria, sino sobre la base monetaria, entonces es distinto. No es lo mismo decir que M2 tiene que crecer al k% que decir que M1 debe crecer al k% y luego dejar que el mercado ajuste M2. Este caso es un poco más similar a decir “en patrón oro el banco central debe incrementar la cantidad de oro un k%” y dejar que las reservas fraccionarias ajusten el resto. De haber un banco central, preferiría que en vez de apuntar a un k% de M1 o la base monetaria, se apunte directamente a un NGDP targeting.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.