Combatir la corrupcion no es suficiente, hay que mejorar las instituciones

Dejo mi última nota en EPT, “Combatir la corrupción no es suficiente, hay que mejorar las instituciones.

En Argentina la sensación de corrupción por parte de la clase política no es nueva. El gobierno actual no se caracteriza por ser una excepción, sería interminable enumerar los casos de la época K sospechados de corrupción que aún carecen de explicación. Si bien es innegable que la corrupción es un mal y ciertamente no es deseable, el grado de corrupción que se percibe en los últimos años puede generar la errónea ilusión que lo único que hace falta para arreglar los males del país es combatir este problema cuando el problema es más profundo, es institucional.

Seguir leyendo en EPT.

10 pensamientos en “Combatir la corrupcion no es suficiente, hay que mejorar las instituciones

  1. Combatir la corrupción es una parte clave de la tematica institucional.De otra forma seria dejar de lado la relación de coordinación que hay entre tipos (instituciones formales e informales) y sub-tipos institucionales (categorías dentro de cada tipo institucional). Tambien seria dificil entender el concepto de instituciones trancisionales (por el lado del “formal framework”). Lamentablemente, salvo Ostrom, los “economistas” (ni siquiera los austriacos) suelen ver esta realidad (se corresponde con una de las limitaciones del enfoque “calidad institucional”). El mas cercano fue Hayek (por su formación jurídica). Este es un tópico que Enrique Ghersi comenzó a trabajar pero en el cual existe aun mucho por recorrer. Ni siquiera el Law and Economics (en cualquiera de sus “vertientes”) se ha animado a discutirlo. El problema es que los economistas (sobre todo en LATAM, aun no salen de las clasificaciones institucionales estándar como las de North. Esta bien seguir la tradición romana del concepto pero autores como Aoki, (quien escribe), etc. tienen mucho que decir y deberían ser mas tomados en cuenta.

    Me gusta

  2. Para mí, la idea de que el problema de la corrupción en la Argentina tiene que ver con las instituciones es un enfoque demasiado abstracto y académico. El problema de la corrupción tiene que ver, esencialmente, con el liderazgo. Si el presidente roba, todos los subordinados también se sienten legitimados a robar. Si el presidente es decente, todos los subordinados estarán obligados a serlo porque su superior lo es. Yo se que “los libros” dicen otra cosa, pero creo que este es uno de esos temas donde los libros de liberalismo desarrollan conceptos que no contemplan debidamente la configuración real de la sociedad argentina

    Me gusta

  3. totalmente en desacuerdo Alejandro. Hay que entender bien la maxima : no hay nada mejor que una buena teoría…no tiene que ver con el “liberalismo” como enfoque político y/o económico. Es simple lógica aplicada al análisis de las reglas a través de las cuales los seres humanos (incluso los líderes) organizan sus acciones. Las reglas están ahí (en todo momento) el tema es tratar de entenderlas. La corrupción introduce una variable que va de la mano con el ‘proceso de legitimidad” y de retroalimentación institucional. Te explican , en s]ese sentido, no solo una realidad como la Argentina si no otros entornos complejos, Saludos

    Me gusta

  4. Mirá, en otros lados no sé, pero en Argentina está lleno de reglas y normas institucionales que nadie cumple porque los líderes son los primeros que legitiman su vulneración. Por lo tanto, el problema pasa por los liderazgos. Las teorías dirán todo lo que quieran pero acá el punto crítico es si el caudillo es corrupto u honesto. Todo lo demás es cháchara. Aunque los libros, la teoría y los tratados hablen de las instituciones, los controles, los equilibrios de poder y todo eso. Algún día, en un futuro incierto, quizá sea diferente. Pero por ahora funciona como yo digo. Y desafío a cualquiera a que me demuestre que en la práctica no es así.

    Bajemos a la tierra muchachos, salgamos del tupper

    Me gusta

    • Bueno si traduzco lo que dices … es que hay un proceso de descoordinación institucional donde hay una preponderancia de las reglas informales. Es decir el hay rivalidad institucional. Eso es normal. El tema esta es que Uds. están inmersos en un contextos que deslegitima el marco institucional formal. Alejandro, eso no es nada nuevo. Aunque con otras categorías, hablamos de un tema que ha sido largamente explorado por autores como los Ostrom!

      Me gusta

  5. Exacto, hay una absoluta preponderancia de las reglas de hecho (informales), no tengas dudas. El tema seguramente ha sido estudiado, pero entonces invalida la idea de que se resuelve con mecanismos institucionales, por la sencilla razón de que tales mecanismos carecen de adhesión social suficiente como para tener vigencia efectiva. O sea, estamos en la selva.

    Me gusta

  6. Alejandro, los mecanismos institucionales puedes ser formales o informales y tienen sub-tipos. Por lo tanto, una norma, regla, etc no es solo la que se aprueba en el congreso o través de una entidad administrativa! Eso lo dije en mi primer comentario. Veo que no lo leíste =). Saludos

    Me gusta

  7. Es que acá las reglas informales son perversas. Son, justamente, reglas que convalidan todas las prácticas de corrupción que motivaron el post original

    Me gusta

    • La perversidad “per se” la podemos definir como mercantilismo. Este expresa descoordinacion. No se introduce como consecuencia de malas reglas informales sino como resultado de reglas formales que desvían los objetivos del marco institucional dentro del Estado de Derecho. Es como un juego de castillo de naipes….

      Me gusta

  8. Mirá, tanto no se, lo que yo te digo es que acá nadie respeta la ley si el que está arriba es corrupto. La teoría la dejo para los que saben. Yo te cuento lo que pasa, nomás, no me propongo explicarlo.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.