Dynamic Monetary Theory and the Phillips Curve with a Positive Slope

Copio el link de acceso a un documento de trabajo que acabo de terminar y que intentaré presentar en la próxima reunión de la Asociation of Private Enterprise Education (APEE), en abril próximo.

Lamentablemente, al momento, sólo lo tengo escrito en inglés. Los comentarios son bienvenidos!

Abstract

Don Bellante and Roger W. Garrison (1988) compared two alternative approaches to monetary dynamics: those based on a vertical long-run Phillips Curve and those derived from analysis of Hayekian triangles. The conclusion the authors reached is that the only factor differentiating the two models is the “process” whereby the initial cause is converted into the final “neutral” effect. This article refutes that conclusion. To do so it suffices to demonstrate that the long-term effect of monetary policy is never neutral. While it is true that after the boom-bust cycle the economy returns to the natural rate of unemployment, the crucial point is that the ‘natural rate’ at the end of the cycle is quite different from the one evident at the start. This requires an ‘Austrian’ Phillips Curve with a positive slope.

4 pensamientos en “Dynamic Monetary Theory and the Phillips Curve with a Positive Slope

  1. Entiendo Gabriel! Pero muchos de nuestros lectores sólo pueden leer español. Lo voy a traducir una vez que sea publicado, porque el proceso de referato siempre genera cambios obligados.

    Me gusta

  2. La curva de Phillips fue un desarrollo muy importante. Quizás un buen ejemplo de cómo la teoría económica puede afectar la política económica.

    Según este principio, sería posible reducir el desempleo en el corto plazo aumentando la tasa de inflación. En la medida que los salarios crezcan más despacio que el nivel de precios, un banco central puede bajar el desempleo al reducir el salario real. La postura de manual de texto es que esto funciona en el corto plazo, en el largo plazo los agentes económicos formas correctas expectativas de inflación y por lo tanto los salarios nominales se ajustan por el mismo monto que el nivel de precios (inflación). Lo que importa en el corto plazo es la diferencia entre inflación e inflación esperada. Al no haber cambios en el salario real no hay cambios en el desempleo. Los bancos centrales que tienen en su mandato reducir el desempleo tienen inspiración en este principio (un ejemplo es la Fed).

    Adrián marca un aspecto importante ausente en este proceso. Si un banco central decide reducir el desempleo a través de la inflación, entonces también va a generar problemas en la estructura de capital. Ya sea del estilo ABCT o de puro efecto Cantillon con un menor impacto en el “roundaboutness” de la economía. En cualquier caso se genera destrucción económica de capital.

    Esto implica que al llegar al corto plazo la expectativa de inflación no es lo único que cambió. También lo hizo el capital (útil) per cápita. Esto implica que pueden pasar dos cosas. En un mundo sin salarios rígidos a la baja, es necesario una caída en el salario real para mantener el pleno empleo. El menor monto de capital per cápita reduce la productividad del trabajo. En un mundo con rigideces a la baja en los salarios, ya sea por motivos institucionales (ie gremios) y/o culturales, entonces se va a generar un desempleo mayor al de equilibrio. El costo total del trabajo es L x W (trabajo por salario). Ante menor productividad o ajusta L o ajusta W. Esto quiere decir que en el largo plazo la curva de Phillips ya no es vertical, sino de pendiente positiva.

    ¿Es entonces un problema de trade-off entre más trabajo hoy y menos mañana por un lado o mantener una tasa de empleo constante por el otro? No exactamente, depende de qué se entienda por “trabajo”. Si se mantiene la visión acotada donde trabajo es lo que se categoriza como “trabajo” en las estadísticas oficiales, entonces sí. Pero si por trabajo se entiende algo más económico, como el proceso de crear valor, entonces no. La política inflacionaria de la Fed puede crear “trabajo estadístico” que destruye, en lugar de crear, valor. En términos económicos, el nuevo empleo en una fábrica u oficina puede ser tan irrelevante como cavar y tapar pozos. A veces pareciera ser que hacedores de política (y algunos manuales de texto) se dejan llevar por una “ilusión estadística”, donde una mera mejoría de los indicadores es automáticamente interpretado como un resultado positivo.

    O bien las estadísticas de trabajo no se preocupan por distinguir creación de destrucción de valor, o bien es su preocupación pero fallan al respecto.

    Este paper de Adrián es una manera interesante de re-introducir la teoría del capital en un principio que ha gobernado, y aún gobierna,a varios bancos centrales y hacedores de políticas públicas.

    Me gusta

  3. Pingback: Resumen 2012 No. 7: Macroeconomía y coyuntura global | Punto de Vista Economico

Los comentarios están cerrados.