Journal of Macroeconomics: Has the Fed Been a Failure?

El último número del Journal of Macroeconomics ofrece una sección especial en torno al paper “Has the Fed Been a Failure?” de George Selgin, William D. Lastrapes y Larry White. En este artículo, los autores estudian el desempeño de la Fed desde sus orígenes en 1913 y lo evalúan considerando variables que dependen exclusiva o principalmente de la política monetaria (por ejemplo, inflación, quiebras de bancos, volatilidad del PBI y del nivel de precios, etc.)

La conclusión de Selgin, Lastrapes y White es que la Fed no pudo ofrecer una estabilidad monetaria superior al sistema que le precedió (que distaba de ser un sistema de banca libre como a veces se le denomina). ¿Si a principios del 1900s fue considerado necesario revisar las instituciones monetarias, ¿por qué los políticos y economistas no hacen lo mismo dado que la situación actual es peor y la Fed no ha podido mejorar la situación previa? Vale remarcar que los autores llegan a la misma conclusión incluso dejando de lado el “período de aprendizaje de la Fed.” En este post linkeamos un video a la presentación de esta investigación por George Selgin. La exposición es muy ilustrativa y la recomiendo a quien disponga del tiempo disponible.

El paper de Selgin, Lastrapes y White es luego comentado por Michael Bordo, Benjamin M. Friedman, Robert Hetzel, Allan Meltzer y Jeffrey Miron.

Si un banco central como la Fed no es capaz de superar sistemas fallidos como el que tenía Estados Unidos, ¿qué se puede esperar de otros bancos centrales más politizados y menos profesionales? El economista como economista no sólo debe estudiar las políticas monetarias óptimas dado un banco central, también debe estudiar el funcionamiento de sistemas monetarios alternativos.

Abstract de “Has the Fed Been a Failure?”

As the 100th anniversary of the 1913 Federal Reserve Act approaches, we assess whether the nation’s experiment with the Federal Reserve has been a success or a failure. Drawing on a wide range of recent empirical research, we find the following: (1) The Fed’s full history (1914 to present) has been characterized by more rather than fewer symptoms of monetary and macroeconomic instability than the decades leading to the Fed’s establishment. (2) While the Fed’s performance has undoubtedly improved since World War II, even its postwar performance has not clearly surpassed that of its undoubtedly flawed predecessor, the National Banking system, before World War I. (3) Some proposed alternative arrangements might plausibly do better than the Fed as presently constituted. We conclude that the need for a systematic exploration of alternatives to the established monetary system is as pressing today as it was a century ago.