Oro, Oro, Oro: La cámara acorazada del Fed de Nueva York

Pienso que a los lectores les puede ser interesante la experiencia de Jesús Fernández-Villaverde en la Fed de Nueva York.

Pero más allá de la experiencia, el profesor Fernández-Villaverde aprovecha la instancia para recordarnos la crítica de Keynes al oro, la cual parece apoyar. El intercambio posterior con sus lectores, abre aun más aspectos que merecen atención.

Comparto mi comentario en su blog.


Decía Jesús: «No, el patron oro surgio y se asento cuando EEUU era un pais periferico. Si fue imposicion de alguien fue de los britanicos.»

Esto me confunde. Entiendo que el oro surgió como moneda luego de un largo proceso de selección social donde gente de todas partes del mundo advirtió que este metal podía cumplir mejor que cualquier otra mercancía la función de dinero. Ese proceso evolutivo dio lugar a casas de depósito, cuyos recibos luego se convirtieron en sustitutos monetarios. El papel moneda fue surgiendo más tarde, y de ahí la tentación constante de reyes y gobiernos por imprimir siempre un poco más de papeles que el respaldo en oro con el que contaban. Nunca hubiera sido posible financiar las guerras mundiales o los niveles actuales de gasto público, bajo un sistema de patrón oro. Por ello la necesidad de abandonarlo. El costo lo pagamos en la gran depresión, en sucesivas guerras y muertes, en la crisis del petróleo, en la crisis subprime y en la inestabilidad frecuente que vemos en muchos países. Me parece que este costo es mayor que el que tiene el mismo oro al guardarlo en un depósito.

Pienso junto con muchos científicos muy serios de la economía que la Fed ha fracasado en materia de inflación, desempleo y ciclos económicos.

Ese fracaso es la causa de que muchos aboguemos por el retorno al oro.  Este trabajo de Lawrence H. White puede ser útil.

Para aquellos que prefieren videos, aquí tienen uno.

Para una transición a un nuevo sistema de patrón oro, acceder a este link.

Quería pedirte Jesús, si tienes trabajos formales, propios o ajenos, en contra del oro que los linkees aquí así puedo leerlos y analizar los argumentos. Con todo respeto, en el post no encontré ningún fundamento contra el retorno al oro.

30 comentarios en “Oro, Oro, Oro: La cámara acorazada del Fed de Nueva York

  1. Veo que hay algunos problemas para que aparezcan los comentarios en ese post de JFV…. creo que el problema es que el profesor Villaverde debe considerar también que el libro de 1871 de Menger es otra reliquia barbárica…

    Me gusta

  2. Por las pocas veces que he comentario en el blog, creo que los comentarios pasan por moderación antes de ser subidos. Fernández-Villaverde es una persona muy instruida, pero al mismo tiempo parece ser una persona con la cual es muy difícil entablar una conversación en buenos términos cuando uno no está de acuerdo con sus posiciones.

    Me gusta

  3. Fernández-Villaverde es un prospero traficante de ideas de segunda mano que trabaja unicamente con productos de gran demanda, bajo costo y dudosa calidad, y está auto-convencido que el hecho de afirmar él, algo, equivale a probarlo. Por eso le caé mal que alquién ponga en evidencia lo equivocado que está en cualquier punto. Mis respetos para quienes tengan la buena voluntad y la paciencia de tratar de discutir algo serio con ese tipo de personajes.

    Me gusta

    • Respeto tu opinión Guillermo, pero Fernández-Villaverde me parece un economista excepcional. Valoro realmente que tome parte de su tiempo para bajar a conceptos claros la complejidad de los «modelos científicos». Visitar su blog sirve para comprender cómo la EA es vista desde la mainstream y cada tanto sube posts iluminadores. Como pocos economistas mainstream, conoce a la EA, pero está claro que en muchos casos sus críticas denotan que confunde lo más esencial de la tradición. Por último, comete el error fatal de pensar que algunos fanáticos blogueros que defienden la EA, son los más fieles representantes de la tradición.

      Me gusta

    • Gracias Pablo! Recién lo leí y estaba por subir un post sobre este artículo. Es que le ofrecimos a Juan Carlso de Pablo los dos volúmenes de «La Escuela Austriaca desde Adentro» y en algunos últimos escritos fue incluyendo referencias. En este caso, la cita a Rafael Beltramino, quien prefiere hablar de una tradición austriaca, en lugar de una Escuela Austriaca, es un ejemplo de lo que dijo cuando lo entrevisté.
      Pero también hay desaciertos… los austriacos claramente no rechazan la macro!

      Me gusta

  4. En concreto con lo que respecta al oro, veo varios problemas en su argumentación, los principales:

    1) El oro no es una inversión. La característica del oro es que mantiene su valor estable, que lo conserva. De hecho su poder adquisitivo en términos de cualquier otro bien es muy parecido al que tenía hace 50, 200 o 3000 años. Comparar el S&P500 con el oro no tiene demasiado sentido.

    2) Si enterrar en Nueva York el oro que se extrae de Austriala sirve para disciplinar a las bancos, y si a esa disciplina bancaria es valiosa, entonces todo el proceso será valioso. O dicho de otra forma más general, un bien que tenga una gran utilidad como dinero gracias a sus cualidades, ya es muy valioso (útil) tan solo por este hecho. Desgraciadamente en este asunto la EA es aun bastante confusa por no reconocer la utilidad monetaria como una utilidad más. Por lo que entiendo aunque no comparto la crítica del profesor Villaverde de la actitud de los austriacos hacia el oro.

    Me gusta

    • Coincido con esto Manuel: «Si enterrar en Nueva York el oro que se extrae de Austriala sirve para disciplinar a las bancos, y si a esa disciplina bancaria es valiosa, entonces todo el proceso será valioso.»
      En lo demás no nos entendemos.

      Me gusta

      • Si, en la parte que no nos entendemos ya hemos debatido en otras ocasiones y espero habrá momento de darle alguna vuelta más.

        Como cuestión anecdótica, creo que muchos «goldbugs» utilizan los argumentos austriacos para justificar sus inversiones en oro. Es una sensación mía, pero creo que este asunto genera mucho tráfico en los blogs con argumentos austriacos, sobre todo en Estados Unidos.

        Me gusta

  5. Tenían razón! Jesús Fernández Villaverde es un irrespetuoso. No sólo no sube los posts que son críticos (aunque respetuosos) de sus comentarios, sino que además denigra a aquellos que piensan diferente.

    Me gusta

    • Si. Yo no le sigo tanto para saber si es buen profesional o no, pero si se que más de una vez ha calificado a los austriacos de nazis?, es decir «nacional-¿¿¿¿¿socialistas?????» y también de homófobos. Particularmente yo le doy nula importancia a esos comentarios, pero el mismo se retrata al hacerlos.

      Me gusta

      • Perdón, lo de nazi lo dijo otra persona, no JFV. Lo que si dijo JFV hace un tiempo fue racistas / homofobos, al referirse a la gente del Mises Institute, si no recuerdo mal.

        Me gusta

  6. También he dejado un comentario bastante crítico, pero respetuoso, sobre los comentarios y posturas de Fernández-Villaverde. Lamentablemente tampoco ha decidido subir los comentarios para que los lectores de su blog puedan leerlos y sacar sus propias conclusiones, aunque él decida no comentar los mismos. Ha preferido cerrar el post con otra de sus pintorescos reflexiones.

    No me preocupa la postura de Fernández-Villaverde en sí. Pero un diálogo constructivo puede ser útil no solo para las partes, sino para los que visitan y leen el blog. Los marxistas del blog de Rolando Astarita han mostrado una mayor predisposición intelectual a ideas diferentes.

    Veo que Fernández-Villaverde tiene muchas dificultades en separar comentarios radicales y desinformados que fácilmente se pueden encontrar de la web del trabajo de académicos como él. Parece ser más comoda la crítica fácil que el análisis detallado, una postura no muy académica ni scholar. Su actitud hacia lo que sea que denomine «austriaco» no parece diferenciarse de aquello que tanto le desagrada. Vería con mucha ironía que Fernández-Villaverde se queje de famosa difícil personalidad de Mises.

    Eso no quita que uno no deba analizar sus contribuciones teóricas independientemente de su persona. No dudo que su trabajo teórico sea de muy buen nivel.

    En cuanto al tema del patrón oro, creo que ha pasado por alto el tema central de aquellos que valoran el sistema. Una visión evolutiva, como la que él mismo menciona en el post, permite dar contexto a porqué el oro se ha usado como moneda. Las cualidades de una moneda como el oro, aplicadas a un sistema de patrón oro con bancos centrales lleva a limitar la discrecionalidad de los bancos centrales. Papel fiat impreso o ladrillos no ofrecen esa misma seguridad. La pérdida de poder adquisitivo y aumento del gasto público desde el el abandono del patrón oro son una muestra de ese problema.

    No es válido comparar la performance del oro en un contexto ajeno al patrón oro, donde el oro deja de ser dinero para pasar a ser un activo. Varias de las críticas que eleva no son tan obvias ni sencillas como parece dar a entender cuando uno se familiariza con la literatura del patrón oro (más allá de los autores con los que seguramente se sienta cómodo).

    Me gusta

  7. Comparto esta aclaración de Nicolás: «Eso no quita que uno no deba analizar sus contribuciones teóricas independientemente de su persona. No dudo que su trabajo teórico sea de muy buen nivel.»

    Me gusta

    • Nop… aunque lamentablemente esta vez ni siquiera pudimos hacer un intento de intercambio como la última vez. En lo que respecta a lo austriaco parece tener más interés en denigrar que en conversar.

      Me gusta

  8. Gracias por compartir Angel.

    Es curioso que teniendo la capacidad y conocimiento para distinguir tome esta actitud en su blog, y que al preguntarle sobre estas diferencias en lugar de aceptar las mismas decida ignorar o rebajar la pregunta a una «majadería» (por elegir uno de los calificativos más suaves).

    Quizás en algún futuro se pueda entablar una conversación más constructiva (y madura?).

    Me gusta

    • Lo dudo. Otros colegas también intercambiaron con él sobre el tema mucho más recientemente, y su tono fue tan o más irrespetuoso que el que muestra en el blog. Por otro lado, a veces parece sufrir de cierta esquizofrenia: primero te puede calificar a los austriacos (en general, a todos) de estúpidos, ignorantes, etc. pero cuando le intentas matizar, te contesta diciendo que respeta mucho a los austriacos de GMU… Y luego al rato te vuelve a calificar a todos los austriacos de lo mismo. En fin…

      Me gusta

  9. Gracias Angel! No conocía esas opiniones suyas sobre los austriacos, pero imagino que representa bastante bien lo que piensa la corriente dominante. Resumiendo, le preocupa la falta de trabajo cuantitativo, y le preocupan poco y nada las relaciones de causa y efecto a través de las cuales entendemos el mundo. Realmente me gustaría saber qué habrá entendido de lo que leyó durante su licenciatura de los austriacos!
    Es cierto que Mises tenía actitudes que debemos rechazar, pero eso no tiene nada que ver con su trabajo. Bueno, si algo aprendió de Mises es la actitud hacia los pares que piensan diferente.

    Me gusta

  10. Por añadir algo más, como podéis haber visto, sus enérgicas opiniones no solo tienen como objetivo a los austriacos. Sobre el historiador Paul Johnson también comenta muy despectivamente

    «El argumento de Johnson es muy malo (en realidad no me extraña porque Johnson es un pseudo-historiador bastante mediocre que se dedica a escribir libros para vender en librerias de aereopuertos a pobres incautos que no tienen mejor criterio). … No pierdas el tiempo con escritores de refritos superficiales como Johnson.»

    No sé cuál es la calidad de Paul Johnson como historiador, pero queda patente que la «manía» que tiene por los austriacos no es única y que la tiene también con otras personas/intelectuales.

    Y por cierto, personalmente me cuesta entender frases como éstas de JFV:
    «Es trivial escribir modelos donde hay un patron oro PURO (tan puro como el que diseñaria San Mises) y generas una burbuja detras de otra.» ¿Saben a qué se refiere?

    Me gusta

    • Angel, coincido. El punto no es la actitud frente a lo austriaco en sí, sino su actitud en general. Al menos en mi caso estoy mejor formado para intentar entablar un diálogo sobre lo austriaco, pero claramente sus notas despectivas tienen una frontera muy amplia. No puedo opinar inteligentemente sobre Johnson como historiador. La ceguera de sus críticas a lo austriaco no me inspira confianza para tomar sus otras críticas seriamente.

      La frase del oro que mencionas también me llamó la atención. Imagino que esta implícitamente pensando en alguna postura que identifica como «austriaca» e indirectamente desea criticar esa postura diciendo que también hay burbujas financieras en dicho sistema. Pero claro, esto es tan obvio para cualquier entendido que no merece explicación. Sin embargo no me queda claro del post qué entiende JFV por «patrón oro.» Hay distintos tipos de patrón oro y distintos economistas lo entienden de manera distinta. Menos aún sé a que se refiere por patrón oro puro. Y no me atrevo a adivinar que es un patrón oro puro en su mente para San Mises.

      Mi intuición, sin embargo, es que considera a las burbujas como un fenómenos financiero, y que por más que allá patrón oro «puro» habría burbujas de todas maneras. Pero dado que no tenemos patrón oro, y pensar en ello es de majaderos (ahora tengo toda la curiosidad de que significa exactamente esa palabra!) es trivial (sin utilidad) armar un modelo con esas características. Trivial implica, entiendo, que el resultado del modelo no tiene aplicación o valor práctico.

      Me gusta

      • Esa cuestión sobre el patrón oro puro y las supuestas burbujas asociadas, que yo tampoco entiendo, nos llevan a cuestiones de epistemología que lamentablemente JFV y la gran mayoría de economistas mainstream se niegan a debatir.

        Y me refiero en concreto a la búsqueda del «santo grial» teórico que aplicado correctamente eliminaría todos los males mayores del hombre desde un punto de vista económico. De forma que dentro de un patrón de oro «puro» (sea lo que sea que signifique) un par de bank runs aislados, o incluso una burbuja en un sector particular ya serían motivo para afirmar que el modelo. Todo gracias a utilizar el «fanatismo» empírico para aplastar la lógica y la razón.

        En el fondo JFV está en lo cierto cuando se queja de que las discusiones con los austriacos siempre acaban en «divagaciones» epistemólogicas «inútiles». Lástima que no se de cuenta de que precismaente ahí está el meollo del asunto.

        Me gusta

  11. Aquí no te puedo ayudar Angel. Es tan profundo su conocimiento, que excede mi capacidad de comprensión. Lamentablemente no hemos sido bendecidos con la misma capacidad. Solo Dios sabrá por qué.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.