Etiquetas

, ,

En algunos posts anteriores (aquí, aquí y aquí) habíamos expuestos algunas críticas a la teoría austriaca del ciclo (ABCT). Estas tenían que ver con el rol de las expectativas y la política monetaria de la Fed sobre tasas de corto plazo en lugar de tasas de largo plazo. Hay otro aspecto que también se le ha criticado al ABCT, a diferencia de lo que esta teoría predice no se ha observado un aumento en el nivel de precios de bienes de consumo, es decir, no se ha visto un proceso inflacionario. Según la teoría del ciclo, la baja en la tasa de interés lleva a que una mayor cantidad de recursos se asignen a proyectos de inversión. Al mismo tiempo, dado que la preferencia temporal de los individuos no se ha modificado y la tasa de interés ha disminuido, estos disminuirán sus saldos de ahorro e incrementarán el consumo de bienes y servicios. Es decir, la producción de bienes de consumo puede disminuir dado el aumento en las inversiones mientras que los individuos desean aumentar su consumo dada la nueva tasa de interés. Esto debería llevar, según la misma teoría afirma, a ver un aumento en la inflación. Es justamente este problema el que tarde o temprano lleva a un cambio en la política monetaria y se desata la crisis.

No se han registrado, sin embargo, tasas importantes de inflación antes de la crisis financiera. Y si no hay inflación entonces la teoría se queda sin el fenómeno que explica porque la política monetaria debe revertirse en algún momento.

Este proceso inflacionario surge, sin embargo, porque el ABCT trabaja de manera implícita con una economía cerrada. Si, en cambio, estamos ante una economía abierta al mundo entonces una alternativa al aumento en el nivel de precios es un aumento en las importaciones y un saldo negativo en el saldo comercial. Mientras en USA no hubo signos importantes de inflación sí se puede ver una secuencia de saldos negativos en la balanza comercial. Los consumidores pueden incrementar su consumo con bienes y servicios del exterior si la oferta local disminuye para satisfacer los nuevos planes de inversión. Lo que sucede es que se exporta inflación al resto del mundo. Si además el país en cuestión emite la principal moneda que se utiliza para los intercambios internacionales entonces posee un enorme market share en el cual el efecto inflacionario va a tardar en verse.

¿Qué es, entonces, lo que gatilla el cambio en la política monetaria y hace que la crisis se ponga en manifiesto? El ABCT tiene, por lo menos, tres influencias importantes. 1) La tasa natural de Wicksell, 2) Teoría del capital de Bohm-Bawerk y 3) el debate entre la monetary school, currency school y free banking school (aunque esta última casi no es mencionada por Mises/Hayek, por lo que no es claro que tanto estos últimos han influido).

Este último debate se dio en el contexto de un sistema de patrón oro. En este caso, si un banco emite de más la pérdida de reservas de oro le hace corregir su política monetaria. Si es un banco comercial en competencia no va a tener la oportunidad de expandir su emisión en la magnitud y tiempo suficiente para generar un ciclo según el ABCT. Si en cambio es un banco con privilegios (por ejemplo el Banco de Inglaterra), entonces el caso puede ser distinto. Pero la pérdida de reservas sigue siendo lo que gatilla el cambio de política monetaria y el incremento en la tasa de interés.

Si la economía es cerrada, entonces esta expansión no implica una pérdida de reservas (dado que no aumentan las importaciones) y lo que hay es un problema inflacionario. Este problema no requiere de un sistema de patrón oro, bien puede ocurrir con un sistema monetario fiat. Si no se pone fin al proceso inflacionario, el resultado final es la destrucción de la moneda (generalmente los políticos cambian de estrategia antes de llegar a este punto). Es decir, el ABCT adminte más de un efecto que lleve a un cambio en la política monetaria.

Ninguno de estos dos casos representa (exactamente) lo que sucedió en la última crisis. ¿Qué es lo que sucedió, entonces? La política monetaria no se da absorta de regulaciones y políticas locales. No se puede aplicar teoría económica sin “contenido empírico.” En el caso de la crisis financiera la misma se dio en conjunto a una política concentrada en la expansión del mercado inmobiliario y con la fuerte participación de entes regulados o directamente estatales. El resultado no fue otra cosa que la burbuja inmobiliaria con creciente participación de créditos “sub-prime” (de alto riesgo). Esto no es otra cosa que un proceso similar al de inflación pero que ocurre en una “canasta de precios distinta a la del IPC.” Cómo mostró la crisis, al aumentarse el nivel de tasas de interés esto tuvo efecto en las tasas de los créditos hipotecarios y la crisis salió a la superficie.

Es cierto que el ABCT no tiene como objetivo explicar todas las crisis económica o financieras. Incluso en el caso que la crisis financiera no pueda ser explicada no se concluye que la teoría es falsa. Para llegar a ese punto hay que pasar de 1) la teoría no aplica al caso a 2) la teoría aplica al caso pero es inconsistente. En este caso puntual se pueden aprecios los siguientes aspectos:

  1. El que no haya inflación no es suficiente para invalida al ABCT, el efecto se puede estar escapando a través de otro indicador como el de importaciones.
  2. Que no aumente el IPC no implica que no haya problemas inflacionarios en otros precios que no son parte de la canasta del IPC. Si lo llamamos burbuja, en lugar de inflación, esto no altera la pattern prediction de la teoría.