La función social de la riqueza [El Cronista]

En esta nota quiero ofrecer un elogio de la riqueza, o más bien de los empresarios que supieron generarla, distinguiéndolos -por supuesto- de aquellos que se la ganaron de forma indebida, sea a través del robo o a través de privilegios de esa histórica sociedad Estado-Empresario, que siempre se construye a expensas del consumidor. Me refiero concretamente a la riqueza generada por aquellos emprendedores que nos hacen la vida más fácil, arriesgando capital, y apoyados sobre su creatividad, innovación y buen servicio al consumidor, que los elige diariamente comprando sus productos.

Y quiero elogiarlos, destacando la función social de la riqueza que supieron construir, criticando a quienes creen que estaríamos mejor si ese capital fuera socializado entre aquellos que lo necesitan. Podemos recordar al efecto el libro de Joseph Stiglitz, El precio de la desigualdad, quien señaló en su subtítulo que “el 1% de la sociedad tiene lo que el otro 99% necesita”. La conclusión parece obvia: Quitemos este capital a aquellos a quienes les sobra y repartámoslo entre aquellos a quienes les falta.

Thomas PIketty, autor de El capital en el Siglo XXI lo dice con mayor claridad: Repensemos los límites del mercado y del capitalismo y reformemos sus instituciones. Abandonemos la austeridad fiscal y gravemos más la herencia y la riqueza, concretamente con una tasa (confiscatoria e inconstitucional) del 80% para rentas que superen el millón de euros.

Este tipo de planteos son peligrosos porque pierden de vista la “función social” que cumple la riqueza que hoy está en poder del 1% más rico. Y es que muchos al pensar en los ricos tienen la imagen del egoísta Tío Rico Mac Pato, en su propia bodega, sentado sobre una gran montaña de oro, contando cada una de sus monedas. La riqueza de estos emprendedores, sin embargo, no está en ninguna bodega. Esa riqueza se encuentra siempre en acciones de muchas empresas, que a su vez convierten ese capital en factores de producción, en forma de grandes edificios, depósitos, campos, máquinas, medios de transporte y comunicación que se utilizan en la producción en masa de aquellas cosas que luego el consumidor demanda. Tomar las recomendaciones de Stiglitz o Piketty y expropiar esta riqueza de las manos de ese 1 % más rico, sería el fin de innumerables proyectos de inversión que hoy sostienen la producción, pero que además generan millones de puestos de trabajo. Es cierto, asignar ese dinero a manos de los más necesitados, les ayudará a sortear un mejor presente, pero simultáneamente se perderán millones de puestos de trabajo que generarán nuevos necesitados.

El análisis económico nos muestra que en efecto, en el corto plazo, re-dirigir esos recursos tendrá como consecuencia un mayor consumo presente, pero instantáneamente colapsará la inversión, y al tiempo se expandirá la escasez de los bienes de consumo más básicos, lo que elevará sus precios, y con ello la pobreza y la indigencia. En el corto plazo, habrá cierto alivio, pero en el largo plazo, una vez redistribuido y consumido ese capital, habremos duplicado el número de necesitados.

Claro que los marxistas se frotan las manos ante este tipo de medidas, porque harían colapsar al capitalismo y la economía de mercado, y con ello sobrevendrá el socialismo. Pero entonces lo único que se podrá repartir es la miseria, y la calidad de vida que conocemos en el siglo XXI habrá desaparecido, hasta que decidamos reconstruirla.

No ignoro que este sistema capitalista no es perfecto y que mucha gente sufre importantes carencias de bienes y servicios básicos. Pero el sistema que tenemos viene expandiendo en los últimos 200 años el acceso a bienes y servicios, reduciendo la pobreza y la indigencia, y contribuyendo a tener una mejor calidad de vida. Esos beneficios -siempre parciales- se los debemos a estos hombres creativos, los emprendedores, quienes arriesgando capital piensan todos los días cómo satisfacer las necesidades del consumidor, lo cual es premiado con mayores beneficios y riqueza. Como dijo el famoso economista americano George Reisman en uno de sus últimos libros “este 1 % provee el standard de vida del otro 99%”.

Esta nota fue publicada originalmente en El Cronista, el martes 11 de abril de 2017.

15 pensamientos en “La función social de la riqueza [El Cronista]

  1. Estimado, no sé si es tu intención pero tus afirmaciones son de una necedad supina.
    El 1% al que te refieres, dentor de la exigua cantidad, la gran mayoría es riqueza obtenida ilegal o ilegítimamente
    La gran mayoría poroviene de la renta parasitaria del interés o de las rentas inmobiliarias, nacidas a partir de una acumulación perversa del capital que en la gran mayoría nace a partir de la creación ficticia e inmoral del dinero o bien bajo su cobijo; cuando no está avalada y apoyada por dineros públicos en forma ilegal o inclusive oculta por medios de servicios secretos.
    Ya ni hablo de lo que en argentina se llamo la patria contratista, es algo más, en la sombra que ni siquiera sabemos exactamente sus verdaderos origenes
    Sin olvidar los empresarios que se aprovechan de la explotación laboral de la globalización o el saqueo de las materias primas, con sangre y vidas de por medio.
    Tampoco es de olvidar el concepto de las nuevas tecnologías que se enriquecen en base a tomar a los ciudadanos ilegalmente como mercancía por medio de sus bases de datos o bien utilizando las frecuencias del llamado eter sin tributar nada en forma analógica a lo que hacen todas las demás actividades materiales.
    El hablar enigmáticamente sobre las empresas emprendedoras como panacea modelica del capitalismo es casi doloso por tu parte.
    Te pediría me ennumeraras a esos virtuosos emprendedores que conforman el 1% al que te referís y luego analizaremos uno a uno el encaje de esos ejemplos con tus dichos
    saludos ysuerte en la labor por demás imposible si quieres mantener en algo la dignidad de tu palabra

    Me gusta

    • Oscar Viera, Con el debido respeto, te pregunto ante perplejidad lógica que me inspira tu esotérico comentario, ¿de que psiquiatrico saliste?

      Me gusta

  2. Leo tu cita del libro de Piketty “Das capital en el siglo xxi” y no entiendo como puede alguien publicar semejante imbecilidad y hacerse llamar economista. Menos aun entender como fue un exito de ventas (…bueno esto solo no podría entenderse si nos negásemos a ver la hipocresía , malicia e inmoralidad de los políticos socialdemócratas contemporáneos, los que ven en este manual de la infamia, un catecismo del maquiavelismo aggiornado.

    Me gusta

  3. Césarar, se define

    esotérico, esotérica
    adjetivo

    1.
    Que está oculto a los sentidos y a la ciencia y solamente es perceptible o asequible por las personas iniciadas.

    2.
    Que es incomprensible o difícil de entender.

    no confundas tu incapacidad con mi psiquis, sea dicho con el máximo respeto

    Me gusta

    • Perdona Oscar , pero creo que el “cristal con que miras” es del tono rojo sangre de los símbolos patrios de los paraísos de la libertad comunistas.
      Deberías buscar la verdad mas alla de tus “malvados empresarios” del mercantilismo estatal Si este existe es porque tiene la complicidad necesaria de los políticos que has elegido democraticamente,, vulgares ladrones oportunistas del sistema democrático. En buen castizo: la culpa no la tiene el chancho sino quien le da de comer. Es facil de entender ¿no?

      Me gusta

  4. te dogmatismo te vuelve a confundir, mi mirada es de la verdadera libertad, que es la anarquí y no la falsedad de los autodenominados liberales.
    Mi pregunta fue sencilla

    Pueden enumerar los empresarios arriesgados y emprendedores que conforman el 1% de los multimillonarios?

    y por útlimo, dos cosas, yo no voto y el que le da de comer a los chanchos son los empresarios corruptos, sobre todo los liberales que quieren estado para que impongan el codigo penal y la fuerza de la justicia y de la policía

    Me gusta

  5. Gracias a todos por los comentarios! Al mismo tiempo, lamento que no se haga esfuerzos por dialogar, para comprenderse, en lugar de la discusión ideológica que no conduce a ningún lado.
    Dicho eso, te pido Oscar Viera que leas el primer párrafo de mi nota. Creo que estamos de acuerdo en criticar la generación indebida de riqueza, sea por el robo, o por privilegios recibidos desde el Estado.
    En lo que sí parece que no nos pondremos de acuerdo, es en la posibilidad de que haya personas que se conviertan en millonarios dentro de la ley. Pienso quizás en Steve Jobs, Bill Gates o simplemente en Messi y Cristiano Ronaldo. Algún actor exitoso, algún empresario de las grandes cadenas. Hay muchos ejemplos, desde luego. No pongo las manos en el fuego por nadie, por supuesto, no conozco sus historias de vida, pero en la nota me refería a esa posibilidad.
    Que en la sociedad moderna haya tantos millonarios que generaron sus riquezas por vías fraudulentas, es un claro ejemplo de que no estamos ante un capitalismo puro, que premia al creativo, al innovador, sino más bien ante un capitalismo prebendario. Las prebendas nos molestan a ambos. Deberíamos unir esfuerzos por terminar con este Estado que expande privilegios siempre a costa del consumidor.

    Respecto a la pregunta de Gustavo, lamento no poder ofrecer una respuesta.

    Me gusta

    • Estimado, los ejemplos que pones son los de manual
      el tema es que esos justo son los malos ejemplos

      messi y ronaldo no son empresarios, son en todo caso artistas del sistema que son promocionados ilegal y abusivamente para beneficio del sistema y atontamiento de los pueblos, son simples sicarios de la farsa, que en un pueblo instruido e inteligente estarían pelando patatas en un restaurante

      bill gates ha sido toda la vida un copión y un explotador, parasito de otros, al margen de sus contactos y financiaciones ocultas

      el único artista ha sido Steve Jobs, es el único verdadero genio de la creación y del emprendimiento de los que has nombrado

      todos los demás que puedes incluir en el 1% son parasitos perversos que se han lucrado de situaciones opresivas o abusivas que no tienen nada de sano, de legal, ni de admirable

      no es una discusión ideológica, tú lo que quieres llevar a ideales algo que es fáctico y pragmático, ahí lindas la dolosidad al pretender darle tintes de ese estilo a situaciones que mayoritariamente son delictivas

      Me gusta

  6. Un empresario norteamericano recorre su fábrica. Encuentra un opoerario mascullando y echando culebras. Le pregunta por su problema y el operario responde”Tengo bronca porque a mi me cuesta llegar a fin de mes y ud. – leo en el díario de ayer – tiene una fortuna de Trescientos Veinte millones de dólares.Ese dinero debe repartirse entra las clases necesitadas” El empresario toma su billetera, retira un billete de Un dólar y dice al operario: “Acá tiene su parte, ahora siga trabajando”

    Me gusta

    • Es muy simple Alberto, eso pasa porque el trabajador si no se muere de hambre, si este accediera a un dinero libre y pudiera expandir todas sus posibilidades y capacidades, el pseudo empresario (no en todo los casos) se quedaría sin trabajadores o debería pagarles bien, y quizás sea el él que le deba pedir el dolar al currante para irse a mac donald
      Contar la película con las cartas marcadas es muy fácil, pongamos un verdadero juego libre y ecuánime, como dicen falsariamente defender los liberales, capitalistas, de libre mercado, a ver qué pasa?

      Me gusta

      • Oscar . Patetico tu discursito socialista. Y me apena no te das cuenta de los disparates que repites de ese catecismo absurdo del populismo, que solo produciría mas pobreza en el trabajador que dices defender. Cambia de profesion porque para ser un político o ideologo populista trasnochado, debes al menos disimular no sigues al pie de la letra los clasicos de la “igualdad distributiva” como los fracasados Marx. Mussolini y demás charlatanes.
        Podría contestarte documentalmente cada uno de tus grandes errores conceptuales pero como dice el proverbio arabe : el tiempo es oro.

        Me gusta

  7. Un fanático es alguien que no puede cambiar de opinión y no quiere cambiar de tema Sir Winston Churchill

    Me gusta

  8. justo a eso me refiero, repetir y repetir siempre las mismas mentiras y los mismos argumentos falsarios para justificar la perversidad del capitalismo (y lo mismo hacen con el comunismo), teniéndonos en una discusión falaz durante siglos

    Me gusta

  9. Pingback: Riqueza: Función Social | Contrapeso

Los comentarios están cerrados.