Lecciones que no se aprenden: Chile camina hacia el populismo sin mirar al otro lado de la Cordillera

Me pidieron, y he publicado, un artículo en el diario La Tercera, de Chile, sobre el avance de nuestro vecino hacia el populismo.

Cambia la vista desde la cordillera

ALGO RARO está sucediendo en la cordillera. Antes, quienes están a Occidente miraban con preocupación a sus vecinos de Oriente, ahora la preocupación comienza a ir en sentido contrario. Desde el Aconcagua, se ve con más optimismo lo que ocurre en Argentina que lo que está pasando en Chile.

En estos días, el diario La Nación (del cual me honra también ser columnista), tal vez el más importante de Argentina, publicó un editorial reflejando esta preocupación con el título “Chile, una tardía regresión populista” (14/10/16). Allí describe la calamitosa situación chilena al final del mandato de Salvador Allende y las notables reformas que llevaron a Chile al primer puesto en la región en términos de PIB per cápita o en la calidad de sus instituciones. También comenta el notable consenso que estas reformas alcanzaron, ya que fueron continuadas, y en algunos casos profundizadas, por sucesivos gobiernos tanto de centroizquierda como de centroderecha.

Parecía entonces que los chilenos habían aprendido algunas lecciones. Tenían, además, tan solo que mirar al otro lado de la cordillera para observar allí las consecuencias del populismo.

Pero parece que no; que, pese a todo eso, no se aprende. ¿Será necesario repetir el ciclo?

El problema es que estos aprendizajes son muy costosos. Tomemos el caso de Argentina. Está claro que se ha aprendido a fuego y sangre una lección: no habrá más golpes militares ni violaciones de los derechos humanos. Sin embargo, Argentina tuvo hiperinflación en 1989 y una generación después aceptaba altos niveles de gasto público y emisión monetaria que generaban creciente inflación sin comprender sus causas y sin anticipar sus efectos, que hoy estamos pagando.

Desde este lado de la cordillera nos preguntamos si, luego de 12 años de furor populista kirchnerista, hemos aprendido esa lección tan básica para tener una razonable república que nos permita aprovechar las oportunidades que siempre tuvimos. No puedo decir si eso ocurrirá, pero se ha abierto una posibilidad.

Y mirando hacia nuestros vecinos, los vemos comenzar un camino que nosotros ya hemos recorrido, y lo hicimos hasta el final. ¿Cómo puede ser que una sociedad en las puertas del progreso decida cometer un suicidio colectivo? Bueno, ¿acaso nosotros no hicimos lo mismo en el siglo XX?

En el caso argentino, la explicación de esa decadencia es muy compleja. A riesgo de simplificar, arriesgo una sobre el caso chileno. Una que he planteado muchas veces a mis amigos “Chicago boys”, pero no aceptan. Es así: las muy exitosas reformas económicas chilenas fueron justificadas en términos de eficiencia, sus beneficios eran mayores que sus costos. No se justificaron en términos de derechos, de libertades. Por ejemplo: el sistema de pensiones privadas es más eficiente que el sistema estatal.

El argumento, por supuesto, es correcto, pero cae de bruces ante una crítica basada en la justicia. La respuesta que recibe es: será eficiente, pero es injusto. Y allí se acabó el debate. Nunca se justificaron las reformas en términos de derechos: los contratos laborales deben ser libres, no porque sean más eficientes, que lo son, sino porque tengo un derecho de propiedad sobre mi fuerza de trabajo. Y así sucesivamente.

Si éste es el punto débil del exitoso modelo chileno, no es que esté perdido, pero será necesario brindarle una base moral y principista que hoy es débil. No hace falta un presidente que diga “voy a manejar el país como una empresa” (los accionistas tampoco salen a la calle), hace falta un movimiento de gente que considere la libertad como valor supremo.

4 pensamientos en “Lecciones que no se aprenden: Chile camina hacia el populismo sin mirar al otro lado de la Cordillera

  1. por suerte chile tiene un sistema de partidos bastante solido dentro de todo y es probable que piñera vuelva a la presidencia en 2017 , las cosas que intenta hacer bachelet solo son posibles porque la derecha cometio muchos errores en 2013 que le valio un resultado electoral muy bajo , me acuerdo que los candidatos primero fueron a internas durisimas , despues se bajaron y terminaron con su candidata casi por descarte

    Me gusta

  2. Mi percepción es que el camino de Chile hacia el populismo es irreversible, aunque no sea lineal. El motivo es que la población, sencillamente, no simpatiza con el liberalismo porque fue impuesto por una dictadura. Los partidos democráticos no cambiaron el modelo porque no pudieron, pero era cuestión de esperar la oportunidad para hacerlo. Recién cuando el proceso llegue a una crisis, en el marco de un ordenamiento democrático, es posible que el camino actual hacia el populismo se revierta. Pero para que eso ocurra, primero debería caerse en una crisis muy profunda que tenga un efecto shockeante. Mientras eso no suceda, difícilmente, se pueda revertir la tendencia

    Me gusta

  3. Hola Adrian. Parto por comentarte que soy chileno, actualmente viviendo en Córdoba, ARG, por lo que tengo la visión de ambos lados de la cordillera en cuanto a forma de pensar.

    El problema serio de Chile, y básicamente, desde la instauración del modelo económico en un primer momento con el shock que hubo con los llamados Chicago Boys y luego con el desarrollo de este a manos de Hernan Büchi como ministro de Hacienda, condice principalmente con la construcción de un relato ligado a la dictadura.

    La gente no puede obviar que los que hoy manejan la economía chilena, los grandes empresarios, han pasado a llevar por decadas a la mayoría de la población con sus actividades ya reñidas con la ética, y luego puestas en duda ante la ley. Por poner un ejemplo, hace unos días se supo que el ex presidente Sebastian Piñera en momentos en que debía defender los intereses de Chile como nación por un diferendo maritimo con Perú (cuando ejercia el cargo), con uno de sus grupos de inversión, invirtió (sic) en empresas pesqueras peruanas que luego directamente se beneficiaron con el fallo en contra de Chile, es decir, usó información directamente de los análisis de cancillería que ya mencionaban que Chile perdería si o si, para sacar ventaja económica de la situación (esta resolución ya se sabía que venía mal para Chile a nivel diplomático desde el 2008, en aquella ocasión me tocó ser alumno del profesor Hugo Llanos, ex miembro de la corte permanente arbitraje de La Haya).

    Remontandonos más atrás, el mismo Piñera sacó ventajas de las liquidaciones de empresas estatales en Dictadura, como por ejemplo LAN, en conjunto con otros como la familia Cuneo. Así también fue procesado en su minuto y liberado (otra vez en Dictadura) por defraudación del Banco de Talca. Podría seguir con este y otros personajes, pero el tema central no es el personalismo.

    Para comprender a cabalidad a la sociedad Chilena, hay que comprender el contraste socioeconomico, en especial en Santiago, que debe ser de las ciudades más segmentadas de Latinoamerica. Existen barrios marginales, villas miserias, donde la gente todos los meses saca calculadora para ver si le da para comer, ya que los sueldos están muy por debajo de lo que debería ser un nivel optimo (a estandares OCDE), aún más con el nivel de endeudamiento de las familias (dentro de estas, aportadas por deudas de mínimo 50 mil dolares para pagar la educación universitaria de una sola persona) entre otras. Por otro lado están los barrios más ricos de latinoamerica, donde existen personas que se dan el lujo de tener un auto al lado del otro de marcas como Ferrari, Porsche,etc. que viven más en Europa que en Chile, y que no salen nunca de su sector “barrio alto” (el lugar exacto es la barrera llamada Plaza Italia: para abajo los pobres, para arriba los ricos). y todo eso separado por un par de calles, e incluso comunas separadas por una calle. Siguiendo con el ejemplo, es como si en Buenos Aires en AV 9 de Julio colocaras en un extremo Fuerte Apache, y al otros el sector mas acomodado de Recoleta/Puerto Madero.

    Es demagogía señalar esto como “populismo”. Populismo es lo que (y a riesgo de caer en generalización) ocurre en Venezuela con Maduro, Bolivi con Evo, o recientemente Argentina con los K. Lo que ocurre en Chile es un descontento con toda la clase política, sea de derecha (que si lo llevas a terminos de Argentina, no existe a ese nivel) o la mal llamada izquierda (que recien allí en Argentina se entraría a acercar a políticos tipo Macri.)

    En ese sentido, podrías caer en el supuesto de la lógica “a río revuelto, ganancia de pescadores” de que este descontento fortalece politicas supuestamente populistas de Bachelet u otros políticos. Sin embargo para la sociedad chilena no existe esperanza en el sistema actual, es más bien una desesperanza aprendida, de que nada cambiará y todo será igual. Ningún político puede sacar partido de eso, porque no tienen sustento. Si existe una pequeña luz en base al rejuvenecimiento de nuevos movimientos y líderes sub 35, de ambos lados de la balanza política, pero hasta el momento solo es una luz que apenas se ve.

    La realidad de Chile está en aquella que no se muestra, que nadie quiere ver, y que no se exporta. El PIB per capita que señalas no está en ningún lado cuando en su momento me tocó hacer labores sociales en las villas. Y ese marco institucional serio, en realidad es unas máscara que oculta corrupción, no a los niveles de Argentina, pero si para que contagie a todas las demás del Estado. Sin llegar a una Hipérbole, Chile se cae a pedazos. Pero ninguno de afuera lo puede ver porque si hay algo que si funciona en Chile, es el buen Marketing y la marca de supuesto país serio, centrado y con politicas económicas correctas.

    Finalmente te señalo que el periodico en el que salió tu columna (La Tercera, el de mayor tiraje), es otro más que tapa las verdades que a la Elite política a la hora de informar a la población acerca de lo que sucede, con un sesgo alto de la línea editorial. Su dueño es Alvaro Saieh (por cierto, otro Chicago Boys), dueño tambien de uno de los retail supermercadistas más grandes de Chile (SMU), de un Banco que se desangra por malos manejos (Corpbanca), todos en el ultimo tiempo cuestionados por prácticas antisindicales, violación de leyes laborales, entre otros, que por supuesto… no salen en La Tercera.

    Saludos.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.