From Freebanking.org to Alt-M.org

El blog freebanking.org da paso al nuevo Alt-M.org (Ideas for an Alternative Monetary Future.) Alt-M es un nuevo projecto que surge del Center for Monetary and Financial Alternatives (a cargo de George Selgin; Twitter: @tonidepoli) del Cato Institute y del Center for Financial Privacy and Human Rights.

Por el perfil de los contribuyentes y la actividad que el blog promete desarrollar, es un sitio que bien vale la pena tenerlo en cuenta por todos los interesados en temas monetarios.

Ver Rebooting Freebanking.org

Ver Definetely Not “Ben Bernanke’s Blog”

12 pensamientos en “From Freebanking.org to Alt-M.org

  1. Si les mando una traducción de mi paper donde digo que el modelo White-Selgin está equivocado ¿me la publicarán?

    Me gusta

  2. Bueno, Selgin dice lo siguiente:

    “Its purpose is to make readers aware of the shortcomings of the Federal Reserve System and other conventional monetary arrangements, and to expose them to and encourage discussion of potentially superior alternatives. It will not shy away from discussion of unpopular and radical alternatives, including such things as free banking, commodity standards, strict monetary rules, currency boards, and cybercurrency. On the contrary: it favors serious discussion of all of these over the mild tinkering with the status quo that’s too-often regarded as representing the farthest limits of conceivable reform”

    Si es así, podrían darle lugar a mi trabajo. El problema es que mi trabajo es un cuestionamiento a la esencia de su libro y contiene una propuesta alternativa. Mi duda es si le darán cabida a un desconocido que cuestiona una idea que es considerada poco menos que un dogma indiscutible en ese ámbito. Digo ¿Selgin le daría lugar a un trabajo que dice que su libro contiene una concepción teórica errónea? Mmmmm……

    Me gusta

    • Podes enviárselo y ver que pasa.
      Lugar le va a dar, como le da lugar a distintos puntos de vista.

      Dudo que encuentre tu punto convincente, que es un tema distinto a que le de o no lugar.

      Me gusta

  3. Ok, puede ser que mi punto no sea convincente, pero nadie lo invalidó convincentemente, ni nadie invalidó convincentemente mi crítica al modelo White-Selgin… Estoy esperando quién lo haga para corregir mi error.

    En algún momento le voy a enviar el trabajo, no ya mismo…

    Me gusta

    • Bueno, Alejandro…
      Lo mismo se puede decir de tu argumento, que no es invalida al “modelo” White-Selgin.

      El argumento es: “La tesis que mi paper sostiene es que la inestabilidad del sistema de reserva fraccionaria se deriva del hecho de que los bancos están habilitados para prestar la *totalidad de los fondos* que reciben como depósitos a la vista. Esa abundancia de recursos disponibles deriva en una sobreoferta de crédito que hace bajar la tasa monetaria por debajo de la tasa natural y, consecuentemente, provoca efectos cíclicos.”

      Este se contradice con austriacos tanto como con no austriacos. Los bancos no tienen incentivo a prestar la totalidad de los depósitos, no sólo un problema de clearing adverso, sino por un tema de riesgo (la emisión de notas aumenta la volatilidad de las reservas, lo que incrementa el riesgo de insolvencia.)

      En el paper (p. 11): “La razón por la cual la cámara de compensación no ejerce influencia para detener este proceso expansivo es, sencillamente, que no hay *ningún fenómeno* que proporcione una señal que induzca a los banqueros a frenarlo.”

      No hay señales alguna que induzca a los banqueros a controlar la expansión de crédito.

      Esto (p. 14) tampoco va a resultar convincente: “En cuanto al carácter ilimitado de la oferta de crédito, se deriva del hecho de que, en un sistema de reserva fraccionaria clásico, la creación de sustitutos del dinero, por medio de la expansión del crédito, tiene un costo virtualmente nulo. Por ende, no hay dificultad alguna en incrementar indefinidamente los medios de pago que los bancos están incentivados a multiplicar según el proceso descripto.”

      etcétera…

      Entiendo que consideres que no se ha invalidado tu crítica. Pero igual debes entender que puede resultar poco convincente.

      Del mismo modo entiendo los reparos a casos históricos por que no siempre hay buena información; aunque sí creo que hay suficiente. Pero desecharlos por completo por ello me parece una exageración. *Algo* se puede aprender de casos como el Escoces, Australiano, Canadiense, etc.

      Me gusta

      • Muy bien, Nicolás, creo que tus objeciones son enteramente válidas y merecen una respuesta concienzuda. Creo que puedo dártela. Incluso, es interesante porque tocás de pasada un punto que yo mismo reconozco que es una laguna en mi paper y que requiere una explicación adicional. Otros antes que vos -uno de ellos, Rallo- me hicieron la misma observación y por eso ya hablé con Alejandra Salinas para publicar otro paper dedicado a ese punto específico.

        Para responder a tus objeciones tengo que disponer de un tiempo que no se si tengo hoy, que es Pascua y tengo obligaciones familiares. Espero poder responder mañana con todo el detalle que el tema merece. Saludos cordiales!!!

        Me gusta

      • Nicolás, voy a ir respondiendo tus observaciones una por una. Me decís en primer término que

        “Los bancos no tienen incentivo a prestar la totalidad de los depósitos, no sólo por un problema de clearing adverso, sino por un tema de riesgo (la emisión de notas aumenta la volatilidad de las reservas, lo que incrementa el riesgo de insolvencia.)”

        Sí, los bancos sí tienen incentivos a prestar siempre más. Los bancos “venden” créditos. Por ende, como cualquier empresa, siempre quieren vender más para incrementar su rentabilidad. Eso está claramente explicado en la parte inicial del paper. Por supuesto que hay riesgos y que esos riesgos operan como un factor inhibitorio. También esto está planteado en el paper. El problema de todo régimen crediticio es cómo arbitrar esa tensión entre el incentivo de los bancos a incrementar los créditos y los riesgos crecientes que van implicados en esa expansión. Precisamente, cómo superar ese problema es el tema en debate. La cuestión que debemos resolver es cómo instrumentar un mecanismo que haga coincidir la tasa natural con la tasa de mercado para evitar que se generen efectos cíclicos si una reducción de la tasa de mercado induce una sobreexpansión del proceso económico. Los bancos tienen el incentivo a bajar la tasa para que más posibles prestatarios se sientan dispuestos a tomar créditos y, de ese modo, aumente la rentabilidad del negocio bancario.

        Frente a este problema, White-Selgin proponen un determinado mecanismo de control del riesgo de sobreexpansión del crédito. Pero, por las razones explicadas en el propio paper, yo creo que ese método de control no es eficaz. Es posible que mis objeciones al modelo White-Selgin sean erróneas. Pero ¿cuáles son los errores, en qué me equivoco al señalar el hecho de que se trata de un modelo que, por no definir precios, no suministra señales? Que yo sepa, todos coincidimos en que, en los mercados, son los precios las referencias que los agentes toman como indicadores para guiar sus decisiones. El modelo White-Selgin no define precios. Por ende, no suministra señales apropiadas para que los agentes tomen decisiones. Y no lo digo yo. Lo dicen Selgin y White. En el paper están reproducidos los textos de los propios Selgin y White (Pag. 18 y 19) donde ellos mismos reconocen que su modelo, al fin y al cabo, depende de las decisiones discrecionales de los banqueros.

        Quiero además dedicarle un análisis aparte a la cuestión (mencionada por vos) de la volatilidad en las reservas bancarias que las sobreexpansiones generan. Ese es un argumento que Selgin emplea en su libro. Obviamente, es cierto que las sobreexpansiones provocan volatilidad en los niveles de reservas. Pero el problema, una vez más, es que, como los bancos no tienen señales nítidas porque no tienen precios que les indiquen de qué modo operar, cuando se llega a producir el fenómeno de la volatilidad, ya es tarde. Cuando los niveles de reservas se tornaron volátiles, es porque la sobreexpansión ya se produjo y el “bust” es inevitable. Por eso el argumento de Selgin no es válido como mecanismo preventivo de la sobreexpansión. Lo que necesitamos es, justamente, un sistema que automáticamente prevenga a los banqueros de que llegaron al límite del proceso expansivo y que deben levantar el pie del acelerador. La volatilidad indica que se excedieron en la expansión crediticia, pero no inhibe la sobreexpansión antes de que ocurra. Por ende, el hecho de saber que se producirá ese fenómeno de volatilidad no les sirve a los banqueros como señal preventiva. ¿Cuál es el momento de frenar la expansión? El modelo White-Selgin no tiene respuesta a esa pregunta. El mecanismo que está explicado en mi paper sí cumple esa función preventiva porque motoriza el característico fenómeno de que, cuando el costo marginal se iguala al beneficio marginal, la expansión del negocio se detiene. Pero para eso tiene que haber precios que indiquen la relación entre costos y beneficios, que es lo que mi modelo se esfuerza por establecer.

        También mencionaste en tu comentario el hecho de que los bancos emiten notas. Bueno, según mi modelo, los bancos no pueden contraer obligaciones (sumando crédito mercancía y crédito circulatorio, según la terminología de Mises) por una suma mayor que aquella que los depositantes le hayan autorizado a prestar, según el mecanismo que se explica en el propio paper. En la práctica, esto hace desaparecer el crédito circulatorio porque ¿para qué van los bancos a emitir billetes si pueden prestar los billetes que los depositantes les entregan? Me pareció importante explicarte este aspecto porque es la cuestión que en mi paper no quedó tratada y varios (entre ellos, Rallo, pero no fue el único) me mencionaron el punto. Espero desarrollar un paper complementario tratando esta cuestión, y otras anexas, para cubrir estas lagunas.

        Entonces, cuando vos me decís que

        “Entiendo que consideres que no se ha invalidado tu crítica. Pero igual debes entender que puede resultar poco convincente”,

        Mi pregunta es: ¿por qué mi crítica es poco convincente? ¿Es falso que los bancos tienen incentivos a incrementar el crédito?; ¿que la disponibilidad cuantiosa de fondos a la vista los induce a incurrir en esa práctica?; ¿que la cámara de compensación no impide la sobreexpansión si esta se desarrolla de manera aproximadamente simultánea entre todos los bancos?; ¿que existe una propensión a que los bancos se acomoden a ese proceso? Si todo eso que yo digo es falso, mi crítica del modelo White-Selgin es errónea. Pero nadie me demostró que mis críticas estuvieran basadas en razonamientos erróneos.

        Frente a este hecho, yo creo haber definido un modelo que sí establece precios y, por lo tanto, suministra indicadores formales a los agentes para que tomen sus decisiones. Lo mínimo que me merezco que se diga es que mi modelo es a priori más lógico que el de White-Selgin. ¿O no es más razonable un modelo con precios que un modelo sin precios? Por supuesto, es posible que mi modelo contenga fallas, yo admito que se me haga todo tipo de objeciones. Pero mínimamente lo que yo sostengo merecería un análisis equidistante, no prejuicioso, donde no se parta del supuesto de que “no puede ser” que se cuestione el modelo White-Selgin, como si fuera un dogma infalible.

        Por último, quiero referirme a por qué no me parece oportuno utilizar las experiencias históricas como testeos empíricos. El problema es que resulta dificilísimo merituar tales experiencias. Yo tengo serios reparos hacia los argumentos que pretenden defender las experiencias de Escocia y Canadá. Pero como tengo una visión crítica hacia la teoría que se quiere defender cuando se plantea una visión favorable de esos casos, me expongo (y con justa razón) a que, si critico esas experiencias, se me diga que hay de mi parte un sesgo hacia una determinada valoración del caso, para intentar demostrar lo que quiero sostener. Pero un sesgo opuesto se puede mencionar de parte de quien piensa lo contrario que yo. Entonces, derivaríamos en una discusión eterna por una cuestión que, a los efectos de intentar clarificar el problema teórico que se está debatiendo, resulta secundaria. Me parece bien que se estudien los antecedentes históricos, como de hecho yo lo hice, pero pienso que es poco constructivo presentar esos casos empíricos como argumento o supuesta demostración en un debate teórico. Por eso prefiero no darles demasiada entidad, de modo de evitar irnos por las ramas.

        En fin, espero haber contribuido a aclarar alguna duda que pueda haber y también espero haber ayudado a que se entienda mejor mi paper.

        Un abrazo!!!

        ALEJANDRO

        Me gusta

      • Alejandro,

        Sólo voy a mencionar tres puntos.

        1-. Sí hay “precios” en lo que llamas le modelo “White-Selgin.” Los precios monetarios de transacciones spot no es lo único que transmite información en el mercado. Otros indicadores también transmiten información de mercado. Como el costo de oportunidad de mantener un cierto nivel de reservas. Dos variables: (1) tasa de interés, que es justamente el precio del bien transado en el sistema bancario -crédito. (2) Riesgo de insolvencia. Ese riesgo también tiene un valor esperado.

        2-. No se por qué decís que la volatilidad de las reservas sólo es observable ex-post. La volatilidad de reservas es estimable ex-ante con fórmulas específicas. La estimación puede ser correcta o incorrecta, pero no lo trataría como que es algo que sólo se puede conocer cuando ya es tarde.

        3-. Nadie dice que es falso que los bancos tienen incentivos a extender créditos. El problema es si ello produce o no sobre-expansión. Las firmas tienen incentivos a vender más, no por ello hay sobre-producción de bienes masiva. Recordá que este es mercado de *crédito*, que el precio del crédito es la tasa de interés. No entiendo por qué decís que esto está ausente en el “modelo White-Selgin.”

        Me gusta

  4. En el modelo White-Selgin, el dato que les indica a los banqueros que están sobreexpandiendo el crédito son los saldos negativos en la cámara de compensación. Si todos los bancos sobreexpanden al mismo tiempo, durante la etapa de auge del ciclo económico nadie percibirá la sobreexpansión del crédito porque no habrá ningún dato que la revele. Es cierto, como dice Selgin, que finalmente se manifestará una gran volatilidad en los niveles de reservas. Pero cuando eso suceda, será un síntoma de que la etapa de auge del ciclo llegó a su fin, y estamos pasando a la etapa de depresión. Por lo tanto, la volatilidad no es un indicador que permita asegurar la estabilidad, ya que, cuando aparece, es porque la crisis ya llegó. Lo que el sistema monetario necesita es un indicador que señale a los banqueros en qué momento se empiezan a exceder en la concesión de créditos y que los sancione si persisten en esa dirección. Esa es la función que el sistema de precios cumple en todos los mercados: cuando el costo marginal iguala al beneficio marginal, el incremento de la producción pasa a ser deficitario. Por lo tanto, los empresarios dejan de incrementar la producción para no perder dinero. Eso es lo que mi modelo define para el mercado de créditos: un mecanismo que les indica inmediatamente a los banqueros que se están excediendo y que, si siguen así, comenzarán a perder dinero. El criterio en el que me baso para establecer los precios es una apropiada asignación de la propiedad sobre los depósitos. No invento nada raro, nada que rompa la lógica de la economía. Utilizo el derecho de propiedad correctamente reconocido para generar un marco institucional en el que la escasez permita establecer precios genuinos. Más ortodoxo no puedo ser, me parece.

    Ambos fenómenos, la imposibilidad de evitar la sobreexpansión en el modelo White-Selgin, y el modo en el que sí es posible frenar la expansión antes de caer en excesos, están explicados en mi paper…

    Yo creo que ya no tengo nada más para decir. Creo que deberías releer el paper, con la mente abierta, y analizarlo nuevamente. Me parece que he hecho un aporte valioso para definir un más eficiente modo de guiar el mercado de créditos y para prevenir los procesos cíclicos. Acepto todas las críticas, pero pienso que básicamente lo que estoy señalando es acertado. Te invito a que reconsideres tu posición.

    Un abrazo!!!

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.