Pobreza y la Escuela Austriaca

Conquista_PobrezaMe pregunta Fernando Escobar desde España: “cómo abordaban el tema de pobreza los pensadores de la escuela austriaca o que teorías manejaban respecto a este tema”.

En verdad, ninguno de esos grandes autores (Menger, Bohm-Bawerk, Mises, Hayek) escribió un libro específico sobre el tema, aunque lo tratan en sus obras principales (La Acción Humana de Mises o Los Fundamentos de la Libertad de Hayek), porque analizan las condiciones para aliviar o reducir la pobreza. Asumen, que ésta es la condición natural del ser humano, una condición en la que vivió la mayor parte de su existencia, y que es necesario, por lo tanto, estudiar cómo fue que algunos lo han podido superar.

Esta misma visión es la que plantea Henry Hazlitt, y este autor, si bien no fuera ni economista, ni austriaco pues fue un periodista y analista literario en los Estados Unidos, que escribiera para The Wall Street Journal, The New York Times y Newsweek, comparte los principios y el análisis de esta escuela y lo refleja en un libro llamado: “The Conquest of Poverty”, que recomiendo leer y está en pdf de acceso gratuito aquí: http://mises.org/books/conquest.pdf

Hazlitt, recorre la historia de la humanidad y señala que la casi totalidad de la población fue pobre siempre. Sin embargo, hace unos 250 años algo sucedió. Esto se refleja en el gráfico de abajo. Allí aparecen estimaciones de Brad deLong desde el año -10.000 y de Angus Maddison desde el año 0. La forma de la curva debería resolver todo tipo de dudas: es incredible lo logrado en 250 años de capitalismo y revolución industrial:

250 años

Nada ha hecho más para sacar a cientos de miles de la pobreza que el crecimiento económico durante todos estos años. No solamente el ingreso per cápita ha pasado de unos 150 dólares anuales a más de 6.000, sino que la cantidad de gente en el planeta en ese periodo ha pasado de unos 750 millones a 6.000 millones actualmente. Es decir que la riqueza total creada (que es multiplicar ingreso per cápita por el total de personas) es increíble.

Claro, algunos sostendrán que se ha creado mucha riqueza pero que está mal distribuida. Al respecto, y para no alargar esto mucho, invito al que le interese a ver este video de una conferencia sobre el tema que dictara en la Universidad Francisco Marroquín: http://www.youtube.com/watch?v=HMd2rS-KWOA

Dice Hazlitt:

“La pobreza individual o familiar resulta de que quien debe llevar el pan a la mesa no puede de hecho de hacerlo; cuando el no puede producir o simplemente no produce suficiente para sustentar a su familia o incluso al el mismo. Siempre habrán algunos seres humanos quienes temporal o permanentemente carecerán de las habilidades de proveerse incluso de su propio sustento. Tal es la condición de los niños pequeños, de muchos de nosotros cuando enfermamos, y de la mayoría de nosotros en la vejez avanzada. Y tal es la condición permanente de algunos que han sido golpeados por el infortunio –los ciegos, los lisiados, los retrasados mentales. Donde existen tantas causas no puede haber una cura que las abarque a todas.”

“Cuando la mayoría de las familias no puede producir su propio sustento – cuando la sociedad como un todo no logra abastecerse de su propio sustento- ningún “sistema de alivio adecuado” es incluso temporalmente posible. Por ende la “sociedad” no puede resolver su problema de pobreza hasta que la mayoría de las familias haya resuelto (y en realidad un tanto más que tan solo resuelto) el problema de su propia pobreza.”

“Todo esto es meramente mostrar de otra forma la Paradoja de la Ayuda referida en el capítulo 18: Cuanto más rica la comunidad, menor es la necesidad de ayuda, pero mayor es la ayuda que esta puede proveer; cuanto más pobre la comunidad, mayor es la necesidad de ayuda, pero menor es su capacidad para proveerla. Esto es solamente otra manera de señalar que la ayuda, o la redistribución de ingresos, voluntaria o coercitiva, nunca es la verdadera solución a la pobreza, es, en el mejor de los casos, un alivio provisorio que puede enmascarar la enfermedad y mitigar el dolor, pero que no constituye una cura.”

“Más aun, las ayudas gubernamentales tienden a prolongar e intensificar la propia enfermedad que planean curar. Tales ayudas tienden constantemente a salirse de control. Incluso si se mantienen dentro de límites razonables tienden a reducir los incentivos para trabajar y ahorrar en ambos, aquellos que las reciben y aquellos que son forzados a pagarlas. Se puede decir de hecho, que prácticamente toda medida que el gobierno realiza con el ostensible objetivo de “ayudar a los pobres” tienen el efecto en el largo plazo de hacer todo lo contrario. Los economistas han sido una y otra vez forzados a señalar que casi todos los remedios populares para la pobreza solamente agravan el problema.”

En la conferencia antes citada menciono que redistribuir ingresos reduce el crecimiento económico (y el efecto de la curva que se muestra arriba) y tampoco genera un acto moralmente justificable ya que se trata de ayudar a alguien con el dinero de otros, no el propio. La “Paradoja de la Ayuda” que menciona Hazlitt muestra la salida que ofrece el capitalismo: por un lado permite que la gente produzca, prospere y salga de la pobreza, y, además, genera riqueza que luego éstos pueden ofrecer para ayudar a sus congeneres que necesitan.

Más producción, más riqueza y más ayuda voluntaria es muy diferente de redistribución por el estado, menos riqueza, clientelismo y politización.

66 comentarios en “Pobreza y la Escuela Austriaca

  1. Buenos días, Martín:

    Ayer precisamente terminé de leer este libro que me recomendó Adrián y es excelente…………Hazlitt en un estilo claro, directo, nos muestra cómo se puede salir de la pobreza y, sobre todo, cómo se puede retrasar su eliminación. Los ejemplos históricos que da son también muy buenos.

    Un saludo desde Madrid,
    Julián

    Me gusta

  2. La solución de la EA al problema de la pobreza consiste en la creación de las condiciones institucionales y económicas que incentiven la participación de los individuos en los procesos de intercambio con beneficios mutuos que configuran la dinámica de los mercados. En la medida en que un individuo sea capaz de producir algún bien susceptible de ser comercializado en el mercado, obtendrá por sí mismo recursos materiales que le permitirán costear sus gastos, es decir, dejará de ser pobre. Por lo tanto, la solución austriaca para el problema de la pobreza es la creación de condiciones que incentiven la inclusión de los individuos en los procesos de mercado. Se trata de una solución genuina, que no implica detracción de recursos capitalizables, basada en criterios de cooperación social, que tiene como eje al concepto de soberanía del consumidor (porque en un mercado libre solo se puede vender aquello que los consumidores están dispuestos a comprar) y que no contiene contradicción alguna desde el punto de vista moral.

    Me gusta

  3. Éste artículo es muy honesto en cuanto deja claramente expuesta la escasa, por no decir nula, sensensibilidad de la Escuela austríaca frente al drama universal de la pobreza. Confirma mi opinión crítica desde el punto de vista moral y cristiano que desarrollé en un artículo titulado «Crítica al liberalismo dogmático puro» cuyo texto puede hallarse en la siguiente dirección web: http://enriquearenz.blogspot.com.ar/2013/08/critica-al-liberalismo-dogmatico-puro.html

    Me gusta

  4. Me extraña que quien propone un liberalismo Cristiano sugiera hacer beneficencia con el dinero de los demás. Me parece que el espíritu del cristianismo pone en primer lugar el desprendimiento personal y voluntario en la ayuda al otro. No veo que usar dinero extraído por la fuerza muestre algún tipo de sensibilidad hacia los pobres.

    Me gusta

  5. No es un problema de falta de sensibilidad, es un problema de que medios (sistema sinstiticionales) contribuyen a eliminar (en lugar de tapar) la pobreza de manera sostenible en el largo plazo.

    Lo que defienden el libre mercado lo hacen (entre otras cosas) porque lo consideran el mejor sistema para combatir la pobreza y mejorar el nivel de vida en general.

    Los resultados de las políticas públicas se miden por sus resultados, no por las intenciones o la «sensibilidad.»

    Me gusta

  6. Hay un problema vinculado con la pobreza para el cual la EA no propone ninguna solución satisfactoria, que es lo que podríamos denominar el «mientras tanto». Es decir, la teoría económica propone ciertos mecanismos que, una vez que estén en pleno funcionamiento, permitirían la plena integración de todos los individuos a los procesos de mercado y, por lo tanto, la pobreza dejaría de ser un problema. Sin embargo, cuando se debe salir de una situación de crisis o se debe promover un proceso de transformación económica estructural, lo cierto es que, hasta tanto el sistema llega a la plenitud de su funcionamiento, transcurre un período durante el cual no hay respuestas endógenas de mercado para la satisfacción de las necesidades perentorias de la población. La gente come todos los días y no puede esperar tres años hasta que el proceso de capitalización esté concluido y entonces el sistema integre a todos al sistema productivo. Para eso, no queda otra alternativa que soluciones extra-mercado, las cuales, naturalmente, detraen recursos del proceso de capitalización y lo tornan más lento. Este es un problema político y no económico, porque la imposibilidad de la economía de mercado de dar respuestas satisfactorias a las demandas de corto plazo de la población se convierten en el terreno fértil que abona la aparición de populismos y demagogos. Es necesario reconocer que, en este sentido, no hay soluciones de mercado satisfactorias y que se debe aplicar otro tipo de criterios de gestión. Tal vez Enrique se refiera a este tipo de situaciones, para las cuales los liberales, por cierto, son totalmente insensibles.

    Me gusta

    • No creo que sea el caso. Es facil extender al Hayek de The Constitution on Liberty a casos como ese. De hecho se expresa a favor intentar contener los problemas en estos períodos, pero avisa que no hay que confundirlos con la solución de fondo.

      Me gusta

    • En el «mientras tanto» se ha hecho mucho desde otros paradigmas, y lo único que se observa es mayor pobreza, no menor. Veamos por ejemplo el caso de Formosa o Chaco, cuyo gasto público se financia en más de 90 % con recursos recaudados por el estado nacional. Después de décadas de ayuda federal, siguen siendo las provincias más pobres del país. ¿Qué han hecho en el mientras tanto? Sólo han generalizado la pobreza y dejan a la gente la única solución de abandonar estas tierras. Allí no hay proyecto productivo posible si «mientras tanto», no se cambian las cosas.
      Yo no creo que sea un problema de «sensibilidad», aunque al margen, el científico social debe analizar objetivamente estos problemas analizando costo-beneficio.

      Me gusta

      • Comparto un post que escribí en este blog hace tiempo, sobre el mismo tema. [https://puntodevistaeconomico.wordpress.com/2012/08/15/leccion-2-la-escuela-austriaca-y-el-public-choice-sobre-desarrollo-economico-y-pobreza/]

        Me gusta

      • Adrián yo estoy de acuerdo con lo que decís en ese post. Pero allí lo que decís es que las políticas que se han puesto en práctica hasta ahora no han funcionado, pero no decís cuáles son las que sí funcionan. Mi planteo es: asumamos que, por su propia naturaleza la producción capitalista demanda primero acumulación de capital y luego tiempo una vez que los capitales fueron puestos en operaciones. Mientras tanto ¿cómo come la gente que no puede esperar porque las demandas de alimentos son cotidianas?

        Yo creo que es necesario, por razones de honestidad intelectual, reconocer que la EA no tiene respuestas para ese problema. Lógicamente, podemos explicar que el cálculo económico, el proceso de descubrimiento del mercado, la empresarialidad, bla bla bla, producirán resultados en el futuro cuando todo esté perfectamente en operaciones.

        Pero la gente necesita comer hoy, mañana, pasado y todos los días hasta tanto el capitalismo esté plenamente operativo. Para ese proceso de transición, la EA no tiene respuestas y es necesario admitirlo. O, eventualmente, negarlo. Pero los hechos son los hechos. Y los hechos son que la gente tiene que comer todos los días. Aunque a los economistas austriacos eso no les guste.

        Me gusta

  7. Hay un problema con este razonamiento, el del status quo. La situación inicial es A, donde hay un cierto nivel de vida, la gente come x, y algunos pasan cierta hambre.
    Un emprendedor, está alerta a las necesidades de la gente y considera que con un Nuevo método de producción habrá alimentos más baratos y mejores. Recurre al ahorro que alguno haya realizado para convertirlo en capital. Digamos, a los nueve meses lanza su nueva producción.
    Nada cambió en la situación de nadie hasta entonces, los pobres continuaron comiendo poco como antes, y ahora podrán comer más y más barato. Es más, la situación de algunos ya mejoró porque el emprendedor tuvo que contratar trabajadores para llevar adelante su proyecto, les tuvo que adelantar pagos (también a quienes aportaron el ahorro), y se la juega a que el producto tenga éxito, recupere los costos y obtenga ganancias.
    Ese es el transito que falta en el argumento, y como es un proceso continuo, debería estar ocurriendo en forma permanente, aunque la intervención estatal los distorsiona y perjudica.

    Me gusta

    • Pero cuando la situación es muy crítica, ese proceso demora varios años, si bien la situación va mejorando gradualmente, lo cierto es que los resultados no se verifican en forma inmediata. Ese tiempo de transición es el principal problema.

      Me gusta

      • Lo que dice Martín y la Nueva Economía Institucional es que se deben crear las reglas de juego apropiadas para que se genere ahorro, inversión y formación de capital. Se puede decir que ese proceso toma tiempo, pero las ventajas -como dice Martín arriba- son inmediatas. En el momento en que las reglas favorecen la inversión, el empresario empieza a contrtar servicios. El tiempo que toma hasta que el producto está terminado no tiene relevancia aquí. Si comienza un proceso de producción la demanda de factores productivos es inmediata y con ello se comienza una transición hacia la resolución del problema.
        Si queremos asumir que el mercado no puede reducir completamente la pobreza en un día, eso es tan obvio que no necesitamos explicarlo. Si vemos el caso de China, por ejemplo, el proceso capitalista ya ha incorporado a cientos de millones de personas a la sociedad global, y con ello la pobreza se ha reducido mucho más rápido que en toda la historia de la humanidad. ¿Por qué asumir que esa transición es un problema para el establecimiento de reglas claras e instituciones sólidas?

        Al margen, debemos asumir que las alternativas a esta estrategia sólo han condenado a la población pobre e indigente, tanto en el corto como en el largo plazo.

        Me gusta

    • Adrián, lo que decís es puro voluntarismo. No es verdad que el tiempo sea irrelevante, desde el momento de que las necesidades biológicas de los seres humanos son impostergables. ¿O de dónde te creés que nace la categoría praxeológica de la preferencia temporal? Por supuesto que ni bien se pone en marcha el proceso de cambio hacia un sistema de mercado la situación comienza a mejorar. Pero que comience a mejorar no significa que todo el problema se resuelva instantáneamente. Si antes había 15 millones de personas que pasaban hambre y ahora hay 12 millones, hemos mejorado, pero sigue habiendo 12 millones de personas que no tienen qué comer. Debemos seguir mejorando, para bajar a 10 millones, 8, 6, 3 y 0. Pero hasta que lleguemos a 0, seguiremos teniendo un problema al que debemos buscarle soluciones por fuera del mercado.

      No entiendo el empecinamiento en negar los hechos, por lo tanto negarnos a buscar soluciones a los problemas y así regalarle todo el espacio a quienes procuran soluciones por fuera del mercado no como mecanismo de transición, sino como política permanente.

      Este es el tipo de actitudes por las cuales yo tengo una posición severamente crítica, no hacia la Escuela Austriaca, pero sí ante el dogmatismo voluntarista de los economistas austriacos.

      Pido disculpas por el tono ácido de este mensaje, pero no puedo evitar expresar una dura crítica ante posiciones que veo expresadas en este posteo.

      Buenas tardes.

      Me gusta

  8. Martin. Debo confesar que la lectura de su nota me ha dejado un sabor indescriptible. Si la redistribución de la riqueza no solo no resuelve la pobreza, sino, la empeora, entonces es menester reconocer sin ambages la condena a toda forma de asistencia o seguridad socialmente garantizada. El paliativo de la caridad voluntaria, sería igualmente censurable. Es la apología más bestial del individualismo egocéntrico inhumano y pseudo científico.

    Me gusta

  9. El hombre amaneció en un mundo de escasez, pero a diferencia del animal, contó con una ventaja revolucionaria: la disposición a transformar un entorno hostil, sin adaptarse pasivamente a este, luchando por satisfacer sus necesidades y propósitos. La palanca más poderosa fue la organización social para el trabajo. Así la fuerza productiva social se multiplicó miles de veces a lo largo de la historia, con sucesivas revoluciones tecnológicas acompañada de las respectivas formas sociales.

    Me gusta

  10. Prosigo. EL capitalismo desarrolló las fuerzas productivas más que ningún otro régimen socail anterior, pero al precio de profundizar la pobreza relativa y la polarización social y sumir a a humanidad en cíclicas crisis inevitables en que la pobreza absoluta aumenta de forma devastadora, acompañadas de guerras fratricidas por el reparto del producto excedente bajo la forma específica de plusvalía. Así hoy existe en el mundo una riqueza inconmensurablemente mayor que antaño.

    Me gusta

  11. Continúo. Como explicar que pervivan mil millones de pobres si no por una tara intrínseca al sistema? Un sistema que antepone la valorización de los capitales a las necesidades generales de los no capitalistas. La pobreza surge de dos razones básicas, que poco tienen que ver con lo etario o el infortunio biológico. Son la desocupación y los salarios miserables los que arrojan a franjas enteras de la sociedad al abismo del pauperismo.

    Me gusta

  12. La desocupación es consustancial a la existencia del capitalismo. El sistema necesita e la existencia de un contingente de desocupados, variable según las condiciones del ciclo, que presione sobre el mercado laboral para mantener los salarios en límites comptibles con la ganancia capitalista. Tambien precisa de enormes franjas del proletariado que, conviviendo con alta eficacia productiva, reciban salarios miserables a cambio de jornadas intensas y extenuantes de labor.

    Me gusta

  13. En buena medida, estos factores contribuyeron a reforzar la tasa de ganancia en el ciclo expansivo de los noventa, previo al estallido de la crisis financiera en 2007. El crecimiento económico no solucionó los problemas estructurales de pobreza, del mismo modo que un mayor crecimiento no los solucionaría, en tanto que la póbreza relativa seguiría en aumento y la absoluta explotaría con cada crisis.

    Me gusta

  14. Hoy, las fuerzas productivas sociales son tales que el fenómeno de la pobreza extrema es absolutamente injustificable, salvo por las necesidades sistémicas de valorizacion. Ni la receta liberal o la socialdemócrata keynesiana pueden resolverla por que responde a necesidades profundas del sistema. Ni la cirugía mayor (dejar que los pobres se mueran de hambre) y solo viva el que puede pagar por ello, o por las sobras que les arrojen los ricos, ni los analgésicos K lo arreglan.

    Me gusta

    • AP, tengo dos preguntas.

      La primera tiene que ver con el ïndice de Libertad Económica o en inglés, Index of Economic Freedom. Cada año uno puede advertir fácilmente que aquellas economías más aisladas del capitalismo global, son las que más pobres acumulan. [http://www.heritage.org/index/] ¿Alguna respuesta a esto?

      La segunda tiene que ver con la alternativa al capitalismo. Si aceptas que «el capitalismo desarrolló las fuerzas productivas más que ningún otro régimen socail anterior», y yo agrego que de ese modo permitió que se terminen en muchos lugares las constantes hambrunas y extrema pobreza, resolviendo parcialmente el problema de la pobreza, por qué no asumir que este sistema debe continuar hasta terminar con la pobreza, en lugar de reemplazarlo por sistemas alternativos que sólo condenarán a la sociedad global a situaciones terribles.

      En resumen, sólo insertando a esos mil millones de pobres (si el dato es correcto) en el capitalismo global, podremos haber ganado la batalla contra la pobreza. Claro, una vez hecho esto, quedará el problema de la pobreza relativa, o desigualdad social, pero en ese caso, el problema ya sería importante, pero diferente.

      Me gusta

  15. Adrián. Disculpame que te conteste de a cachos. Lo hago desde el celular por que tengo momentáneamente problemas técnicos con la línea fija. Sobre tu primer pregunta. La caridad sería desaconsejable por que restaría recursos potenciales a la inversión productiva y atentaría contra la eficiencia económica. Además fomentaría la vagancia, al igual que la caridad estatal. Solo queda el recurso de considerarla un ‘lujo’ de los ricos.

    Me gusta

  16. Continúo. Al igual que en la Edad media, algunos señores y prelados de la iglesia aplicaban la caridad cuando les agarraba el ‘julepe metafísico’. Insisto, desde la óptica ‘Eficientista’ de la EA, no se debería prohibir la caridad, pero si se la debería desaconsejar. Dejar que un pobre se muera de hambre, paradojalmente, sería una buena opción para que no reste recursos al ‘dinero ajeno’.

    Me gusta

  17. Prosigo. Y de este modo, si llevamos tu lógica al extremo, terminamos volviendo a los ahorcamientos de menores por robar una hogaza de pan. Terminamos en verdaderos insultos al género humano al estilo de bribones como Malthus. Vuelvo a insistir. Es una consecuencia lógica de la posición asumida. Resta invocar la ecuación ‘costo beneficio’ a la que aludís en algún comentario. Tal vez la ‘caridad’ resulte más barata que una represión en vasta escala o el exterminio en masa.

    Me gusta

  18. Adrián. Lo que te quiero plantear con esto, no es una crítica despiadada a tu persona o la de otros intelectuales austríacos. SIno, que una lógica determinad debe ser llevada hasta sus últimas consecuencias, para contemplar sus limitaciones. Según tengo entendido, hasta Mises o Hayek fueron tidados de ‘Socialistas’ por ‘talibanes’ como creo les llaman ustedes.

    Me gusta

  19. Y esto por defender alguna medida de protección social. Pero insisto, los fundamentos del enfoque empujan a darle la razón a los los ‘extemistas’. La única objeción (sin dar letra) puede venir del peligro que representan para el sistema, la existencia de enormes masas de pobres, que no aceptan ver mansamente como sus hijos se mueren de hambre. Un estado eficientemente represivo podría resultar oneroso y además, como decía Tu San: Puede fallar. Entonces ‘Se viene la noche’.

    Me gusta

  20. Por eso. Si bien el credo empuja por el lado de las soluciones economicamente más eficaces (La otra sería que los trabajadores acepten trabajar todos de sol a sol por dos chirolas) !UN POCO DE CARIDAD, MUCHACHOS! Ameniza y sienta bien. Paro acá para cenar. DEspués sigo con tus otras preguntas. Saludos.

    Me gusta

  21. Sobre este punto. Algo que siempre me intrigó es cual fue la posición de los exponentes de la escuela austríaca frente a la batería de de programas sociales aplicados en Argentina en las postrimerías de la depresión culminante en el estallido social de 2001. Aquí parece que no alcanzaba con una buena dosis de caridad. La masificación de los planes sociales fué una medida en principio resistida por la clase capitalista. Están en contra o a favor de lo implementdo?

    Me gusta

    • @ AP y Alejandro Sala,

      Un símil: Dada la existencia por ahora inevitable de enfermos terminales de cáncer,
      ¿qué debemos apoyar: los cuidados paliativos, que mitigan el sufrimiento de los que van a morir y sus familiares, o la investigación científica contra el cáncer o a la producción de tratamientos ya testados?
      .
      Respuesta válida y obvia: las tres cosas.
      Respuesta válida y no tan obvia: depende de la escasez de recursos, pues los dedicados a una vía supondrán menos disponibles para las otras…¿Prioridades?

      ¿Ha de prevalecer la empatía con quienes van a morir? ¿con quienes puedan salvarse ahora o en un futuro?.

      ¿Cómo y quienes deciden la proporción en la que se dedican unos recursos a cuidados paliativos, otros a la investigación y otros a la producción de tratamientos?

      ¿Cómo y quienes? ¿Quién decide qué? ¿Deben imponerse la decisiones a los afectados?…

      ¿Entre todos por igual, a votación democrático-asamblearia en la que quienes participen voten a razón de una persona-un voto? ¿les interese o no el tema, lo comprendan o no, les afecte o no?

      Decidir lleva un tiempo…¿y que hacemos mientras tanto?

      La propuesta liberal, según entiendo, se apoya en el respeto por la voluntad de quienes están afectados por el problema o empaticen con él. Ese es su principio básico para la resolución de los problemas, pues es el mejor modo de saber cómo y qué quieren resolver quienes tienen algún problema, en función de sus recursos disponibles. Según esto, veo que la ayuda voluntaria es tan liberal y tan austríaca como lo que más. Que la riqueza se «dilapide» en ayudas voluntarias no contradice ninguno de sus principios pues sería el resultado de lo que las personas desean y si se respetan sus deseos, podrán cambiar el rumbo.

      Ah! ¿y quien ha de gestionar los recursos?
      .
      Por ahora, la propuesta liberal, materializada en el sistema capitalista, propone que se siguan los mismos principios de respeto por la voluntad personal. Para lo cual es partidaria de varias instituciones que ayudan a cooperar y coordinarla con la de los demás: la propiedad privada (derecho a tener recursos decidir sobre ellos), los acuerdos voluntarios entre las partes, la libre propuesta de soluciones, testables bajo libre competencia, principio de no agresión (sobre la persona y su propiedad)…etc. Ello deriva en un proceso participativo, social, evolutivo de ensayo-comprobación, prueba y error que, en lo económico a derivado en la mayor generación de recursos disponibles de la historia (según reconociera el propio Marx).

      Cuando yo era niño se decía que 2/3 de la humanidad pasaba hambre, medido con un criterio mas restrictivo que el actual, cuando ahora se habla de menos de 1/3…(1/7 si es que son 1000 millones). En un lapso de tiempo de 45 años, han salido de la pobreza mas personas que todas las de épocas anteriores sumadas…Ya sólo va quedando pobreza relativa donde antes la había absoluta y relativa.

      Si….¿y mientras tanto? ¿qué hacemos con los que pasan hambre? ¿cuidados paliativos, investigación o seguir produciendo riqueza a la que puedan incorporarse?

      Respuesta obvia….y no tan obvia…

      Me gusta

  22. Que los liberales, austriacos o no, no se preocupan (o no tienen nada que decir) sobre los pobres y situaciones de crisis es uno de los mitos mas desafortunados. Lamentablemente no existen «recetas» aplicables a toda crisis, debe evaluarse caso a caso. Esto hace difícil encontrar expresiones que calcen en crisis puntuales.

    Pero es importante no confundir, como aclaran Martín y Adrián, parche con solución. Una política como la asignación universal por hijo, que sigue vigente varios años después de la crisis claramente es un fracaso. Una «política social» exitosa es transitoria, no permanente. Otra pregunta es si dicha política es la ideal o si hubiese sido mejor dejar esa asistencia al proceso de mercado. Los recursos asignados al plan deben venir de otras actividades que, por ejemplo, puede no aumentar el nivel de empleo. Se ayuda a John Doe dejando sin trabajo a Jane Doe.

    Que los textos más significativos de los Austriacos versen sobre problemas generales y, por lo tanto, poco y nada se diga sobre soluciones puntuales de crisis no es lo mismo que ignorar el problema o afirmar que nada se debe hacer. Cada autor tendrá su postura.

    De todas maneras, dejo algunos pasajes de Hayek sobre este tema. Se puede o no estar de acuerdo, pero no ciertamente no le escapa al tema.

    «What we now know as public assistance or relief, which in various forms is provided in all countries, is merely the old poor law adapted to modern conditions. The necessity of some such arrangement in an industrial society is unquestioned -be it only in the interest of those who require protection against acts of desperation on the part of the, needy.
    It is probably inevitablethat this relief should not long be confined to those who themselves have not been able to provide against such needs (the «deserving poor,» as they used to be called) and that the amount of relief now given in a comparatively wealthy society should be more than is absolutely necessary to keep alive and in health
    -Hayek. The Consittution of Liberty (p. 285)

    «Up to. this point the justification for the whole apparatus ot «social security» can probably be accepted by the most consistent defenders of liberty. Though many may think it unwise to go so far, it cannot be said that this would be in conflict with the principles we have stated.»
    -Hayek. The Consittution of Liberty (p. 286)

    «The reasonable solution of these problems in a free society would seem to be that, while the state provides only a uniform minimum for all who are unable to maintain themselves and endeavors to reduce cyclical unemployment as much as possible by an appropriate monetary policy, any further provision’required for the maintenance of the accustomed standard should be left to competitive and voluntary efforts.»
    -Hayek. The Consittution of Liberty (p. 302)

    «Public housing (and subsidized housing) can thus, at best, be an instrument of assisting the poor, with the inevitable consequence that it will make those who take advantage of it dependent, on authority to a degree that would be politically very serious if they constituted a large part of the population. Like any assistance to an unfortunate minority, such a measure is not irreconcilable with a general system of freedom. But it raises very grave problems that should be squarely faced if it is not
    to produce dangerous consequences.
    »
    -Hayek. The Consittution of Liberty (p. 346)

    Me gusta

    • Ninguno de estos pasajes responde al problema central. Si asumimos que es posible llegar a eliminar la pobreza por medio de la creación de condiciones que incentiven la inversión productiva en un marco competitivo, el problema que tenemos es la transición desde la situación desde la que se parte hasta el punto al cual esperamos llegar. Sobre ese proceso, nadie ha dicho nunca nada concreto y los pasajes Hayek aquí transcriptos tampoco aportan ninguna claridad al respecto. Insisto, la EA no tiene soluciones para ese problema de la transición. No hay nada estudiado, hay una laguna doctrinaria en ese punto. Si en lugar de negarlo, lo asumiéramos, tal vez podríamos resolverlo. Pero si pensamos que tenemos todo resuelto, lo más probable es que no hagamos nada y por lo tanto este tema -como otros que están en la misma situación- quedará sin resolver…

      Me gusta

    • Alejandro, mira el segundo post de Martín en so blog. Está en línea con lo que dice Hayek. No creo que nadie este negando el problema. El punto es que las políticas a las que haces referencias no tienen una receta general.

      Que los austriacos se hayan dedicado a otros problemas no quiere decir que ignoren el problema o que no les importe. Si lees la sección de Hayek vas a ver que hace comentarios similares a los de Martín.

      No creo que haya tal cosa como políticas en medio de una crisis «austriacas» o «no austriacas.» Las distintas corrientes de pensamiento tienen distintas maneras de ver como funciona la economía, no necesariamente distintas sugerencias cuando se está en el medio de una tormenta.

      La pobreza no es creación del mercado, es la situación natural del hombre. No se le puede pedir al mercado milagros.

      Me gusta

      • No entiendo por qué es tan traumático reconocer que la transición de un modelo a otro contiene problemas específicos que, por lo tanto, demandan soluciones ad hoc.

        Me gusta

      • Es que, Alejandro, nadie niega lo que estas diciendo, que problemas especificos pueden requerir soluciones «ad hoc.»

        El punto es (1) no confundir soluciones diseñadas ad hoc con parches y (2) reconocer los costos de oportunidad.

        Me gusta

  23. Nicolás. Te respondo antes de continuar con Adrián. Yo nunca afirmé que la EA no tenga nad que decir sobre la pobreza, o, entiendo que, sobre el tratamiento de las crisis. De hecho estoy cuestionando lo que se afirma en una nota sobre pobreza. Mi pregunta no estaba referida a las crisis en general, sino a una crisis en particular. Decir que la AUH fracasó por que perdura en el tiempo es evadir la pregunta. Eso puede entenderse como justificación durante un período.

    Me gusta

    • Bueno AP, no estaba pensando en nadie en particular, sino mas bien una sensación en general de varios comentarios.

      Me da la impresión que la AUH se ha vuelto algo crónico, se me hace difícil defender una presencia tan extendida como una medida justificable «durante un período.» Creo que estas políticas fracasan en su objetivo de que la gente vuelva a insertarse en el mercado laboral.

      No conozco los detalles de la implementación, pero a luz de los resultados no me parece que haya sido medida bien implementada de mínima (una idea buena puede ser mal implementada.) Si la idea es buena o mala depende de juicios de valor que se tengan, no creo que haya necesariamente una única respuesta como intentaba ilustrar con los pasajes de Hayek con quien no pocos están en desacuerdo.

      Salvo que el objetivo de la AUH haya sido imponer un subsidio al desempleo enmascarado bajo otro nombre, si eses es el claro sí estoy en desacuerdo por más que la política haya sido exitosa en conseguir sus fines. La distribución no crea riqueza, por lo que no puede ser solución a un problema de falta de trabajo o ingresos. Es la producción de bienes y servicios lo que genera riqueza.

      Me gusta

  24. O también puede significar que era un mal ‘necesario’ y hubieran existido mejores opciones. Sobre este punto no queda clara cual es tu posición, no la del universo austríaco. A favor o en contra? A favor o en contra ‘ en una primer etapa’? En ese caso. Cual etapa? Que opción superadora hubieras planteado desde el enfoque austríaco?

    Me gusta

  25. Por otra parte, no solo hablamos de AUH. Los planes sociales hicieron su aparición a fines de la década del noventa como paliativo al desempleo que generaron las privatizaciones, especialmente en el interior. El efecto no solo abarcó a empleados estatales, sino a toda la constelación de trabajadores conexos, generando bolsones de desocupación. Los primeros reclamos de fogoneros y luego piqueteros que ganaban las rutas o se plantaban en la puerta de las fábricas o municipios

    Me gusta

  26. Eran por ‘trabajo genuino’ solicitando, por ejemplo, trabajo en la construcción a salario de convenio. Esto para desmitificar el prejuicio de que los obreros aspiran a vivir de garrón. Alli es donde se experimenta con los panes sociales como forma de desactivar el reclamo de trabajo.

    Me gusta

  27. Los planes son aceptados como un paliativo en condiciones de desocupación n ascenso a nivel nacional que crece exponencialmente con la recesión que se perfila a consecuencia de la politica de convertibilidad que deteriora el saldo comercial externo y la balanza de pagos. El crecimiento de la pobreza es rampante y revive la imágen potenciada de los años treinta.

    Me gusta

  28. La masificación de planes sociales y subsiguientes medidas de asistencia es proahijada por el estallido social. Resisitida al principio por las principales fraçiones de la burguesía, deviene en aceptación del ‘sacrficio patriótico’ en aras de contener ulteriores estallidos que alteren el orden social necesario para que la devalución consume la esquilmación generalizada de los salarios obreros y ahorros de la clase media.

    Me gusta

  29. Como puede verse la clase trabajdora desocupada no luchó inicialmente por ‘caridad estatal’ y solo incoporó la demanda de planes como una conquista mínima. Incluso, en principio fueron pocos los que salieron a poner el pecho, no los millones que lo único que hicieron fue pelar los documentos e inflar las unidades básicas que salían a repartir alimentos que dormian en los almacenes para uso político clientelar y luego planes a mansalva como pasto a las fieras.

    Me gusta

  30. De todos modos fue una infima conquista popular que rapidamente se trocó en un arma de control social, otorgando la ventaja estratégica a la clase dominante. Con el paso del tiempo esta medida se fue desactivando mano a mano se producía la recuperación económica y suplantando con otras que aún si concebidas con la misma finalidad (contención y domesticación social al PJ y por su intermedio al orden capitalista del cual es su viga maestra)

    Me gusta

  31. En conclusión. El asistencialismo en vasta escala era una conducta obligada para la case dominante. El grado de cuestionamiento, con una clase trabajadora ocupada en estado de postración y pasividad y una masa de desocupados sin programa y direçción política, no era tan fuerte como para jugar la carta de la represión total. Ninguna corriente de pensamiento defensora del capitalismo se hubiera opuesto y sido tomada en serio. No creo que la EA fuese la excepción.

    Me gusta

  32. Lo último. Coincido en la apreciación de que Auh es una especie de subsidio al desempleo. No por ello me opongo a falta de un auténtico seguro de desempleo que si considero un paliativo superior bajo el capitalismo. SIn embargo coincido en que ninguna de estas medidas subsana el problema de la pobreza. Muy por el contrario, los mecanimos de autoperpetuación del régimen requieren de pobreza e ignorancia como forma de aherrojar masas votantes. Tampoco son responsables de la recuperación.

    Me gusta

  33. La recuperación fue producto de la devalución y el alto precio internacioanal de productos primarios, configurándose un típico ciclo ascendente con tipo de cambio alto en el cíclico stop and go de la economía argentina que termina en nuevas rondas devaluatorias y finalmente una crisis hiper inflacionaria. La expansión del consumo cumple un rol secundario y solo coadyuva una recuperación qu e ya se está dando a causa de la mejoria en la rentabilidad dada por la crisis previa.

    Me gusta

  34. Pingback: Sobre la pobreza nuevamente | Blog el foro y el bazar

  35. Martín. Acabo de leer su post. Su intención es abortar el debate? La polémica es muy ‘intensa’ para su gusto? Todo lo que no concuerde con su enfoque es cosa de charlatanes de café o barrabravas? O será en cambio, que se molesta cuando al igual que Calibán le muestran su propio rostro en el espejo? No encuentro opción directa para responder su descargo o estentórea defensa.

    Me gusta

  36. Pingback: Sobre la pobreza nuevamente | Punto de Vista Economico

  37. Pingback: Sobre la pobreza nuevamente | ESEADE

  38. AP, me quedó pendiente responder el punto de la eficiencia. Decís -más o menos- que para la EA lo eficiente es que los recursos se destinen a la formación de capital, que destinarlos a caridad sería mal-gastar recursos, y hasta decís que matar a los improductivos sería eficiente! ¿De qué otro modo puede tomarlo Martín que no sea de modo ofensivo? Al margen, esto no tiene nada que ver con la EA, es una caricatura.

    Te invito a que leas este artículo de Jesús Huerta de Soto sobre eficiencia dinámica.

    Haz clic para acceder a eficienciadinamic1.pdf

    Y este otro artículo de Martín Krause que responde el punto:

    Haz clic para acceder a 20130407_123126_2dolugar_martinkrause.pdf

    Pero volviendo a la eficiencia en la EA, ésta es compatible con derechos de propiedad, respeto a esos derechos de propiedad y libertad para disponer de lo propio.

    En el ideal, sería eficiente que nadie use el dinero ajeno para hacer beneficencia, porque eso no sería beneficencia, sería robo.

    La ayuda voluntaria o la solidaridad requieren ayudar con recursos propios, no con el ajeno.

    Dicho eso, es cierto que si quitás dinero a la fuerza, eso reduce la eficiencia, pero no tanto por el dinero que extraes de ese proceso, sino porque afectás las instituciones, las reglas de juego, el incentivo de producir para después disfrutar de lo producido.

    La caricatura que comentás no es eficiente. Eficiente es que cada uno haga lo que quiera con su dinero, y ello incluye ayudar al prójimo.

    Bajo el socialismo, que entiendo tenés como marco teórico, la falta de derechos de propiedad garantiza que no habrá incentivos para producir porque el fruto de lo que hago es de una comunidad, en lugar de ser propio. «Ese» es el problema. Bajo socialismo, la producción cae tanto que igualamos para abajo, y generalizamos la pobreza.

    Nosotros pensamos que la pobreza se reduce formando capital, especialmente cuando creas en la gente la noción de que la «estatolatría» es un problema. [http://opinion.infobae.com/adrian-ravier/2014/02/28/la-estatologia-argentina/]

    Me gusta

  39. Adrián. Más arriba aclaré que los argumentos que presento representan un ataque personal a ningún exponente austríaco. Por fuera de ello, comprendo que que, en tanto dejar morir de hambre equivale a matar, el calibre de la acusa a los defensores del sistema capitalista, pueda herir susceptibilidades. Tanto Martín como Nicolás o tu mismo son personas con cultura, y no creo que voluntariamente pretendan matar por açción u omisión. Lo que he discutido es la consecuencia lógica.

    Me gusta

  40. Corrección: Debe decir ‘ No representan un ataque personal….’ (Lapsus?) Lo que, en mi opinión, aún debe demostrarse es por que el planteo de llevar la lógica esgrmida hasta las últimas consecuencias resulta inaceptable desde la eficiencia económica buscada. Reparos morales? Entendible, pero no generalizable y por consiguiente sujeto a quien esté al frente del mando político. Voy a leer los artículos recomendados.

    Me gusta

  41. Me sigue intrigando y teniendo en mente el orden de prioridades señalado por Martin en su último escrito, como podía aplicarse el ‘quinto y último lugar’ a una situación como la Argentina 2001. Un bono con vaucher desde los municipios. Un país con una destrucción del 25% del pbi, desocupación absoluta mayor al 20% y mas del 50% en situación de pobreza.

    Me gusta

  42. En esas circunstancias, agradable o no para los poseedores de dinero propio o administradores de dinero ajeno, la contención social generalizada era una conducta obligada por las necesidades del preservación del sistema. Cuando a pobreza se masifica, puede agarrar para donde no debe. Me da la impresión que, con o sin vaucher, hay resistencia a reconocer que el esquema de soluciones burguesas altera las prioridades y está muy bien que así sea.

    Me gusta

  43. Solrac. No se me pasó por alto su intervención. Considero que su analogía entre ‘pobreza y cáncer’ además de poco feliz’ puesto que al cáncer se lo debe extirpar o destruir mediante tratamientos que suprimen la anómala proliferación celular, adolece de un defecto básico que es asimilar un fenómeno biológico a un producto social obra de los hombres.

    Me gusta

    • AP, aquí ya es muy entrada la noche. Tan solo me da tiempo a objetar sobre este párrafo previo. Lo relevante es la superación del sufrimiento humano. En ese sentido tanto la biología como la pobreza pueden ser fuente de dolor. La solución al sufrimiento biológico y al provocado por la pobreza siempre será fruto de la acción social humana. Esta acción no es causa de la biología y tampoco de la pobreza. Entiendo esta como la escasez de posibilidades para alcanzar nuestros fines o evitar el sufrimiento: los pueblos primitivos pre-capitalistas ¿piensas que tenían muchas posibilidades al respecto? La solución de extirpación y la existencia de tratamientos son también producto social obra de los hombres.

      Toda analogía difiere de una identidad. Lo relevante para la validez de aquella es el nivel de abstracción en el que pretende ser clarificadora. Tanto el hambre como el cáncer comparten la cualidad de ser un problema humano a resolver, pues infligen sufrimiento. En ambos problemas existe diferencia de prioridades a la hora de atajarlos . En ambos los recursos disponibles, ni son infinitos ni los tenemos al mismo tiempo ni en el preciso momento ni lugar y además rivalizan con otros fines para los que emplearse (propios e incluso ajenos a ambos problemas) . En ambos hay que tomar decisiones sobre dichos recursos y en ambos es muy relevante cómo y quien toma las decisiones.

      La aparición de nuevos recursos no es ajena a ello, depende del modo en que socialmente se organice tal toma de decisiones.

      Me gusta

  44. El remanido argumento de la escasez está fuera de lugar. No solo hoy, sino en el futuro, sería imposible que existan recursos suficientes para una satisfacción máxima de las aspiraciones y deseos de todos. Pero ese no es el punto. En la actualidad los recursos disponibles son más que suficientes para garantizar que nadie tenga necesidades básicas insatisfechas. La ‘cura del cáncer’ está a la mano. El problema es que no todos pueden pagar por ella.

    Me gusta

    • De acuerdo en que la superación de la pobreza está a la alcance de la mano, es un proceso que ya está en marcha, a una velocidad jamás antes alcanzada y que va beneficiando a mas y mas personas. La progresión del capitalismo trae como principal novedad histórica dicha posibilidad, incluso para una población exponencialmente creciente. Y ello porque prioriza por el ahorro, la inversión y el acierto en las ideas para producir lo que otros elijan y no rechacen.

      En cambio, la cura del cáncer está lejos de ser alcanzada, excepto para algunos casos. Queda mucho por investigar y menos mal que hay quien, colectiva o individualmente, puede ir costeándola. Nada es gratis

      No todos pueden pagar por tantas cosas… Pero precisamente lo que ha logrado el capitalismo es que todo avance de unos pocos, lejos de centralizarse y concentrarse, acabe extendiéndose al resto. ¿No ha sucedido acaso con la necesidades de alimento y ropa, que durante milenios absorbían el esfuerzo humano diario sin apenas resquicio para otros fines y reportando tan exiguos frutos?

      Me gusta

  45. Ello deriva, precisamente de la propiedad privada de los medios de produçcción y cambio, no de la violación sistemática a estos. Hoy el 1% de la humanidad detenta más recursos que el 99% restante. Salta a la vista que la miseria extrema podría resolverse con una mínia reasignación y que la cuestión pasa por falta de recursos como quieren hacernos creer. Los recursos nunca serán suficientes mientras una minoría propietaria y dominante priorice la valorización del capital .

    Me gusta

  46. Las apelaciones a la caridad privada no resuelven el problema. La predisposición al aporte voluntario está subordinada a la lógica de la acumulación y la maximización del benficio y la clase dominante nunca es proclive a las concesiones de escala significativa si no siente una amenaza potencial mayor sobre su propia billetera. Lo del respeto a la voluntad de todos es puro cuento. LA voluntad de los necesitados no se respeta, puesto que entre derechos formalmente iguales dirime a fuerza.

    Me gusta

  47. El ‘acuerdo voluntario’ entre patrones y obreros es una mera forma tras que que se esconde la dictadura de los propietarios de los medios de produçción. El trabajador no tiene opción entre aceptar condiciones de explotación o morirse de hambre o tal vez acojerse a la caridad pública o privada. Incluso una amplia franja, ni siquiera tiene la opción de emplearse, Lo que se agiganta en épocas de crisis. Los hambrientos no reciben respeto hacia su voluntad de no pasar hambre.

    Me gusta

  48. Solo migajas a cambio de sumisión, sean estas otorgadas por el benefactor individual o por el estado capitalista, garante armado de la intangibilidad general de la propiedad privada. Que ‘acuerdo voluntario’ de partes hay bajo estas condiciones? Lo último. La respuesta no es para nada obvia. Solo puede serlo para quienes consideran al capitalismo como el horizonte humano.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.