Reflexiones de domingo: Sobre mi NO originalidad

gabriel-zanottiUna de los aspectos más curiosos de mi vida académica es cierto tipo de elogios que recibo: son muy interesantes. En general recibo críticas, si, a veces muy duras, otras veces elogios muy cálidos, y hay que tener cuidado: ambos casos despiertan sentimientos de los cuales hay que estar cubierto y no siempre lo estoy.
Pero, como decía, hay cierto tipo de elogios que siempre me han llamado la atención. Yo en general trabajo con autores. Les veo su eje central, su núcleo central, y luego les doy una interpretación adicional donde muestro su no contradicción con Santo Tomás de Aquino, o muestro que sus inconsistencias son aparentes, etc. Entonces viene una respuesta típica, sea cual fuere el autor: no, Zanotti, ese NO es… (el que fuere: Mises, Husserl, Alien el 8vo. pasajero, etc.). No, ese NO es fulanito: ese sos vos (hasta me ha pasado con heideggerianos cuando les explico Santo Tomás). Sos VOS el que piensa así, ¿por qué no lo decís directamente y no se lo hacés decir a otro que te trae innumerables problemas? ¿Por qué no defendés tu propia originalidad, por qué te “atás” a ese, en el fondo, reverendo tarado?
O sea: los que me elogian de ese modo tan curioso, tentando, obviamente, a mi vanidad, en realidad ODIAN a mis “protegidos”. Están convencidos for ever and ever de que (ejemplos) Mises es un irremediable escéptico neokantiano, que su praxeología es mero materialismo; que el orden espontáneo de Hayek es una total contradicción e imposibilidad, que Husserl es un idealista irredimible, que Gadamer es un heideggeriano relativista, que Feyerabend fue un mal bicho irrespetuoso, que Popper es un relativista total, que Kuhn es un escéptico post-moderno, etc., etc., o –finalmente- que Santo Tomás no fue más que un inteligente aristotélico que ya no puede decir nada al mundo actual.
Cuando les demuestro, con todas las distinciones necesarias, con todo el trabajo hermenéutico necesario, que NO es así, cuando les muestro que, en el fondo, están leyendo mal, me dicen: no, esa es TU lectura. Eso es “tuyo” (¡gracias!!!), NO del autor.
Pero, ¿acaso soy yo tan original? ¿Soy YO el inventor de la praxeología de Mises, del orden espontáneo de Hayek, del mundo de la vida de Husserl, de los horizontes de Gadamer, de los paradigmas de Kuhn, de las conjeturas de Popper, del proceder contra-inductivo de Feyerabend, de los juegos del lenguaje de Wittgenstein? Porque ESOS son los EJES CENTRALES que YO defiendo, y NO son una proyección de categorías zanottianas sobre unos pobres imbéciles: son mi humilde identificación del núcleo central de GRANDES GENIOS y mi consiguiente demostración de que eos núcleos centrales son en última instancia VERDADEROS, aunque con los límites epocales y filosóficos del autor.

Por ende, enemigos for ever and ever de esos autores, gracias por defender mi originalidad, pero lamento desilusionarlos. Soy nada más que un comentarista, que identifica, en todos esos autores, perlas preciosas que ustedes no ven. Mi trabajo hermenéutico es descender a las profundidades del océano, identificar a los titanics hundidos en un océano profundo de incomprensiones y volverlos a la luz del sol, sin deformarlos, pero mostrando lo que realmente eran y son. No soy más que un buceador que nada (y cuando yo nado, no nadeo J) en infinitos océanos buscando luces olvidadas. Yo simplemente he construido un mundo donde cada una puede volver a brillar, de vuelta, en su lugar.

Fuente original: Filosofía para Mí

4 pensamientos en “Reflexiones de domingo: Sobre mi NO originalidad

  1. Muy bueno.
    Sólo una addenda a lo de Tomás: imagino que tendrás otro elenco de “aduladores” que se abstienen de expresar lo que en el fondo piensan: “lo que hay que hacer es volver a recuperar los elementos centrales de Santo Tomás en todos sus ámbitos y reconstruir las ciencias sociales -como la economía contemporánea, por ejemplo, que es casi pura crematística- que están totalmente desorientadas y no caer en ese eclecticismo tomista-liberal que te hace ser tan retorcido en interpretaciones y distinciones”. (Lo más triste es que se abstienen de pronunciarlo porque se creen que lo que piensan es tan “políticamente incorrecto” que no serán comprendidos por los obnubilados y confundidos cultores del pensamiento débil actual, como tú y tantos otros. Rasgos autocríticos, bien gracias).
    El otro día Boettke pusto esta cita de Spencer (citada por Knight mencionada en clase por su maestro Buchanan varias veces): “It Takes Varied Reiterations to Force Alien Concepts Upon Reluctant Minds”… situaciones vitales muy parecidas… aunque tal vez Boettke no esté rodeado de colegas con la cerrazón de algunos de los “intelectuales” que rodean tu vida.

    Me gusta

  2. En mi reseña del libro de GZ “El método de la economía política”, justamente concluía:

    Haz clic para acceder a art2.pdf

    “Zanotti ha hecho un esfuerzo enorme por instalar una nueva interpretación de la epistemología de Mises a través de Machlup (1955), que compita con aquella interpretación de Murray Rothbad (1957), y que abre dudas sobre si Mises realmente fue tan extremo (Zanotti, 1991, 1996, 1997). Pero este no es lugar para volver sobre esta cuestión. El programa de investigación presentado aquí para
    la economía política, ya no es Mises. Tampoco se corresponde con los escritos de Santo Tomás, Popper, Lakatos, Hayek o Machlup, más allá de su obvia influencia. Este programa de investigación para la economía política corresponde a Zanotti,
    y debiera ser considerado como tal en la filosofía de la ciencia, en competencia con otros programas de investigación para la economía política elaborados por filósofos y economistas.”

    Soy uno de los críticos de Zanotti? Creo que no… creo que Gabriel apuntaba a otra cosa en este post… pero quería insistir en que el método que Gabriel presenta en muchas conferencias y libros ya ha dejado de corresponder a los autores que cita, y que merece ser reconocido como el autor intelectual de un aporte superador en este campo.

    Me gusta

  3. Considero que las aportaciones del Dr. Zanotti, son muy originales, si bien sus libros y conferencias se basa en varios autores, estas aportaciones no carecen de originalidad, ya que en cada interpretación que realiza argumenta reflexiones propias, las cuales son muy buenas para un adecuado análisis.

    La frase de Aymé “La humildad es la antecámara de todas las perfecciones”, resumen el caracter de las aportaciones…

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.