Manuel Fernández López, QEPD

MFLEsta mañana supe de la lamentable noticia del fallecimiento de Manuel Fernández López, quien fuera mi profesor de “crecimiento económico” en la Licenciatura en Economía de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Buenos Aires. Distintos diarios y blogs hacen referencia al hijo pródigo de esta Facultad -quien recibió allí sus títulos de grado y doctorado en economía, pero quien además fue docente y director del departamento de Economía-. También se destacan su membresía en la Academia Nacional de Ciencias Económicas de la Argentina, y sus recurrentes exposiciones en varias reuniones anuales de la Asociación Argentina de Economía Política.

Conocido por sus clases, libros y artículos de historia del pensamiento económico, el profesor Fernández López supo escribir una columna en el diario Página 12 bajo el nombre “El baúl de Manuel“.

Todos los domingos, con erudición, ironía e irreverencia inusuales, Manuel abordaba una amplia variedad de cuestiones actuales, cuyo desarrollo inevitablemente vinculaba con otros campos del conocimiento económico, a los que había dedicado su extensa vida académica: la historia del pensamiento y de las doctrinas económicas, la enseñanza de la economía en Argentina y la vida de los grandes economistas.

Escribía columnas en La Gaceta de la mencionada Facultad, como esta semblanza de Raúl Prebisch, a quien destacó como “uno de los jóvenes más estudiosos”. Siempre fue reconocido como un experto en la historia del pensamiento económico argentino, del cual formó parte, pero al cual dedicó varias investigaciones. Vale como ejemplo, este trabajo titulado: “La ciencia económica argentina en el siglo XX

Como profesor y también como director del Departamento de Economía, siempre estuvo dispuesto a recibir a sus alumnos. Lo visité varias veces, y siempre mantuve la impresión de que se sentía más cómodo en las reuniones informales, que en el aula -aunque presiento que recibí sus últimas clases, alrededor del año 2000, cuando ya estaba algo enfermo-. En todas las conversaciones, uno observaba que era obligado retroceder en el tiempo, y en cada oportunidad, Manuel mostró conocer muchas más lecturas y muchos más autores de lo que la mayoría de los economistas logran leer en vida.

Quizás mi mejor recuerdo fue siendo estudiante, cuando me animé a golpear la puerta de su despacho, para solicitarle considerara la posibilidad de incluir una materia de “Economía Austriaca” entre las materias optativas de la carrera de Economía. Martín Krause sería el profesor titular, y yo sería su asistente. Yo asumía que él no conocía a la Escuela Austriaca, pero me equivoqué. Manuel incluso mostró conocer autores de los que yo jamás había escuchado, y quizás por ello, hace poco, publicamos un post suyo con algunas referencias a La Escuela Austriaca en Argentina.

El proyecto fue aprobado un año más tarde y desde 2004, los alumnos de la Licenciatura en Economía de la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA tienen la posibilidad de conocer la tradición austriaca en una materia titulada “Historia del pensamiento económico II” (con orientación en economía austriaca). Hay que destacar el esfuerzo de Martín al dictar este curso, a quien acompañé en los primeros años, y luego fui reemplazado por Nicolás Cachanosky y otros jóvenes profesores.

La Argentina ha perdido a otro de sus grandes economistas. Esperemos que la profesión recuerde una vez más el mensaje de Manuel, acerca de la importancia de la historia del pensamiento en la educación del economista.

Un pensamiento en “Manuel Fernández López, QEPD

Los comentarios están cerrados.