El futuro del gobierno corporativo en empresas con conocimiento disperso

Gracias a la sugerencia de Adrián, envié un artículo a la revista académica colombiana Criterio Libre, que acaba de ser publicado. Era un original en inglés. Va el resumen en castellano. Es un poco de ciencia ficción sobre la futura organización de las empresas, nada más, en organizaciones donde el conocimiento se encuentra disperso, no solamente entre cientos o miles de empleados, sino que éstos se encuentran en decenas de países distintos con sistemas jurídicos, costumbres, idiomas, etc.
Se repasan mecanismos de mercado para el uso del conocimiento disperso como mercados internos, mercados predictivos, mercados internos de conocimiento e innovación.
En las conclusiones se debate el argumento de Laubacher, Robert J., Thomas W. Malone and the MIT Scenario Working Group (1997), Sloan School of Management, Massachusetts Institute of Technology, Working Paper 21 C WP #001, January, quienes imaginan una corporación a fines del siblo XXI donde todos sus empleados son a la vez accionistas, y directivos son elegidos democráticamente. Mi punto es que, teniendo en cuenta los problemas que el public choice ha estudiado en relación a la demoracia, es muy probable que la evolución se de por otro lado, y que los empleados/accionistas manden señales al mercado sobre la perfomance de los directivos con sus decisiones de comprar y vender. Incluso podríamos imaginar un “mercado predictivo” sobre el valor de las acciones donde se reflejarían las expectativas futuras sobre el valor de la acción, teniendo en cuenta, por supuesto, que el precio de la acción refleja una cantidad de información, y no solamente la eficiencia futura de los managers.
En fin, un poco de ciencia ficción “corporativa”.

Resumen
El Gobierno Corporativo pone su atención en la estructura de la firma y en la asignación de derechos decisorios básicamente entre propietarios y administradores, más otros “stakeholders”. Este campo ha crecido mucho en las últimas décadas inspirando reformas y prácticas, como también aprendiendo de ellas.
La mayor parte de los análisis toman en cuenta a la firma del siglo XX, lo cual se justifica porque el Gobierno Corporativo es una disciplina empírica en el área donde se yuxtaponen el derecho, la economía y las finanzas. La firma ha sido probablemente uno de las innovaciones institucionales más exitosas de los últimos siglos. Hace quinientos años solo unas pocas existían, hoy se encuentran por doquier. No obstante, no podemos esperar que la firma sea la misma dentro de cien años que hoy.
Y si las empresas serán distintas, ¿cómo se verá afectado su gobierno corporativo? El presente artículo no espera dar una respuesta a esta cuestión. Solamente intenta provocar un debate y una especulación sobre la posible evolución de la firma basado en un solo aspecto de ese cambio: el creciente uso del conocimiento disperso. Luego de sugerir algún desarrollo y analizar las presentes tendencias en esa dirección abriremos la consideración de cómo esos cambios pueden afectar al gobierno corporativo. Por supuesto, no hay conclusiones específicas, solo una llamada a abrir nuestras mentes a posibles escenarios futuros.
JEL: G30

5 pensamientos en “El futuro del gobierno corporativo en empresas con conocimiento disperso

  1. Muy bueno Martin!

    El tema de empresarialidad siempre aporta temas interesantes. Si tenes un link a mano al artículo (o un borrador reciente), seguro que somo varios los interesados en darle una mirada.

    Me gusta

  2. Adhiero a lo solicitado por Nicolás. Me parece un tema clave para teoría de la firma. Recuerdo un paper interesante de Foss “Firms and the Coordination of Knowledge: Some Austrian Insights”.

    Me gusta

  3. Hola Martin, Me siento muy identificado con tu idea y es algo en lo que he estado pensando mucho también. Como doy el curso de Corporate Governance, CG, acá en la UFM, entre otras ideitas locas por allí, me ha intrigado si el CG podría ser una especie de substituto de mercado del Governance a nivel de Estado. Por ejemplo, observemos que Guatemala tiene un PIB nominal de alrededor de 50 billones de $ al año y además tenemos 158 diputados en el Congreso. Por otro lado, Amazon mueve 60 billones de $ al año con su página Web y hasta el 2013 tiene a 9 miembros en su junta directiva. Claro el capital instalado en ambos casos no es equiparable, pero no obstante pareciera ser que se puede hacer mucho, con estructuras de Governance relativamente “slim”, por usar un término de moda.

    También comentas que las enseñanzas de la escuela del Public Choice sugerirían que una democracia no sería favorecida dentro de tales contextos de Corporate Governance. Fijate que no estoy tan seguro de ello. El motivo es que cuando tenes propiedad dispersa no podes lograr un consenso total en todas las decisiones. Por costos de transacción de ponerse de acuerdo cuando hay conflictos de interés (que son continuos en ambientes disperso), y en pro de la eficiencia, necesitas una Junta Directiva que se ponga ayude a ponerse de acuerdo. En tales contextos, y con una menor número, quizás se logren decisiones unánimes, pero no es raro que tengan que recurrir a votar entre ellos. También tus acciones te dan derecho a poder influir (un poco, a veces muy poco) en la integración de dicha Junta Directiva. Mi punto es que, en ambientes dispersos, parece ineludible que tengás que recurrir a alguna forma de decisión por votos. Claro, si la junto tiene mucho capital social (a lo Ostrom), quizás sea más fácil el lograr decisiones por consenso, sin votar, pero me parece que no siempre se podrá hacer algo así.

    Comparto contigo que el que puedas vender tus acciones es una forma fundamental de ponerle un límite a los abusos en los que los procesos de votos pueden caer (abusos de mayoristas, sobre minoristas, por ejemplo) . Además observemos que, como las empresas son más enfocadas en sus intenciones de negocios (al menos más que un país, que es disperso en propósitos) esto ayuda a que los que tienen acciones en ella tengan incentivos para hacer un monitoreo/activismo interno para cuidar sus intereses. Ahora, todo esto es depende de la existencia de un mercado de capitales líquido, y acá es donde se complica la cosa.

    El asunto es que el tema da para analizarlo por muchos ángulos, también estoy escribiendo sobre este tema, con gusto lo comparto para ver si lo platicamos y ver qué ideas surgen por allí.

    Mientras tanto voy a buscar tu artículo para leerlo, así como los otros aportes que han dado, ya que el tema me interesa mucho.

    Abrazos y saludos a todos!.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.