El Huracan Sandy vs Frederic Bastiat

El Huracan Sandy, uno de los más fuertes en golpear la costa Este de Estados Unidos ha dejado destrozos económicos y se ha cobrado no pocas vidas. El término desastre natural cabe perfectamente en un acontecimiento como este. No deja de ser notable que a pesar de esto se hayan elevado numerosas  voces afectadas por la falacia de la ventana rota. Las reparaciones necesarias tras el paso de Sandy funcionarían como estímulo para la economía, lo cual resulta en una mejora económica. Hay tantos problemas enredados en esta idea que no estoy seguro de por dónde empezar. De todas maneras comparto un esfuerzo por aclarar este problema e intentar desenmarañar los distintos componentes del análisis-confusión.

Hay 3 componentes por separar: (1) el efecto sobre el PBI, (2) el efecto riqueza y (3) qué se entiende por crecimiento.

Efecto sobre el PBI

El PBI, o demanda agregada (AD) es igual a Y (ingreso) = PBI = C + I + G + (X – M). Un aumento en el gasto (inversión) pública para reparar los daños ocasionados por el huracán llevan a un aumento de I, y por lo tanto a un aumento del PBI. He allí el “estímulo” y el crecimiento económico.

Matemáticamente hablando no hay objeción, un incremento de I debe llevar a un incremento del PBI si las otras variables no se modifican. Pero el incremento de I no se da con recursos caídos del cielo, de algún lado deben provenir. He allí “lo que se ve y lo que no se ve” que da lugar a la falacia de la ventana rota popularizada por Frederic Bastiat hace ya varios años [frase que hemos elegido como slogan del este blog]. Es el gasto en una ventana nueva versus el gasto en un traje nuevo por parte del comerciante en el cuento de Bastiat. Al final del día, el dolar gastado puede rodar por un camino u por otro en el mercado (ventana versus traje), pero el final es distinto dado que en el segundo caso el comerciante tiene su ventana y un traje nuevo. La piedra en la ventana no ha hecho más que destruir riqueza por el valor de la ventana. Como dice Art Carden en el video linkeado al final del post, ¿acaso no sería una política pro-crecimiento dar rienda suelta al vandalismo?

Efecto riqueza

Si el PBI es un flujo que mide cuánto se produce en un año, la riqueza es un stock acumulado. Romper una ventana, que es un caso micro de un fenómeno macro como un huracán, destruye riqueza acumulada, por más que el flujo se mantenga constante. Es decir, con o sin huracán uno debería esperar el mismo nivel de producción, siendo la diferencia que en un caso el flujo se destina a recuperar lo perdido y en el otro a acumular mayores niveles de riqueza. ¿Acaso el dinero destinado a reparación post huracán no iba a ser utilizado de todas maneras en otras actividades? Salvo que se tenga la noción que el ahorro es nocivo, o que no suma a la economía, no hay motivos por los cuales creer que un escenario contribuye más que el otro al crecimiento económico.

Es importante separar riqueza de flujo. Si pierdo la mitad de mis ahorros, no diría que paso a estar en una mejor situación económica meramente porque he recibido un aumento de sueldo. Aquellos que han perdido sus bienes, vistos sus casas destruidas y perdido seres queridos difícilmente puedan compartir la idea de que la destrucción genera riqueza.

¿Qué se entiende por crecimiento?

Este es, creo, el nudo del problema. No parece haber consistencia entre la idea de crecimiento y la medida del mismo. Crecimiento económico es una expansión en la capacidad productiva, no un mero crecimiento en la cantidad producida. Es decir, económicamente hablando crecimiento es una expansión del PBI potencial, no del PBI. Mientras el PBI es observable, el PBI potencial es usualmente estimado a partir del PBI observado.

¿Qué debemos entender por crecimiento?

  1. ¿Mayor flujo de ingreso? (PBI)
  2. ¿Mayor capacidad productiva? (PBI potencial)
  3. ¿Mayor riqueza acumulada? (por ejemplo, capital per capita)

Si bien en economía crecimiento económico es lo segundo, el problema es que aumentos en el primero no implican aumentos en lo segundo. Una economía que cae en recesión ve disminuir su PBI, pero no su PBI potencial. Ergo, posteriores crecimientos del PBI son una recuperación económica, no crecimiento estrictamente hablando.

Esto es importante por lo siguiente, una economía sana que crece genera aumentos en el PBI, pero de aumentos en el PBI no se puede concluir que haya una economía sana y en crecimiento. Es decir, de A –> B no se puede concluir que si B –> A. Lógica 101. Indistintamente que se este o no de acuerdo con esta concepción de crecimiento, no se puede concluir B –> A. Que una persona se sienta saludable no implica que no este cultivando una enfermedad sin claros síntomas. ¿O acaso no hay gente que se realiza chequeos médicos de rutina por más saludable que se sientan? De allí la importancia del entendimiento/comprensión (verstehen) que el economista debe aplicar a las datos económicos.

Habría un posible bemol, y es que un desastre natural destruye capacidad productiva, por lo que la re-expansión de la capacidad productiva debería ser entendida como crecimiento respecto al período anterior donde hubo capital destruido. Por ejemplo, la capacidad productiva cae de 100 a 90, y luego vuelve a subir a 100. Si miramos solo el paso de 90 a 100 en capacidad productiva deberíamos concluir que hubo genuino crecimiento económico. Creo que esto apela más a lo contraintuitivo de entender crecimiento económico siguiendo el punto 2 en lugar del punto 3. Si por crecimiento económico intuimos un mejor pasar económico, entonces posiblemente la riqueza acumulada sea un concepto más apropiado. La capacidad productiva puede volver a 100, pero no así la riqueza acumulada. Por otro lado, es más evidente que la destrucción no genera aumentos en el nivel de riqueza, sino que genera caídas de nivel. Mayor riqueza requiere de mayor productividad, concepto opuesto al de destrucción.


Independientemente de este análisis, casos como el de Sandy parecen ser mal interpretados. Un desastre natural es un shock que afecta a la oferta agregada (AS), no a la demanda agregada (AD). Lo que cae es la producción, no la demanda (PBI), por lo que una política (keynesiana) enfocada en empujar AD hacia la derecha está atacando a la curva equivocada. Es, en otras palabras, un error de diagnóstico. Como aclara Lars Christensen, un banco central que consistentemente sigue una política de nivel estable de precios empeoraría aun mas el panorama económico.

Podrá decirse que el problema de la falacia de la ventana rota es un problema mayormente en formadores de opinión que no son economistas profesionales. Quizás haya algo de cierto. En economía lo intuitivo suele ser enemigo de lo correcto, no todo aumento de PBI es sinónimo de prosperidad económica. Sin embargo, es también consenso entre los economistas profesionales que fue el gasto de la Segunda Guerra Mundial lo que puso final a la Gran Depresión, pasando por alto el contexto institucional y el rol de la Corte Suprema de Justicia Americana al poner limites a las políticas del New Deal. Difiero con mis colegas, no veo diferencia entre crear máquinas de alta capacidad destructivas a hacer pozos y luego taparlos. Los pozos, al menos, son menos nocivos. Sobre la interpretación de que la Segunda Guerra fue lo que puso fin a la Gran Depresión sugiero esta nota de Bob Higgs. ¿Acaso la Segunda Guerra Mundial no es como un huracán lleno de esteroides? ¿Cuántos economistas que consideran a la Segunda Guerra Mundial como una explicación valida del fin de la Gran Depresión estarían dispuestos a sugerir una Tercera Guerra Mundial para poner fin a las crisis americanas y europeas? O, sin ir tan lejos, ¿cuántos estarían dispuestos a romper sus propias ventanas? En última instancia la falacia de la ventana rota es destrucción de riqueza más distribución del ingreso desde el damnificado hacia terceros.

Dejo el siguiente video de Art Carden (también en nuestra videoteca) que resume la falacia de la ventana rota en 3 minutos.

8 pensamientos en “El Huracan Sandy vs Frederic Bastiat

  1. Si lo de la ventana rota (o, en este caso, el huracán Sandy) fuera cierto, en la Argentina nos haríamos multimillonarios cada vez que hay un partido de fútbol y alguna barra brava comete actos de vandalismo en los alrededores de la cancha

    Me gusta

  2. Buenas,
    Me encontre con este blog leyendo otro llamado “Que no te pisen”. No entiendo mucho de economia, mas alla de un poco del sistema bancario. Debo decir que me encanto el articulo y la simpleza con la que le contestan a Keynes.Sin embargo, lo que no entiendo del argumento de Bastiat, es, que pasa si el Panadero decide no gastar la plata? O sea, no crea oportunidades de trabajo para otras personas?

    Un abrazo, y muchas gracias por compartir esta clase de cosas!

    Me gusta

  3. Hola SanMiguel,

    Me alegro que la nota sea interesante. Espero que nos sigas visitando.

    Respecto a tu preguta, si el panadero decide no gastar el dinero para reparar la ventana, digamos 100$, pueden suceder dos cosas:

    1) Si aumenta su demanda de dinero, entonces guarda ese dinero en su billetera/bajo el colchón y no lo gasta. Un aumento en la demanda de dinero, como en este caso, es similiar a retirar dinero del mercado lo que lleva a una baja en el nivel de precios y por lo tanto aumenta el costo de oportunidad de mantener dinero sin gastar. Pero en última instancia esto no es problema. El precio del dinero es la inversa del nivel de precios (1/P) que es el poder adquisitivo. Por lo que un aumento en al demanda de dinero, al disminuir P aumenta 1/P. Es decir, un aumento en la demanda de dinero lleva a a un aumento en el precio del dinero, tal cual es esperable.

    2) La otra alternativa es que se preste el dinero, ya sea para consumo de terceros o inversiones. En cualquiera de los dos casos se va a utilizar el dinero para comprar ya sea bienes de consumo final por terceros o factores de producción/bienes de capital. Hay un cambio en quien “gasta” el dinero, pero no en el monto total.

    El motor de la economía es la producción, no el gasto. No es el consumo el que lleva a la producción, sino la producción lo que lleva al consumo. Fue, creo, un grave error de Keynes pensar que el ahorro no contribuye al crecimiento económico.

    Me gusta

  4. Nicolas,

    Gracias por la respuesta!

    “El motor de la economía es la producción, no el gasto. No es el consumo el que lleva a la producción, sino la producción lo que lleva al consumo. Fue, creo, un grave error de Keynes pensar que el ahorro no contribuye al crecimiento económico.”

    ¿No es al reves? Siendo primera la demanda de un producto la que lleva a su produccion/oferta y a cuanta mas demanda/consumo, mas produccion.
    Supongo que Keynes habra pensado en un absurdo/extremo en donde todos ahorran.

    Me gusta

  5. Demanda es igual a “necesidad + poder de compra.” Sin poder de compra sólo hay preferencias y deseos, pero no demanda. Mi preferencia por una Ferrari o un Aston Martin no me ubica en la curva de demanda sino tengo nada que ofrecer a cambio.

    El poder de compra proviene e producir algo valuado en el mercado que me permita usarlo en un intercambio para comprar algo. No puede haber un aumento en la demanda agregada que no provenga de un aumento en la oferta agregada. Ciertamente desde el punto de vista de un productor, una mayor demanda lo llevará a incrementar su producción pero, ¿de donde proviene ese aumento en la demanda?

    Hay dos opciones. O proviene de menor demanda en otros sectores, por lo que hay una reasignación de recursos pero no un incremento en la producción agregada o de mayor producción que permite demandar más en un mercado sin reducir la demanda en otro.

    No se si Keynes llegó al extremo de asumir que todo se ahorra, pero en la medida que el ahorro sea mayor a cero, entonces, desde el esquema keynesiano, la economía puede presentar problemas.

    Me gusta

  6. Pingback: Resumen 2012 No. 7: Macroeconomía y coyuntura global | Punto de Vista Economico

Los comentarios están cerrados.