Corporate Training y Economia Para Todos TV

En segundo debate de Corporate Training y Economia Para Todos TV entre J. C. Cachanosky y Armando Ribas sobre gasto público y oferta monetaria.

Aquí el link del video.

CachanoskyRibas2

10 pensamientos en “Corporate Training y Economia Para Todos TV

  1. Muy interesante!!

    Yo ya le había escuchado a Armando Ribas este argumento pero nunca me había quedado muy claro… igual tengo algunos temas:

    1. ¿Por qué dice que si hay inflación en términos reales el gasto baja?
    2. De lo que dice se deduce que en la década del 90 el gasto debería haberse bajado en lugar de intentar frenar la inflación con la “regla monetaria” de la convertibilidad.Y que si el gasto no baja entonces es mejor tener inflación porque sino se quiebra el sistema (como pasó en el 2001) porque el gasto público se va a los costos de las empresas ¿así sería el proceso? Supongamos que a principios de los 90 se privatizaba todo lo que se privatizó y el gasto se frenaba pero no había convertibilidad: ¿esto habría sido mejor o peor que con la convertibilidad?
    3. ¿Si el problema es el gasto, entonces no se puede gastar nada de nada o hay algún cierto nivel tolerable y otro menos tolerable?

    Me gusta

  2. Si algún día se escribe un libro sobre la historia del liberalismo en la Argentina, Armando Ribas debiera ocupar un lugar importante!
    Vi el video, y rescato este comentario de Armando Ribas: señala que en los tiempos de Keynes los niveles de gasto eran infimos en relación con el tamaño que los gobiernos tienen hoy. De ahí que es un error sostener que Keynes, en la circunstancia actual, exigiría también un aumento del gasto. Es un punto que requiere debate. De hecho, nos recuerda aquella famosa anécdota de Keynes, que poco antes de morir, explicó que sus seguidores estaban haciendo un mal uso de sus recetas. Este artículo que linkeé ayer en otro post, trata el tema: “John Maynard Keynes, un economista profundamente anti keynesiano” (http://www.materiabiz.com/mbz/gurues.vsp?nid=30104). Y lo dice un experto en Keynes, como es Ricardo Crespo.

    Atendiendo al comentario de Ivan, intento responder:
    1. Es correcto. Si hay inflación, el gasto real baja. O para ser más precisos… Si la tasa de inflación es mayor que la tasa de aumento del gasto público, entonces -en términos reales- el gasto público baja. Hoy en Argentina, el gasto nominal sube anualmente de un 30 a un 40 %. Esto parece excesivo, pero si comparamos esas tasas, con una inflación en torno al 30 %, entonces el aumento del gasto se parece bastante al aumento real de la recaudación por el crecimiento de la economía. El desequilibrio quizás no es tran grande, y puede sostenerse un tiempo más.
    2. Me parece que está volviendo a manifestar lo importante que es controlar el gasto real. Durante el menemismo el gasto público se duplicó, y lo hizo bajo la estabilidad de la convertibilidad. En pocas palabras, el gasto nominal y también el real se duplicó en menos de 10 años. Hoy el gasto aumenta más nominalmente, pero quizás menos en términos reales. Es otro punto para estudiar en profundidad.
    3. Existe un debate en la literatura sobre cuál es el tamaño óptimo del gobierno. Este artículo trabaja resumidamente el punto: (http://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-669466)
    Martín Krause también planteó el debate en el blog (https://puntodevistaeconomico.wordpress.com/2011/12/02/tamano-optimo-del-estado/), pero tuvimos poco eco.

    Me gusta

  3. Tarde pero seguro: Aquí encontré un artículo que de alguna manera avalaría el argumento de Armando. Dice así:

    “Además, el hecho de que no hubiera inflación regitrada, no significa que no existiera en forma contenida, pues los bienes no transables como los servicios públicos sí vieron incrementados sus precios a diferencia de los transables, para los que existía el límite de la competencia internacional con el peso sobrevaluado. Y la imposibilidad de trasladar a los precios el incremento de los costos y la presión que significaba la mayor demanda provocada por el mayor gasto público, produjo inevitablemente el quiebre del sistema.”

    Es decir, si el gasto público se desboca eso “entra” en la economía real aumentando los costos de las empresas que tienen que operar con un peso sobrevaluado entonces pierden competitividad en el plano internacional.

    Yo no sé si habrá cifra de estos aumentos en los servicios públicos, o algo “empírico” que respalde esta teoría, pero parece cierto que reprimir la inflación con gasto público desbocado condena a las empresas a quedar relegadas, las “asfixia”.

    ¿Qué te parece Adrián? Aquí está el link http://www.atlas1853.org.ar/articulos/articulos2.asp?Id=7206

    Me gusta

  4. A la larga, pienso… el pedido de devaluación por parte de los empresarios no fue una avivada o algo maligno como algunos periodista decían en su momento (y algo que yo firmemente creía), sino más bien el pedido para que el gobierno dejara de sobrevaluar artificialmente el peso. O sea, terminar con una prosperidad falsa que no respondía a condiciones de mercado sino a la intervención del gobierno vía gasto público y control de precios (el del dólar).

    Me gusta

  5. No se si podría decir mucho del caso puntual. Pero sí que no toda devaluación es mala por definición. Una devaluación de una moneda sobrevaluada corrige un desequilibrio del mismo modo que una valuación de una moneda sub-valuada. Siempre, claro, respecto a lo que debería ser en el mercado.

    Me gusta

    • Claro a eso iba mi comentario… lo que pasaba en argentina era que nuestro peso estaba sobrevaluado por ley del Congreso. Con buenas intenciones, pero no se pueden eliminar las consecuencias que siempre tienen los controles de precios.

      Me gusta

  6. Bueno, está claro que si un país devalúa, debiera controlar después el gasto público. Si este crece aceleradamente, el efecto de la devaluación desaparece rápidamente.

    Me gusta

    • Sí, aparte que el gasto parece ser la problemática de fondo. Si no la cambiás, te pasa lo que nos pasa hoy donde lo que tenemos es una nueva convertibilidad que no se sostiene salvo a fuerza de intimidaciones y controles de AFIP.

      Me gusta

Los comentarios están cerrados.