El problema no es el nivel de deuda, es el nivel de gasto

El gobierno sostiene que los problema de deuda de la nación se deben a que la misma es insostenible. Es decir, como caído del cielo, la Argentina tiene demasiada deuda. Las palabras que se usan, especialmente en política, importan. El problema de Argentina no es el nivel de deuda, es el nivel de gasto público.

Debajo algunos datos concretos sobre gasto público. Se puede ver que, en términos reales, el mismo ha aumentado de manera significativa. Ya sea mirando la cuenta de “gasto público” en el PBI sobre el total o la evolución, en términos reales, de los gastos del Tesoro Nacional.

En términos de PBI, el gasto público se encuentra significativamente por encima de los valores históricos. La evolución de los gastos del tesoro (ajustado por inflación) muestran una caída con el gobierno de Cambiemos, pero aún se encuentra en niveles elevados. De hecho, se ha vuelto a niveles similares a los del 2010.

Salvo la crisis del 2007, el kirchnerismo ha aumentado de manera consistente el gasto en términos reales. El problema de la deuda es un problema de nivel de gasto. El problema de la deuda no se soluciona con un “reperfilamiento” o canje de bonos, se soluciona con una reforma del estado que disminuya el gasto a niveles sostenibles.

Este nivel impagable de gasto se observa en el déficit estructural del gobierno (en todos sus niveles).

¿Cómo se financia el déficit?

El déficit (D) es la diferencia entre los gastos (G) y la recaudación de impuestos T. Dada la ya excesiva carga impositiva en Argentina, podríamos decir que la recaudación ya se encuentra en su máximo valor T^{MAX}. Es difícil que se pueda pagar la deuda con más impuestos.

El déficit se cubre con emisión de bonos (B), monetización del déficit (M), u “otros” (X).

G - T^{MAX} = D = \Delta B + \Delta M + X

Dentro de otros se encuentran métodos de financiación “menos convencionales” como expropiaciones, nacionalizaciones, privatizaciones, etc.

Si Argentina cae nuevamente en default, entonces \Delta B = 0. Dado que T ya se encuentra en sus máximos valores, las opciones que quedan son:

  • Mayor inflación (aumento de \Delta M)
  • Mayores expropiaciones, etc.
  • Ajuste a la baja de G

El kirchnerismo no lo va a querer admitir, pero desde que asumió comenzó a trabajar sobre T y en alguna medida sobre G. Esto último vía jubilaciones, no vía gasto improductivo del estado.

Lo que aún no está claro es qué postura tendrá el gobierno respecto a la emisión monetaria. Por un lado, el Ministro Guzmán sostuvo en su primer conferencia de prensa que monetizar el déficit no es una buena idea. Por el otro, el resto del gobierno sostiene que la emisión no genera inflación (o que la misma es necesaria para incentivar el consumo). Aún no está claro cuál de estas dos visiones prevalecerá.

Otro problema: El “pecado original”

Argentina no puede emitir deuda en su propia moneda. A esto se lo llama el “original sin (pecado original)”. Por lo tanto, el Tesoro necesita hacerse de dólares para poder pagar sus obligaciones de deuda.

Sin embargo, hasta el momento las medidas tomadas por el gobierno de Alberto Fernández tienen el efecto de disminuir la entrada de dólares en lugar de incentivarla.

El historial argentino

Argentina tiene un triste track-record en términos de defaults y reestructuraciones de deuda. Desde su independencia, Argentina ha pasado el 30% de su tiempo en default (o reestructuración). Valor comparable con otros países de la región. Sin embargo, desde fines de la Segunda Guerra Mundial ha estado en default (o reestructuración) casi un 40% del tiempo, mientras que el resto de los países de la región han disminuido sus problemas de deuda.

5 pensamientos en “El problema no es el nivel de deuda, es el nivel de gasto

  1. Excelente, pero falta aclarar si se toma el Gasto Público total incluyendo el pago de intereses. No queda claro. El déficit fiscal total (incluyendo el cuasi) es lo que genera la bomba de la deuda, no solo el gasto primario.

    Me gusta

  2. Pingback: El problema no es el nivel de deuda, es el nivel de gasto

  3. Al parecer, el principal problema es político, ya que antes de bajar el gasto en una democracia hay que negociar, ya que casi 20 millones de argentinos viven del presupuesto público. Si tuvieran una dictadura sería más fácil, pero esta opción ya no vale en estos tiempos. Lograr un alto consenso con las otras tiendas políticas sería lo razonable, pero no veo que el peronismo elija esta opción, por su naturaleza populista. Luego, la opción más segura es el default, con ello Argentina entrará en el consumo de capital, caída del producto potencial y, la pobreza y desempleo asomará con fuerza. El actual gobierno está perdiendo tiempo en no efectuar las reformas y bajar el gasto, está apostando “al vuelo de la gallina”, con un esquema keynesiano que ha fracasado muchas veces en América Latina. Si en caso pudiera re negociar la deuda, las exigencias de los acreedores será muy exigente en el ingreso, gasto y su estructura y posiblemente el mandatario no las acepte y entre en default. Si las acepta, entonces Macri podría ser reelecto y se reconocerá que estaba haciendo lo correcto.

    Me gusta

    • Si bien concuerdo en el principio. Eso de que Macri pueda ser reelecto, lo veo bien complicado. Macri no estaba en lo correcto. No bajó el gasto un forma sustantiva como para cambiar expectativas ni para cambiar los números reales de la economía. El déficit fiscal total no bajó en forma sustancial, le dió a la máquina de imprimir billetes de colores y menos eliminó la maraña de impuestos que existen. Macri no hizo los deberes. ¿Por qué los haría esta vez? El PRO con nuevas caras si tiene chance. Si Macri hubiera bajado el gasto, hubiera hecho reformas previsionales verdaderas y hubiera modificado el sistema laboral anti empleo de la Argentina, hoy sería un héroe. No lo es.

      Me gusta

  4. Pingback: The problem is not the level of debt, it is the level of spending | Libertad y Progreso in English

Los comentarios están cerrados.