Apriorismo, camino al fanatismo?

Seguramente habrán oído decir que uno de los problemas del apriorismo es su fanatismo. Recuerdo haber visto un video de Milton Friedman donde objetaba este problema al fanatismo. No queda otra solución que la pelea, decía, si se rechaza el «testeo empírico.»

No hay que confundir, sin embargo, actitudes fanáticas, con problemas de epistmeología. Un Austriaco no es más fanático del «apriorismo» que lo que positivista lógico lo es del testeo empírico.

El siguiente video de la UFM es un debate entre J. C. Cachanosky y Armando de la Torre sobre si el apriosimo es o no un camino al fanatismo. Una hora quince minutos de interesante debate que, si llegan a tener el tiempo, recomiendo que lo vean.

JCC-UFM

Aquí el link al video.

11 comentarios en “Apriorismo, camino al fanatismo?

  1. Convengamos que la epistemologia no era el fuerte de Milton Friedman. Hasta para comprender los resultados del testeo empírico es necesario usar un razonamiento a priori (por lo menos a priori del propio testeo) que le sentido.

    Me gusta

  2. Por lo demás, copio un párrafo de la ponencia que Iván Carrino y yo presentaremos en el Congreso de Epistemología de la Economía de la UBA este año, en Octubre: «…Muchos se han preguntado si la defensa de Mises del apriorismo no es una mera ideologización de su liberalismo camuflada de epistemología. Por un lado, no, por el otro, sí.
    Por un lado no, porque el a priori de Mises debe verse en el contexto de la disputa de Menger versus el historicismo , heredada por Mises. Como ya hemos dicho en otra ocasión , Mises, como neokantiano weberiano, necesitaba unas “categorías a priori” para ordenar los fenómenos complejos del mundo social. Nada diferente a lo que Kant había hecho con la Física de Newton. Por lo demás esa era la posibilidad de una ciencia económica, no digamos “universal” sino simplemente “ciencia”. Por supuesto, se podría decir que Mises siguió batallando toda su vida contra un enemigo ya muerto hace mucho (el historicismo alemán) pero eso se entiende a la luz de que Menger era un elemento esencial en el pensamiento de Mises, que a su vez no se comprende sin el contexto del referido debate.
    Por el otro lado, en otra oportunidad hemos dicho que Mises pensaba que su misión como intelectual era la salvación de la civilización europea contra los autoritarismos que se avecinaban . En ese sentido, ese nivel de ideologización de su pensamiento es sano, y hay que destacar que los austríacos comparten con la Escuela de Frankfurt el carácter emancipatorio de las ciencias sociales, con la gran diferencia, obviamente, de que esa emancipación no es precisamente del capitalismo. Pero esa obvia diferencia no debe dejar que pase inadvertida una similitud de actitud frente a las ciencias sociales que obviamente minaba el famoso “libre de juicios de valor” que Mises hereda de Weber»

    Me gusta

  3. Excelente video! Resulta paradójico como los Austriacos afirmamos que se ha abusado de la matemática en economía, y al mismo tiempos sostenemos que el método apriorista que necesita la economía como ciencia es precisamente el de las matemáticas, partiendo de ciertos axiomas (vacíos de contenido empírico), deduciendo teoremas, que luego se apliquen a la realidad!

    Me gusta

  4. Hola Nicolás, interesante video.

    No estoy de acuerdo en que el ver la necesidad del testeo empírico sea una cuestión de fanatismo, me parece mas algo necesario para aprender. Yo necesito comer para vivir, eso no me hace fanático de la comida, jeje. Brindo un par de argumentos acá de por qué el testeo empírico es necesario para generar conocimiento:

    1) Los conceptos que usamos para proponer nuestros argumentos vienen de definiciones, y éstas a su vez de abstracciones que hace la mente. Argumentar que nuestras premisas apriori son irrefutables, por ende, equivale a argumentar que los conceptos elegidos son irrefutables y eso, a mi juicio, es peligroso. Los conceptos están sujetos a ser «bombardeados» por nuevas observaciones de frontera que hacen necesario revisarlos. La gradualidad de los fenómenos naturales y de la conducta humana hace que mucho de la generación conceptual sea un proceso adhoc a lo que se está investigando.

    2) La deducción apriori no siempre permite establecer grados de relevancia práctica o lo que McCloskey denomina el «Oomph» de una idea. Eso te lo da el testeo empírico, la historia o nuevas observaciones. Una argumentación apriori puede ser válida, y bien cimentada, con conceptos sensatos, pero aun así, siempre es una abstracción, es decir, no sabemos como funcionará la idea una vez interacciona con otras fuerzas o explicaciones alternas, o con otros conceptos no considerados. Es la realidad la que le dice a uno tu una argumentación tiene «oomph». Algo simpático acá es que una idea puede ser coherente, internamente cierta, pero tener poco «oomph» práctico ya al interactuar con otras fuerzas en el mundo real.

    Respecto a la última pregunta del debate respecto a si si pueden existir verdades absolutas, creo que sí, pero son contextuales, dentro de un marco conceptual y empírico. Por eso me gusta mucho el concepto de «bounded rationality» o racionalidad restringida o limitada. Es decir, estamos creando hipótesis bajo información incompleta y es la realidad la que nos ayuda a saber que tan completa es cierta idea.

    Finalmente, una consulta a ver si me pueden dar una mano: cuando Armando de la Torre sugería que no hay verdades absolutas, el moderador Eduardo Marty sacó el truquito clásico de los aprioristas de preguntar si estaba seguro de eso. Ese truquito lo veo mucho, pero me parece que no es del todo válido. Armando decía que Bertrand Russel había explicado por qué ese no es un argumento válido, es decir, que es falaz. Alguien sabe de qué pasaje está hablando Armando acá?

    Saludos y gracias

    Me gusta

  5. Conjeturo (o sea, no estoy seguro) que dado que Russel colabora con la solución de las paradiojas de lenguaje con los niveles de lenguaje, que se refiere a eso. Esto es, No es contradictorio decir «todos mienten» si eso se refiere a un lenguaje objeto (un lenguaje tomado como aquello de lo que se habla) desde un meta-lenguaje que no está en el mismo nivel de lenguaje que el anterior (así como utilizamos el Español como metalenguaje para aprender Inglés que sería el lenguaje objeto). Por lo tanto conjeturo que Armando se refería a ello cuando intentó explicar, seguro (no me acuerdo ahora) que decir «no hay verdades absolutas» es un meta-lenguaje para referirse al lenguaje objeto de la física y la filosofía………………….
    De todos modos no sé si la solución de Russel, que es clásica para las paradojas lógicas del lenguaje, se aplica a las posiciones básicas de filosofía…………. Verdaderamente quien manifiesta un total escepticismo se enfrenta con la salida cartesiana, «si dudo pienso y si pienso soy»……………..

    Me gusta

  6. Carlos, coincido.

    No quise decir que el «testo empírico» sea una cuestión de fanatismo. Lo que quise decir es que desde el punto de vista del crítico, el «apriorista» no es más fanático que el que hace «testeo empírico.» Es decir, no me parece infrecuente ver casos donde se critica la misma actitud que el crítico también tiene.

    Fijate, por ejemplo, que el mismo Mises dice que datos empíricos pueden llevarnos a revisar nuestras teorías. Pero, sigue diciendo, la economía al trabajar con conceptos apriori y ser un fenómeno complejo no puede usar el testo para «refutar» teorías. Con sus limitaciones, la geometría creo que es un buen ejemplo. Podemos tener una hipótesis, y al medir nos damos cuenta que hemos cometido un error, pero no por ellos «refutamos la geometría» por más que la misma no sea 100% apriori.

    Me gusta

  7. Gracias Gabriel por tus comentarios, voy a leer un poco mas sobre el tema del meta-lenguaje.

    Gracias Nicolas, me gustó lo de «criticar la actitud que el crítico también tiene.» Gracias por tus observaciones.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.