Efectos Internacionales sobre la Estructura de Capital: Colombia y Panama (2002-2007)

En este post quiero compartir unos resultados preliminares de un borrador que puede ser de interés para los que nos siguen en el blog. En algunos posts anteriores (aquí) y en este paper comenté sobre el problema de transmisión internacional de ciclos económicos de países grandes a países pequeños (centro-periferia). ¿Se transmiten, de alguna manera, las distorsiones en la estructura de capital a economías pequeñas donde hay un tipo de cambio en el medio?

Según la teoría convencional, los tipos de cambio cumplen un rol fundamental en los ciclos internacionales (Calvo & Mishkin, 2003). Por ejemplo, ante un shock monetario, un tipo de cambio fijo evita afectar los precios relativos del sector no transable respecto al transable y así eludir que el shock monetario tenga efectos reales. Por otro lado, ante un shock real (ie. de productividad), un tipo de cambio flotante puede permitir un ajuste en los precios relativos del sector no transable y transable si es necesario dado el shock.

Siguiendo al párrafo anterior, si uno toma un shock monetario y compara los ciclos económicos de economías pequeñas debería encontrar un comportamiento distinto en cada grupo. Sin embargo, esto no siempre es el caso y en ciertas ocasiones no se observan diferencias importantes. Por ejemplo, Canova (2005) encuentra (1) que el ciclo económico del continente americano se encuentra fuertemente influenciado por la política de la Fed pero (2) no encuentra un comportamiento distinto entre economías con tipo de cambio fijo y tipo de cambio flotante.

¿Es posible que distorsiones del tipo descriptas por la teoría Mises-Hayek del ciclo económico sucedan en ambos tipos de economías, y que estas distorsiones en común lleven a que en algunos casos los ciclos se comporten de manera similar? Si ambas economías tienen acceso a un pool con exceso de liquidez a tasas de interés por debajo de su nivel natural o de equilibrio, entonces esto sería posible.

Lo que quiero compartir son unos gráficos que buscan ilustrar este problema con las economías de Colombia (tipo de cambio flotante) y Panamá (dolarizado) para el período 2002-2007. Los siguiente gráficos muestran:

  1. El crecimiento real en la producción de tres sectores: (1) more roundabout, (2) medium roundabout y (3) less roundabout. Estos grupos se forman con datos de PBI sectoriales. Por ejemplo, sectores de minería son más capital intensivo e implican flujos de fondos más largos que el sector de comercio.
  2. A su vez, el grupo medium roundabout está compuesto por el sector manufacturas, y dado que hay suficiente subsectores, nuevamente divido el sector medium roundabout en more, medium y less roundabout. De este modo podemos ver el mismo análisis en dos niveles distintos de desagregación.
  3. Los gráficos muestran las tasas de crecimiento anuales para el período 2002-2007, y se compara con: (1) una ‘rolling-window’ de 5 años que comienza en 1990 y termina en el 2000, (2) 1990-1997 y (3) 1990-2000.

Como se puede ver (con alguna excepeción), las tasas de crecimiento de los sectores more roundabout son mayores que las de medium roundabout que a su vez son menores a las de less roundabout.

PBI por sectores

image

image

Desagregación del sector medium roundabout

image

image

Si bien el problema de ciclos internacionales es complejo, si es el caso que un desvío a la baja de las tasas de interés dada la política monetaria de economías centrales incentivan un crecimiento más pronunciado en sectores que son más capital intensivo, entonces lo que hay es una presencia de efectos particularmente descriptos por la teoría austriaca del ciclo. Esto no quiere decir ni que sea la única explicación que aplica a cualquier ciclo ni que siempre que hay un ciclo siempre sea por las causas descriptas por esta teoría. Pero si estos efectos están presentes y poseen una presencia importante, entonces pueden resultar en comportamiento similares en economías que siguen tipos de cambio distinto.

10 pensamientos en “Efectos Internacionales sobre la Estructura de Capital: Colombia y Panama (2002-2007)

  1. Pingback: Efectos Internacionales sobre la Estructura de Capital: Colombia y Panama (2002-2007) « ESEADE

  2. Nicolás:
    Creo que hay tres diferencias a considerar para teorizar sobre ciclos con dinero fiduciario en dirección a la aplicabilidad al entorno internacional actual, la primera es entre economías no-emisoras y emisoras de dinero fiduciario, la segunda entre economías emisoras de divisa de reserva y economías receptoras de divisa de reserva y consecuentemente emisora de dinero fiduciario exclusivamente local; y la tercera entre emisiones con tipos de cambio fijos, variables y variables con flotación sucia.
    Entiendo que estas poniendo en duda que el tipo de cambio fijo realmente sea suficiente para neutralizar un impacto monetario evitando que se transforme en impacto real y viceversa con el tipo variable, y que presentas la data como indicio empírico que respalda tal duda. Mi sospecha es que en efecto, los ciclos que se inician como impactos monetarios en las economías centrales se transmiten de esas economías centrales a las periféricas con independencia de que las segundas emitan moneda local o no, de que el tipo de cambio en las segundas sea fijo, variable, o variable con flotación sucia, pero también que al estudiarlo encontraríamos peculiaridades diferenciadoras importantes en los mecanismos de transmisión con implicaciones que creo que se han estudiado poco o nada en perspectiva austriaca, así que presumo que en los datos empíricos tenderán mayormente a indicar aquello reforzándola, o a señalar lo potencialmente erróneo de mi sospecha. Pero seguiré con gran interés tu trabajo, porque es una sospecha demasiado amplia cuando personalmente me he limitado apenas a teorizar sobre ciertas peculiaridades de las economías petroleras en estos asuntos, como sabes.
    El problema que tal vez observo es que si bien tu comparación tiende en principio a demostrar lo que indicas, me parece que lo hace si, y solo si, para concluirlo suponemos implícitamente que una economía dolarizada y una economía con tipo de cambio fijo tengan el mismo comportamiento al caso (de lo que no estaría seguro sin el por qué explicado) pues creo que Panamá es más un ejemplo de de economía no-emisora que de economía emisora de divisa local con tipo de cambio fijo. Y si bien entiendo perfectamente que la realidad no siempre tiene “la gentileza” de ofrecernos los casos más claramente representativos de lo que desearíamos comparar, en todo caso me parece que para lo que creo entender que quieres demostrar, quizás lo ideal sería encontrar las coordenadas de tiempo y lugar que permitan comparar al menos tres economías periféricas con el mismo centro en el mismo periodo en que tuvieras una periferia no-emisora de moneda local, una periferia con tipo de cambio fijo, y una con tipo variable, antes, durante y después del mismo ciclo el centro.
    Slds,
    G

    Me gusta

    • Gracias por el feedback Guillermo.

      Sobre tu primer punto de economías que emiten moneda de reserva internacional o no, que no emiten lo hacen solo para uso domestico, coincido. Es un abanico importante. Esto genera una serie de asimetrías importantes en los bancos centrales que llevan adelante sus políticas monetarias.

      Cuando tenga una versión presentable subiré el link al borrador. Pero este paper esta enmarcado en la cuestión de porqué ante diversos tipos de cambio los ciclos se comportan igual a pesar de haber distintos tipos de cambio en Latino América. Esto me ha restringido bastante la selección de países de tipo de cambio fijo. Si bien es poco, hay más datos y tiene una economía más sana Panamá que otras alternativas, de allí la elección.

      La diferencia entre emitir y tener tipo de cambio fijo o esta dolarizado puede, quizás, presentar algunas diferencias importantes. Tengo que pensarlo más detenidamente. No estoy seguro aún de cuánto afecte las conclusiones de este borrador en particular.

      En cuanto a otros efectos, en el trabajo también menciono y muestro alguna evolución del precio relativo entre bienes no transables y transables (pNT/pT). Esto tiene un impacto directo sobre industrias no transables y transables. En ambos casos (tipo de cambio fijo o flotante), puede haber alguna distorsión si este precio relativo se ve alterado por motivos monetarios y no reales. Pero para no hacer el post demasiado largo y enfocarme en este aspecto deje esto de lado. Es, también, algo muy difícil de mostrar.

      Una potencial secuela de este paper incluiría un universo más amplio de países con ambos tipos de cambio. Por ejemplo, en una regresión contra una serie de países, ¿se puede mostrar una diferencia significativa en las tasas de crecimiento? ¿Y, es el tipo de cambio una variable significativa? Estas son algunas preguntas que dejo abiertas al final de este borrador, así como este borrador intenta dar alguna respuesta a las preguntas que dejo abiertas en el paper anterior.

      De todas maneras, no creo que defina la estructura de ese tercer paper hasta que este segundo no esté más cerrado. Posiblemente llegue a postear algo más hacia fines de año si tengo avances para mostrar.

      Me gusta

  3. Excelente trabajo! Ofrezco algo de contexto para los lectores que no vienen leyendo otros posts de Nicolás. La teoría austriaca del ciclo económico tiene varios desafíos por delante:

    1) Garrison siempre dice que su “macroeconomía del capital” está construida sobre la base de que el mundo es una sola economía globalizada e integrada, con una moneda única. Esto es correcto para aquellos tiempos en que teníamos un Patrón Oro clásico e internacional, pero no para la economía moderna. Llevar la macroeconomía del capital hacia una economía abierta, es el primer objetivo de Nicolás en su tesis y que ya ha comentado en otros posts. Los austriacos prácticamente no diferencian entre bienes transables y no transables, y poco han trabajado los tipos de cambio. Esta conexión que hace Nicolás entre la literatura mainstream y la teoría austríaca del ciclo económico, desafía a los trabajos más modernos de la “macroeconomía abierta” y ofrece nuevas respuestas a los interrogantes más complejos de esta disciplina.

    2) Los Austriacos han trabajado bastante poco la evidencia empírica. En la literatura hay varios trabajos descriptivos sobre lo que ocurrió en la gran depresión, en la crisis de Japón o en la última crisis subprime, pero recuerdo muy pocos trabajos que analicen empíricamente el impacto de la política monetaria sobre la estructura intertemporal de la producción. Este es otro punto que Nicolás encara en esta segunda parte de su tesis, y que puede servir como muestra de trabajo empírico para extrapolar a otros casos de estudio.

    Muchos Austriacos se horrorizan cuando digo que la EA está atrasada respecto al mainstream. Pero hay que reconocerlo. Ignorar los tipos de cambio o las economías abiertas, y no incluir herramientas econométricas modernas para ilustrar las teorías es una falla que debemos corregir si queremos ver las teorías austriacas en los journals más reconocidos, y así recibir atención de parte de los economistas más renombrados. Debo decir, sin embargo, que si bien los Austriacos avanzan más lento, lo hacen sobre un terreno más fértil.

    Me gusta

  4. Nicolas: El tema de porque se comportan de manera tan similar en el ciclo economías periféricas con diferentes sistemas cambiarios es de los más importantes que se pueden adelantar para seguir actualizando la teoría del ciclo, en mi opinión necesitamos entender mejor los diferentes mecanismos específicos de transmisión del ciclo entre centro y periferia y sospecho que en la medida que desarrollemos la teoría en ese sentido y detalle encontraremos que los impactos reales se transforman en monetarios y viceversa más fácilmente de lo que se ha teorizado hasta ahora, también sospecho que los mecanismos que encontremos reforzarán ciertas especificidades muy diferenciadas de la teoría austriaca del ciclo, por razón de su solidez y aplicabilidad inherente ya conocida.
    Entiendo ahora más claramente el propósito del actual paper en desarrollo y su relación con el primero que ya tuvimos el placer y privilegio de estudiar, y me alegra que te detengas a pensar sobre el asunto de la diferencia entre cambio fijo y dolarización; con relativa independencia de que afecte o no tus conclusiones para ese paper en particular, te ruego que no dejes de comentarme tus conclusiones al respecto ya que es un es un problema al que tengo que dedicarme lo más pronto posible por mi lado, aunque no sin antes tocar al menos algunos puntos sobre localización geográfica, recursos y su relación con el ciclo, ampliando en mis limitadas posibilidades el comentario menor que ya hice sobre la relación con el mal holandés.

    Adrian: ¡Excelente la contextualización! Permíteme comentar que mi opinión sobre lo que se suele llamar evidencia empírica es que no es evidencia sino indicio, dicho lo cual agregaré que la convergencia de la teoría y su aplicabilidad contrastada en dicha “evidencia” la considero absolutamente vital para una ciencia como la económica y ciertamente coincido en la gran importancia del trabajo que en ese sentido se está desarrollando actualmente. Quizás mi problema sea que en este momento tengo la impresión, por lo demás “escandalosa” de que si de una buena parte la teoría austriaca del ciclo aún está en varios aspectos importantes en pañales, de la otra, el caso es que las teorías alternativas son, sin excepción alguna, aire caliente, contaminado y espeso flotando sin asidero y con tendencia a no disiparse en la medida que se enfría con el tiempo.
    Me temo que estoy a años luz de tu optimista visión sobre lo que puede agregar la econometría contemporánea, pero en modo alguno me cierro a sus potencialidades que ciertamente son relevantes, especialmente en materia de “traducción” si bien los problemas con esos ejercicios desde la teoría austriaca son mayores que desde otras visiones teóricas (en realidad menos exigentes conceptualmente) y los beneficios del esfuerzo tienden a parecer mucho menores, tienes toda la razón en que hay motivos por los que ciertamente “no hay de otra” a ciertos efectos importantes, entre ellos el acceso a ciertas publicaciones arbitradas especificas.
    En todo caso el desafío cuando leo trabajos como el citado me inclino a pensar que para una parte de los austriacos el desafío actual es descartar la actitud de exégesis de los “textos sagrados” y asumir la urgencia de avanzar en la búsqueda de nuevos aportes originales que se apoyen sobre la teoría desarrollada por tan brillantes predecesores para seguir avanzando en la teoría económica y la economía aplicada (y también coincido en que en lo segundo tenemos ciertamente más retraso) de la escuela austriaca, pero veo que eso precisamente es lo que está ocurriendo con una intensidad cada vez mayor. En algún momento daba la impresión de que gran parte de la economía austriaca se postraría ante sus gigantes del pasado en actitud de religiosa veneración, en lugar de paparse sobre sus hombres para seguir adelante. Si pudieran opinar, esos gigantes nos dirían que sus esfuerzos se hicieron en la firme esperanza de que serian continuados y eventualmente superados, porque eran científicos, no profetas. Así que trabajos como el de Nicolás son ciertamente indispensables.
    Ummm… disculpen ese último párrafo de reflexión seudofilosófica de la que lo único importante es la conclusión.
    En otro orden de ideas, quizás tengas razón es eso, pero no estaría tan seguro de que el avance austriaco sea siempre más lento en términos relativos, en relación al relativo número de cabezas (no de ganado sino pensantes) por un lado y al grado de desviación y número de callejones sin salida comparativos, a veces pareciera que vamos más rápido, pero en todo caso es muy cierto que el terreno es más fértil. Me encanta el símil del terreno porque me recuerda algo que escribió Menger en su momento sobre los grandes avances que abrieron nuevos terrenos fértiles pero inexplorados a la ciencia económica en su tiempo, y que se pudiera resumir en lo lamentable que le resultaba constatar que para muchos economistas eso parecía ser una mala noticia.

    Slds,

    G.

    Me gusta

  5. Definitivamente las grandes figuras de la EA, como de cualquier corriente, esperarían que sus seguidores avancen en teoría en lugar de levantar monolitos.

    Como escuche decir a algunos profesores americanos. Bohm-Bawerk construyó sobre Menger. Mises se paró sobre los hombros de Bohm-Bawerk, le pateo la cabeza por lo que consideró errores y siguió trepando. Hayek hizo lo mismo con Mises, etc… O como suele decir Boettke, Mises armó el programad e investigación, Hayek trabajó en llegar el mismo.

    La EA aún tiene mucho que aportar a la “economía convencional”, o “maintream.” Espero que los avances futuros, no sólo avancen en la tradición de la EA, sino que también aporten a la economía en general.

    Me gusta

  6. Pingback: Resumen 2012 No. 7: Macroeconomía y coyuntura global | Punto de Vista Economico

Los comentarios están cerrados.