¿Debemos privatizar el fútbol?

Hacia fines del siglo XIX y comienzos del siglo XX fueron naciendo los clubes grandes del fútbol mundial. En casi todos los casos, estos surgieron como instituciones civiles sin fines de lucro, financiadas con el aporte voluntario de sus socios, los que eligen democráticamente a su presidente por mandatos periódicos.

Con el correr del siglo XX el fútbol fue sumando admiradores y se convirtió en una industria. Se construyeron grandes estadios de fútbol, la prensa fue dedicando cada vez más espacio para cubrir los partidos y los pases de jugadores comenzaron a ser millonarios, la mayoría de ellos, con destino europeo.

Pero también comenzaron a ser recurrentes las malas gestiones, las que dejaron a muchos clubes ahogados en deudas. Tal es el caso del fútbol español, que en junio pasado parecía estar en bancarrota con una deuda de 4000 millones de euros. Diarios como Expansión y El Mundo se han echo eco de la noticia.

En Argentina la situación es similar y ya se ha superado la barrera de los 1000 millones de pesos (unos 250 millones de dólare). En enero de 2011  La Nación ha sintetizado la situación de los clubes donde River (216.8 millones de pesos) encabeza la lista, pero otros clubes grandes como Independiente (144,4 millones de pesos), Rácing (105,3 millones), Boca (97,5 millones) y  San Lorenzo (96 millones) tampoco se alejan demasiado.

Todos los clubes apuestan a ventas millonarias de sus figuras que les permitan financiar estas deudas, pero qué ocurre si estas ventas no aparencen.

Por la multitud de personas que siguen a estos clubes se dice que son de “interés nacional”, por lo que el Estado puede aparecer cuando sea necesario para financiar un club en quiebra. No fue el caso de Deportivo Español, pero sí fue el caso de Racing, siendo la única diferencia el poder de convocatoria de cada uno.

La posible privatización del fútbol es un debate necesario. Carlos Beer resumía ya en 2001 para La Nación la posición de defensores y detractores de la privatización. Gustavo Veiga criticaba esta propuesta para Página 12.

El objetivo, pienso yo, es que alguien asuma con su patrimonio las deudas, y que no sea el Estado quien venga al rescate con el dinero del contribuyente.

15 pensamientos en “¿Debemos privatizar el fútbol?

  1. Buenos dias, hace casi un año que no comento el blog!.

    Debemos privatizar los costos del futbol. Estamos pagando la fiesta de los dirigentes los cuales pueden endeudarse total pagan los otros. Moral Hazard como le dicen…

    Me gusta

  2. Ok, pero qué significa privatizar el fútbol. Hablamos de privatizar los clubes, pero las comentadas asociaciones sin fines de lucro son entidades privadas. Por otro lado, Real Madrid o Barcelona, bajo la misma denominación que River y San Lorenzo, son clubes sanos, tienen superávit y compiten internacionalmente por ser los mejores del mundo. Chelsea, por su parte, tiene un millonario detrás que asume la responsabilidad de cumplir los contratos.

    Me gusta

  3. Se conocen más casos como el de Deportivo Español (no financiado)?
    Y se conocen más casos como el de Racing (financiado)?

    Me gusta

    • Está el caso de la Fiorentina, en Italia. En 2002 debía €50M y tuvo que vender a sus jugadores más valiosos (Batistuta entre ellos) para pagar la deuda. No pudo y no sólo lo descendieron, sino que hasta dejó de existir. Tengo entendido que renació con otro nombre pero jugando en la serie C2(creo que es equivalente a la quinta división). Ese sería un ejemplo de una quiebra no financiada.

      Me gusta

  4. Habría que chequearlo, pero vienen a mi memoria Mandiyú de Corrientes, Huracán de Corrientes y Chaco Forever. Aunque Mandiyú hoy se llama “Textil Mandiyú”. Al igual que las empresas que quiebran, los clubes resurgen bajo otras denominaciones.
    Respecto al otro caso, he leído que muchos clubes reciben financiamiento de la AFA para subsistir. De alguna manera, que hoy el gobierno pague 600 millones anuales de los contribuyentes a la AFA para televisar el fútbol argentino, es financiamiento que reciben los clubes. Grondona ha dicho que sin este financiamiento, varios clubes habrían quebrado.

    Vale recordar que, en realidad, el dinero que se reparte son 436,044 millones de pesos. ¿Cómo es la tabla? Para Boca y River, $ 30,68 millones; para Independiente, Racing, San Lorenzo y Vélez, $ 23,1 millones, y para los 14 restantes, $ 16,867 millones. Pero el G6 la rachaza.
    (http://www.canchallena.com/1221339-grondona-no-atiende-los-reclamos-de-los-grandes-por-el-reparto-del-dinero-de-la-tv)

    Me gusta

  5. Buena data Adrián. Creo yo que el análisis debería dividirse en dos partes. Uno en demostrar que la privatización debería ser más efectiva que su nacionalización. Pero, tomando en cuenta la situación actual, el dejar caer a clubes tan grandes y en un país como el nuestro desataría una ola de violencia fenomenal.

    Salvando las distancias, cuando fue la crisis subprime, tengo entendido que se salvaron bancos que enfrentaban problemas de liquidez y no de quebrantos y allí salvaron a varios grandes organismos. ¿Se podría aplicar lo mismo aquí? Evaluar situaciones de liquidez versus situaciones de quebrantos. Si se hizo bien o mal se puede discutir mucho al igual que la manera en que se hizo.

    En un ámbito como el fútbol que despierta pasiones sería bueno privatizarlo para evitar este tipo de situaciones, pero por los números que tiras lo veo dificil de lograr.

    Me gusta

  6. Adrian, estoy un poco confundido.
    Los clubes son todos privados, luego puede ocurrir que no tengan una buena base institucional. Pero no hay clubes estatales. La AFA aunque monopolio no es parte del estado tampoco.

    Lo único criticable creo yo es el estado pagando la mala administrasión de los clubes, que no tienen incentivos a mejorar las institusiones porque como bien dijiste, no pagan de su bolsillo.

    Un club bien administrado es Lanus. Aunque me tira la camiseta 😛

    Una buena comparación es ver que pasó con los clubes en Alemania Oriental. No sacaron buenos jugadores y pasaron a ser una selección de segundo nivel. Mientras que alemania Occidental se volvio una potencia del futbol.

    Me gusta

  7. Instituciones y Administración con C….

    Dato:

    Alemania oriental vivió la reunificación del fútbol alemán con mucha resignación y restricciones. Sólo dos equipos (Hansa Rostock y Dínamo Dresde) tomaron parte en la primera Bundesliga unificada y lo hicieron con pocas expectativas. El Hansa descendió en la primera temporada y el Dínamo, que aguantó cuatro, fue descendido en la quinta por la DFB (federación alemana) por su paupérrima situación económica, cayendo a los abismos del fútbol teutónVeinte años después no hay rastro en la Bundesliga del fútbol oriental a nivel de clubes. Los democráticos apenas coleccionan alguna aparición en la final de Copa y hechos más anecdóticos que exitosos.

    Me gusta

  8. Por eso volvemos al moral hazard que planteaba Martín en el primer comentario.

    A mi me parece que si un club es una institución sin fines de lucro que se mantiene con aportes de los socios o resuelve sus deudas acordando son sus acreedores, entonces no debe ser privatizado (entendido como el caso del Chelsea). Es el caso del Real Madrid y Barcelona en España, y entiendo que Velez y Lanus en Argentina. Aunque también hay otros.

    Lo que preocupa hoy son los niveles de deuda de muchos clubes, aunque esto es relativo al capital que tiene el club en los jugadores como potencial de venta, y que hoy no son contabilizados en el activo. Esto pasa a ser entonces un problema contable. Una deuda de 100 millones de pesos es de aproximadamente 25 millones de dólares. ¿Qué equipo argentino grande no cubre ese dinero vendiendo todos sus jugadores?

    El problema surge, más bien, cuando un club no puede pagar sus compromisos y la justicia declara la quiebra. Si esto ocurre con los cinco grandes y algún otro equipo fuerte del interior, entonces el gobierno asumirá la deuda con el dinero de los contribuyentes. Si hubiera un inversor fuerte que asume la deuda para comprar el club, ¿se lo permitirán?

    Me gusta

  9. Los clubes en su mayoria son privados pero la mayoria son asociaciones civiles, esto significa que cada socio tiene 1 voto, lo que suopngo estan proponiendo es que se conviertan en Sociedades anonimas asi quien tenga la mayoria de las acciones (algun millonario que quiera arriesgar su capital) pueda tomar las decisiones pertinentes y no robarse asi mismo

    Me gusta

  10. Me parece que estamos confundiendo algunas cosas. Los clubes en la Argentina son Asociaciones Civiles (por lo tanto son entes privados que reunen a personas, o sea socios) el tema es que no tienen fines de LUCRO, situación muy diferente a no ser privado. El control sobre los clubes lo tienen exclusivamente los socios que votan a la comisión directiva y a sus organos de control (podríamos decir similar a una cooperativa). Por otra parte el estado ejerce el control a través de los organismos rectores de Personas Jurídicas.
    O sea si un club está muy endeudado, o está por entrar en quiebra es directa responsabilidad de la Comisión Directiva y de los organismos de control. La ley prevee que los miembros de la comisión directiva deben respaldar con su patrimonio personal sus errores u omisiones. El problema es que nunca se llega a fondo con los reclamos. En La Pampa tenemos casos de Cooperadoras Escolares (otra Asociación Civil) que tuvieron juicios y embargaron todos los bienes de los miembros de la Comisión Directiva (Coop de la Escuela de La Maruja). Si los socios de los clubes que más endeudados están le reclamaran a sus dirigentes no se irían tan facilmente (ej: los desastres que hizo Aguilar en River, rozan con la delincuencia).
    Por otra parte hay muchas empresas privadas (con fines de lucro) que también quiebran, que tiene mucho apoyo del estado (y la plata desaparece), como ejemplo tenemos varios frigoríficos en La Pampa.
    Por lo tanto no creo que “privatizar” los clubes no va a ser la solución. La solución es ejercer todos nuestros derechos como socios y cumplir nuestras obligaciones, entre esas compromenternos a elegir dirigentes serios y controlarlos, y por supuesto participar responsablemente de las asociaciones civiles.
    PD: otro problema de los clubes “grandes” es la forma de valuar sus “activos” (jugadores, posibles premios por torneos, etc) que gracias a la contabilidad “creativa” permite confeccionar balances alejados de la realidad. Saludos
    Germán Lucas Tapia

    Me gusta

  11. Con mi experiencia de 12 años como periodista acreditado ante la AFA, honorable institución que fuera mi segunda casa durante todo este lapso y de la cual el único lugar que no conozco es la casa del sereno, me permito decir que lo mejor que se puede hacer con el fútbol argentino es dejarlo como está, hasta que implosione definitivamente y luego se verá qué es lo que queda y qué es lo que se puede hacer con ello. En este momento no hay manera de resolver ninguno de los problemas que lo afectan ni datos suficientes como para imaginar una solución posible

    Me gusta

  12. Germán hace bien en separar el “lucro” de lo “privado”. Pienso que es el primer punto que hay que aclarar en las propuestas de privatización del fútbol. ¿Qué vamos a privatizar si el fútbol ya es privado?
    Pero hay un problema. Se asume que los socios son dueños del club, sin embargo un acreedor no puede ir a la justicia y reclamarle nada a los socios. Los socios no son accionistas. Los socios lo son para usar las instalaciones, para ir a la cancha, pero si bien votan a los dirigentes, no arriesgan su capital.
    Los dirigentes a su vez son elegidos por estos socios y “en nombre del club” realizan contratos millonarios que en muchos casos no se cumplen.
    Los acreedores, a través de la justicia, podrían ir contra los bienes de estos dirigentes, pero las investigaciones nunca se completan porque es muy difícil encontrar el origen del problema. Passarela culpa a Aguilar, Aguilar culpa a su antecesor y así sucesivamente… Y en muchos casos no hay documentos que permitan demostrar dónde nació el problema.
    Demás está decir que el capital de los dirigentes muchas veces es insignificante en relación con las deudas que se contraen. Es el caso de Savino en San Lorenzo.
    Alejandro explica que debemos esperar a que implosione para discutir cambios. Quizás tenga razón, pero eso es lo que estamos discutiendo.
    Si en el futuro la justicia declara en quiebra a los cinco grandes (vimos que cada uno adeuda más de 100 millones de pesos), o a alguno de ellos, por no poder asumir sus compromisos… habrá tres opciones: 1) permitir que algún inversor compre el club (el caso del Chelsea), arreglando las deudas con los acreedores; 2) que el gobierno financie las deudas porque es de “interés general” que estos no desaparezcan (el caso de Racing); 3) que los clubes desaparezcan (el caso de Deportivo Español o Mandiyú), pudiendo luego resurgir desde cero bajo otra denominación, pero habiendo roto todos los compromisos con los acreedores.

    Me gusta

  13. El problema esencial que plantea el fútbol es qué hacer cuando una institución no cumple con sus obligaciones. Ese problema, en el actual marco sociológico no tiene solución porque las presiones prácticas que existen alrededor de los clubes de fútbol son tan grandes que desbordan cualquier previsión jurídica. Se puede sancionar la más perfecta de las leyes que igualmente luego no se cumplirá porque cuando llegue el momento de exigir a un club de fútbol que cumpla con sus obligaciones, las presiones que surgirán para que el club no se perjudique, no desaparezca, no pierda su patrimonio serán tan grandes, que finalmente los acreedores resultarán los perjudicados.

    Voy a contar una anécdota. Una vez se discutía una reforma del sistema de disputa del Nacional B y se argumentaba que “este torneo es deficitario”. Y uno de los pocos dirigentes sensatos que hay en el fútbol argentino, Carlos Eguiazu, de Atlético Rafaela, dijo “muchachos, no nos engañemos, el torneo no es deficitario, los que somos deficitarios somos nosotros, que aunque tuviéramos el triple de dinero, igualmente no nos alcanzaría porque en ese caso, en el afán de salir campeones, para contratar los mejores jugadores, les cuadruplicaríamos el sueldo”…

    Esa idea sintetiza la realidad del fútbol y por eso digo que no tiene solución por el momento. El fútbol es una estructura absolutamente enferma y lo lógico es que en algún momento implosione. De ahí en más se verá qué se puede hacer pero mientras no cambie la mentalidad dirigencial, no hay ley posible. Porque ¿quién se imagina que van a mandar a Boca al descenso porque tiene déficit? Tampoco actuemos nosotros como los dirigentes de fútbol, tengamos los pies sobre la tierra…

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.