Friedman versus Rothbard

Best of Both Worlds es el título de una jugosa entrevista que la Reason Magazine le hizo a Milton Friedman en junio de 1995.

Dejo un extracto que puede dar lugar al debate. Aquí Friedman responde a algunas críticas de Rothbard y otros libertarios en relación con su regla monetaria y los vouchers para el sistema educativo.

Reason: Do you think you’ve become more radically libertarian in your political views over the years?

Friedman: The difference between me and people like Murray Rothbard is that, though I want to know what my ideal is, I think I also have to be willing to discuss changes that are less than ideal so long as they point me in that direction. So while I’d like to abolish the Fed, I’ve written many pages on how the Fed, if it does exist, should be run.

Murray used to berate me for my stand on education vouchers. I would like to see the government out of the education business entirely. In that area, I have become more extreme, not because of any change of philosophy, but because of a change in my knowledge of the factual situation and history.

I used to argue that I could justify compulsory schooling on the ground of external effects. But then I discovered from work that E.G. West and others did, that before compulsory schooling something over 90 percent of people got schooled. The big distinction you have to make is between marginal benefit and average benefit. The marginal benefit from having 91 percent of people in school rather than 90 percent does not justify making it compulsory. But if in the absence of compulsory education, only 50 percent would be literate, then I can regard it as appropriate.

Some issues are open and shut. Tariffs, property rights. No, not property rights, because you have to define property rights. But education is not open and shut. In Capitalism and Freedom we came out on the side of favoring compulsory schooling and in Free To Choose we came out against it. So I have become more radical in that sense. Murray used to call me a statist because I was willing to have government money involved. But I see the voucher as a step in moving away from a government system to a private system. Now maybe I’m wrong, maybe it wouldn’t have that effect, but that’s the reason I favor it.

Mi opinión es que resulta injusto llamar estatista a Friedman. Lo que distingue a Friedman de Rothbard, es que el primero se preocupó por la transición, además de buscar su propio ideal. En la transición, la política y lo “viable” ocupan un lugar importante, lo que ha llevado a Friedman en numerosas oportunidades a abandonar una posición radical.

17 pensamientos en “Friedman versus Rothbard

  1. Muy bueno Adrian, ahora me explico algunas posiciones de Friedman que no entendia. Supongo que en un pais como Argentina no queda otro camino, que alguien que sea un Austriaco, deba recurrir al gradualismo de Friedman y abandonar sus propios ideales. Me pregunto si los verdaderos cambios justamente no llegan porque hay una urgencia. Es como el que deja el cigarrillo o el obeso que va de a poco pero siempre vuelve a recaer. Un dia el medico le dice que si fuma 1 cigarrillo mas muere y lo deja para siempre. Esto se aplica por ejemplo a los Bancos Centrales y a los Gobiernos que prometen no imprimir mucho ni gastar mucho…pero a la larga tienen su semilla de destruccion. Alguien que comprende esto debe negociarlo o debe mantenerse firme como Rothbard…yo me quedaria como Rothbard…

    Me gusta

  2. Mi punto de vista es que debemos tener una posición ideal, radical, que guía nuestra política económica. En la transición a ese ideal, toda política que recupere ciertas libertades, o que reduzca el intervencionismo es bienvenida. Los Vouchers educativos no son la propuesta ideal, pero claramente son una buena propuesta para ir reduciendo la participación del estado en la educación. La regla monetaria de Friedman tampoco es la propuesta ideal, pero limita al menos la discrecionalidad de la política monetaria del banco central. También pienso es un primer paso para alcanzar una moneda sana.
    Y en esto no pienso que sea original. Si uno observa por ejemplo, la transición que plantea Huerta de Soto en el capítulo 9 de su libro “Dinero, Crédito Bancario y Ciclos Económicos”, uno puede ver en 5 etapas, una transición que lleva bastante tiempo desde el sistema bancario actual, al sistema ideal. Insisto: una diferencia sustancial entre Friedman y otros autores más radicales como Rothbard, es que el primero se preocupaba por esta transición, donde sólo importa lo viable.

    Me gusta

  3. Creo que algo que tenemos lo libertarios y que muchas veces nos critican, es sólo quedarnos en la parte académica y sin llevar nuestras propuestas a la práctica. Con esto no estoy diciendo que debemos aspirar a un cargo de elección pública para llevar a cabo las propuestas, pero por ejemplo, una manera es asesorar a los gobiernos en políticas viables y no nuestras propuestas radicales, pues tendría un alto costo político. En ese punto estoy de acuerdo con Friedman, de promover políticas viables, aunque sería extraordinario si pudieramos hacer el cambio de un día para otro.
    Personalmente que trabajo en “políticas públicas” desde el sector privado como consultor, sé lo difícil que es que nos oigan, pero pienso que lo mejor es hacer cambio por chico que sea, en vez de no hacer nada.

    Me gusta

  4. El otro dia escuche en un reportaje radial a Gonzalez Fraga, que no es ningun libertario, y sin embargo le explicaba al periodista que en la campaña el no decia todo lo que pensaba porque los asesores de campaña desde USA le decian que no era aconsejable… a mi modo de ver este es un error dado tienen altas chances de perder y si hubiese criticado mas al gobierno, en las proximas elecciones tendria algina chance…mi punto es que es mejor mantener una posicion y no negociar los ideales ya que tarde o temprano puede demostrarse que estabas en lo cierto…creo que Rothbard esta cada dia mas cerca de ese momento…nunca me imagine que habrian manifestaciones frente a WALL STREET contra la FED.
    http://www.youtube.com/watch?v=rQow0Fhua1A&feature=player_embedded … basta mirar ese video! un revolucionario gritando por MISES…

    Hay tanta confusion entre los economistas clasicos que no saben que defender…! Ayer vi un debate entre ALTAMIRA y FERRERES…realmente Altamira parecia un libertario (lastima que despues dice que hay que eliminar el capitalismo) y Ferrers defendia lo indefendible… no se, creo que a la larga resulta mas beneficioso no defraudar tus ideales

    Me gusta

  5. Aquí me parece que es importante resaltar la diferencia que existe entre el rol del académico y el rol del político.
    El primero debe correr el eje de debate, imaginar nuevos mundos posibles, y no atender a si una propuesta de política pública es viable o no en el presente. El rol del político, o el de aquel encargado de asesorar al gobierno, es diferente. Inspirado en los debates académicos, debe atender necesariamente a aquello que la opinión pública puede digerir en el presente y trabajar a su vez para intentar que una propuesta que no es viable hoy, lo sea en el futuro. Si el primero sólo atiende a lo “viable”, entonces es difícil el cambio y el progreso. Si el político ignora lo “viable”, su carrera no tiene futuro.
    Rothbard se define como un académico. Y la política, se la deja a los políticos. Friedman, ha adoptado ambos roles según el caso.
    A mi parecer no hay que criticar ni a uno, ni a otro, por esas elecciones. Pero está claro que para cambiar el mundo necesitamos de ambos.

    Me gusta

  6. Este ultimo comentario es muy acertado…como academico creo que es tu deber seguir usando las espadas y defender las ideas libertarias y como politico o asesor es cierto que estas limitado a los limites de libertad que te permite la sociedad en la cual estas actuando y usar lo menos malo…
    De todas maneras no tengo ese problema…pero vos Adrian de que lado estas? Ojala que te vea en television defendiendo las ideas libertarias…

    Me gusta

  7. Bueno, mi opinón es que es tan válido tomar sólo un rol como hizo Rothbard, que intentar contribuir en los dos, como hizo Friedman. En mi caso, estoy muy lejos de ambos! : )
    Hoy vemos a Lawrence H. White reuniéndose con Ron Paul tratando de encontrar una transición que haga realista la propuesta más libertaria que es recuperar el Patón Oro, o abolir la Fed. Si algún día pudiera reunirme con el gobierno argentino para ver de qué modo abolimos nuestro banco central, por supuesto que lo haría!

    Me gusta

  8. Claramente el nombre de Milton Friedman se encuentra entre el top 5 de los defensores del libre mercado y libertades individuales. Posiblemente el mundo sería un lugar menos libre sin Milton Friedman.

    Eso no quita que en el plano teórico haya puntos en que la coincidencia no sea total, como bien lo puede ser con otros autores (austriacos o no). Y eso tampoco quita que una cosa sea el ideal de Friedman y otra cosa una propuesta puntual que intente acercar al ideal. Más que renunciar a los ideales, me parece que ofrecer una propuesta que nos acerca a ese ideal es justamente luchar por esos ideales. Seguramente se podrá discutir y disentir sobre los distintos trade-offs de las distintas propuestas, pero el punto es apuntar hacia el mismo lado.

    Referirse a Friedman como un estatista es confundir los planos de sus propuestas, las puramente académicas con las de políticas públicas iluminadas por teoría económica. Este tipo de errores contribuye a que se vea a los austriacos como “dogmáticos” más que científicos. En algún momento, para tener efecto, hay que pasar del mundo ideal al mundo posible si no queremos quedarnos donde estamos. Situarnos en un nuevo mundo posible puede acercarnos a que lo que hoy es ideal, en el futuro sea posible.

    Me gusta

  9. No se olviden que hay politicos como Ron Paul, que estan llevando un mensaje a la gente de lo que ustedes hablan como poco realista a las acciones. Quizas no gane las elecciones internas…pero esta bastante cerca…y justamente su discurso no es moderado. Habla de terminar con la Fed, terminar con FIMA, etc…La verdad, sin animo de ofensas, si ustedes con lo que saben, estan timidos en defender a Rothbard por ser menos practico que Friedman…estamos listos. Que le queda al resto, que ni sabe de la existencia de Rothbard. Si alguien los acusa de dogmaticos…y que? Se esta demostrando que Friedman estaba mal y lo que vino despues con los Chicago Boys. Si crees en la escuela austriaca politicamente nunca diras lo correcto. No hay nadie mas capacitados que ustedes para hacerle frente a los argumentos. Asi que si van a la TV… y algun periodista les pregunta: Usted recomienda la desaparicion del Banco Central o del impuesto a las ganancias? Ustedes deberian responder que si y hacerse cargo…

    Me gusta

  10. Intento aclarar algunos puntos:
    1. El trabajo de Ron Paul me parece extraordinario. Está llevando a la gente un debate económico (el retorno al Patrón Oro o incluso el fin de la Fed) que hasta ahora sólo estaba en la agenda de los economistas de la EA.
    2. El trabajo de Rothbard también es extraordinario, aun cuando no compartamos el 100 por ciento de sus recomendaciones de política. Rothabard sin duda ha sido una inspiración para Ron Paul y tantos otros que buscan la moneda sana o una mayor libertad individual.
    3. Decir que Friedman no hace mal en preocuparse por lo viable en el corto plazo, no es compartir sus políticas. Es simplemente señalar que antes que la discrecionalidad keynesiana o sus políticas anti-cíclicas, es mejor una regla monetaria. Y antes que la regla monetaria de Friedman es mejor lo que hoy llamamos “la regla de Hayek”, aun cuando ninguna de ambas sea lo ideal.
    4. Si en una entrevista de tv alguien pregunta por la mejor política monetaria, claramente responderíamos en favor de abolir la Fed. Pero que nosotros hagamos eso, no implica que un político deba hacerlo. Al menos si él quiere ganar las elecciones, que no es claramente el objetivo de Ron Paul. Me parece que la mejor estrategia para un político es preocuparse por lo que la gente puede digerir, llegar al gobierno, y hacer lo posible por cambiar las cosas en el buen sentido. Hay mucho por hacer, y mucho de esto la gente lo acpetaría.
    5. El esfuerzo de Ron Paul o del P-Lib español me parece extraodinario. Sirven para incluir en las discusiones sobre políticas públicas, las posiciones más libertarias en cada campo. Insisto en que no es la mejor estrategia para ganar las elecciones (hoy), pero sí para hacer conocidas propuestas que en futuro puedan ser viables.

    Me gusta

  11. Coincido con Adrián, no es cuestión de ser tímidos al momento de defender las ideas, pero ver cuál es el plano del debate.

    No es lo mismo responder a la pregunta “¿Qué es lo mejor que podemos hacer?” a responder a la pregunta “¿Que podemos hacer dadas las limitaciones”? Son dos preguntas distintas y por lo tanto poseen respuestas distintas. Ron Paul y Rothbard contestando la primera, Friedman la segunda.

    El trabajo de R. Paul y M. Rothbard, entre muchos otros, cumplen un rol muy importante al difundir lo que ellos considera una situación ideal. El punto es que eso no hace a Friedman estatista porque ofrezca una sugerencia que considera viable. ¿Acaso Mises fue un estatista por proponer políticas económicas no ideales cuando asesoraba a la Cámara de Comercio en Viena?

    En la primera respuesta Friedman dice: “So while I’d like to abolish the Fed, I’ve written many pages on how the Fed, if it does exist, should be run.”

    Si no puedo cerrar el BCRA o la Fed, no sólo insistiría con ese ideal, sino que trataría de adelantar propuestas que me acerquen al ideal por más que no lleguen al mismo si eso me ubica en una situación mejor que la actual.

    Me gusta

  12. Hola Adrián, cuanto me alegra que hayas sacado a discusión este tema, el cuál lo considero sumamente importante y un paticular reto para los académicos, especialmente si estamos asesorando a ejecutivos, hombres de negocios o a emprendedores institucionales. Me refiero al punto que menciona Friedman en el primer párrafo de tu blog en donde, acorde a mi interpretación, nos habla del desafio que representa el buscar soluciones “2nd best” (less than ideal solutions), en contraste contra las “1st best” (ideal solutions).

    Por un lado, dar soluciones 1st best te hace ver como íntegro y quizás no contradictorio (digo quizás, ya que depende de que tan bueno seas para argumentar, jeje), pero también a veces poco útil o práctico para el mundo real! Por el otro lado, dar soluciones “2nd best” te hace ver práctico, aterrizado, pero maleable, a veces ambiguo e incluso poco íntegro. Esto siempre me a parecido un intrigante dilema. Algo de esto lo podemos ver en este link que doy abajo donde Hoppe nos comenta por qué prefiere a Mises que a Hayek:

    Why Mises (and not Hayek)? (by HHH) http://mises.org/daily/5747/Why-Mises-and-not-Hayek

    A nivel académico, veo una gran oportunidad y desafío el desarrollar ese conocimiento de cómo identificar y proponer “2nd best solutions” que nos permitan caminar en dirección del “1st best”. Me parece un campo importante y sobre el cuál vale la pena trabajar y conversar.

    Dentro de esta línea de razonamiento, creo que una observación clave para lo anterior es lo que Peter Boettke nos comentó en su visita a la Escuela. Lo parafraseo: “…debemos tener cuiado de los errores de omisión.” Mi interpretación de ello es que el mundo ideal o 1st best es contextual, es decir, es ideal dentro de SU contexto. Por ende, es importante que nos preguntemos como diversos factores que estamos omitiendo, podrían influir sobre dicha solución ideal. Al hacernos esa pregunta, considero que nos estamos moviendo al mundo 2nd best o quizás, a un ideal en OTRO CONTEXTO. Si ves, en este sentido podría argumentarse que estoy siendo un poco más Hayekiano, al sugerir que “lo ideal” dependerá de esos elementos de lugar y tiempo y muy particulares del contexto.

    Por ejemplo, Hopperiana y Rothbarianamente hablando, la anarquía ordenada es una especie de first best (ideal) solution. Si aceptamos esto como ideal (que por cierto, algunos podrían estar en desacuerdo, pero sigamos el supuesto), bueno, entonces preguntas importantes que nos debemos hacer son: Es posible implementar tal solución HOY en un país como Guatemala (o algún otro)? Qué elementos OMITE la propuesta ideal que hacen dificil su implementación hoy? Podemos superar de alguna manera dichas omisiones? Qué hay que hacer HOY para empezar a superarlas? Se tendrán que hacer algunas concesiones para poder implementar HOY dichas soluciones? Qué riesgos tienen dichas concesiones?

    Creo que conversar y responder a estas preguntas, y otras que podamos pensar, podrían ayudarnos a identificar soluciones no tan ideales, pero que a su vez no nos alejen demasiado de cierto ideal deseado. No creen? Ahora, otra pregunta importante es: Cuál es ese ideal que vamos a usar de referencia? Hum, esa también es una pregunta “tricky”, jeje.

    Me gusta

  13. La estudiar el pensamiento de estos autores, mi impresión es que Mises tiene mucho más en común con Hayek, que con Rothbard o Hans Hermann Hoppe. Pero está claro que estos autores difieren en el ideal que pretenden. Y por supuesto que en el ideal Friedman también diferirá con ellos.
    Pero en la transición hay muchos puntos en común. “Desmantelar al Estado” como pretenden hoy los anarcocapitalistas implica una enorme cantidad de políticas con las que el liberal clásico estará de acuerdo. En esa transición, Friedman, Hayek y Rothbard comparten opiniones de políticas públicas.
    Tomemos por caso a Friedman. Él luchó, en definitiva, por la “libertad de elegir” de los individuos.
    Para ser más precisos, Friedman pensaba que la propiedad privada es la base del intercambio, la justicia y el progreso en la sociedad. Defendía el Laissez Faire capitalista y creía en la mano invisible de Adam Smith, en el sentido de que acciones individuales, aun cuando pueden ser egoístas, maximizan tanto el bienestar individual como el de la sociedad. Fue crítico de Marx y de las doctrinas marxistas de la explotación, así como de las nociones anti-capitalistas. Defendió el libre comercio, la política de libre- inmigración y la globalización. Luchó por la eliminación de barreras que impiden en ciertos países el ingreso de bienes y servicios, capitales y personas. Se opuso a los controles de cambio, a los controles sobre precios, rentas y salarios, incluyendo el salario mínimo. Creía en limitar al gobierno y en tal sentido propuso la privatización, la desregulación y la desnacionalización. Se opuso al Estado de Bienestar y a los privilegios especiales. Rechazó la planificación central socialista y todas las formas de totalitarismo. Reconoció que cierta desigualdad entre los habitantes del pueblo es inevitable, pero sabía que los principios de la economía de mercado podían terminar con la pobreza. Defendió la igualdad ante la ley, para el rico y para el pobre. Refutó al keynesianismo y explicó los errores de aquellos marxistas que piensan que el capitalismo es inherentemente inestable y que requiere del gobierno para estabilizar la economía. Se opuso al déficit fiscal, a los impuestos progresivos y al Estado de Bienestar y defendió las alternativas del mercado libre sobre la educación y la salud. También defendió las soluciones de mercado para la polución y la contaminación. Pero sobre todo, Friedman fue –tanto por sus trabajos teóricos, como empíricos- el mayor enemigo de la inflación, a la que definía como “un impuesto sin legislación”.
    Por supuesto que podriamos hacer otro largo listado con las disidencias entre Friedman y la EA, pero muchas veces este autor es despreciado por los austriacos. Yo aquí intento re-valorizar su pensamiento, y hasta aprender de su preocupación por lo viable en el corto plazo.
    Bajo el mismo marco teórico austriaco, preocuparnos por lo viable nos llevará a nuevas preguntas, y nuevas respuestas. Y pienso que nada malo puede surgir de esto.

    Me gusta

  14. Te cito Adrian:

    “Bajo el mismo marco teórico austriaco, preocuparnos por lo viable nos llevará a nuevas preguntas, y nuevas respuestas. Y pienso que nada malo puede surgir de esto.”

    Si estuvieramos en facebook te dejaría un like! jeje.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.