30 de las mejores citas de Walter Williams sobre Libertad, Derechos, Propiedad Privada y Coacción – por Gary M. Galles

Walter Williams se ha ido y se le echará mucho de menos, pero sus ideas no.

alter E. Williams, a quien muchos consideran uno de los más grandes economistas modernos, falleció a la edad de 84 años.

Mis conexiones con Walter se remontan a la UCLA, donde ambos obtuvimos nuestros doctorados (aunque yo fui un poco más tarde, y fue mi desgracia que no nos super-pusiéramos). Luego empecé a escribir artículos populares en defensa de la libertad de los estadounidenses no mucho tiempo después de que él lo hiciera, lo que me hizo muy consciente de su escritura (de hecho, una vez le dije en broma a mi esposa que no me gustaba porque sus artículos eran a menudo un sustituto demasiado bueno de los míos). Y conozco a mucha gente con conexiones con la Universidad George Mason e historias sobre él.

Debido a que muchos estaban más cerca de Walter que yo, la gran avalancha de aprecio y apoyo a su muerte es mejor que la hagan otros. Pero creo que tengo algo que vale la pena agregar para quienes no sabían de él, pero quienes estén interesados en su labor, después de la poderosa respuesta a su muerte.

En 2016, publiqué un libro titulado Líneas de Libertad, en el cual curé lo que sentí que eran las mejores citas sobre la libertad que pude encontrar, por quienes que habían trabajado en la primera fila para defenderla. Walter no fue incluido, como su mejor amigo, Thomas Sowell. Pero eso fue sólo porque había restringido mi atención a la gente que había muerto, para poder considerar la totalidad de su trabajo. Ahora, aunque todavía no he tenido tiempo de hacer más que rasguñar la superficie de su labor, ofrecer una colección inicial de algunas de sus ideas más importantes puede ser el mejor tributo que puedo ofrecer.

Debo decir que después de muchos años de pensar en la libertad, me puedo entusiasmar  con un argumento bien hecho y llamativo en su nombre. Leer las palabras de Walter me dio una gran emoción. Pero pronto se hizo evidente que había demasiada inspiración y sabiduría para caber en un espacio compacto. Así que limité mi colección a declaraciones muy cortas sobre sólo unos pocos de los temas centrales que él trataba.

Considere usted mis listas de “las diez citas más importantes” (elaboradas hasta ahora) en tres áreas diferentes en las que Walter pensó profundamente, como sólo el comienzo de la sabiduría que se puede encontrar en la obra de Walter, y como una invitación a una mayor consideración.

  1. Mi definición de justicia social: Yo me quedo con lo que gano y tú te quedas con lo que ganas. ¿Estás en desacuerdo?… ¿cuánto de lo que gano te pertenece… y por qué?
  2. Si una persona tiene derecho a algo que no ha ganado, necesariamente requiere que otra persona no tenga derecho a algo que sí ha ganado.
  3. Nada en nuestra Constitución sugiere que el gobierno sea un otorgante de derechos. En cambio, el gobierno es un protector de los derechos.
  4. No hay ningún argumento moral que justifique el uso de los poderes coercitivos del gobierno para obligar a una persona a asumir el gasto de cuidar a otra.
  5. El gobierno no tiene recursos propios… el gasto del gobierno no es menor que la confiscación de los bienes de una persona para dárselos a otra a la que no pertenecen.
  6. No tenemos un derecho natural de tomar la propiedad de una persona para dársela a otra; por lo tanto, no podemos delegar legítimamente tal autoridad al gobierno.
  7. El ejercicio de un derecho por parte de una persona no disminuye el de otra.
  8. Por muy digna que sea la causa, es robo, hurto e injusticia confiscar la propiedad de una persona y dársela a otra a la que no pertenece.
  9. Cuanto mejor sirva a mis semejantes… mayor será mi derecho a los bienes que ellos produzcan. Esa es la moralidad del mercado.
  10. El acto de meterse las manos en los bolsillos para ayudar a un prójimo necesitado es digno de elogio y alabanza. Meterse en el bolsillo de otro es despreciable.

1.- El gobierno se basa en coacción. Limitar el gobierno es el instrumento más importante para garantizar la libertad.

2.- La democracia es poco más que el gobierno de la turba, mientras que la libertad se refiere a la soberanía del individuo.

3.- La verdadera prueba del compromiso de uno con la libertad y los derechos de propiedad privada… viene cuando permitimos que la gente sea libre de hacer aquellas cosas voluntarias con las que no estamos de acuerdo.

4.- En una sociedad libre, el gobierno tiene la responsabilidad de protegernos de los demás, pero no de nosotros mismos.

5.- La esencia del gobierno es la fuerza, y la mayoría de las veces esa fuerza se usa para lograr fines malvados.

6.- La planificación económica no es más que la sustitución forzosa de los planes de otras personas por la poderosa élite respaldada por la fuerza bruta del gobierno.

7.- Si aceptamos la noción de que de alguna manera los derechos de propiedad son menos importantes, o están en conflicto con los derechos humanos o civiles, le damos a los socialistas una mano abierta para atacar nuestra propiedad.

8.- Sustituir la toma de decisiones democrática por lo que debería ser una toma de decisiones privada es nada menos que una tiranía disfrazada.

9.- Es la gente del gobierno, no la gente rica, la que tiene el poder de coaccionar y hacer miserables nuestras vidas.

10.- La tragedia moral que le ha ocurrido a los estadounidenses es nuestra creencia de que está bien que el gobierno utilice a la fuerza un estadounidense para servir los propósitos de otros, que en mi opinión es una definición de trabajo de la esclavitud.

1.- Sospechen siempre de aquellos que… afirman que su camino es el mejor y están dispuestos a imponer su camino al resto de nosotros.

2.- La gente que denuncia el libre mercado y el intercambio voluntario… está a favor del control y la coerción.

3.- La planificación económica no es más que la supervisión forzosa de los planes de otras personas por la poderosa élite respaldada por la fuerza bruta del gobierno.

4.- Los políticos tienen un inmenso poder para hacerle daño a la economía. Pero tienen muy poco poder para hacer el bien.

5.- Lo que nuestra nación necesita es una separación de “negocios y Estado”… Eso significaría que el capitalismo entre amigos y el socialismo entre amigos no podrían sobrevivir.

6.- Lo mejor que los políticos pueden hacer por la economía es dejar de hacer el mal. En parte, esto se puede lograr reduciendo los impuestos y la regulación económica, y manteniéndose fuera de nuestras vidas.

7.- Si nos preocupamos por las libertades que nos quedan, debemos en algún momento… …hacerle saber a los políticos y burócratas que no toleraremos más invasiones a nuestros derechos de libertad dados por Dios.

8.- El bien público es promovido mejor por la gente que persigue sus propios intereses privados.

9.- La mayoría de los grandes problemas a los que nos enfrentamos son causados por políticos que crean soluciones a los problemas que crearon en primer lugar.

10.- Si somos ignorantes, ni siquiera sabremos cuando el gobierno infringe nuestras libertades. Además, con gusto votaremos por aquellos que destruyen nuestras libertades.

Walter Williams tenía mucha sabiduría que ofrecer, y se la pasó a muchos. Pero hay muchos más entre nosotros que aún podrían beneficiarse de ella.

Espero que estos ejemplos toquen la fibra sensible de los lectores y les lleven a considerar más a fondo lo que él entendió.

Walter se fue, y se le echará mucho de menos, pero sus ideas no se irán.

___________________________

Gary M. Galles is a Professor of Economics at Pepperdine University and a member of the Foundation for Economic Education faculty network.

In addition to his new book, Pathways to Policy Failures (2020), his books include Lines of Liberty (2016), Faulty Premises, Faulty Policies (2014), and Apostle of Peace (2013).