Todavía lloramos por Argentina – por Lawrence W. Reed

El legado de los Perón y el peronismo es costoso, por lo que Argentina todavía está pagando el precio.

Su historia desde la pobreza a la riqueza está ligada inextricablemente a la política. Le encantaba estar cerca del poder; cuanto más tenía poder, más se sentía con derecho a otra dosis. Anhelaba tanto la atención y la adoración que una vez admitió, “Mi mayor temor en la vida es ser olvidada”.

Ella se encaminó a la demagogia, hacia un culto siguiendo a los que dependían de los favores que dispensaba y pisó a cualquiera que se interpusiera en su camino. Una ley que obstruía sus ambiciones era, en su opinión, una ley para ser doblada o quebrantada. Cualquier evaluación justa de ella debe tener en cuenta que dio numerosos sermones insípidos y regaló mucho dinero de otras personas, pero nunca inventó, creó o construyó nada.

No, no estoy hablando de Hillary Clinton. La mujer que tengo en mente, sin embargo, era una especie de Hillary Clinton de Argentina. Se llamaba Eva Perón, conocida cariñosamente por los admiradores como “Evita”. Aún no ha sido olvidada, un triste hecho que requiere un repaso de quién era y qué representaba.

Evita, la popular producción escénica de 1978 con la música de Andrew Lloyd Webber, seguida 18 años más tarde por la adaptación cinematográfica protagonizada por Madonna (cuyo apellido se me escapa), le dio glamour a Eva para las nuevas generaciones de todo el mundo. ¿Quién no ha escuchado el single que ha encabezado las listas de éxitos, “No llores por mí, Argentina” una docena de veces?

En mayo de 1919, nació Eva Duarte, la hija fuera del matrimonio de una madre trabajadora pobre y un ranchero mujeriego que los abandonó tempranamente. Sufriendo la pobreza y el estigma de la ilegitimidad en la Argentina rural, se escapó a Buenos Aires a la edad de 15 años con el sueño de convertirse en actriz. Durante la década siguiente, se ganó la vida modestamente como actriz de grado B en algunas películas y en la radio. Su vida dio un giro fatídico en enero de 1944 cuando, a la edad de 25 años, conoció al Secretario de Trabajo de Argentina y futuro presidente, el coronel del ejército Juan Perón. Un año antes, el Coronel Perón fue una figura clave en el golpe militar que depuso al Presidente Ramón Castillo. Eva se convirtió en la segunda esposa del coronel en octubre de 1945.

Viviría sólo otros siete años, pero es difícil imaginar un período más agitado. Tres meses después de su matrimonio, Juan fue elegido Presidente de Argentina y su nueva esposa, casi 25 años menor que él, se convirtió en la Primera Dama. Juntos, destrozaron una economía y erosionaron las libertades de la nación.

El régimen de Perón expandió el poder de los sindicatos, gastó generosamente en planes de bienestar y libró una guerra de clases contra los ricos. Por un breve tiempo, pareció funcionar. Argentina era uno de los países más ricos del mundo, y fácilmente el más rico de Sudamérica. Más capitalismo de amigos y un gobierno más grande parecían asequibles, pero estas cosas siempre ponen en marcha tendencias y políticas que son insostenibles. No pasó mucho tiempo antes de que las deudas, los déficits y el papel moneda, además de los impuestos más altos y la agitación laboral paralizante, hicieran caer el peso y la economía con él. Como dijo la británica Margaret Thatcher: “El problema del socialismo es que al final te quedas sin el dinero de los demás”.

Más mercantilismo y un gobierno más grande parecían asequibles, pero tales cosas siempre ponen en marcha tendencias y políticas que son insostenibles.

El socialismo del tipo fascista era exactamente lo que Perón y los peronistas estaban construyendo, aunque no “maduraba” en la forma del gran canal del tipo de Hitler o Mussolini o Hugo Chávez. Hasta el fondo, era nacionalista, populista, intervencionista, demagógico y autoritario.

Más ominosos que su política económica fueron los ataques del régimen a las libertades civiles. Muchos de esos ataques fueron indirectos y envueltos en terciopelo. El carismático coronel y su devota animadora, Eva, siempre afirmaron que todo lo que hacían era “para el pueblo”, especialmente los pobres descamisados o “sin camisa”.

En su biografía, “Evita: La vida real de Eva Perón”, Nicholas Fraser y Marysa Navarro citan a un abogado de la oposición que describió el estilo de gobierno de Juan Perón de esta manera: “Es sutil, retorcido, encantador. No es muy evidente y rompe cráneos… Hace su trabajo en silencio y cínicamente. Hay tan poco en lo que podemos poner nuestras manos en estos días, todo lo que hace es en nombre de la ‘democracia’ y la ‘mejora social’, y sin embargo sentimos el olor del mal en el aire, y el delgado filo sobre el cual caminamos”.

Juan Perón disolvió el Partido Laborista que lo eligió y formó el suyo propio, al que llamó “Partido Peronista”. Si te opones al cambio, eras excomulgado políticamente, encarcelado o algo peor. Un legislador que condenó la aparición de la “junta totalitaria” de Perón fue atacado repetidamente en las calles de Buenos Aires por matones peronistas. “Donde la ley hizo posible la estrategia de la coerción legal, Perón hizo uso de ella; y cuando no, recurrió a amenazas graves y a intimidaciones mezquinas”, informan Fraser y Navarro.

Los periódicos que criticaban a los Perón eran frecuentados por inspectores del gobierno que emitían multas y mandatos sobre cargos falsos como abuso de trabajadores o evasión de impuestos. Uno de ellos fue cerrado por el simple hecho de utilizar camiones “ruidosos” para distribuir sus periódicos. En 1948, el gobierno tomó el control monopólico de toda la tinta de impresión y lo utilizó para intimidar a los restantes editores privados.

Sin fanatismo” declaró Eva, “no podemos lograr nada“. Y lo dijo en serio.

Eva incluso incursionó en el negocio de los periódicos ella misma. En 1947, el Banco Central fue presionado para que le concediera un préstamo a bajo interés para comprar el tabloide “Democracia”. Después, publicó fielmente los aburridos discursos de Juan y las tontas conferencias de Eva sobre cómo las amas de casa podían hacerle frente a la subida de los precios cuando el peso se desplomaba.

Una vez que su tabloide se llenó de leales a Perón, Eva fue libre de deleitar a la nación con su omnipresencia. Los biógrafos Fraser y Navarro escriben,

Fueron años en los que Evita estuvo incesantemente a la vista del público. Ninguna ocasión – la apertura de una piscina, una fábrica, un edificio sindical, la presentación de una medalla, un almuerzo con un extranjero de visita – era demasiado trivial para su presencia. Si una empresa lanzaba un nuevo producto, requería su patrocinio y por tanto la aprobación del gobierno. Si un deportista, un jugador de fútbol o un piloto de carreras dejaba el país o volvía, también se requería que se fotografiara con Evita…

El culto de Evita a Perón probablemente ocurrió primero en sus discursos para apuntalar su propia identidad política y reflejar su propia admiración real por Perón, pero para 1949, el culto se institucionalizó, y Evita era su sacerdotisa.

Su marido era más que otro caudillo latino, decía Eva; él era el “ideal encarnado”. Su propaganda fue desvergonzada e ilimitada. “Perón es todo”, declaró. “Es el alma, el nervio, la esperanza y la realidad del pueblo argentino. Sabemos que sólo hay un hombre aquí en nuestro movimiento con su propia fuente de luz y ese es Perón. Todos nos alimentamos de su luz”.

Es extraño, ¿no es así?, que la izquierda estatista siempre pretenda estar a favor del “pueblo”, ya que otorga un enorme y concentrado poder político a muy pocos. Además, la izquierda estatista a menudo ridiculiza la fe en una deidad pero luego exige fe en un mortal ungido. Hitler, Mussolini, Stalin, Mao, Pol Pot, Ceausescu, los Kim de Corea del Norte, los peores de ellos, esperaban que sus súbditos les adularan.

Eva se amaba a sí misma casi tanto como amaba a Juan. En una gira de dos meses por Europa, la Primera Dama de 29 años gastó una pequeña fortuna en lo mejor de todo, desde hoteles a autos y vestidos. Dondequiera que fuera, exigió los más altos premios y honores que cada país ofrecía. Los diplomáticos británicos la consideraban “una ególatra corrupta que presidía un régimen de pantomima”, según el periodista Neil Tweedie de The Telegraph.

Eva formó su propio partido político, al igual que su marido. Llamado “Partido de las Mujeres Peronistas”, no tenía como objetivo el empoderamiento de las nuevas mujeres de Argentina, sino consolidar el poder en manos de Juan y Eva. “Ser peronista”, dijo en su primera asamblea, “es, para una mujer, ser leal y tener una confianza ciega en Perón”.

 No es broma.

Mi viejo amigo argentino (y compañero del Grove City College), Eduardo Marty, Presidente de la Fundación para la Responsabilidad Intelectual en Buenos Aires, me dijo, “La frase más fea que viene de Eva es una que es paralela al razonamiento de Karl Marx: Donde hay una necesidad, hay un derecho. Ella era una experta en la manipulación de los medios de comunicación y la educación”.

Si lo necesitabas (o simplemente lo querías de verdad y eras leal a Perón), tenías derecho a ello y Eva te lo conseguía. Rutinariamente intimidaba a los negocios privados para que le dieran dinero o bienes para poder redistribuir el botín. Dirigió el dinero de los impuestos públicos a sus causas favoritas y amigos leales, recordándoles siempre a quién le debían lealtad. Nunca le importó el costo económico de su generosidad porque, después de todo, estaba “haciendo el bien”. Una vez dijo: “Llevar las cuentas de la ayuda social es una tontería capitalista. Sólo uso el dinero para los pobres. No puedo detenerme a contarlo”.

Al informar sobre su gira europea en 1947, la revista Time cometió el error de mencionar lo que hasta entonces había sido conocimiento popular en Argentina, que Eva había nacido fuera del matrimonio. Entonces Eva se aseguró de que la revista fuera prohibida durante meses.

Los socialistas aman el gasto en “infraestructura” y Juan Perón no los decepcionó en este sentido. Su administración hizo inversiones masivas en viviendas públicas, hospitales, escuelas, presas, carreteras y la red eléctrica. A pesar del despilfarro y la corrupción que acompañaron a los gastos, muchos argentinos todavía le atribuyen con cariño tales “modernizaciones”. Pero para los libertarios civiles y económicos, las mejoras en la vida argentina podrían haberse logrado algo mejor y más barato y sin la mano pesada del autoritarismo, y ciertamente sin el incesante cultismo de Eva.

El circo de Juan y Eva actuó ante grandes multitudes año tras año. Juan consolidaría el poder mientras que Eva compraba distritos electorales con dinero público y privado. Él era el cabecilla y ella la empresaria que lo glorificaba todo. Demostrando que si le robas a Pedro para pagarle a Pablo, puedes contar con el apoyo de Pablo, construyeron un imperio político que se dirigía a la reelección (de una forma u otra) en 1952, hasta que la tragedia golpeó.

A Eva se le diagnosticó cáncer cervical en 1950. Un año más tarde, creyendo que podría superarlo, se lanzó a la vicepresidencia antes de declinar públicamente la candidatura con su marido en 1952. Su salud se deterioró rápidamente y en julio de ese año, pocas semanas después de la exitosa reelección de Juan, murió a la edad de 33 años. La “Líder Espiritual de la Nación”, un título oficial que le otorgó su marido, se había ido. En el fragor del luto de las multitudes ansiosas por ver su cadáver, ocho personas murieron y varios miles resultaron heridas.

Con la economía tambaleándose por el aumento de la inflación, la corrupción y los controles estatistas, Juan Perón fue derrocado en 1955.

El drama peronista no terminó con la muerte de Eva. Mientras esperaba el entierro, su cuerpo desapareció y no volvió a aparecer durante 16 años, después de una larga estancia en una cripta en Milán, Italia. Con la economía tambaleándose por el aumento de la inflación, la corrupción y los controles estatistas, Juan Perón fue derrocado en 1955. La dictadura militar que siguió prohibió la posesión de fotos de los Perón así como cualquier mención pública de sus nombres.

Después de 18 años en el exilio, Juan Perón regresó a Argentina en 1973, fue reelegido como Presidente por tercera vez y murió al año siguiente. Su tercera esposa, Isabel, fue también su vicepresidenta. Ella se convirtió en presidenta a su muerte (y ocupó el cargo durante casi dos años hasta un golpe militar en 1976). Hoy en día, a los 87 años, Isabel sigue viviendo. En 1987, la tumba de Juan fue profanada y en un crimen aún no resuelto, le cortaron las manos con una motosierra. De nuevo, no es broma.

Probablemente estés pensando en este momento que los Perón eran raros tanto en la vida como en la muerte, y estarías en lo cierto.

El peronismo nunca murió completamente en Argentina. El economista Nicolas Cachanosky-un argentino nativo y ahora economista de la Universidad Estatal Metropolitana de Denver, Colorado dice, “la figura de Evita Perón es hoy como un mito religioso: Su uso populista de los pobres permanece oculto detrás de la falsa pero fuerte imagen de un político devoto. Ella jugó un papel importante en la propaganda política que apoyó las ambiciones políticas de Juan y su ideología está incrustada de una manera u otra en casi todos los movimientos políticos de Argentina. Su temprana muerte contribuye a su imagen de mártir en la guerra de clases de los pobres contra los ricos”.

El legado de los perones y el peronismo es costoso, por lo que Argentina todavía está pagando el precio. Está en el puesto 144 del Índice de Libertad Económica, a pesar de los esfuerzos de un gobierno reciente por revertir los efectos negativos de muchas políticas peronistas. Tanto daño podría haberse evitado si esta advertencia de F. A. Hayek se hubiera tenido en cuenta cuando escribió El Camino de la Servidumbre en la década de 1940:

Emprender la dirección de la vida económica de las personas con ideales y valores muy divergentes es asumir responsabilidades que comprometen a uno al uso de la fuerza; es asumir una posición en la que las mejores intenciones no pueden impedir que uno sea obligado a actuar de una manera que para algunos de los afectados debe parecer altamente inmoral. Esto es cierto incluso si asumimos que el poder dominante es tan idealista y desinteresado como podamos concebir. ¡Pero qué pequeña es la probabilidad de que sea desinteresado, y qué grandes son las tentaciones!

Debido a Juan y Eva Perón, décadas después de que ocuparan el poder, todavía lloro por Argentina.

Publicado originalmente en FEE en español.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .