Etiquetas

, , ,

La revista Criterio Libre, de la Universidad Libre de Colombia, acaba de publicar mi reseña del libro “El Método de la Economía Política” de Gabriel J. Zanotti.

“Esta reseña es la primera que escribiré sobre dos libros de un mismo autor. No se pretende con ello resumir su obra –elaborada ya en más de tres décadas de intenso trabajo y representada en numerosas publicaciones–, sino sólo invitar a los lectores y principalmente a los economistas a considerar seriamente el estudio de un programa de investigación para la economía política elaborado por un filósofo, que si bien ha sido inspirado en diversos planteos de colegas y economistas, ofrece una sistematización que lo hace único y novedoso. Dice el profesor Zanotti en el prefacio:

“La teoría general del conocimiento es previa a la filosofía de las ciencias; ésta, previa a la filosofía de las ciencias sociales, y ésta, previa a la metodología de alguna ciencia social en particular” (Zanotti, 2004, p. 12).

En este sentido, pienso que los economistas tenemos una formación enormemente sesgada a la hora de introducir nuestros estudios en una “teoría general del conocimiento”, lo que nos obliga a acercarnos a la filosofía para entender lo que hacemos y el modo en que procedemos u operamos. Qué mejor entonces que acercarnos a un filósofo cuya labor se ha concentrado en investigar cómo se organiza un programa de investigación en economía política, propuesta que aquí sintetizaremos y que entendemos debiera competir con otras diseñadas por los mismos economistas.

El libro se estructura en cinco capítulos. En el primero el autor toma las contribuciones de dos epistemólogos como Popper y Lakatos. En el segundo, agrega elementos de tres epistemólogos y economistas como Mises, Hayek y Machlup. El autor aclara, sin embargo, que no buscará describir la posición de cada pensador en su totalidad, sino sólo aquello que interesa a los efectos de su organización1. En el tercer capítulo y en función de las mencionadas contribuciones, el autor organiza sistemáticamente su programa de investigación. Hasta aquí consideramos conveniente reproducir en la reseña la estructura de estos tres primeros capítulos del libro.

En el cuarto capítulo se exponen sistemáticamente los tres métodos que en opinión del autor se combinan armónicamente en la metodología de las ciencias sociales2. El quinto y último capítulo ofrece una solución al problema de la objetividad de la base empírica en ciencias sociales . Estos dos últimos capítulos son los de mayor contenido filosófico. Por una cuestión estrictamente de espacio, lo que haremos es tomar elementos esenciales allí tratados e insertarlos en la estructura de los tres primeros capítulos.