El orden espontáneo, ¿es intuitivo?

Hace tiempo que me estoy planteando esta cuestión y ya van dos veces que contesto “no”.

Ante todo lo que quiero decir: la idea hayekiana de orden espontáneo, ¿es fácil de ver? ¿Es sencillamente comprensible para cualquier persona, altamente educada o no, que NO haya conocido la obra de Hayek?

Mi respuesta ha sido siempre “no”.

La primera vez que lo dije fue cuando comenté la autobiografía de Carlos Sabino, donde él mismo cuenta el largo camino que tuvo que recorrer para ir hacia el liberalismo clásico desde otros paradigmas altamente sofisticados. Tuvo que hacer una revolución mental similar a la revolución copernicana, que fue pasar del paradigma ptolemaico al paradigma copernicano. Nada intuitivo, por cierto, requirió un gran esfuerzo personal.

La segunda vez fue hace poco, en la revista digital “Controlando al Leviathan”, de la Fundación Hayek,  donde me preguntaba “qué pasa” con las ideas liberales.

Lo dije también en el libro “Elementos de Economía Política”, junto con Adrián Ravier y Martín Krause, cuando deslicé una hipótesis de psicología infantil sobre la dificultad de visualizar el fenómeno de la escasez. Referí allí a la escena infantil habitual de los niños peleando por una misma cosa y el padre poniendo “orden” y “repartiendo” o “racionando” las porciones correspondientes. Lo primero que tenemos en nuestra memoria es, habitualmente, a un “padre” aplicando la justicia distributiva. Los niños dicen habitualmente, hasta cierta edad, “dame de tomar”, hasta que, claro, ellos mismos abran la heladera y se sirvan. Pero ello no va a implicar que en su madurez vean al orden espontáneo, al estilo “yo, el lápiz” que conlleva el conocimiento concentrado de ese mismo artefacto, más su producción y comercialización (y a eso agreguemos: suponiendo que la heladera esté llena….). Es más, posiblemente breguen por un “derecho a la heladera”….

Pero mi hipótesis es algo muy simple, pues se trata de un simple recuerdo a nivel consciente. Lo más invisible son precisamente los procesos evolutivos del yo que conducen a un complejo resultado explicado por Freud. Esto es, como un resultado de la ambivalencia de la figura paterna, introyectarla, convertirse en el padre, y luego proyectarlo sobre otra imagen paterna sustituya que se da en el “jefe de la horda”. Cuanto más débil es el yo, es más probable que realice este proceso identificatorio inconsciente como un síntoma de una relación con el padre mal elaborada. Y eso explica, como bien lo dice Freud en “Psicología de las masas y análisis del yo” [1921] la mayor parte de los fenómenos de masas.

No es la única explicación, desde luego, y no se aplica a todos los casos, desde luego, pero cuando pensamos en los fenómenos de masas asociados a los diversos autoritarismos y totalitarismos, da algo de luz. Pero no sólo en esos fenómenos, sino también en los populismos latinoamericanos o en las democracias anglosajonas, se dan igualmente fenómenos de liderazgo social donde las masas depositan en un líder sus aspiraciones más profundas, y le siguen pidiendo al “líder” el “otorgamiento” de ciertas condiciones de vida que ni se les ocurre que, precisamente, jamás de un líder, sea quien fuere, podrían proceder….

¿Dónde está allí la idea de orden espontáneo?

A partir de aquí podríamos seguir. ¿Qué hacer entonces? Pero lo que quiero ofrecer para el debate es mi diagnóstico. ¿Estoy equivocado? La verdad, ojalá, porque en ese caso la comprensión de lo que Hayek –y toda la EA- intentaron decir sería más fácil. Pero parece que no es así. Aunque haya en las sociedades órdenes espontáneos, la “idea” (no la “creencia”) del orden espontánea NO es espontánea. Y, sobre todo, en los momentos de crisis, como en los actuales, tal vez menos, donde las gentes miran nuevamente desesperadamente al “padre” que “podrá orden”….

¿Estoy equivocado? Espero las respuestas. Me dirán que si no estoy equivocado las conclusiones no son precisamente optimistas….

9 comentarios en “El orden espontáneo, ¿es intuitivo?

  1. Yo también creo que es contraintuitivo. Convencer a las persones de las bondades de la libertad (como ausencia de coacción) no lo creo tan difícil pero la contracara, que es asumir la responsabilidad individual es lo más difícil de vender. Pienso que el origen de nuestros problemas está en querer endosarle la responsabilidad a alguien más. Se oye mucho hablar de derecho a la educación, derecho a la salud, derecho a la alimentación, derecho a una vivienda digna pero ¿de quién es la obligación por ese derecho?

    Me gusta

  2. No conozco a nadie que sea liberal en lo económico de nacimiento, Incluyéndome a mi por supuesto.
    Sin embargo si hay defensores de las libertades civiles sin necesidad de agarrar un libro. (Lo cual es excelente.)
    Creo que el concepto de propiedad privada si lo llevamos dentro, pero la teoría económica requiere un análisis mas complejo que es costoso de realizar. Es decir, me parece que es costoso ser objetivo.
    Esto no se aplica sólo a la economía, por ejemplo en la física ocurre lo mismo. Cuando salió lo del colisionador de adrones todos nos preocupamos y muchos empezaron a opinar sin tener idea física. la idea de propiedad esta presente (este colisionador puede matarme), pero no el conocimiento de la física para saber si eso realmente ocurre.

    En el caso de la economía la mayoría de las personas cree que la inflación es por culpa de los empresarios, y no del gobierno.
    Siendo sincero, yo opinaría igual que ellos si no hubiese estudiado economía, porque el razonamiento de la inflación me parece bastante complejo. Lo que SI se es que la inflación atenta contra mis bienes.

    Se me hace que el problema es que a los humanos nos es costoso ser objetivos, por lo que tratamos de especializarnos en algo, y ser objetivo en eso nomas (una especie de ventaja comparativa)

    Pero por otro lado creo también que hay algo irracional.
    Esa frase: «No futbolizemos la política» debería ser analizada positivamente: «La política se futboliza?».
    Yo creo que sí, que todo se futboliza, la física, la economía, todo. y eso no es ni bueno, ni malo. ES.
    Creo entonces que el hombre es a veces irracional, y que le cuesta ser objetivo.

    Espero que se entienda, lo escribí súper apurado. Justo estuve pensando estas cosas!.

    Un saludo!

    Me gusta

  3. También está el tema de las trampas de nuestro lenguaje antropomófico como menciona Hayek en el capítulo I de Derecho, legislación y libertad, donde el concepto de orden es fruto de un diseño previo.

    Otra explicación en clave psicológica se encuentra en las ideas del psicoterapeuta alemán Bert Hellinger, el cual menciona el antagonismo existente entre felicidad y libertad, donde el precio por obtener la primera es renunciar a la segunda y viceversa. Si la hipótesis es correcta, estamos ante un problema que se me antoja de dificil solución. Una introducción a sus ideas se encuentra en el libro Felicidad dual.

    http://www.libreriapaidos.com/9788425421082/FELICIDAD+DUAL+%28BERT+HELLINGER+Y+SU+PSICOTERAPIA+/

    Me gusta

  4. Cita de Hayek:

    «Por el momento nuestro interés se ciñe al hecho de que existen órdenes no creados deliberadamente por los hombres y a las razones por las que este hecho no se reconoce más fácilmente. La principal razón es que estos órdenes, como el mercado, no se imponen a nuestros sentidos, sino que deben ser descubiertos por nuestra inteligencia. No podemos ver o percibir intuitivamente este orden de acciones significantes, sino que sólo podemos reconstruirlo mentalmente rastreando las relaciones que existen entre los elementos. Describiremos este hecho diciendo que se trata de un orden abstracto, no de un orden concreto.»

    Hayek, F. A., Derecho, legislación y libertad (2006), Unión Editorial (Madrid) p. 61.

    Me gusta

  5. Edgar, creo que lo que dice Hayek no contradice mi punto sobre lo costoso de ser objetivo y entender al mercado.
    Me di cuenta que tengo una visión utilitarista de la economía, recién ahora estoy empezando a leer y entender la metodología austríaca. Espero que sepan entender mis puntos de vista y puedan traducirlos al austriaco :P.

    Los conceptos de irracionalidad/racionalidad los saqué de Myth of the rational Voter de Caplan, me parecio muy bueno su punto de vista y trato de aplicarlo a varias situaciones fuera de la política.

    Creo que la idea de propiedad privada si la tenemos todos incorporada, pero distinto es el caso de la economía, requiere tiempo comprenderla. a eso hay que sumarle que muchas veces actuamos pasionalmente.
    por lo que creo que para entender realmente el comportamiento humano habría que agregar:
    1. las pasiones, lo emotivo.
    2. la dificultad de ser objetivo ( podría verse como falta de información )

    Un saludo!

    Me gusta

  6. Desde un punto de vista psicológico voy a contar mi experiencia.

    Antes de interesarme de lleno de por la economia, en la época que iba al secundario, tenía la SENSACION de que los emprendimientos estatales y las empresas que participaban junto al estado (lo que hoy llamaría corporativismo) eran más…como decirlo…épicas?.
    Esa imagen de grandes edificios con puertas gigantes, que muestran el poder del estado, crean una sensación de estar en el Señor de los Anillos.
    Mientras que el mercado me recordaba los piratas y el lejano oeste, cosa que no la veía tan épica, y por ende no me interesaba. Al mercado lo veía mas debil.
    Haciendo una analogía un poco bruta, el estado me recordaba a river y boca, mientras que el mercado, al resto de los equipos.

    a lo que voy, la idea mía de economía pasaba más por la analogía que hacía con las películas y la sensación de «poderoso» que causan los edificios públicos que por un conocimiento objetivo de la materia.

    No tuve educación seria en economía hasta bien avanzado el secundario.

    Un saludo!.

    Me gusta

  7. Lo abstracto no es intuitivo. Las matemáticas no son intuitivas, por ejemplo, requiere aprender unos axiomas fundamentales y unas reglas, de una complejidad menor a una mayor. Lo mismo con cualquier orden complejo, pienso yo, su comprensión escapa a la primera de nuestros sentidos y requiere de nuestro intelecto.

    Me gusta

  8. Los debates planteados son muy profundos, pero me temo que no podremos resolverlos en este blog. Tal vez nos pongamos de acuerdo en el famoso tema de Bastiar sobre lo que se ve y lo que no se ve. Mi intención fue más humilde. Fue colocar al orden espontáneo dentro de, precisamete, lo que no se ve. Ahora bien, sé que hay complicaciones inevitables con el término «ver». En ciencias sociales ello implica que las personas comunes no logran «advertir intelectualmente» las consecuencias no intentadas que forman parte del eje central de la economía como ciencia.
    ¿Nos pondríamos de acuerdo en ello?

    Me gusta

  9. Muy interesante este paralelismo. Estoy de acuerdo con Gabriel. El desafío para los liberales es entonces descubrir «lo que no se ve» y mostrarlo del modo más claro posible. Esto muestra la radical dificultad con la que convivimos.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.